sábado, 23 de febrero de 2019

FESTEJO POR EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA RETOMA. Unión Campesina Zapatista del Sur

Festejo por el Décimo Aniversario de la Retoma
Sábado 23 y domingo 24 de febrero de 2019
“Campamento Tierra y Libertad” de la Unión Campesina Zapatista del Sur (UCaZS)
 Lomas del Batán, Amacueca, Jalisco, México
Unión Campesina Zapatista del Sur, 
Congreso Nacional Indígena:
15 de febrero de 2019.
Resultado de imagen para “Campamento Tierra y Libertad” de la Unión Campesina Zapatista del Sur (UCaZS)
2019, Año de nuestro General en Jefe Emiliano Zapata
En la madrugada del 14 de febrero del 2009 retomamos las tierras que nos habían sido arrebatadas por un usurpador con maniobras traicioneras. A diez años de la Retoma festejamos con orgullo nuestra lucha y organización comunitaria mediante la cual seguimos construyendo un territorio autónomo, respetando a la tierra como nuestra madre que es, guiados por los principios de la democracia, la libertad y la justicia en este combate mundial por la vida y contra el capitalismo.
Invitamos cordialmente a las naciones, pueblos, tribus y organizaciones del Congreso Nacional Indígena (CNI) así como a las redes, organizaciones, e individu@s adherentes y simpatizantes de La Sexta para que nos acompañen en nuestras actividades de festejo por nuestro Décimo Aniversario de la Retoma, con el siguiente programa:
Sábado 23 de febrero:
15:00 horas.- Llegada al “Campamento Tierra y Libertad”.
17:00 horas.- Celebración Ecuménica.
20:00 horas.- Fiesta y baile.
Domingo 24 de febrero:
08:00 horas.- Faena colectiva de plantación de árboles y plantas.
10:00 horas.- Almuerzo.
11:00 horas.- Asamblea interna de UCaZS.
13:00 horas.- Charla Introducción a la Agroecología y Práctica Sistemas de riego.
15:00 horas.- Comida.
FRATERNALMENTE:
¡Nunca más un México sin nosotros!
¡Por la reconstrucción integral de nuestros pueblos!
Unión Campesina Zapatista del Sur
Congreso Nacional Indígena – Región Occidente

LA EMANCIPACIÓN DESPUÉS DE SAN ANDRÉS SAKAMCH’EN DE LOS POBRES. OkupaChe, feb 23, 12 hs.

ENCUENTRO:
La emancipación después de San Andrés Sakamch’en de los Pobres
¿Cómo nos organizamos? Ejes de reflexión:
·       Experiencias de Autonomía en el campo y la ciudad.
·       Defensa de la Madre Tierra.
·       Lucha contra los megaproyectos.
·       Organización de las Mujeres.
·       Libertad Presos Políticos.
Invitan:
Miguel Peralta integrante de laAsamblea Comunitaria de Eloxochitlán de Flores Magón, La Voz del Anáhuac/Trabajadores y Revolución, Núcleo Zapatista Ixtapaluca, Colectivo del periódico El Zenzontle, Caracol que canta al Universo, el Terreno del Tío Chayote, Colectivo Cotantik.

martes, 19 de febrero de 2019

AUDIOS Y VIDEO DEL “FORO EN DEFENSA DE LA MADRE TIERRA”. ENAH, 16/02/2019

En “defensa de la Madre Tierra”,
sí a la vida en colectivo
Ciudad de México, 16 de febrero, 2019.
Texto y fotos: Colectivo RZ.
Audios: Café Zapata Vive.
Radio Zapatista:
17 de febrero de 2019.
Habrá que imaginar nuevos conceptos para describir el asistencialismo individualizante que, como una locomotora, se abre paso en México. Habrá que diseñar estrategias más sólidas de contrainformación acerca del despojo férreo que ya nos arrasó, del que nos atropella y del que se anticipa quemando vías. En este 23 aniversario de la firma de los Acuerdos de San Andrés Sakamch’en de los Pobres, traicionados por todos los partidos políticos el 28 de abril de 2001, en eso coinciden las siete participaciones del “Foro en Defensa de la Madre Tierra”. No al Tren Maya, no al Corredor Transístmico, no a la Guardia Nacional, realizado en el auditorio Román Piña Chan de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.
23 años después, “la traición y la mentira se imponen” desde el nuevo gobierno, afirma un posicionamiento de la Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el Concejo Indígena de Gobierno y su Vocera Marichuy. Con la memoria intacta, la Coordinación nos recuerda el pacto entre Manuel Bartlett Díaz (entonces PRI, hoy MORENA), Jesús Ortega (PRD) y Diego Fernández de Cevallos (PAN), quienes optaron por defender los intereses de las grandes empresas trasnacionales y de sus capitales, con los ojos fijos en el entonces atractivo Plan Puebla Panamá. Pero los pueblos son quienes defienden la vida, y “porque defendemos la vida, por eso estamos con los compañeros del CIG-CNI y del EZLN”, afirma el posicionamiento. “No están solos… Su lucha es nuestra lucha”.
Bettina Cruz Velázquez, integrante del Congreso Nacional Indígena y fundadora de la Asamblea de Pueblos del Istmo de Tehuantepec, presenta la ponencia “El megaproyecto transístmico de la cuarta transformación”. Apoyada en sus décadas de lucha y en mapas realizados por el colectivo Geocomunes, Bettina se remonta a la llegada de los europeos para explicar el ansia de lucro que esa franja angosta ha despertado en los bolsillos de todas las épocas capitalistas. El Istmo es parte del Corredor Biológico Mesoamericano, nos dice, pero siempre ha sido visto como un posible puente comercial entre Asia y Europa, sin importar las consecuencias de su devastación. Su ponencia relata la obsesión de sexenios y sexenios por crear allí una Zona Económica Especial, donde ya existen 27 parques eólicos que han impactado a las comunidades indígenas de manera negativa mientras toda la ganancia ha sido para empresas mayoritariamente extranjeras. En realidad, el proyecto abarca, por el este, hasta Huexca, Morelos y, por el sureste, hasta Guatemala. El interés que despierta esta zona no es sólo turístico, pues implica minería, extractivismo, fortalecimiento militar y enriquecimiento insaciable de empresas. Y “¿dónde estamos los pueblos indígenas aquí?”, se pregunta Bettina. “No estamos”, se responde. Por eso se organizan. Tan amplia es la zona que se busca devastar que ante ello se articulan luchas de pueblos zapotecos, mixes, huaves, zoques, chontales, nahuas, popolucas.
La abogada Magdalena Gómez se niega a aceptar “que se hable en pasado” cuando se trata de neoliberalismo. El proyecto de Andrés Manuel López Obrador “es un proyecto neoliberal en curso, integral”, señala. “El proyecto de la mal llamada cuarta transformación busca individualizar a las y los integrantes de los pueblos indígenas. Sí habla de personas indígenas, no habla de pueblos indígenas” ni de “derechos colectivos”. Está basado en la entrega de dinero. Apuesta al asistencialismo para ganar popularidad, busca desarticular y “contener por la vía de los hechos la protesta social”, todo ello en “un clima de descalificación absoluta” que busca desautorizar a cualquiera que piense distinto al presidente de México. Para Magdalena, el llamado tren maya, del que ni siquiera se tiene información concreta, “es el prototipo de la violación” a los derechos de los pueblos originarios que han sido reconocidos internacionalmente. “Es un proyecto emblemático de lo que es la desautorización y el desmantelamiento” de los logros de las luchas de los pueblos indígenas que han tomado décadas. Las consultas propuestas por el gobierno para éste y otros proyectos no se apegan a la constitución mexicana. Desde su análisis, hay una “ezquizofrenia” cuando un presidente le dice a un pueblo que no va a robar ni a reprimir al tiempo que, por un lado, se está volviendo “a la idea del pueblo genérico” y, por otro, se desautoriza a los pueblos originarios mientras se busca la individualización que quebranta la vida colectiva, comunitaria. Además, plantea Magdalena, en este contexto de imposición y despojo ya deberíamos replantearnos qué se entiende por represión.
 
Carlos González García, asesor legal de varias comunidades e integrante del Congreso Nacional Indígena, explica por qué fueron traicionados los Acuerdos de San Andrés en 2001. Contenían dos elementos sustantivos fundamentales para los pueblos originarios: derechos colectivos sobre sus territorios y autonomía como entidades de derecho público. Estos elementos eran un obstáculo para proyectos económicos como los que hoy podrían consolidarse gracias al impulso de López Obrador. Carlos explica cómo el llamado Tren Maya y el Corredor Transístmico son la última estación del recorrido de una serie de reformas y leyes diseñadas para complacer al capital y a sus proyectos de desarrollo neoliberal, recorrido que comenzó hace décadas con las reformas salinistas al artículo 27 constitucional. Una vez que los territorios antes comunales “entran al mercado”, explica Carlos, “se detona, de una manera explosiva, el proyecto capitalista en su fase neoliberal” encarrilado sobre reformas en materia forestal, agraria, minera, energética, acuífera y biológica “terriblemente lesivas para los pueblos indígenas” y para todo México, pero muy lucrativas para empresas nacionales y extranjeras. “Aquí lo que estamos viendo con este nuevo gobierno es la continuidad de las políticas neoliberales”, señala, pero profundizadas y ahora apoyadas por “una franja muy amplia de la población”. Y a la gravedad del problema hay que sumar el arranque de la Guardia Nacional, así como los planes obradoristas para que la Secretaría de la Defensa Nacional mejore sus ingresos económicos.
Por la Asamblea del CNI en Yucatán participan Yamil Chan Dzul y José Ángel Koyoc Ku. En su intervención, tanto ella como él abordan las emociones diversas que genera la idea de recuperar un tren perdido en el área maya. “Se cree que se podrá subir al tren como en otros tiempos”, afirman, por eso a veces “no se mira en los pueblos con malos ojos”, aunque “sí sabemos lo que estos proyectos capitalistas han significado para los pueblos”. El progreso no llega, tras diez o veinte años ese presunto progreso se convierte en contaminación, enfermedades gastrointestinales y respiratorias, alimentos contaminados con pesticidas, frutos híbridos sin semilla para algo nuevo, muerte de abejas y muchos animales, prostitución, crimen organizado, violencia y ruptura de lazos comunitarios. Yamil y José Ángel aseguran que las consultas propuestas desde el gobierno son un “mecanismo de legitimación del despojo”, un “medio para obtener su deseo y el de sus socios comerciales”, y que hasta ahora “no ha habido un solo megaproyecto que haya beneficiado a los pueblos”.
Para cerrar las intervenciones, habla Adrián Flores por el Colectivo Geocomunes, especializado en elaboración de mapas y cartografías del despojo que son compartidos de manera libre en su plataforma digital. Con base en estudios e investigaciones de años, Adrián presenta como ponencia “El proyecto de apropiación capitalista del territorio nacional”. Por medio de mapas que recorren décadas de planeación empresarial-gubernamental, Geocomunes conecta uno a uno los vagones de un expreso que concatena proyectos extractivos y de transporte hasta hacernos entender qué son las zonas económicas especiales y qué importancia tiene ahora para ellas el acoplamiento de la península de Yucatán. “El proyecto anterior (el más reciente, el del gobierno de Enrique Peña Nieto) era menos eficiente”, nos dice. Pero “el tren maya articula el proyecto de expansión industrial del Golfo de México que había avanzado desde el sexenio anterior”. A lo largo de cien años se habían articulado en México el Eje Neovolcánico Transversal y la zona norte del país, pero la península yucateca y el sureste quedaban fuera. Ahora, con la propuesta de este gobierno (que libera toda la frontera norte), “la franja norte fronteriza de libre comercio redondea el proyecto, algo que los gobiernos anteriores no lograron”.
Abundan las evidencias de la devastación y la pérdida de la soberanía que provocarán el llamado tren maya, el corredor transístmico, la zona franca en la frontera norte, la termoeléctrica de Huexca, Morelos, la plantación de un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables para su comercialización y la militarización permanente de México, entre decenas de proyectos más. El exhorto de quienes estudian sus implicaciones es claro: hay que organizar la resistencia colectiva en defensa de lo que los pueblos originarios llaman la Madre Tierra. Hay que decir “sí a la vida”, pero a una vida comunitaria y respetuosa de las generaciones por venir.
Se cumplen 23 años de la firma de unos acuerdos que proponían comenzar un viaje hacia otro derrotero. La invitación a difundir datos para elegir otro camino se hace hoy desde la ENAH, espacio universitario de lucha constante que, en meses recientes, ha convocado a resistir de manera comunitaria y organizada “hasta que la dignidad se haga costumbre”.
Escucha aquí los audios de las participaciones en el foro:
1. Posicionamiento de la Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el Concejo Indígena de Gobierno y su Vocera Marichuy                                                        8:17
2. Ponencia de Bettina Cruz Velázquez, CNI                               26:55
3. Participación de la abogada Magdalena Gómez                   27:14
4. Participación del abogado Carlos González García, CNI
                                                                                                                  21:21
5. Participación de Yamil Chan Dzul, CNI                                      6:38
6. Participación de José Ángel Koyoc Ku, CNI                              3:29
7. Ponencia de Adrián Flores, Colectivo Geocomunes            19:33
Videograbación del Foro:

PUEBLOS AUTÓNOMOS en defensa de los usos y costumbres: No a la Guardia Nacional

“Estamos contra las incursiones militares en nuestras comunidades”,
advierten indígenas de Chiapas y Tabasco
Redacción Desinformémonos,
Periodismo de abajo:
Foto: Frayba.
19 de febrero de 2019.
A un año de la incursión militar en las comunidades de los Pueblos Autónomos en Defensa de los Usos y Costumbres (PADUC) de Chiapas y Tabasco, los integrantes de la organización rechazaron la Guardia Nacional y la militarización del país, así como exigieron el respeto a la libre autodeterminación de los pueblos originarios.
A continuación el comunicado completo:
A los pueblos originarios,
A las diferentes organizaciones sociales,
A los centros de derechos humanos independientes,
A los medios de comunicación nacionales e internacionales,
A la sociedad en general:
La organización Pueblos Autónomos en Defensa de los Usos y Costumbres (PADUC) está fundamentada en nuestra Constitución Política, en el Art. 2, párrafos 3 y 4, donde menciona que: tenemos derechos como pueblos originarios a la libre autodeterminación, es decir: decidir nuestras propias formas de gobierno, buscar nuestro desarrollo económico, social y cultural y estructurarnos libremente, sin injerencias externas y de acuerdo a nuestros usos y costumbres como pueblos originarios.
Hoy estamos recordando un año de la incursión militar en nuestro territorio violentando nuestros derechos de la paz social, cuando incursionaron más de 200 carros militares y con más de 1000 elementos, policías federales, policías ministeriales estatales, de diferentes zonas militares: 38 zona militar, la 18 de infantería y la séptima región militar y atentando contra la vida de más 130 comunidades donde se encontraban niños, mujeres y ancianos de los pueblos originarios autónomos, exigiendo su derecho por haberles quitado sus animales y hasta la fecha no reconocen 173 reses de ganado bovino.
Exigimos que se respete el convenio firmado por las autoridades municipales, estatales y militares en presencia de ellos y donde no existiría ninguna represalia en contra de los pueblos de PADUC.
Por lo tanto; exigimos que cumplan y respeten los acuerdos que se tomaron el 18 de febrero de año 2018 y que desistan de las órdenes de aprehensión en contra de los integrantes del PADUC, porque el respeto al derecho ajeno es la paz, lema muy conocido de don Benito Juárez.
Estamos en contra de las incursiones militares en nuestros territorios o comunidades pertenecientes al PADUC.
Agradecemos a todos los hermanos y hermanas, sin rostros y sin nombres que se solidarizaron con nosotros al no permitir el avance de los militares hacia la comunidad Ángel Albino Corzo Primera Sección.
Por estos hechos y por tal motivo no compartimos la idea de creación de la Guardia Nacional, como pueblos originarios desconocemos dichas leyes porque nos basamos en los usos y costumbres.
Nuestra organización se constituye por una serie de hechos de abuso de poder y violaciones a nuestros derechos por parte de las autoridades de diferentes corporaciones de los órdenes de gobierno, quienes no nos permitían el libre tránsito de nuestros productos agrícolas y de ganadería y en este rubro no aceptamos el aretado identificador denominado remo entre otros trámites administrativos que entorpecen el trabajo de los pueblos.
Así mismo como PADUC apoyamos a nuestros hermanos y hermanas que se dedican al servicio de transporte público y exigimos el cese al hostigamiento por parte de la Secretaría de Transporte.
Como organización también estamos en la defensa de la tierra, de los derechos humanos, salud, educación y una tarifa justa de la luz y tenemos presencia en los municipios de: Palenque, Salto de Agua, Ocosingo, Chillón, Benemérito de las Américas y comunidades del municipio de Emiliano Zapata, Tabasco.
Es la decisión de nuestros pueblos de manifestarnos de esta manera, es una decisión de todos los habitantes de esta bendita tierra, no somos una organización conflictiva, siempre agotaremos todo por la vía del dialogo y el respeto.
Como organización nos solidarizamos por la defensa del territorio con nuestros hermanos y hermanas, quienes se verán afectados por el tren maya y otros megaproyectos que atentan contra la vida.
Por lo tanto como PADUC exigimos: respeto a la libre autodeterminación de los pueblos originarios, respeto a los usos y costumbres, respeto a nuestros derechos humanos, respeto a nuestra identidad social y cultural, costumbres y tradiciones y de esta manera tener una sociedad más justa, solidaria y pacífica.
A t e n t a m e n t e:
Pueblos autónomos en defensa de los usos y costumbres.
“PADUC”

SOSTENEMOS LAS CRÍTICAS A LA PROPUESTA MILITAR DE GUARDIA NACIONAL

Mantenemos exigencias a la Guardia Nacional; inaceptable lanzar críticas generalizadas a opositores y disidentes: Red TDT
Red TDT:
Publicado en 14 febrero, 2019.
§  Mantiene su posición vs militarización; la Guardia Nacional sólo será viable si mantiene mando, composición y formación civil.
§  No defendemos modelos fallidos, defendemos a personas reales, especialmente las más desfavorecidas, que han sido víctimas de violaciones a sus DH por parte de militares.
§  Riesgoso que desde la más alta investidura del país se descalifique de manera generalizada a actores relevantes en el desarrollo democrático del país.
 Desde hace más de 30 años las organizaciones de la sociedad civil que conformamos la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT) hemos acompañado a víctimas de violaciones a derechos humanos de todos los estratos sociales, pero especialmente los más desfavorecidos. Desde finales del siglo pasado nos opusimos a los retenes militares que después fueron legitimados por la SCJN.
Organizaciones que nos honran perteneciendo a esta Red han ganado ante el Estado Mexicano gran parte de las Sentencias de la Corte IDH, varias de las cuales precisamente han documentado los efectos más nefastos de la militarización. Hace un año nos opusimos junto con la sociedad a la Ley de Seguridad Interior. Un logro de la sociedad civil fue que la SCJN emitiera la primera declaración de inconstitucionalidad integral de una ley en la historia.
En esta lógica consideramos importante precisar que no defendemos modelos fallidos, como afirmó ayer el presidente de la República, sino a personas concretas que han sido afectadas por decisiones tomadas por los distintos niveles de gobierno. Más bien, de manera responsable, tratamos de ofrecer argumentos basados en esta experiencia y en nuestra clara cercanía con las personas y comunidades, en las audiencias que la cámara de diputados abrió hace un mes. Lamentablemente dicho ejercicio nos demostró que no hay condiciones ni voluntad política para un diálogo en torno a estos temas. Por el contrario nos genera gran preocupación la descalificación de argumentos, personas y colectividades desde posiciones hegemónicas.
Nos resulta muy claro que la militarización no ha resuelto el problema del narcotráfico, como supuso Felipe Calderón. Por el contrario vivimos durante los pasados dos sexenios un constante fortalecimiento del crimen organizado. Por otra parte el despliegue desproporcionado de las Fuerzas Armadas no sólo ha provocado graves violaciones a los derechos humanos, sino que ha generado la descomposición social en las comunidades. Estas consideraciones nos urgen a no aceptar un paradigma militar que parece ampliarse y fortalecerse en el actual dictamen de la Guardia Nacional. El nuevo modelo de seguridad solo será viable si mantiene mando, composición y formación civil.
Por otra parte no podemos omitir señalar que es responsabilidad de las más altas esferas del Estado contribuir al entendimiento social y no alimentar la polarización. La Sociedad Civil -desde su diversidad contradictoria- se ha comportado a la altura de la historia acompañando de manera independiente la transición política del 2018 y garantizando espacios de crítica responsable. No percibimos la misma voluntad desde los distintos niveles de gobierno, por lo que hemos desistido de participar en el ejercicio de Parlamento Abierto convocado por el Senado.
Sostenemos las críticas que hemos hecho a la propuesta militar de Guardia Nacional. Reiteramos que una de las principales preocupaciones que nos despierta el modelo de Guardia Nacional propuesto, es que precisamente entra en contradicción con otros esfuerzos del Estado mexicano para garantizar el acceso a la justicia como lo es la nueva Fiscalía General de la República, al otorgarle a la esta instancia la potestad de realizar investigaciones.
Finalmente nos preocupan la regresividad en la política militar que ha llevado a que el día de ayer se reportó en medios de comunicación el regreso de militares a Ciudad Juárez, una localidad emblemática por la valiente denuncia y las graves afectaciones que se sufrieron por la militarización. Hacemos un llamado al Gobierno Federal a escuchar las voces críticas y evitar la descalificación generalizada a las voces disidentes.
Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos
“Todos los Derechos para Todas y Todos”
(conformada por 87 organizaciones en 23 estados de la República mexicana):
Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos A.C. (ACADERH) (Hidalgo); Agenda LGBT (Estado de México); Alianza Sierra Madre, A.C. (Chihuahua); Aluna Acompañamiento Psicosocial, A.C.(Ciudad de México); Asistencia Legal por los Derechos Humanos, A.C. (AsiLegal) (Ciudad de México); Asociación Jalisciense de Apoyo a los Grupos Indígenas, A.C. (AJAGI) (Guadalajara, Jal.); Asociación para la Defensa de los Derechos Ciudadanos “Miguel Hidalgo” (Jacala Hgo.); Bowerasa, A.C. “Haciendo Camino” (Chihuahua, Chih.); Casa del Migrante Saltillo (Saltillo, Coah.); Católicas por el Derecho a Decidir, A.C. (Ciudad de México); Centro de Capacitación y Defensa de los Derechos Humanos e Indígenas, Asociación Civil (CECADDHI) (Chihuahua); Centro “Fray Julián Garcés” Derechos Humanos y Desarrollo Local, A. C. (Tlaxcala, Tlax.); Centro de Apoyo al Trabajador, A.C. (CAT) (Ciudad de México); Centro de Derechos de la Mujeres de Chiapas (San Cristóbal de Las Casas, Chis.); Centro de Derechos Humanos “Don Sergio” (Jiutepec, Mor.); Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas”, A. C. (San Cristóbal de Las Casas, Chis); Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria O.P.”, A. C. (Ciudad de México); Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova”, A.C. (Tapachula, Chis.); Centro de Derechos Humanos “Juan Gerardi”, A. C. (Torreón, Coah.); Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez”, A. C. (Ciudad de México); Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, A. C. (Tlapa, Gro.); Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Chihuahua); Centro de Derechos Humanos de los Pueblos del Sur de Veracruz “Bety Cariño”, A.C. (Tatahuicapan de Juárez, Ver.); Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa, A.C (Tonalá, Chis.); Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (Cd. Juárez, Chih.); Centro de Derechos Humanos Toaltepeyolo (Orizaba, Veracruz); Centro de Derechos Humanos Victoria Diez, A.C. (León, Gto.); Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL) (Estado de México); Centro de Derechos Indígenas “Flor y Canto”, A. C. (Oaxaca, Oax.); Centro de Derechos Indígenas A. C. (Bachajón, Chis.); Centro de Investigación y Capacitación Propuesta Cívica A. C. (Propuesta Cívica) (Ciudad de México); Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, A. C. (CEPAD) (Guadalajara, Jal.); Centro de los Derechos del Migrante (Ciudad de México); Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL-Guadalajara) (Guadalajara, Jal.); Centro Diocesano para los Derechos Humanos “Fray Juan de Larios”, A.C. (Saltillo, Coah.); Centro Juvenil Generando Dignidad (Comalcalco, Tabasco); Centro Kalli Luz Marina (Orizaba, Ver.); Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) (Ciudad de México); Centro Mujeres (La Paz, BCS.); Centro Regional de Defensa de DDHH José María Morelos y Pavón, A.C. (Chilapa, Gro.); Centro Regional de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco”, A.C. (BARCA) (Oaxaca, Oax.); Ciencia Social Alternativa, A.C. KOOKAY (Mérida, Yuc.); Ciudadanía Lagunera por los Derechos Humanos, A.C. (CILADHAC) (Torreón, Coah.); Colectivo contra la Tortura y la Impunidad (CCTI) (Ciudad de México); Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos, A.C. (CEPAZDH) (San Cristóbal de Las Casas, Chis.); Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste (Mexicali, Baja California); Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán, A.C. (Tehuacán, Pue.); Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A.C. (COSYDDHAC) (Chihuahua, Chih.); Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, A. C. (CIDHMOR) (Cuernavaca, Mor.); Comisión Regional de Derechos Humanos “Mahatma Gandhi”, A. C. (Tuxtepec, Oax.); Comité Cerezo (Ciudad de México); Comité Cristiano de Solidaridad Monseñor Romero (Ciudad de México); Comité de Defensa de las Libertades Indígenas (Palenque, Chis.); Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha A.C. (CODIGODH) (Oaxaca, Oax.); Comité de Derechos Humanos “Fr. Pedro Lorenzo de la Nada”, A. C. (Ocosingo, Chis.); Comité de Derechos Humanos “Sierra Norte de Veracruz”, A. C. (Huayacocotla, Ver.); Comité de Derechos Humanos Ajusco (Ciudad de México); Comité de Derechos Humanos de Colima No Gubernamental A. C. (Colima, Col.); Comité de Derechos Humanos de Comalcalco, A. C. (CODEHUCO) (Comalcalco, Tab); Comité de Derechos Humanos de Tabasco, A. C. (CODEHUTAB) (Villahermosa, Tab); Comité de Derechos Humanos y Orientación Miguel Hidalgo, A. C. (Dolores Hidalgo, Gto.); Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos “Hasta Encontrarlos” (Ciudad de México); Comité Sergio Méndez Arceo Pro Derechos Humanos de Tulancingo, Hgo A.C. (Tulancingo, Hgo.); Consultoría Técnica Comunitaria AC (CONTEC) (Chihuahua); El Caracol, A.C (Ciudad de México); Estancia del Migrante González y Martínez, A.C. (Querétaro, Qro.); Frente Cívico Sinaloense. Secretaría de Derechos Humanos (Culiacán, Sin.); Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (Ciudad de México); Indignación, A. C. Promoción y Defensa de los Derechos Humanos (Mérida, Yuc.); Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuria, S.J. Universidad Iberoamericana- Puebla (Puebla, Pue.); Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Ciudad de México); Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A. C. (IMDEC) (Guadalajara, Jal.); Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. Programa Institucional de Derechos Humanos y Paz (Guadalajara, Jal.); Justicia, Derechos Humanos y Género, A.C. (Ciudad de México); La 72, Hogar-Refugio para Personas Migrantes (La 72) (Tenosique, Tabasco); Mujeres Indígenas por la Conservación, Investigación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales, A. C. (CIARENA) (Oaxaca); Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia A.C. (ODI) (Ciudad de México); Promoción de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PRODESCAC) (Estado de México); Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC) (Ciudad de México); Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) (Ciudad de México); Red Solidaria de Derechos Humanos, A.C. (Morelia, Michoacán); Respuesta Alternativa, A. C. Servicio de Derechos Humanos y Desarrollo Comunitario (San Luis Potosí); Servicio, Paz y Justicia de Tabasco, A.C. (SERPATAB) (Villahermosa, Tab.); Servicios de Inclusión Integral, A.C. (SEIINAC) (Pachuca, Hgo.); Tequio Jurídico A.C. (Oaxaca, Oax.); VIHas de Vida (Guadalajara, Jal.); Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes AC (San Cristóbal de las Casas, Chiapas).

TLANIXCO CELEBRA LIBERACIÓN DE TRES DEFENSOR@S DEL AGUA. FALTAN TRES MÁS

ONU saluda liberación de tres nahuas de Tlanixco y confía en que pronto serán liberados los tres que faltan
Redacción Desinformémonos, Periodismo de abajo:
Foto: CDHZL.
18 de febrero de 2019.
Ciudad de México/Desinformémonos.- Una vez conocida la liberación de tres defensores de agua de la comunidad de San Pedro Tlanixco, municipio de Tenango del Valle, estado de México, Jan Jarab, Representante de la ONU-DH en México, señaló que: “esta decisión confirma que se violó el derecho al debido proceso y es una señal del compromiso de las autoridades del Estado de México para combatir el arbitrario encarcelamiento de quienes defienden los derechos humanos. Hoy es un día para celebrar porque esta decisión conforme a derecho es el primer paso positivo en una lucha por la justicia de muchos años”.
A continuación el comunicado íntegro de la ONU-DH con sede en México:
Tres de los defensores indígenas nahua originarios de Tlanixco, presos por 11 años en un caso relacionado con un conflicto de agua, fueron liberados este domingo. La ONU había documentado violaciones al debido proceso legal, denunciado la criminalización de los defensores.
        Ahora pide medidas de reparación del daño para las víctimas.  La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) aplaudió hoy en un comunicado la decisión de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, tras varias intervenciones de distintas autoridades, de desistirse de las acusaciones contra Lorenzo Sánchez Berriozábal, Marco Antonio Pérez González y Dominga González Martínez, defensores indígenas nahua originarios de Tlanixco, quienes pasaron más de 11 años en la cárcel de manera injusta como represalia por su labor de defensa del agua. 
        Un caso de criminalización de los defensores González Martínez, Pérez González y el Sánchez Berriozábal fueron indebidamente sentenciados en primera instancia el 27 de noviembre de 2017 a 50 años de prisión cada uno. Tras analizar el caso, incluyendo el expediente judicial, la ONU-DH expresó su preocupación por la existencia de violaciones al derecho al debido proceso. De igual modo, 10 relatorías y grupos de trabajo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU también manifestaron sus inquietudes en una comunicación al Estado mexicano por la criminalización de los defensores de Tlanixco. Cabe destacar que, de los 11 años pasados en reclusión, más de diez fueron en régimen de prisión preventiva oficiosa. 
         Una vez conocida la liberación de los tres defensores, Jan Jarab, Representante de la ONU-DH en México, señaló que: “después de años de injusta reclusión y de cuatro precedentes judiciales condenatorios, esta decisión confirma que se violó el derecho al debido proceso y es una señal del compromiso de las autoridades del Estado de México para combatir el arbitrario encarcelamiento de quienes defienden los derechos humanos. Hoy es un día para celebrar porque esta decisión conforme a derecho es el primer paso positivo en una lucha por la justicia de muchos años”.
En el mismo proceso fueron también condenados Teófilo Pérez González, Marco Antonio Pérez González y Pedro Sánchez Berriozábal. Al respecto, el Representante señaló que “confiamos que pronto estos tres defensores criminalizados, quienes llevan más de 15 años en la cárcel, también obtendrán su libertad”. Las autoridades deberán definir medidas de reparación. 
Asimismo, la ONU-DH resalta que la criminalización de quienes se dedican a la defensa de los derechos humanos sigue siendo uno de los principales obstáculos para su labor, como pudo constatar el Relator Especial de la ONU sobre la situación de los defensores de derechos humanos, Michel Forst, tras su visita a México. En su informe de misión, el Relator refirió como “las comunidades indígenas que protegen sus tierras tradicionales frente a los planes de construir proyectos a gran escala y explotar los recursos naturales se enfrentan a menudo a acusaciones penales por protestar contra dichos planes, incluso aunque no hayan sido consultadas con antelación ni de forma efectiva”
“Los defensores del agua fueron injustamente presos, por un período dramáticamente excesivo. La reparación integral del daño en cualquier caso de violaciones de derechos humanos es importante, sabiendo que no es posible regresar más de 10 años de vida a una persona injustamente encarcelada y a su familia. Las autoridades deberán, en conjunto con los defensores ahora liberados, definir las medidas de reparación idóneas para este caso”, añadió Jarab. 
Por ello, la ONU-DH hizo un llamado a las autoridades competentes para asumir las necesarias garantías de no repetición que puedan generar un ambiente propicio para la defensa de los derechos humanos, especialmente previniendo y sancionando la desviación de poder que supone la criminalización de quienes desarrollan una función esencial para el fortalecimiento de la democracia.

REGRESAN A TLANIXCO TRES DEFENSORES DEL AGUA LIBERADOS DE PRISIÓN

Tlanixco envuelve en fiesta la liberación de defensores del agua
Pie de Página:
Textos: Lydiette Carrión,
Fotos: Ximena Natera,
Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.
17 de febrero del 2019.
Llegaron a casa. Dominga González Martínez, Antonio Pérez González, Lorenzo Sánchez Berriozábal, tres personas defensoras del agua del Pueblo de Tlanixco fueron liberados tras 12 y 13 años de prisión. El recibimiento es el primer paso para restaurar el sentido de comunidad y quitar el estigma. Esta es una crónica desde la fiesta de bienvenida por su liberación.
Tenango del Valle, Estado de México.- El confeti, los  fuegos artificiales en cielo pleno de luna rotunda, las rosas rojas en manos de niños y mujeres, los globos de gusano multicolores, cartulinas que gritan la bienvenida, decoraciones como de fiesta infantil, mujeres llorando de alegría, de tristeza, de emoción, o de que en prisión se han quedado otros tres y hay dos más que siguen a salto de mata. Huele la carne, las tortillas, las cebollitas, la salsa inmisericorde en el patio de la casa de Dominga, la única mujer presa, la más grande edad, la más pequeñita de estatura, la de cara de niña y voz de mando.
Sobre la calle, la misma calle que en 2007 se atiborró  de patrullas estatales y hombres con armas largas para sacar de su cama a esta mujer menudita de entonces 47 años, ahora se juntan los familiares. Niños, muchos niños siempre corriendo, tías, primas, primos, hermanos, o vecinos. Desde las casas vecinas, se asoman personas también.
Es domingo por la noche, y los borrachitos de la esquina observan todo también, eso sí, con sus caguamas en la mano.
La gente espera y desespera. Llegan un auto y la porra comienza: bienvenidos. Pero  no son los tres; al interior van defensores de derechos humanos. Pasa un tiempo y llega otro coche. Vuelven las porras, pero se trata de abogados o defensores humanos.  “No son”, y la porra se apacigua un rato. ¿Por dónde vienen, por qué no llegan?
"Se están cotizando", dicen.
La realidad es que el auto en el que venían paraba a cada rato, porque desde la entrada del pueblo los querían saludar.
Por fin llegan, caminando triunfales entre porras y lágrimas, Dominga, Lorenzo y Marco Antonio, que se ha rezagado. Al entrar al patio de la casa, comienzan los mariachis, las porras, los discursos. Detrás de ellos, todos los que pueden. Pero son minoría, aunque el patio es amplio no da cabida a tanta gente.
Un centenar de personas no alcanza a entrar. Así que esperan en silencio, atentos, desde la calle, mirando hacia el interior. Algunos tomando, el ambiente en la calle ya no parece de fiesta, sino de expectación.
Entre estas gentes silenciosas y en penumbras está Faustino, con sus imprescindibles muletas.
Faustino
Algo que se habla por lo bajo, pero que no deja de estar presente en el ambiente, es que la detención de los seis dirigentes de San Pedro Tlanixco y la persecución a otros dos, no sólo descabezó y desarticuló el movimiento por la defensa del agua y los derechos del pueblo. También sembró una herida en el corazón de la comunidad.
Como ocurre en estos casos, con este tipo de represión, la comunidad se divide. En muchas ocasiones –la mayoría– se da confrontación al interior de la comunidad. Vecinos culpan a otros de lo que pasó, se divide el movimiento, se enemistan las familias. Esto no es privativo de San Pedro Tlanixco; ocurre en prácticamente cualquier comunidad que es sometida a esta represión.
Afuera, en la calle, una vecina permite a una fotógrafa subir al techo para tomar fotos. Después le dirá que no va a bajar a la fiesta, porque un familiar sigue preso. Y ahora tiene emociones encontradas. Feliz y luego triste. Esto ocurre una y otra vez. Otro hombre, al saber que ya liberaron a los primeros tres, primero se alegra muchísimo, y luego su cara se ensombrece. “Mi primo es Pedro”. ¿Para cuándo saldrá Pedro?, es la pregunta que queda sin decir. ¿Cuándo saldrá? ¿Podrá salir?
Algo de esa ambivalencia se respira en la calle: alegría por los que ya salieron, y el recuerdo de una persecución que destruyó la comunidad. El recuerdo de que hay otros tres sentenciados y ratificados, detenidos desde el 2003. Casi 16 años en la cárcel. Y que hay otros dos, huidos, alejados. Y probablemente la victoria trae a la memoria esos conflictos, enemistades, surgidas desde aquel entonces.  Esta es una victoria parcial, agridulce, que no todos logran hacer suya. De ahí que los tres libres y el abogado de los presos, director de la Organización de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, insisten en cada oportunidad: Vamos a sacar a los otros tres. Vamos a liberar a los ocho.
Algo de esa ambivalencia probablemente sufre también Faustino, profesor normalista, egresado de la Normal Rural de Tenería. Amigo desde la infancia de Pedro. Un día antes, el sábado, Faustino estuvo presente en el mitin afuera del penal, mientras se realizaba  la audiencia que finalmente otorgó la libertad. Ahí narró:
“Estaba yo en la lista. No me detuvieron porque no estaba en el pueblo ese día”.
Faustino, un profesor normalista, daba clases en otro pueblo cuando sucedieron los hechos. La muerte de Basso ocurrió un martes. Pero Faustino se iba de Tlanixco cada lunes temprano y regresaba hasta el viernes por la noche.
Tuvo que ausentarse o estar “ilocalizable” por al menos 15 días, hasta que su abogado comprobó por medio de la lista de asistencia y otros documentos que no se encontraba en San Pedro  aquel día; también presentó documentos del ISSSTE que daban fe de su discapacidad motriz, e incluso el documento que le entregaron en el Ejército, cuando lo excusaron de prestar el servicio militar debido a las muletas. De otra forma, a él lo hubieran detenido también.
“Yo en ese tiempo fui delegado municipal. Por eso quisieron fabricarme ese delito”.
Faustino logró zafarse de la acusación. Aún así Pedro, su amigo de la infancia, no. “Desde los seis años, él, Lorenzo, eran de mi generación. Fuimos amigos toda la vida. Excepto estos últimos 15 años”.
Explica entonces que no lo ha visto, más que en muy pocas ocasiones. Se ve el cariño de su amigo de la vida y la culpa. La culpa del sobreviviente. “Pedro era un dirigente muy activo, la parte más visible del movimiento”.
“A Dominga, que era una mujer mayor que nosotros, le gustaba también andar organizando, era, es, una mujer muy entrona, muy valiente, sin pelos en la lengua. No que dijera groserías, pero decía las cosas como son”.
Por eso “les fabricaron delitos, para que todo se viniera abajo”.
Petra
El ataque a dirigentes se repite una y otra vez. Todos los detenidos, todos los acusados eran activos miembros de la comunidad. Se repite también con  Rey Pérez Martínez, quien debió huir de su casa desde el día 2 de abril de 2003 para no ser detenido. Actualmente Rey tiene 63 años, y lleva 15 años prófugo. “Él no quería irse, pero nos tuvo que abandonar”, explica Petra.
Petra, su mujer, se encuentra en el mitin que espera la liberación de los tres este domingo por la tarde. Rey era el comisariado ejidal aquel 2003. En aquel entonces el hijo más pequeño de Rey tenía ocho años. Así, siendo niño, le tocó ver que llegaran los estatales con armas largas a buscar a su papá. “Quedó como traumado. Él iba saliendo de casa cuando los judiciales entraron y le apuntaron. Imagínese, a un niño”.
Los manifestantes gritan:
"¡Hoy nos llevamos a tres, mañana a los otros tres!".
Agua y niños felices
Regresando con Faustino, si bien era de los únicos que no tenían un cargo específico en ese 2003, era, de alguna manera, el corazón del movimiento. Desde muchos años antes, del conflicto, se dedicó a organizar a la comunidad, no sólo respecto al agua, sino también para crear bibliotecas, exigir servicios al gobierno.
Y sobre el conflicto por el agua, el que originó todo, explica:
“Estamos en las mismas. El otro día vimos las concesiones y de ese arroyo, sacan 120 litros por segundo, ellos (los floricultores) se quedan con la mitad. Nuestro pueblo ya se organizó y va a tomar el agua. Porque es nuestra, nace en nuestro territorio y además cuidamos el bosque”.
San Pedro Tlanixco está reforestando unas mil hectáreas de bosque, “no de la mejor forma”, admite, pero “nuestros recursos son limitados”.
“Si se hiciera con más cuidado, habría más agua. Nuestros bosques nos los entregó la Corona española desde hace casi 500 años”. Y Faustino explica cómo tienen copia de documentos que les fueron entregados, datados al menos desde 1538, en los que la Corona Española reconocía el territorio de Tlanixco.
Además de cuidar el bosque y recuperar el agua, Faustino quiere construir una escuela digna. Actualmente, la primaria que hay en San Pedro Tlanixco se encuentra en un terreno de mil 500 metros cuadrados. Ahí se encuentran todos los salones, sanitarios, oficinas… y los niños ni siquiera tienen un patio donde jugar.
“Ya preparé una carta para el presidente López Obrador. Ojalá se la pueda entregar directamente a él. Antes cuando nosotros éramos niños, podíamos jugar en donde fuera. Bajábamos al río (Tlanixco) y fuimos muy felices. Yo quiero eso: que los niños sean felices. Por lo menos mientras son niños. Si nos ayudan con el terreno, nosotros vemos de dónde sacamos lo demás. Pero que los niños sean felices”.
Faustino narra todo esto el sábado, mientras se desarrolla la maratónica  audiencia, atípicamente larga, en donde  la Fiscalía del Estado de México se desistió de la causa penal 32/2013 abierta  por la muerte de Alejandro Isaak Basso, el 1 de abril de 2003. Con el desistimiento, Dominga González Martínez,  Marco Antonio Pérez González y Lorenzo Sánchez Berriozábal (la primera detenida en 2007, y los otros dos en 2006) salieron libres y exonerados por fin,  a las 7 de la noche  de este domingo.
El lunes, a primera hora, explica Antonio Lara, el abogado defensor, se iniciarán los procesos para la liberación de  Pedro Sánchez Berriozábal, Teófilo Pérez González y Rómulo Arias Mireles, detenidos en junio de 2003, así como la exoneración de Rey Pérez y Alejandro Álvarez, quienes se encuentran evadidos de las autoridades desde entonces.
La muerte del empresario floricultor Alejando Isaak Basso se dio en un contexto de movilizaciones y conflictos en la zona, debido a que las autoridades del Estado de México otorgaron a un grupo de empresarios floricultores del municipio Villa Guerrero, la concesión de agua del Río Tlanixco –o Grande– que correspondía históricamente al pueblo de San Pedro Tlanixco.
La Organización de las Naciones Unidas, el Centro de derechos humanos Zeferino Ladrillero, así como diversas organizaciones sociales han dado cuenta de que el proceso judicial estuvo, desde el inicio, plagado de fabricación de testigos y pruebas. Y que la detención de los seis obedeció más al empeño de desarticular la organización social del pueblo que luchaba por la preservación de sus recursos naturales, más que con el castigar un crimen.
El empresario Isaak Basso murió el 1 de abril de 2003. Aquel día, él y otros 11 floricultores se internaron en la barranca del Río Tlanixco sin avisar a los pobladores. Éstos los confrontaron y tras varias horas de discusión, mientras los grupos subían por una vereda intrincada, Basso cayó. Los floricultores acusaron que fue arrojado; los pobladores, que se resbaló.
Proceso “ejemplar”
El proceso judicial contra Tlanixco es ejemplar… en materia de fabricación de pruebas y testigos. Por ejemplo, las primeras declaraciones de los 11 testigos se realizaron  el 16 de abril de 2003. Antes de esa fecha, los testigos se reunieron  con autoridades, y revisaron videos de los encuentros entre líderes indígenas y funcionarios del gobierno de Arturo Montiel. De ahí sacaron nombres y rostros.

 Los mismos testigos señalaron hasta en tres ocasiones, a cuatro personas sin temor a equivocarse como responsables.
Una de esas cuatro personas fue Venancio Zetina González, pero éste había muerto un año antes de los hechos. Otro de los acusados en esas primeras declaraciones fue Faustino Trujillo Perdones, profesor normalista. Lo acusaron de cargar a uno de los retenidos. De patear a los floristas y de escalar la vereda por donde cayó el señor Basso. Sin embargo, Faustino tiene una discapacidad motriz y usa muletas. Los otros acusados en ese primer momento fueron Benito Álvarez Zetina y Eva Olimpia Álvarez Tejeda, pero ellos acreditaron que se encontraban haciendo unos trámites al momento de los hechos: presentaron videos oficiales y documentos que los situaban en otro lugar.


Faustino, Benito y Eva (así como Venancio, que ya estaba muerto) corrieron con suerte y la entonces Procuraduría del Estado de México debió dejarlos por la paz.
Mas, Pedro Sánchez Berriozábal, Teófilo Pérez González y Rómulo Arias Mireles no tuvieron esa misma suerte. Ellos fueron detenidos en julio de 2003.