miércoles, 23 de enero de 2019

8º ENCUENTRO ARTÍSTICO POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO MAPUCHE Y LA INTERCULTURALIDAD

El pueblo Nación Mapuche re-existe y resiste a través del arte, conservando y compartiendo su cultura, su filosofía y cosmovisión
Enlace Zapatista:
23 de enero de 2019.
Lof Paynefilu – Centro Educativo Intercultural, Escuela Pública De Gestión Comunitaria N° 357. Pampa Del Malleo, Junín De Los Andes, Neuquén, Patagonia Argentina.
23, 24, 25 y 26 de enero de 2019
Mari Mari Compuche
Tufachi C'Me Antv
C'Me Mvn C'Pan Purra Trahun Artistico Kezau
Lof Paynefilu
Monguelecaiñ!
CONVOCATORIA
El Lof Mapuche Paynefilu y su Centro Educativo Intercultural (Escuela Pública de Gestión Comunitaria N° 357) INVITAN A ARTISTAS Y COLECTIVXS DE ARTISTAS a participar del: “Purra trahun kezau mamuil, curra, glcantun, pintura. 8° Encuentro Artístico por los Derechos del Pueblo Mapuche y la Interculturalidad”. A desarrollarse los días 23, 24, 25 y 26 de enero de 2019 en territorio ancestral comunitario, Pampa del Malleo, Junín de los Andes, Neuquén, Patagonia Argentina.
Desde tiempos ancestrales, el pueblo Nación Mapuche re-existe y resiste a través del ARTE, conservando y compartiendo su cultura, su filosofía, y cosmovisión, sus otros modos de “sentipensar” el mundo.
A pesar del contexto actual de muerte, persecución y hostigamiento latente que se nos impone, seguimos construyendo Comunidad, Identidad, Autonomía, Reciprocidad, Arte e Interculturalidad Crítica como parte de los principios fundamentales sobre los que se levantó y fortaleció este encuentro artístico desde sus inicios. Los mismos que junto a otros dan corazón a nuestro plan de vida, nuestro Kume Felen Mapuche: 
Una vez, ocho veces:
Desde su nacimiento resultó un desafío imaginar como posible la organización de un encuentro de este tipo. Levantar la fuerza para sostenerlo año tras año fue un gran crecimiento, lucha de muchos aprendizajes.
Esto nos permite ahora atravesar las sombras del arriba, encontrando en los abajos nuestros mejores espejos. Sintiendo nuestras las palabras suyas que por aquí también se viven: “Y aquí está usted, con un pie en una realidad y el otro en otra, -la que se levanta en las montañas del sureste mexicano con la inquietante bandera de la libertadLa que construyen estas personas tan pequeñas, tan normales, tan gente, tan como cualquier otro, otra, otroa. Tan sin precio y tan invaluables”.
Por ello, este 8º Encuentro Artístico adhiere a la convocatoria al “Encuentro de Redes de Resistencia y Rebeldía” convocado por el Congreso Nacional Indígena, Concejo Indígena de Gobierno y el EZLN.
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/…/invitacion-a-la-celeb…/.
Inscripción y Participación
La participación de ARTISTAS deberá registrarse enviando inscripción con los datos personales y la propuesta de actividad artística a compartir, al correo electrónico:
El eje propuesto para las intervenciones artísticas es: “En defensa de los derechos de la cultura mapuche y educación intercultural”.
Podrán participar todxs quienes tengan como práctica el arte: “artista es toda persona que reivindique su actividad como arte, independientemente de cánones, crític@s de arte, museos, wikipedias y demás esquemas ‘especialistas’ que clasifican (es decir: excluyen) las actividades humanas”. (Festival CompArte por la Humanidad. EZLN).
El 8º Trawn se construye entre todxs, con la participación de todxs y de manera AUTÓNOMA, por lo que colectivamente iremos formando parte de los grupos de trabajo que desarrollarán organizadamente las distintas tareas cotidianas que faciliten el desarrollo del encuentro: cocinar, buscar leña, limpieza de salón y baños, etc..
¿Qué hace falta traer?
Desde la organización autónoma del festival se podrá albergar hasta 50 artistas, garantizando hospedaje con camas y agua caliente.
En relación a los alimentos, si bien existen recursos básicos generales previstos y asegurados es importante prever por parte de lxs invitadxs colaborar $200.- y/o con productos frescos, frutas, bebidas o lo que cada invitadx pueda a conciencia aportar, para no recargar a la organización y que se pueda autogestionar de buena manera la actividad.
En relación a las prácticas artísticas, solicitamos a cada invitadx traer sus herramientas de trabajo y de seguridad, asimismo traer los materiales básicos para poder desarrollarlas.
Por otro lado, es importante considerar que en función del sostenimiento y desarrollo del festival se generan gastos generales que también buscarán sopesarse mínimamente con una Cajita abierta (“de la abundancia”, como la llama la Red Jarilla) para realizar aportes a conciencia al momento de la inscripción.
¿Cómo llegar?
El Purra Trawn se realizara en el complejo compuesto por el Centro de Complementación Intercultural Mapuche del Lof Paynefilu y la Escuela Nº 357.
Se puede acceder llegando por Ruta Nacional 40 hasta Junín de los Andes y tomando luego al norte la Ruta Provincial Nº 23, atravesando el puente sobre el Río Malleo, para finalmente ver la Escuela Nº 357 a mano derecha, distante de Junín de los Andes a unos 27 km aproximadamente.
Desde el Alto Valle de Río Negro y Neuquén un grupo de apoyo recepcionará la información de formas de transporte de cada inscriptx registradx.
Datos de interés:
    Para quienes llegan en auto, tienen que ingresar por el camino hacia Aluminé. Estará todo señalizado.
    Para quienes llegan en colectivos de línea, los horarios de salida desde la terminal de Junín de los Andes hacia Aluminé son los siguientes: 18:00 (Al-Bus) y 18:30 (Campana Dos).
    En el hospedaje hay duchas y frazadas. Ropa de cama no (por lo que de considerarlo necesario cada invitadx debe traer la suya).
    No es necesario llevar utensilios de cocina, aunque nunca está demás cargar en la mochila los propios.
Contacto:
– Berta Catricura (Educadora mapuche): 2944134714
– Miguel Painefilu (Lonko de la comunidad): 2944628395

lunes, 31 de diciembre de 2018

Ya está disponible el libro “¡UNÁMONOS AL PUEBLO!: una lección del 68 mexicano (Caminos Post-68)”

Ya está disponible el libro “¡UNÁMONOS AL PUEBLO!: una lección del 68 mexicano (Caminos Post-68)”
         Estas son las imágenes de portada y contraportada.
  A partir de diciembre podemos organizar presentaciones de este libro y de “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible”, ambos del mismo autor, como una forma de celebrar de manera digna y rebelde el cincuentenario del Movimiento Popular-Estudiantil de 1968, aquel terremoto social que sacudió conciencias y marcó vidas, desencadenando procesos de lucha independiente en las ciudades y el  campo.
Para obtener ejemplares de estos libros y acordar fechas y lugares para presentarlos, sólo es necesario comunicarse con el autor:
Guillermo Palacios
FB: https://www.facebook.com/doroteo.arango.3139
Teléfono local: 53942670,
Teléfono celular: 5531033866.

sábado, 29 de diciembre de 2018

ATAHUALPA YUPANQUI: UNA RECOPILACIÓN DE SUS MEMORABLES CANCIONES


Pistas principales: Atahualpa Yupanqui.
Aquí una recopilación de algunas de las memorables canciones de Atahualpa Yupanqui. Su canto a la tierra, a la vida del indio, del campesino pampeño, de sus sueños y sus realidades. Canto rebelde, libre, opuesto a la sumisión. La filosofía enraizada en corazón y el pensamiento de los pueblos originarios de las tierras del sur de este continente, nombrado América por los europeos que lo dominaron durante tres siglos. En los siguientes tiempos bajo el control de gobernantes criollos y capitales transnacionales, saqueando los territorios con un extractivismo criminal que está contaminando tierra, agua y aire, devastando la vida.  

miércoles, 26 de diciembre de 2018

“LOS QUE CAMBIAN EL MUNDO SON LOS MOVIMIENTOS SOCIALES”: Raúl Zibechi

En general, el 68 fue un período muy rico y muy potente de luchas, no sólo de luchas visibles, sino de luchas invisibles
Raúl Zibechi,
Cideci-Unitierra.
“Los desbordes desde abajo. El 68 en América Latina”
Verónica Ferrucci y Valeria Scardino,
(Imagen: Colectivo Manifiesto)
Publicado originalmente en La tinta:
Desinformémonos, Periodismo de abajo:
04 de diciembre de 2018.
Nos encontramos con Raúl Zibechi en San Cristóbal de las Casas, México, en el marco del Taller de Reflexión Crítica: “La revolución del 68 en América Latina y los movimientos actuales” “Eurocentrismo y revolución: Fanón y Quijano” en la Cosecha Librería, y en la presentación de su nuevo libro “Los desbordes desde abajo. El 68 en América Latina” en el Cideci-Unitierra.
Así comienza la presentación de su libro:
“Cuando se hablaba del 68, lo primero en que se pensaba era en París y eso me molestó un poco, porque si bien en París pasaron cosas bien importantes, sobre todo a nivel del movimiento estudiantil y del movimiento obrero, el 68 sucedió en todo el mundo. Más aún, el 68 empieza en la periferia y lo que sucede en el centro es una caja de resonancia de lo que se hizo en la periferia.
En los 60, hubo fuertes luchas, que empezaron con la Revolución Cubana, sin la cual no podríamos entender nada de lo que sucedió en la década del 1960 en América Latina. Tampoco podríamos entender lo que sucedió en el 68 mexicano sin remontarnos a Chihuahua y a todo el proceso campesino y el asalto al cuartel de Madera. Tampoco podemos de pensar en Argelia, en su guerra de liberación que estuvo presente en toda Europa y en todo el mundo. O los procesos de descolonización en África, Asia y América Latina. No podemos entender el 68 sin Norteamérica, que fue importante con una masiva presencia de estudiantes por la guerra de Vietnam, país que produce la ofensiva donde, por primera vez en la historia, campesinos pobres armados en un ejército popular derrotan a la mayor potencia militar del mundo. La marcha a Washington que protagonizaron los negros y el famoso discurso de Martin Luther King ‘I have a dream’, o la lucha de los Panteras Negras que comienza a organizar a la población negra en los barrios pobres de ciudades del estado de California, o la invasión de la Unión Soviética a Checoslovaquia.
Los movimientos negros que hoy conocemos en Colombia y Brasil, el conjunto de los movimientos indígenas, que no nacen en este periodo, pero sí tienen una reconfiguración a partir de ese momento.
En este punto geopolítico, acepto las ideas de Imannuel Wallerstein quien dice que el 68 fue una revolución exitosa porque no tomó el poder, porque fracasó. El 68 es un ciclo de lucha de unos 3 años más o menos, que abre nuevos períodos a nivel macro; como la decadencia de los Estados Unidos y a nivel micro comienza un deterioro importante de la autoridad; del varón en la familia, con un protagonismo cada vez mayor de las mujeres y los jóvenes y las jóvenas; la lucha contra el patriarcado aunque comenzó mucho antes es de alguna manera hija del 68 o la lucha en las aulas contra la autoridad del profesor/a”.
Convidas esta lectura sobre los movimientos anti-sistema, tales como el feminista, el indigenista, el ambientalista, el campesino desde mirada de la periferia y desde abajo: ¿Qué implicaron para vos esos desbordes, por qué fueron posibles y qué transformaciones instalaron?
-Ya que estamos con un medio de Córdoba, el caso más claro de desborde fue el Cordobazo. Hay un trabajo muy lindo de Mónica Gordillo y James Brennan: “Las guerras obreras en Córdoba” que, justamente, cuenta cómo los obreros fabriles, no el sindicato, sino los obreros en las secciones más duras: pintura y mecánica, empezaron un proceso de insurgencia y desobediencia que termina en el Cordobazo y en el Viborazo. Yo creo que es un caso típico de desborde de sus propios sindicatos, los obreros desbordan a sus dirigentes, al propio Tosco que era un tipo impresionante, pero Tosco no tenía previsto el Cordobazo, nadie lo tenía previsto. Los desbordes son eso, ir más allá de lo establecido y de lo previsible, desbordar los cauces organizativos, establecidos y, en el caso obrero, fue muy claro y, por eso, la respuesta tan dura, porque no sólo hubo represión, sino que con el tiempo empezaron a desmontar las viejas fábricas, el trabajo en cadena y empezaron con la robotización, la desestructuración de las fábricas y la precarización laboral.
Pero, en general, el 68 fue un período muy rico y muy potente de luchas, no sólo de luchas visibles, sino de luchas invisibles, como, por ejemplo, lo que pasaba en la familia, en el aula, espacios concretos que empezaron a ser ocupados y desbordados por las mujeres y jóvenes: los dos actores principales del 68.
Las consecuencias fueron muchas, la más positiva fue que, en este período, cuajan, nacen y se desarrollan los movimientos sociales más importantes. El feminista es el que hoy estamos viendo con más fuerza, pero, en períodos anteriores, se vieron jóvenes con su propia cultura, con sus propios espacios de socialización que ocuparon, inicialmente, las luchas armadas y que, después, fueron apareciendo en otros espacios.
Cambios a nivel macro y micro; por ejemplo, a nivel macro, las dictaduras fueron la gran respuesta a todo ese período de insurgencia y desobediencia. Por otro lado, los cambios macros son el declive del imperialismo, de la Unión Soviética, de la bipolaridad, el ascenso de los países no alineados, el tercermundismo, el crecimiento de la importancia de países que, hasta ese momento, no habían tenido ningún papel en América Latina.
-A partir de esta matriz de análisis que vos hacés desde el análisis de los movimientos del 68, ¿qué potencia creés que tienen los actuales movimientos sociales en la complejidad de la realidad que estamos viviendo en la Región?
-Yo creo que los que cambian el mundo son los movimientos sociales, no los gobiernos, los gobiernos pueden reprimir o pueden tolerar, o, en algunos casos, pueden apoyar. Chávez, durante años, apoyó los movimientos, los progresistas, a diferencia de Chávez, no los apoyaron, trataron de cooptarlos, socavarlos. Yo creo que los que cambian el mundo son los movimientos, porque lo cambian en todos los espacios, en la micro cotidianidad y en el espacio intermedio. En lo macro, entonces, la potencialidad es esa, la de los movimientos que estamos viendo hoy en América Latina, básicamente, el movimiento de mujeres, el movimiento negro en Brasil y Colombia, los movimientos indígenas, los movimientos contra la minería, los monocultivos que han tenido triunfos importantes, han logrado frenar grandes mineras, se ha logrado frenar a Monsanto en Córdoba. Son triunfos que no son fáciles, pero ahí está la potencialidad de los movimientos sociales que están cambiando el mundo.
Cuando me cuentan que, en Argentina, irrumpen las chicas de once y doce años con sus demandas feministas (y que los varones no sabemos donde colocarnos, porque ese es el otro gran lío) es un potencial de lo que sucede en la vida cotidiana. Después, puede sancionarse legalmente el aborto, ese año o diez años después, pero ya hay una legitimidad, hoy el aborto en Argentina es algo legítimo o, por ejemplo, ocupar tierras en Brasil es legítimo, después puede venir un gobierno que las reprima, pero eso es otra historia. Quienes no miramos tanto para arriba, sino más bien en horizontal, para abajo, vemos que hay una tendencia muy fuerte de la gente a hacer por sí misma, a organizarse por sí misma, a no depender de caudillos, de líderes, de dirigentes y hacer. Esa es la parte destituyente de los movimientos o la parte que destituyen la autoridad y el autoritarismo, después está la creatividad, ¿no?
He visto, en algunas ciudades de Argentina y Uruguay, que empiezan a haber espacios que son femeninos u otros donde también hay algunos varones, y lo que se hace es, básicamente, la reproducción de la vida, donde el cuidado de la vida es fundamental; radios, centros culturales, bibliotecas, espacios que están creando algo nuevo ya, no sólo destituir, sino también crear. Algunos de estos espacios son visibles, pero otros que no se definen como “estamos creando el mundo nuevo”, pero realmente están haciendo cosas nuevas. No tienen el cartel de mundo nuevo o de creación de un proyecto emancipatorio, pero, cuando hay alguna movida, se suman y es un síntoma claro de que los movimientos ya no sólo resisten y tratan de avanzar en esa resistencia, sino que también crean y son importantes porque son necesarios esos lugares, como acá en el Cideci donde sentirse tranquilo, seguro, cómodo y poder hablar.

DOS LIBROS CON TESTIMONIOS DE LA LUCHA PARA QUIENES LUCHAN CONTRA EL ENGAÑO

Compañera/os de los espacios, colectivos, grupos libres, independientes, autogestivos:
         Tal como estaba previsto, en estos días (martes 27 o miércoles 28 de noviembre, el compañero impresor nos entrega ya el libro: “¡UNÁMONOS AL PUEBLO!, una enseñanza del 68 mexicano. (Caminos Post-68).
 A fines del mes pasado ya nos había entregado la 2ª Edición del libro “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible”.
Ambos libros son de la autoría de Guillermo Palacios, quien en 1968 fue brigadista en la Prevocacional 4 del IPN y en 1971 fue parte del Comité de Lucha de la Vocacional 6, también del IPN. Después, en 1972-73 estuvo en la Preparatoria Popular Tacuba, dando por terminada su participación como activista estudiantil y pasando, ya de manera permanente, a otro ciclo de vida, al que llamó de integración con el pueblo. Esto porque entre los activistas  politécnicos se extendió una posición política radical, con la idea de abrir caminos hacia una nueva revolución, que destruyera el sistema capitalista dominante. Nada bueno podía esperarse ya del Estado mexicano. Las masacres del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971 nos convencieron de que en México estaban cerradas las vías pacíficas y civiles de lucha y no quedaba ya otro camino que el de la lucha armada.
Pero, con ese mismo objetivo se abrieron dos caminos:
El de armarse y pasar a la acción revolucionaria armada. Muchos compañeros del IPN formaron parte del grupo Lacandones, otros se ligaron a las guerrillas de Genaro Vázquez Rojas y de Lucio Cabañas Barrientos en el estado de Guerrero, o a otras de las organizaciones político-militares que surgieron durante la década de los 70’s.
         Y hubo otros, también convencidos de la necesidad de una revolución que, sin duda habría de ser armada, que no optaron por irse directamente a prácticas insurreccionales, pues su pensamiento fue que una revolución no puede ser obra de pequeños grupos de valientes armados, sino que precisa ser lucha de todo el pueblo trabajador, para lo cual, la tarea inmediata era integrarse al pueblo, con los obreros en las ciudades, en las fábricas o en el campo, con las comunidades agrarias, campesinas  o indígenas.
Esto que se resume aquí en un par de párrafos es lo que se relata en el libro: “¡UNÁMONOS AL PUEBLO…”, en básicamente tres fases: 
Una primera que va de 1970 a 1980, donde aborda la experiencia de lucha en una docena de fábricas, como parte de lo que en esa década se denominó “Insurgencia Obrera”
Una segunda que se inicia en 1980, al ingresar a trabajar en Teléfonos de México, que concluye en parte en 2010, cuando se jubila de esa empresa, y de alguna manera sigue ahora como parte del sector jubilados.
Todavía dentro de la segunda fase, se inicia una tercera a partir de 1994, a raíz del levantamiento armado zapatista, en la cual se incluye desde 1994 como parte de lo que ha dado en llamarse zapatismo civil (CND, FZLN, Otra Campaña y Sexta), donde continúa participando. 
En el 1er libro: “De la protesta callejera…” se abordó la experiencia del Movimiento Popular-Estudiantil, de 1968 a 1972.
Este año, que pronto finalizará, se cumplieron 50 años del 68. El Estado Mexicano, desde las autoridades académicas de la UNAM, del IPN y de otras instituciones educativas hicieron todo lo posible por institucionalizar estas fechas, en particular el 2 de octubre. El truco en ello es reducir el movimiento a la masacre. Pero, aunque efectivamente el 2 de octubre no se olvida, quieren poner ahí el punto final, es decir, a olvidar, soslayar, ocultar, enterrar todo lo demás: las asambleas, las brigadas, las grandes manifestaciones, la autodefensa frente a las fuerzas represivas, la rebeldía, la independencia, la horizontalidad, la insubordinada irreverencia hacia el Estado por su criminal proceder, la participación creciente de obreros, campesinos, comerciantes, empleados públicos, la solidaridad comprometida de profesores, escritores, artistas, intelectuales… Y todo lo que aprendimos, lo que la lucha nos enseñó, no caer en las trampas demagógicas de los señores del poder. Repudiamos rotundamente al PRI, pero ya veíamos incubarse el “huevo de la serpiente” desde el cada vez más suplicado registro electoral del PCM, para institucionalizarse, para formar parte del mosaico electoral, para presentarse como la “opción de izquierda” y ser lo que ahora son: la cuna de la claudicación y la traición…, la “demostración” de que todos tienen un precio (una diputación, un cargo público, algún hueso qué roer). 
Pero siempre hay algo más grande: la dignidad, esa no tiene precio mientras se tengan convicciones libertarias firmes. ¿Pudieron los abuelos de los priístas comprar a Emiliano Zapata o a Ricardo Flores Magón? ¡Nunca! Se mantuvieron firmes, no olvidaron algo que seguimos teniendo presente hoy: No rendirse. No venderse. No claudicar.
Y bueno, regresando a lo de los libros. La aparición de la 2ª Edición de “De la protesta Callejera…” y la publicación de “¡UNÁMONOS AL PUEBLO!..., al ser ediciones de autor, ahora sin “editor ejecutivo” y habiendo tratado directamente los costos de ambas publicaciones con el compañero impresor, nos permiten que, a la hora de hacer cuentas, los libros podrán distribuirse a un precio más accesible. La 1ª Edición de “De la protesta callejera…”, todavía con intervención de un “editor ejecutivo” se manejó un costo mínimo de $200 por ejemplar. Ahora, sin esa intervención se podrán dar a $100 por ejemplar. Pero como el costo neto por libro es de aproximadamente $50 por ejemplar, la idea es recuperar lo gastado y hacer un fondo que permita autogestionar otras publicaciones. 
Esto significa que nuestra propuesta para los compañeros de grupos y colectivos libres, independientes, de lucha, autónomos, de abajo y de izquierda, que estén dispuestos a contribuir en la distribución y venta de estos libros, a nosotros sólo nos recuperen $50 por libro y que la diferencia se quede para el fondo del grupo o colectivo. Si un libro lo venden en $100, nos regresan $50 y se quedan con $50. Aunque incluso pueden darlos en menos, en $70, en $80, como lo decida cada colectivo, la diferencia se queda ahí. 
La idea no es hacer negocio, sino difundir una experiencia narrada desde abajo, por un activista de base, que no fue ni es dirigente de nadie, de nada, que no pretende enseñarle nada a nadie, que no busca señalar un camino, ni decirle a nadie qué hacer o dejar de hacer. Solo trasmitir una óptica distinta de esta experiencia de lucha, de la que escribieron los que fueron dirigentes, los intelectuales, los novelistas, los guionistas de teatro o cine, pero faltaba algo: una interpretación crítica desde abajo, por alguien que lo vivió y lo marcó…
La idea es también luchar porque la memoria colectiva no sea institucionalizada, reducida al martirologio, inscrita con "letras de oro" en los lugares donde la corrupta clase política perpetra falsos e hipócritas "homenajes" a los que, sin buscar nada a cambio, lucharon honesta y decididamente en las calles para hacer valer los derechos que no se han cumplido cabalmente en nuestro país, ni durante la larga noche del pasado ignominioso ni en el gatopardismo que ahora busca engañar y mediatizar al pueblo trabajador con otros tintes demagógicos que trata de ocultar tras nuevas máscaras. 
Que le quede claro a toda la clase política: ¡NO NOS ENGAÑAN! ¡NO LES CREEMOS! ¡NO OLVIDAMOS! ¡NO PERDONAMOS! ¡NO NOS RECONCILIAMOS CON EXPLOTADORES Y OPRESORES! ¡NO NOS RENDIMOS! ¡NO NOS VENDEMOS! ¡NO CLAUDICAMOS!  
La obtención de ejemplares de ambos libros es directamente con el autor: Guillermo Palacios. Asimismo para acordar la presentación de estos libros.
FB: www.facebook.com/doroteo.arango.3139         
Teléfono local: 5394-2670,
Teléfono celular: 553103-3866.
Iremos a donde nuestros hermanos de lucha de los espacios libres, autogestivos, independientes de los gobiernos y de los partidos políticos, con los trabajadores del campo y de la ciudad, con los estudiantes y profesores, con todos los que luchando abajo y a la izquierda están dispuestos a combatir al criminal sistema capitalista que despoja, explota, reprime y desprecia a los pueblos indígenas y campesinos, a los obreros y empleados, a los comerciantes y artesanos, a todas las expresiones diversas de rebeldía y resistencia...    

CELEBRACIÓN DEL 25 ANIVERSARIO DEL ALZAMIENTO ZAPATISTA Y UN ENCUENTRO DE REDES

Invitación a la celebración del 25 Aniversario del Alzamiento Zapatista
 y a un Encuentro de Redes
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.
Enlace Zapatista:
17 de noviembre del 2018.
 
A l@s individu@s, grupos, colectivos y organizaciones de las Redes de Apoyo al CIG:
A las Redes de Resistencia y Rebeldía o como se llamen:
A la Sexta Nacional e Internacional:
Considerando que:
Es madrugada.
Considerando que:
Hace frío.
Considerando que:
En esa bisagra del tiempo, donde no es día ni noche, ni dentro ni fuera, ni sombra ni luz, usted se descubre sin sueño, en esa incómoda vigilia que le hace vulnerable a los recuerdos, la memoria punzante de lo hecho y lo deshecho, la larga cuenta de las omisiones, la breve de lo realizado.
Considerando que
Usted se pregunta, no sin razón, a qué viene todo eso…
Porque usted está todavía tratando de asimilar ese “Todo es imposible la víspera”, que escucha-lee en ese desconcertante nano-mini-micro metraje del autodenominado “cine para leer”. Un filme (?) 30 años enlatado (literal: en una lata de sardinas) y presentado en aquel cine imposible, signado por un igualmente desconcertante escarabajo con ínfulas de andante caballero, y cuyo título (de la película, se entiende): “La 69 ley de la dialéctica” tampoco es muy racional. Una película sin imagen ni sonido, y compuesta por una sola frase.  Dejando todo el peso a la imaginación de quien atiende a su ¿proyección?
En fin, todo parece absurdo aquí… ¿aquí?, ¿dónde diablos está?  Pero tampoco tiene mucho tiempo para ubicarse, porque le apuran:
Vamos pues”, le dice la niña.
Usted piensa que ya puede esperar cualquier cosa… pero al fin salen de la absurda sala de ese cine imposible, siempre de la mano de la niña.  Aunque ahora le rodea a usted una banda de infantes donde, es evidente, son mayoría las féminas, con sus naguas y blusas de colores, sus prensa-pelo inútiles en esos cabellos desordenados.
Empiezan a caminar remontando el declive natural de la montaña.
Piedras, algo de lodo, la niebla, el camino, siempre el camino.
Usted ahora intuye que, desde el pie del muro apenas manchado por carteles y grafitis desgastados, ha recorrido una especie de espiral.  Como si el sendero trazado le llevara hacia dentro de un caracol… o hacia afuera.  Cada paso una estación.  Lo mismo la falsa felicidad de la feliz familia feliz, que la simulación de la Gran Final, que la provocación de la pantalla como un puente imposible.
Y el muro omnipresente, indestructible, incuestionable, insistiéndole en que está prohibido pensar.  Que todo está hecho ya.  Que sólo le queda acomodarse como sea y en donde pueda.  Que la eternidad es eso, eterna.  El presente cambia, pero su lógica frívola y superficial permanece.  Es imposible otra cosa.  Es más, es imposible que usted piense, imagine, sueñe, que no es imposible otra cosa.
Caminan.  Usted hace memoria:
La niña preguntó si lloran las películas que nadie mira, que no es sino otra forma de preguntar por los dolores y las rabias ignorados –el muro imponiendo la ceguera y la sordera hacia lo otro-.  ¿A quién se le ocurre preguntar eso?  Sí, eso y otras cosas.  Por ejemplo, cuestionar la existencia del muro.  El muro.  Ahora usted lo mira con atención.  Tan alto como alcanza su vista o su larga vistas.   Tan extenso que ni vale la pena medirlo, -¿para qué?-.  Su sólida construcción.  Su apariencia impecable… bueno, no tanto…
Tomando un poco de distancia, el muro se llena tanto de grafitis como de grietas. Las más de las veces sin que se puedan diferenciar unas de otros.  Como si la solidez del muro dependiera de la vista corta.  Porque para poder leer esa gran pinta que le hiere la rugosa fachada, hay que tomar suficiente distancia.
“Aunque el camino será largo…  aquí seguiremos”, le dice la niña que dice la pinta en el muro que no dice nada, mudo, resignado a que los sucesivos administradores manden cuadrillas de trabajadores contra ese grafiti para borrarlo, taparlo, silenciarlo, exterminarlo.
No la había visto”, se disculpa usted.
De por sí, todavía”, le responde la niña, y agrega: “pero aquí seguiremos”.
¿Qué tanta distancia se necesita para mirar eso?  Usted cree que sólo lo pensó, pero la niña le responde:  “Lejos”.
¿Pero cómo cuánto?, insiste usted.
Como más de 500 años”, le dice la niña sonriendo con malicia.
Y como no queriendo, un rap acompasa los pasos de esa pandilla de infantes que le acompaña:
Llegamos de tan lejos
En todos sentidos, tan lejos
En silencio llevamos una fuerza
Tan lejos, cada uno tiene la carga de su camino.
Cantando la luz en las ruinas de un mundo quemado. (*)
Ese sonido, ¿viene de dentro o de fuera?  ¿Es ésa la banda sonora de éste su viaje anacrónico, absurdo, irremediable?
Ahora usted, un poco por vergüenza y un mucho por curiosidad, pone más atención a esos grafitis.
Uno allá, se ve que de factura reciente, señala, con letras compactas y apresuradas:
Lecciones elementales de Economía Política:
UNO.- El capital no sabe leer, no atiende a las redes sociales, la prensa, las encuestas, los votos, las consultas, los videos, los programas de gobierno, las buenas o malas intenciones, las lecciones de moral, las leyes, la razón.  El capital sólo sabe sumar, restar, multiplicar, dividir, calcular porcentajes, tasas de interés, probabilidades.
DOS.- El capital sólo atiende a la ganancia, la mayor y la más rápida.  Como los depredadores, el capital tiene buen olfato para la sangre y la destrucción, porque significan paga, mucha paga.  La guerra es un negocio, el mejor.
TRES.- El capital tiene sus propios jueces, policías y ejecutores.  En el mundo del muro esos inquisidores se llaman “mercados”.
CUATRO.- Los mercados son los sabuesos del gran cazador: el capital.  En el mundo del muro, el capital es dios y los mercados sus apóstoles.  Sus feligreses son las policías, los ejércitos, las cárceles, las fosas comunes, el limbo de las desapariciones forzadas.
CINCO.- Al capital no se le doma, educa, reforma, somete.  Se le obedece… o se le destruye.
SEIS.- Ergo, lo que este mundo necesita son herejes, brujas escarlatas, magos, hechiceras.  Con la pesada carga de su pecado original, la rebeldía, el muro será destruido.
SIETE.- Aún así, seguirá pendiente lo que sigue: si, como sucesor, se levanta otro muro; o si, en su lugar, se abrirán las puertas y ventanas, los puentes que el mundo necesita y merece”.
Siguen los grafitis, las grietas, y ese continuo sube y baja por lomas, valles, quebradas.  El caracol retrayéndose hacia su centro.  Poblados, pequeños, más pequeños, unas cuantas casas asomándose a la carretera.
Un letrero advierte: “Está usted en territorio zapatista.  Aquí el pueblo manda y el gobierno obedece”.
Y usted se pregunta:
¿Qué es lo que mantiene viva a esta gente si ha tenido, y tiene, todo en contra?  ¿No son acaso los eternos perdedores, los que yacen mientras otros levantan sus gobiernos, sus museos, sus estatuas, sus “triunfos históricos”?  ¿No son los damnificados de todas las catástrofes, la carne de cañón de todas las revoluciones que se hacen para “salvarlos” de sí mismos? ¿Los extranjeros en la tierra que les vio nacer?  ¿El objeto de burlas, desprecios, limosnas, caridades, programas de gobierno, proyectos “sustentables”, directrices, proclamas y programas revolucionarios?  ¿No son los analfabetos irremediables a los que hay que educar, dirigir, ordenar, mandar, sojuzgar, doblegar, dominar, c-i-v-i-l-i-z-a-r?
¿Por qué no obedecen cuando se les dice lo que deben decir y cómo decirlo; lo que deben mirar y cómo; lo que deben pensar y no; lo que deben ser y dejar de ser?
¿Y por qué no bajan la mirada frente a todas esas amenazas –las que les prometen aniquilación o salvación, es lo mismo-?
¿Y por qué sonríen?
¿Y por qué a usted le ponen, de guía, a una banda de infantes indígenas?
¿Y a dónde le llevan ahora, después de este viaje tortuoso a lo largo del muro? ¿Le llevan a lo que hizo posible esas risas infantiles, es decir, esas vidas?  Unas letras responden: “Y miren lo que son las cosas, para que nos vieran, nos tapamos el rostro; para que nos nombraran, nos negamos el nombre; apostamos el presente para tener futuro; y para vivir… morimos”.
¿Qué es lo que construyen aquí?
¿Dónde está la desazón, la angustia, la derrota, la amargura de saberse inferiores?
¿Y por qué esa obsesión por la tierra, por defenderla, por cuidarla, por guardarla?
¿Y por qué los bailes, la bulla, la música, los colores, el ir y venir de miradas, ese empeño en las ciencias y las artes, esos modos y ni modos?
¿No se dan cuenta de que perdieron?
Un momento, ¿perdieron?  ¿Quiénes?  No esta gente, es claro.
Aquí seguiremos”, ratifica el grafiti que la realidad araña en el muro.
Y aquí está usted, con un pie en una realidad y el otro en otra, -la que se levanta en las montañas del sureste mexicano con la inquietante bandera de la libertad-.
La que construyen estas personas tan pequeñas, tan normales, tan gente, tan como cualquier otro, otra, otroa.
Tan sin precio y tan invaluables.
“Comunidades zapatistas” se llaman, se autodenominan, se saben.
Y entonces, sin darse apenas cuenta, está usted frente a un letrero que parece viejo, o nuevo, o sin tiempo:
Bienvenid@s a La Realidad.
Considerando lo anteriormente expuesto (es decir, durante los últimos 25 años), se invita a la Sexta Nacional e Internacional, al Congreso Nacional Indígena, al Concejo Indígena de Gobierno, y a quienes apoyaron, apoyan y apoyarán al CNI y al CIG, a:
PRIMERO.- Un Encuentro de Redes de Resistencia y Rebeldía, de Apoyo al CIG, o como se llamen.  A realizarse en el Centro “Huellas de Memoria. Subcomandante Insurgente Pedro cumplió, (en tierra recuperada en las inmediaciones del poblado Guadalupe Tepeyac, MAREZ San Pedro de Michoacán) a celebrarse los días del 26 al 30 de diciembre de este año del 2018, con el siguiente temario:
.- Resultado de la consulta interna derivada del encuentro del mes de agosto 2018.
.- Análisis y valoración de la situación actual de sus mundos.
.- ¿Qué sigue?
Llegada y registro. 26 diciembre de 2018.
Mesas de análisis y discusión. 27, 28 y 29 diciembre 2018.
Clausura: 30 diciembre 2018.
El correo para el registro como participante en el encuentro es:
SEGUNDO.- La celebración del 25 aniversario del inicio de la guerra contra el olvido: 31 de diciembre del 2018 y 1 de enero del 2019, en La Realidad zapatista, sede del Caracol “Madre de los caracoles del mar de nuestro sueños”, zona Selva Fronteriza.
El correo para registrarse como asistente a la celebración del 25 aniversario del alzamiento zapatista es:
Les esperamos, porque, aunque el camino será largo, aquí seguiremos.
Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Subcomandante Insurgente Moisés.
Subcomandante Insurgente Galeano.
México, a 17 días del mes de noviembre del año 2018.
 (*) Keny Arkana. “Lejos”, en L’esquisse 3.