lunes, 5 de noviembre de 2018

Película: "VIOLETA SE FUE A LOS CIELOS"



Violeta Parra: cantante chilena hubiera cumplido 101 años el 4 de octubre
La creadora de "Volver a los 17"  fue una gran folclorista latinoamericana, pionera de la "Nueva canción chilena"
Un 4 de octubre de 1917, nació en San Carlos (Chile) la cantautora, artista plástica y folclorista Violeta Parra, pionera de la "Nueva canción chilena" y una de las más grandes influencias de la música latinoamericana.
Hija del profesor de música Nicanor Parra Alarcón y de la campesina Rosa Clarisa Sandoval Navarrete, Violeta Parra creció en el campo del sur, entre Lautaro, Chillán y Villa Alegre, y aprendió a cantar desde pequeña para sobrevivir.
Impulsada por su hermano, el poeta Nicanor Parra, Violeta viajó a la capital Santiago de Chile para consagrarse como divulgadora de la música popular de su país. Posteriormente, viajó a Europa y Asia a compartir su talento con el mundo.
Al igual que su carrera artística, su vida personal estuvo llena de altibajos: de Luis Cereceda, padre de sus hijos Ángel e Isabel, se separa en 1948. Contrajo matrimonio un año después con Luis Arce. Y en 1952, nació su hija Rosita Clara, quien falleció dos años después, mientras ella estaba en Francia. Su segundo matrimonio fracasó también, y se enamoró del antropólogo y musicólogo suizo Gilbert Favre, el que sería el gran amor de su vida. Pero su abandono no le permitió continuar con su vida, y se suicidó en medio de una debacle artística de un disparo en la cabeza a los 49 años, en su carpa artística.
Su legado musical deja en el cancionero latinoamericano himnos como "Gracias a la Vida""Volver a los 17""Arauco tiene una pena""Qué pena siente el alma".

UNA INVITACIÓN A: “EL CINE IMPOSIBLE”. Comisión Sexta del EZLN, octubre del 2018.

“si no hay palomitas de plano no hay cine y toda especulación es inútil”
Enlace Zapatista:
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
Comisión Sexta del EZLN.
México.
Octubre del 2018.
A las personas, grupos, colectivos y organizaciones de la Sexta nacional e internacional:
A las redes de apoyo al Concejo Indígena de Gobierno:
A quienes tienen afición, vicio u obsesión por el cine:

CONSIDERANDO QUE:
Primero y único:
EL CINE IMPOSIBLE.(Apertura: la serpiente le ofrece la manzana)
Usted camina sin rumbo.  No sabe bien a dónde se dirige y, claro, a qué.  Atrás quedó la transitada calle al pie del muro que se desgaja, burlándose, a su modo, del deteriorado cartel de la feliz Familia Feliz. Y también quedó lejano el monumental estadio y su impertinente interrogante: “¿quién manda?”. Pero, bueno, ahora mismo usted no sabe dónde diablos está y piensa si mejor debe regresar… pero tampoco sabe a dónde y, claro, a qué; así que se detiene, pero sólo un momento porque una niña le toma de la mano y le apremia: “apúrate porque si no vamos a llegar tarde al cine”. A usted no le da tiempo de aceptar o no, porque ya se encuentra frente a un cartel el cual, con muchos colores, declara: “Adultos sólo acompañados de un niño”. Pero alguien ha tachado “un niño” y puso “una niña”. Y otra mano anónima tachó “una niña” y escribió “unoa niñoa”. Alguien más anuló “unoa niñoa” y agregó “eso aquí no importa”.
Un ser con pasamontañas le detiene, pero la niña le aclara al rostro oculto: “viene conmigo”. El embozado le cede el paso. Una pendiente parcialmente cubierta con cemento. Charcos.  Piedras.  Lodo. A los costados, varias casitas de madera con techo de lámina.  La niebla es muy cerrada, así que las sencillas edificaciones van como apareciendo y desapareciendo a cada paso, en un vaivén de “fade in” y “fade out”. Pero usted sigue sin saber a dónde va. El ambiente es como de una vieja película de misterio… o de terror.
Los letreros que señalan las distintas champas son… ¿cómo decirlo?… desconcertantes. En una, por ejemplo, por entre una neblina que bien podría confundirse con la londinense, se lee “The Lodger” y más abajo “room service, atendido personalmente por Norman Bates” y la foto de un joven desgarbado que bien podría ser Antonhy Perkins si no fuera porque es imposible.
A estas alturas usted ya no sabe si está en las montañas del sureste mexicano o en el barrio de Whitechapel y entonces se pregunta si, en lugar de conducirle al cine, la niña no le lleva a la cocina del gastrónomo y doctor Hannibal Lecter.
Debe serenarse, se dice para sus adentros.
Aunque tampoco ayude mucho el que, en otra champita, un rótulo advierta: “Taquería El Silencio de los Inocentes. Tacos de nana, buche, nenepil y SESOS”; así, con mayúsculas el último ingrediente.  Usted siente miedo, pero no de que le abran el cráneo, sino de que Sir Anthony Hopkins, vestido con un delantal con una leyenda que reza “Vayamos por partes, feat Jack The Riper”, rechace su cerebro de usted con un “le falta consistencia”.  Le apena también la imagen de sus tripas en el bote de la basura. ¿Y si, junto al cerebro, le sacan también las ilusiones? Lo de las tripas, vaya y pase, cualquier película de terror abunda en tripas (cine Gore, cree usted que le dicen a ese género hoy tan en boga), pero, ¿qué le podría quitar las ilusiones? “La Realidad”, lee usted en un letrero de edad indefinida en otra de las casitas, seguido de “Electroshocks, bofetadas y zapes gratis. Se pinchan ilusiones, globos, promesas electorales y programas de gobierno”.
En otra, unos metros más abajo y en el costado opuesto de la pendiente, otro letrero: “Los Tercios Compas.  No somos medios, ni autónomos, ni independientes, ni alternativos, ni libres y tampoco somos como-se-diga, pero somos compas”, y, más abajo, con plumín, alguien ha agregado: “no hemos terminado el documental, vuelva para el próximo alzamiento y le diremos para cuando podría estar”.
En la de allá: “El Guasón. Estética bucal. ¿Por qué tan serio?, ¡Luzca una sonrisa para toda la vida!”, y una fotografía de Heath Ledger en el papel de“The Joker”. Más abajo, otra, con el dibujo de un samurái con su katana y el letrero “Heihachi – Minuro Chiaki.  Curso relámpago de Hara-Kiri.  Propedéutico, tronco común, especialidad, examen final y graduación, todo en menos de un minuto. ¡100% práctico!”.
Usted se estremece.  La niña se detiene, voltea a mirarle y, para tranquilizarle, le aclara:
No hagas caso de esos letreros, es el Sup Galeano que siempre anda de malora y pone esas cosas en sus cuentos, pero nomás lo hace por molestar y porque está bravo porque le ganamos la mantecada y porque no pasan las películas que le gustan, porque el Sup sólo quiere cine de unas encueradas que ya de una vez. ¿Tú lo crees que lo van a pasar esas películas? Nuncamente.  De plano quiere unos sus zapes y su plática política de como mujeres que somos. Ya le dimos varias, pero él no entiende. Así son los malditos hombres pues. Además, esos tacos son de tuluc (guajolote), no de cuche (cerdo), ni de ganado (res), y no son tacos, son tamales”.
Siguen caminando y usted todavía no sabe dónde se encuentra, en qué país o en qué mundo. ¿Y la fecha? Ni idea. ¿Llueve o es la niebla la que le moja la piel?
Llegamos”, dice la niña, mientras entran a un galerón que, supone usted, debe ser la sala de cine. Usted se detiene en el quicio de la puerta y mira el recinto.
Para ser cine, es muy otro. La pantalla, por ejemplo, no está en un extremo, sino en medio; y quienes asisten a la función están a uno y otro lado de la proyección… o de lo que supone es la proyección.
De un lado están quienes hacen cine, quienes actúan, dirigen, producen, editan, sonorizan, enseñan, analizan, critican, proyectan, difunden y todos los trabajos que supone hacer una película.
Del otro lado: el público, los espectadores. Aunque éstos tienen el rostro cubierto y sólo se alcanza a distinguir su mirada. En muchos de los casos, no se puede precisar la edad ni el género. Como si de ese lado de la pantalla, la primera y el segundo no importaran, y sólo fueran una mirada que mira y escucha. No se sabe si sonríen, se apenan, se enojan, celebran. Además, intercambian comentarios en lenguas incomprensibles.
Además de su absurda posición, parece que la pantalla es transparente porque, quienes hacen cine, están con la mirada y el oído atentos, pendientes de las reacciones del auditorio, como si supieran que esta sala de cine les permite apreciar lo que nunca: el efecto que la película produce en los públicos. Y lo pueden hacer desde la, tal vez, mejor perspectiva para quien hace cine; es decir, desde la pantalla.  Desde ahí pueden ver las miradas y escuchar las reacciones, que suelen decir más que las palabras y que, claro, las taquillas, los ratings en los servicios de streaming, las estatuillas y las críticas de la prensa especializada.
A su vez, quienes asisten a la proyección miran y comentan, pero al parecer no están atentos a la pantalla, sino a quienes están mirándolos.  De alguna forma que usted no puede explicar, al público no le interesa tanto lo que se proyecta, sino las miradas de quienes trabajaron para que esas historias llamadas “cine” se proyectaran, es decir, se contaran.  Es más, hay algunas personas, también con pasamontañas, con sus cámaras dirigidas a quienes definen como “artististas de las películas”. Como si la escena en la sala de cine, en la película “Los Carabineros” (Jean Luc Godard, 1963), se invirtiera, y en lugar de ver al carabinero aterrado por el tren que llega, o asomándose para ver a la mujer que se desviste y baña en la tina (todo en una pantalla que, desgarrada, desnuda un muro impúdico y soberbio), quisiéramos mirar, no la mirada del maquinista, ni de la mujer que es mirada, sino la mirada de los hermanos Lamiere
“Parece que acá los patos le tiran a las escopetas”, está pensando usted, cuando la niña que, según le aclara, se llama “Defensa Zapatista”, le dice que se sienten ya porque la película ya comenzó.
Un niño que, según le aclara, se llama “el Pedrito” –y que ha aparecido a sus espaldas-, le dice a usted, en voz baja: “Es que Defensa es una romántica irremediable. Cree que las películas, si no tienen quien las mire, quien aplauda, ría, llore, se espante, abuchee, se conmueva, reflexione, las celebre o las lamente, se sienten muy solas. ¿Y qué hacen las películas si nadie las mira? ¿Lloran? ¿Se ponen tristes? ¿Se desmayan? No lo sabemos, y Defensa no quiere averiguarlo. Así que siempre asiste cuando pasan una película, no importa cuál seaYo ya le demostré que es imposible de resolver ese misterio, porque, para saber si llora una película que nadie mira, tenemos que mirarla.  Puede ser que miremos que llora, pero ya no será porque no la miran, porque ya la miró alguien para ver si llora porque no la miran.  Así que si miramos que llora, puede ser porque el argumento es muy malo, o la edición, o las actuaciones, o la sonorización, o la escenografía, o la producción, o porque un crítico malora la mal habló, o todo. ¿Entiendes la paradoja? La forma de demostrar la hipótesis, que se infiere de la misma hipótesis, anula la posibilidad de demostrar la hipótesis.  Yo le llamo “La paradoja de la película triste”. Le expliqué eso al Sup Galeano, pero el Sup dijo que de las películas no sabe, pero que si no hay palomitas de plano no hay cine y toda especulación es inútil.
Usted está tratando de seguir el planteamiento lógico del niño y piensa que quien llaman “el Sup Galeano” podría ubicarse en lo que el maestro Jorge Ayala Blanco llama “mentalidad comepalomitas”, pero, al sentarse, usted escucha claramente que la niña, como si de una oración se tratara, murmura:
No tengas pena, hermanita, ya vine ya.  Yo te voy a mirar y te voy a aplaudir aunque no me guste lo que pongas, aunque salgan serpientes o arañas, que son muy fieras y mucho me espantan, y luego tengo “quesadillas” cuando me duermo, pero entonces nomás cierro los ojos y ya.  Y si está triste tu historia, voy a llorar pero no mucho… bueno, sí un poco bastante, pero depende. Y si cuentas chistes, me voy a reír mucho porque seguro son mejores que las babosadas del Pedrito aquí presente. Y si lo explicas las chingaderas de los malditos capitalismos, lo voy a tomar apunte. Y si cuentas una lucha, te voy a echar unas consignas de “se ve, se siente, ya volvimos a salir”. Y si te bailas, bailo. Y si te cantas, canto. Y si dices soñar, te sueño. Y si gritas despertar, te despierto. Así que aquí estoy, mírame que te miro y que se ponga alegre tu corazón”.
El Pedrito le mira a usted con cara de “te lo dije” y sonríe burlón. La niña se da cuenta y le da un zape. El niño protesta: “Pero si no dije nada”.  La niña: “Pero lo pensaste”. El niño: “Acaso estoy pensando nada”, y le guiña a usted un ojo cómplice.
Para esto, junto a usted y en la misma banca, ya hay una banda de niños y niñas, cada quien con un paliacate rojo al cuello o un pasamontañas embozando el rostro. Sin que nadie lo indique expresamente, se van presentando: “Yo soy la Esperanza”, “Yo soy el Pablito”, “Yo soy el Amado”. Y, con una especie de maullido-ladrido, un animalito entre gato y perro brinca al regazo de la niña Defensa Zapatista.
Uno de los niños, el Amado, pregunta “¿Ya comenzó?”. “Ya tiene ya”, responde Esperanza. “¿Y las palomitas?”, pregunta el Pablito. El Pedrito responde: “Las quedó el Sup Galeano, dice que los dioses crearon el maíz palomero sólo para los subcomandantes y que quienes quieran quitarle pues machete en el pescuezo, sin filo para que tarde, y oxidado para que se infecte y te tienen que poner inyecciones”. Toda la pandilla se estremece con la palabra “inyecciones”. “Apártenle su lugar a la Calamidad por si llega”, indica Defensa Zapatista. “Y bueno, al Sup también”, añade.
Lo miré en su ojo que se embraveció”, escucha usted que dice el Pedrito, narrando lo ocurrido cuando le dijo al Sup que tenía que compartir sus palomitas. 
“Así que aquí miran tu mirada”, se dice usted para sus adentros, y se añade: “y te obligan a mirar esa mirada que te mira. Vaya problema”.
Alguien pide silencio y la pandilla se calma. Ahora a usted le da tiempo de mirar con atención ese cine incomprensible. Fuera de la absurda ubicación de la pantalla y la disposición del auditorio, todo parece transcurrir con normalidad, pero sólo en apariencia. Usted no recuerda ahora qué película se estaba proyectando. Es más, tampoco recuerda si es que se estaba proyectando algo.
Pero recuerda que… de pronto, la niña con un osito de peluche enmascarado (“yo me llamo Esperanza y me apedillo Zapatista”, recuerda usted que dijo), se pone de pie y, dirigiéndose a la pantalla, la cruza y se sienta del lado de quienes hacen la película. Desde ahí, le hace señas al resto de la pandilla para que se atraviesen. Les siguen los demás espectadores y, como no hay asientos suficientes, quienes hacen cine deben ponerse de pie y buscar lugar en el lado opuesto.
Entonces usted advierte que la pantalla no sólo es transparente, no sólo deja pasar las miradas a uno y otro lado. También deja pasar los cuerpos, como si fuera una ventana, o, mejor aún, una puerta, pero es imposible que exista una pantalla de cine así.
Sigue observando y, supone usted, los papeles se invierten: los espectadores miran desde el lado de quienes hacen cine; y quienes hacen cine miran desde el lado de los espectadores. Un rato están así, y vuelven a cruzarse. El movimiento se repite una y otra vez. Usted ha tomado posición en un costado, así que puede apreciar eso que algo tiene de danza anacrónica.
Quienes no cruzan cambiando de asiento y de perspectiva, se dedican al antiguo deporte de arrojar palomitas a la pantalla. Aunque, claro, los proyectiles no rebotan, sino que atraviesan al otro lado. Así que pronto se arma una batalla campal de maíz palomero: público contra cineastas. Ganan cineastas, pero no porque tengan mejor puntería o porque sean más. De hecho son menos, y no le atinan ni al cerro del que baja la niebla como una larga nagua; pero el público, a pesar de superar en cantidad y puntería al equipo contrario, se quedó sin parque porque, como debe de ser, se comió la munición, o sea, las palomitas.
Está cabrón”, escucha usted que una de quienes hacen cine le dice a otro, “porque no miras que miren tu película, sino que miras como que te miran el corazón, te lo quitan, lo desarman, lo desarreglan y te lo vuelven a poner como si nada. No vuelvo a venir. O sí. O no sé. Y todo sin una palabra.  Con decirte que añoro las críticas con las que la prensa especializada destrozó mi ópera prima.” El hombre a su lado no responde, está ocupado acomodándose la chamarra para que no se le vea la herida en el pecho.
Pasado el zafarrancho palomero, el vaivén no se detiene. Sí, el caos es evidente, pero tiene una especie de coreografía involuntaria, como en los primeros dibujos animados.
Ahí están las dos partes: quienes se muestran detrás de un pasamontañas y quienes se muestran detrás de una película. Fuera de eso, no tienen nada en común, pero la pantalla les convoca. Es ella la que define los lugares, los movimientos, los incesantes intercambios.
La pantalla es… ¿cómo decirlo?, sí, un puente.
Pero eso no es posible…
¿O sí?
-*-
En base a lo anteriormente expuesto, la Comisión Sexta del EZLN, invita a los hombres, mujeres, otroas, niños y ancianos de la Sexta, del CNI y de las redes de apoyo al CIG en todo el mundo, y, bueno, a l@s cinéfil@s que puedan y quieran, al
FESTIVAL DE CINE
“PUY TA CUXLEJALTIC”
(“Caracol de nuestra Vida”),
Cuya primera edición (suponemos que será anual) se realizará en el Caracol zapatista de Oventik, en las montañas del Sureste Mexicano (con proyecciones alternas en el CIDECI de San Cristóbal de las Casas, Chiapas), del 1 al 5 de noviembre de este año del 2018.
Las películas que se exhibirán y las actividades en el mentado festival (que al parecer incluyen, entre otros absurdos: una mesa no redonda, tal vez rectangular, sobre… ¡¿futbol?!  ¿Pero no es un festival de cine?; ¿Una película que se lee y dirigida por un escarabajo esquizofrénico?), se darán a conocer públicamente en unos días más (o eso esperamos).
-*-
(continuará…)
Desde la sala de cine “Comandanta Ramona”
Por la Comisión Sexta del EZLN.
El Sup Galeano, fumando, irresponsable, en la cabina de proyección.
(no soy irresponsable, bueno, sí, pero no es el tema; estoy apoyando los efectos especiales, ¿qué tal que esos días no hay niebla? ¿Ah, verdad? Y no me ganaron la mantecada, fui despojado, no es lo mismo. Y no miro películas de encueradas, son mis clases de anatomía por correspondencia; lo que pasa es que Defensa Zapatista me está autocriticándome por machito, pero, bueno, depende… ¿qué? ¿Ya se acabó? Okela, ¿no les digo?)
México, Octubre del 2018.

jueves, 25 de octubre de 2018

CNI-CIG-EZLN: LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS COMUNITARIOS DE TLANIXCO Y TRIBU YAQUI

Al Pueblo de México y del mundo
A los medios de comunicación
A las redes de apoyo al CIG
A la Sexta Nacional e Internacional
Por acuerdo de la Segunda Asamblea Nacional del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno. Alzamos la voz de los pueblos indígenas que nos hemos dado cita en el CIDECI-UNITIERRA, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas para exigir justicia para la comunidad indígena Nahua de San Pedro Tlanixco, municipio de Tenango del Valle, Estado de México. y de la comunidad de Loma de Bacum, de la tribu Yaqui, en el estado de Sonora.
Nuestros hermanos y hermana del pueblo nahua de San Pedro Tlanixco, Tenango del Valle, Estado de México se encuentran secuestrados por el mal gobierno, que sólo busca callar la voz de quienes defienden su territorio y encarcelar por la convicción de que la lucha es por la vida, por el agua, condenándolos a 50 años de injusto encierro.
De la misma forma, el mal gobierno mantiene secuestrado al compañero Fidencio Aldama Pérez de la comunidad de Loma de Bacum, de la tribu Yaqui en el estado de Sonora por defender el territorio de su comunidad ante la agresión de un grupo violento al recinto tradicional de la tribu yaqui para la imposición de un gaseoducto.
En este momento, llamamos al pueblo de México y el mundo, a las Redes de Apoyo al CIG, a la Sexta Nacional e Internacional y a los medios de comunicación solidarios, a emprender una campaña nacional e internacional unitaria por la libertad de Dominga González Martínez, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Míreles, Teófilo Pérez González, Lorenzo Sánchez Berriozábal y Marco Antonio Pérez González de la comunidad de San Pedro Tlanixco, y del compañero Fidencio Aldama Pérez de la comunidad de Loma de Bacum.
No dejaremos un solo momento de exigir lo que es justo, porque la vida de la comunidad es también la vida del agua y de cada uno de los compañeros y nuestra compañera que se encuentran privados de su libertad.
Atentamente
A 14 de octubre de 2018
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
¡NUNCA MAS UN MÉXICO SIN NOSOTROS!
Congreso Nacional Indígena
Congreso Indígena de Gobierno

sábado, 20 de octubre de 2018

DE CANADÁ SOLIDARIDAD CON MAIZ POR LA PRESENTACIÓN CON VIDA DE MARIO RIVERA

Montreal, Canadá, 19 de octubre 2018.
Enrique Peña Nieto,
Presidente de la República de México.
José Antonio Gali Fayad,
Gobernador del Estado de Puebla.
Alejandro Ives Estivill Castro,
Consulado de México en Montreal.
Fiscalía del Estado de Puebla
Denuncia ante la intimidación, el hostigamiento y la persecución de las personas defensoras del territorio en la Sierra Negra de Puebla.
A quien corresponda:
Por medio de la presente, las organizaciones sindicales y de derechos humanos que firmamos esta carta expresamos nuestro rotundo rechazo ante el allanamiento ocurrido el 15 de octubre, en las oficinas del Movimiento Agrario Indígena Zapatista-MAIZ, ubicado en Tehuacán, en el Estado de Puebla.
En el marco de la visita de una delegación mexicana a la ciudad de Montreal, Canadá , conformada por integrantes de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán y del Movimiento Agrario Indígena Zapatista-MAIZ, grupos de la sociedad civil así como sindicatos y organizaciones de derechos humanos canadienses tuvieron la oportunidad de intercambiar e informarse acerca de la grave situación de violaciones a los derechos humanos en la región de Tehuacán y de la Sierra Negra de Puebla, relacionada, entre otros, a proyectos energéticos.
El 15 de octubre, durante una reunión con la delegación y representantes de organizaciones canadienses, fuimos informados que desconocidos habían entrado a la fuerza a la oficina del Movimiento Agrario Indígena Zapatista, robando una computadora así como información propia de la organización. Estos actos tienen como objetivo sembrar miedo y disuadir las personas que se oponen a los intereses financieros de grandes empresas que buscan imponerse en la Sierra Negra de Puebla.
Este incidente se suma a varios actos de hostigamiento, intimidación y de represión en contra de personas defensoras de derechos humanos y del territorio de MAIZ en Tehuacán, que se oponen al proyecto hidroeléctrico Coyolapa-Atzala, destinado a alimentar las actividades de la minera Autlán y que ha generado una gran conflictividad social y violencia en las comunidades. El MAIZ ya han denunciado estos hechos de manera repetida en los últimos meses.
El 23 de agosto pasado, el defensor del territorio Sergio Rivera Hernández, miembro de MAIZ, fue secuestrado, y hasta el día de hoy, las organizaciones sociales y de derechos humanos siguen exigiendo la reaparición con vida de su compañero. Varias de las organizaciones canadienses firmantes habían expresado, por el medio de una carta a las autoridades mexicanas, su preocupación ante la desaparición de Sergio Rivera Hernández quien había denunciado en el pasado las amenazas que recibía, vinculadas con su oposición al proyecto hidroeléctrico.
Ante los nuevos hechos de hostigamiento y de violación de los derechos de las personas defensoras, exigimos:
1- Que el Estado mexicano garantice la seguridad e integridad de las personas defensoras de derechos humanos en México para que estas puedan ejercer su labor sin temor a represalias y sin restricciones, en particular en la lucha en defensa del territorio;
2-Garantizar un juicio exhaustivo e imparcial sobre la desaparición de Sergio Rivera Hernández, así como la seguridad e integridad de las personas que fueron testigos del secuestro;
3-Tomar todas las medidas necesarias para encontrar a Sergio Rivera Hernández y garantizar su integridad y seguridad física y psicológica, así como también la de su familia, su comunidad y demás integrantes de MAIZ;
4-La cancelación del proyecto hidroeléctrico Coyolapa-Atzala, ya que este no ha tenido la aprobación de las comunidades que se verían directamente afectadas por sus graves daños socio-ambientales. 
5-Agradecemos la atención que prestarán a nuestra demanda y les pedimos que nos mantengan informados de las acciones que emprenderán.
Organizaciones firmantes de Canadá :
Centre international de solidarité ouvrière (CISO)
Comité pour les droits humains en Amérique latine (CDHAL)
Centrale des syndicats du Québec (CSQ)
Confédération des syndicats nationaux (CSN)
Conseil central de Montréal métropolitain (CCMM-CSN)
Conseil régional FTQ Montréal métropolitain (CRFTQMM)
Fédération des travailleurs et travailleuses du Québec (FTQ)
Fédération interprofessionnelle de la santé du Québec (FIQ)
Fédération nationale des enseignantes et enseignants du Québec (FNEEQ)
Ligue des droits et libertés du Québec
SLAM–Solidarité Laurentides Amérique centrale
Syndicat des Métallos
Unifor Québec
Organizaciones firmantes de México:
Otros Mundos AC/Chiapas, Mexique
Procesos Integrales para la Autogestión de los Pueblos, Mexique
Contacto: Amélie Nguyen, CISO:nguyena@ciso.qc.ca

EL FPDT VIVIRÁ SUS 17 OCTUBRES COMO EN SU NACIMIENTO: LUCHANDO, RESISTIENDO

Atenco: la necesaria necedad de la existencia
Machete en mano, paliacate en cuello, vida, alegría, amor a la tierra y genuina rebeldía
José Arreola,
Rebelión:
17 de octubre de 2018.
Una de las más encarnizadas batallas por la defensa de la vida en el México contemporáneo es, sin duda alguna, la que con firmeza y tesón inigualables ha encabezado el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT). En pocos días esta organización campesina, convertida ya en un referente si de movilización social en el país se habla, cumplirá diecisiete años de resistencia ininterrumpida. Desde el 22 de octubre del 2001, cuando Vicente Fox anunció el decreto expropiatorio que arrebataba las tierras de Atenco y Texcoco para dar paso a la construcción de un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México, el FPDT ha enfrentado a toda la fuerza del Estado mexicano. En aquel primer embate, la imaginación, la entereza y el arropo popular que los atenquenses supieron generar fueron los elementos que echaron atrás el decreto, venciendo, sin matiz alguno, a la administración foxista. No obstante, la osadía del triunfo fue cobrada con cárcel para mujeres y hombres del FPDT, así como con la vida de José Enrique Espinoza Juárez. 
En agosto del 2002 se anunció la cancelación del decreto expropiatorio, pero las y los atenquenses no echaron las campanas al vuelo. Advirtieron que sus tierras continuarían bajo constante amenaza y que los poderes empresariales no se detendrían hasta conseguir su objetivo. 
No se equivocaban. En mayo de 2006, con Felipe Calderón como presidente y con Enrique Peña Nieto en la gubernatura mexiquense, llegó la venganza. En una operación represiva sin precedentes hasta ese momento en el país, orquestada y reivindicada por el propio Peña Nieto, se pretendió eliminar al FPDT. El saldo de dicha operación fue el asesinato de dos jóvenes (Javier Cortés y Alexis Benhumea), la incursión policíaca en San Salvador Atenco, detenciones arbitrarias, persecución política, brutales condenas de cárcel y la tortura sexual a más de veinte mujeres. Luego de cuatro años aciagos, y de una amplia campaña por la justicia, los presos políticos del FPDT fueron liberados, los perseguidos pudieron regresar a Atenco y la dignidad de las mujeres se convirtió en un pilar invencible capaz de sobreponerse a toda violenta ignominia. De ese modo, con el paliacate y el machete como símbolos, el FPDT se agenció una nueva victoria.
Con el arribo de Peña Nieto a la presidencia de la República el asedio a las tierras de Atenco y Texcoco se incrementó, especialmente desde el año 2014 cuando el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) se promocionó como el proyecto más importante del sexenio peñista. La campaña en los medios de comunicación apuntalando los beneficios del NAICM aumentó; dentro del script, se ha insistido en el desarrollo económico, en el despegue del progreso y, además, en el hecho de que la Aerotrópolis está concebida como un proyecto de “primer mundo”. Sin embargo, lo que los medios silencian es la cantidad de irregularidades “legales” en las que el gobierno incurrió para la compra de tierras y el cambio en el uso del suelo, así como en el vital abasto del agua hacia tierras ejidales. [1] Asimismo, se oculta el hecho de que aún existen cuatro recursos de amparo que hasta el momento no han sido resueltos, según lo ha expresado Sandino Rivero, abogado defensor de los pueblos afectados. En ese sentido, sólo por la existencia de tales recursos la obra aeroportuaria debería haberse suspendido hasta conocer una resolución definitiva. 
El actual avance del 20% en la construcción del NAICM está cimentado en la sangre, la opacidad y la corrupción. Los empresarios que invirtieron en “el proyecto más ambicioso del sexenio” no eran ajenos a las irregularidades y sabían, además, que la pelea del FPDT no iba a desaparecer. Pese a ello, continuaron su camino en el afán de obtener cuantiosas ganancias, sin importarles la violación de la legalidad y, mucho menos, los costos sociales y ecológicos cuyas implicaciones son ya notorias. [2] En otros términos: la decisión de los empresarios y del gobierno de Enrique Peña Nieto para no frenar el megaproyecto fue plenamente política. Por eso, en la actual coyuntura con la “consulta nacional” (del 25 al 28 de octubre), resulta por lo menos anodino que sean los magnates quienes apelen a no “politizar” el tema. [3]  
Si bien el 1º de julio millones de mexicanos votaron por la posibilidad de un “cambio en la vida del país”, lo cierto es que los grandes empresarios, que se enriquecieron siempre utilizando a los gobiernos en turno, no se han ido y están jugando sus cartas para no perder el jugoso negocio del despojo. [4] Por más argumentos “especializados”, tanto técnicos como económicos, que pretendan esgrimirse lo cierto es que el punto de la disputa es si ellos pueden o no seguir con el privilegio del mando; si pueden o no imponerse, en aras de su beneficio, a millones de personas; si pueden o no continuar con el saqueo y la devastación con total impunidad; si su imperio de riqueza continúa creciendo al ritmo de su ruindad y de la pobreza que genera para los más humildes. La batalla verdadera es, pues, la de un pueblo entero buscando abrir paso, así sea a los tumbos, a la justicia, a la igualdad y al respeto mínimo de la vida contra quienes, desde la soberbia y el regocijo del dinero y el poder, han arrebatado el elemental derecho a la existencia.
Más allá del siempre necesario debate con respecto a la “consulta”o de la actuación ante el tema de un gobierno ampliamente votado y respaldado por distintos sectores de la población, la pelea por la cancelación del NAICM en Texcoco es un punto definitorio en el futuro inmediato de México. Se trata de un momento crucial en el que, para el movimiento social que busca la transformación verdadera, no existe punto medio: o el aeropuerto en Texcoco se cancela o los mismos que han llevado al país al acabose se adjudican una nueva victoria.
La ya épica vida del FPDT quedará registrada, con la tinta indeleble de la memoria, en la historia del México bravío que se niega desaparecer. El FPDT vivirá sus diecisiete octubres como en su nacimiento: luchando, resistiendo, gritando; machete en mano, paliacate en cuello y vida y alegría y amor y genuina rebeldía en cada paso. Las y los atenquenses han demostrado, a pesar de la adversidad, del dolor, del odio, de la mentira, que la necesaria necedad de la existencia bien vale vivirse, afrontarse y reivindicarse. Por su sagrada defensa de la tierra, como alguna vez la calificó Eduardo Galeano, bien vale la pena la necedad, la existencia y la vida.
Al FPDT, por sus enseñanzas, su amor inquebrantable, sus caminos recorridos, siempre gratitud, siempre admiración. 
NOTAS:
[1] Véase el análisis realizado por el Colegio de Ingenieros Civiles de México A.C., disponible en: 
así como el sitio:
en el que se enuncian los posibles beneficios que, según los empresarios, acarrearía la construcción del aeropuerto en Texcoco. 
[2] El recorrido realizado el 10 de octubre del año en curso por parte de pobladores y funcionarios del nuevo gobierno no deja lugar a dudas, véase: 
[3] Fernando Córdova, Doctor en Ecología por la UNAM, ha señalado las afectaciones ambientales y ecológicas que el NAICM en Texcoco acarrea, véase, por ejemplo, su ponencia en Casa Lamm el 15 de mayo de 2018, disponible en: 
[4] Al respecto, vale la pena la serie de investigaciones publicadas en: 
A través de diversos trabajos periodísticos se demuestra, por un lado, quiénes son los empresarios beneficiados y, por otro, los lazos políticos que permitieron la asignación de contratos sin concursos de licitación.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

viernes, 19 de octubre de 2018

CON LOS ALIMENTOS MALGASTADOS SE PODRÍA ALIMENTAR A 800 MILLONES DE PERSONAS.

La pobreza en el mundo, un efecto de la injusticia
América Latina en movimiento
Sergio Ferrari, desde la ONU, Ginebra, Suiza
URL de este artículo: 
19 de octubre de 2018.
ALAI AMLATINA, 19/10/2018.- Una de cada diez personas en el planeta Tierra sufre en 2018 el impacto de la pobreza extrema, según las cifras oficiales de los organismos internacionales. Y si bien en los últimos 25 años, las mismas estadísticas, indican que mil millones de seres humanos escaparon de esa categoría, la realidad cotidiana en muchas regiones aporta señales preocupantes de retrocesos significativos.
Acabar con la pobreza no es una cuestión de caridad sino de justicia, enfatizaron las Naciones Unidas esta tercera semana de octubre en ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se conmemoró el 17. Reflexión aún más actual al celebrarse este año el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y cuando se reactualiza el debate sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el primero de los cuales intenta terminar con este flagelo.
Según las estadísticas de la ONU, 700 millones de seres humanos viven por debajo de la línea de pobreza, lo que significa que cuentan con menos de 1.90 dólares estadounidenses por día. Sin embargo, acotan las mismas, serían 1,300 de millones las personas que padecen de “pobreza multidimensional”, concepto que contabiliza el acceso a los servicios básicos esenciales para llevar una vida digna. Factor aún más preocupante: la mitad de las víctimas son menores de 18 años.
El drama del costo de un plato de comida
Un mismo plato de comida, casera, simple pero nutritiva, elaborada con ingredientes semejantes, que asegura un tercio de las calorías diarias necesarias de una persona, cuesta en Nueva York 1,20 dólares estadounidenses, es decir el 0.6% del ingreso diario promedio. Sin embargo, en Sudán del Sur, representaría más de dos días de ingresos. Es decir, como si un habitante de Nueva York tuviese que pagar unos 350 dólares por ese menú.
En Nigeria, para ese mismo tipo de alimento, se debe destinar el ingreso de más de un día. En tanto en Colombia, Guatemala o Bolivia, un menú de esa naturaleza representaría entre el 2 y el 2.7% del ingreso promedio diario. Así lo señala “Contando los frijoles: el costo real de un plato de comida en todo el mundo, 2018” que acaba de publicar el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PAM). Los principales afectados, según el estudio, son los países en conflicto o que sufren diversos factores de inestabilidad.
Causas y factores de la pobreza
Para Antonio Guterres, secretario general de la ONU en su mensaje oficial del 17 de octubre, los conflictos armados, los desastres naturales y las desigualdades crecientes aparecen como obstáculos para el combate contra este lastre. Y llamó a “una globalización justa que produzca oportunidades para todos y que garantice que el desarrollo tecnológico impulsará esfuerzos por erradicar la pobreza”.
Conceptos que comparten, parcialmente, organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales, que profundizan aún más, sin embargo, la reflexión sobre causas y factores de la pobreza. 
“La pobreza es una epidemia que afecta a millones de personas en nuestro planeta”, enfatiza Oxfam Intermón que desde años prioriza su acción en esta temática. Para la ONG, son 1.400 millones de personas las que sufren pobreza extrema y casi 900 millones padecen hambre, y no tienen acceso al agua potable y a otros servicios básicos como la salud y la educación.
En la pedagogía de dicha ONG, el contenido, sin embargo, es más contundente. En su sitio web, Oxfam subraya que antes de explicar cuáles son las causas de la pobreza en el mundo, es importante clarificar entre factor y causa. “Las causas son situaciones que llevan al desarrollo de la pobreza, mientras un factor puede mantener estas condiciones de pobreza durante largo tiempo dado que no permiten una solución”, explica.
“Diferentes instituciones han estudiado las causas de la pobreza. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada territorio y situación es diferente, con lo cual hablar de la casuística general es más que complejo”, subraya. Y se lanza a analizar los factores que favorecen el mantenimiento de este flagelo.
Entre ellos, el modelo comercial multinacional, con el desarrollo de grandes corporaciones que usan recursos y manos de obra barata en países en riesgo de pobreza, empobreciéndoles aún más.
La corrupción, que sustrae recursos esenciales que deberían estar destinados para las áreas sociales. Sin subestimar el impacto del cambio climático y las enfermedades y epidemias. Otros factores: el despilfarro de los alimentos, que implica que con las mal gastadas 1,300 millones de toneladas de productos se podría alimentar a 800 millones de personas que padecen hambre; la discriminación de género; los conflictos armados y el crecimiento exponencial del número de habitantes en el planeta. Sin embargo, según la misma ONG, uno de los factores más preocupantes, sigue siendo, el desinterés de los países desarrollados por acabar con la pobreza. 

CNI-CIG: NUESTRA PALABRA ES ESPEJO DE NUESTRA MADRE TIERRA, DE SU LATIDO

Segunda Asamblea Nacional entre el Concejo Indígena de Gobierno y los pueblos que integran el Congreso Nacional Indígena
Texto Radio Pozol:
Radio Zapatista:
Fotos: Regina López
Audios Radio Zapatista:
19 de octubre de 2018.
San Cristóbal de las Casas, Chiapas. 14 de octubre. “En colectivo tejemos la vida, es la encomienda que recibimos de nuestros antepasados. Nuestra palabra es espejo de nuestra madre tierra, de su latido”, expresaron los pueblos originarios al término de la Segunda Asamblea Nacional entre el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y los pueblos que integran el Congreso Nacional Indígena (CNI).
“Como CIG-CNI, no pretendemos que sean como nosotr@s, ni tampoco queremos decirles qué hacer. Eso que tejemos le llamamos organización”, especificaron los indígenas mexicanos al anunciar próximas articulaciones con diferentes sectores del campo y la ciudad. Es por ello que llamaron a hacer de sus diferencias “nuestra fuerza”“Cada paso depende de lo que mero abajo se acuerde. No serán pasos rápidos ni fáciles”, enfatizaron.
Con la presencia de más de 500 asistentes nacionales e internacionales, se llevó a cabo la clausura del encuentro CIG-CNI. Una de las primeras participantes fue Doña Hilda Hernández, mamá del estudiante César Manuel González desaparecido de Ayotzinapa, quien agradeció la invitación del CIG-CNI, y a quienes reconoció su “compromiso genuino con los de abajo”. Estos cuatro años han sido “de remar a contracorriente”, aseguró, con respecto a la búsqueda de los normalistas. “Nos desgarra el alma no verlos”, externó, al mismo tiempo que señaló a “los cuerpos de seguridad del Estado mexicano”, como responsables de la desaparición de los 43 jóvenes, por lo que exigió que se conforme una Comisión de la verdad, para la presentación con vida de sus hijos.
Desde Nicaragua también se hicieron presentes campesin@s en resistencia contra megaproyectos, quienes explicaron que desde el 2013, luchan en contra de que se “entregue la soberanía nacional”. Su movimiento “no es por una ideología, es por el derecho a vivir”, recalcaron. El pasado 18 de abril se manifestaron contra la nueva ley del seguro social, y se solidarizaron contra el movimiento estudiantil. Desde el pasado 20 de abril comentan que levan contabilizados más de 450 muertos; 500 presxs políticxs; 1300 desparecidxs y más de 30,000 desplazados, por parte del gobierno de Daniel Ortega.
Desde Mezcala, Jalisco también llegaron representantes a compartir su resistencia. Denunciaron que el capitalista Guillermo Ibarra Moreno, los quiere despojar de su territorio, en contubernio con los tres niveles de gobierno. El pueblo Coca exige justicia ya que “en más de 20 años por la defensa de su tierra, ya han tenido compañeros asesinados y detenidos”. De la misma forma los originarios de Azqueltán, asistieron al encuentro para exponer su lucha contra los megaproyectos, e invitaron al 5º aniversario de su movimiento para el próximo 10 de noviembre.
Desde Zacualpan Colima, también llegaron voces de denuncia. Los pueblos Chinantecos y circunvecinos, originarios de Oaxaca, se pronunciaron por la defensa del Rio Papaloapan. De Loma de Bacum, Sonora denunciaron la imposición de un Gasoducto de proveniente de Estado Unidos. Libertad de su compañero Fidencio Aldama Pérez, exigieron los también integrantes de la Tribu Yaqui, así como justicia para sus dos compañeros asesinados. De Tlanixco Edomex, arribaron para exigir la libertad de sus pres@s políticos por defender el agua, encarcelados desde hace 15 años. Desde Texcoco también arribaron integrantes que denuncian el ecocidio por el Nuevo Aeropuerto de la ciudad de México. “Nos están arrancando el corazón. En el lago de Texcoco nació la nación y merece ser salvado”, afirmaron. Indígenas de Ostula Michoacán, se pronunciaron contra la mina “Providencia”, y de Cohuirimpo Sonora llegó “un grito desesperado”, ante la situación de despojo que están sufriendo.
Durante el final del encuentro de igual forma se anunció una consulta sobre lo que denominaron “los dolores de la disidencia sexual”, así como un censo de aquellxs que padecen alguna discapacidad. Así también se dio a conocer futuros “puentes o bisagras”, con los movimientos migrantes frente al capitalismo. Y campañas por la libertad de presxs políticxs. Por su parte el Comandante Zevedeo a nombre del EZLN, hizo un llamado a no rendirse y a seguir resistiendo y organizándose.
Doña Hilda Hernández, mamá del estudiante César Manuel González desaparecido de Ayotzinapa, quien agradeció la invitación del CIG-CNI, y a quienes reconoció su “compromiso genuino con los de abajo”. Estos cuatro años han sido “de remar a contracorriente”, aseguró, con respecto a la búsqueda de los normalistas. “Nos desgarra el alma no verlos”, externó, al mismo tiempo que señaló a “los cuerpos de seguridad del Estado mexicano”, como responsables de la desaparición de los 43 jóvenes, por lo que exigió que se conforme una Comisión de la verdad, para la presentación con vida de sus hijos.
(Lee/escucha el Pronunciamiento de la Segunda Asamblea Nacional del CNI-CIG)
Escucha los audios y ve las imágenes aquí: