viernes, 29 de junio de 2018

INVITACIÓN AL IX ANIVERSARIO LA RECUPERACIÓN DE LAS TIERRAS DE XAYAKALAN

Fundación de Xayakalan, reorganización de la Guardia Comunal y recuperación de tierras de Ostula

Congreso Nacional Indígena
15 junio, 2018
La comunidad indígena de Santa María Ostula invita al IX Aniversario de la fundación de Xayakalan, la reorganización de la Guardia Comunal y la recuperación de las tierras de Santa María Ostula
29 de junio 2018

miércoles, 27 de junio de 2018

ITINERARIO EN LA COMARCA LAGUNERA: Concejo Indígena de Gobierno y su vocera Marichuy

Itinerario del CIG y su vocera Marichuy para el día 27 de junio en la Comarca Lagunera(Coahuila y Durango)
10:00-12:00Desayuno- plática con Red de Apoyo en ejido Las Mercedes, Coahuila.
13:00-15:00 Compartición con ONGs en Facultad de Ciencias Políticas de la UAdeC campus Torreón.
18:30-20:30 Conversatorio con ejidatarios de diferentes ejidos del municipio de Gómez Palacio, Durango.
25 y 26 de junio, Monterrey, itinerario por confirmar.

lunes, 25 de junio de 2018

Una conversación con los activistas palestinos más jóvenes de Hebrón: ‘La cámara es nuestra arma pacífica’


Los activistas más jóvenes de Hebrón, Palestina, se arman con cámaras para defender los derechos humanos
Fuente: International Solidarity Movement/Traducción: Palestinalibre.org
Traducido por: Badee Dueik e interpretado para artículo escrito por miembros de ISM
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org
Firme la petición llamando al parlamento de Israel a oponerse al proyecto de ley que criminaliza la documentación de los soldados aquí:
21 de junio de 2018

Saleh y Abdullah, ambos de 12 años
Abdullah y Saleh viven con sus familias en la zona bajo control israelí de Tel Rumeida, en la ciudad ocupada de Hebrón. Ambos tienen doce  años y han sido mejores amigos por alrededor de cuatro años. Son los miembros más jóvenes de Human Rights Defenders (HRD), un colectivo de activistas palestinos que usan el periodismo y el video para exponer los crímenes cotidianos cometidos por las fuerzas de ocupación israelíes y los colonos sionistas en Hebrón (Al-Khalil). Hablamos con ellos sobre su trabajo, su motivación y sus experiencias en el trabajo.
¿Cómo se involucraron con los defensores de los derechos humanos?
Abdullah: Me encanta hacer esto. De todos modos, siempre andaba con mi cámara para filmar a mis amigos, pero empecé a filmar para HRD hace aproximadamente un año. Nuestros padres [Badee Dueik e Imad Abu-Shamsiya, ambos miembros prominentes de los defensores de los derechos humanos y activistas locales] nos enseñaron cómo capturar la violencia del ejército y la humillación sufrida de los palestinos por parte de soldados y colonos en videos.
Saleh: He estado documentando los crímenes de la ocupación desde que tenía unos ocho años. Paso a paso, aprendí a usar la cámara filmando a los soldados. Nuestros padres ayudaron con la parte técnica como la edición, nos dieron ideas sobre cómo hacer películas o de dónde filmar, y nos enseñaron cómo protegernos unos a otros.
¿Y cómo se protegen el uno al otro?
Saleh: Uno de nosotros siempre está filmando al otro. En febrero, estábamos filmando soldados, quienes provocaban, humillaban y detuvieron a palestinos en la mezquita de Ibrahimi, cuando luego arrestaron a Abdullah, yo logré escapar y me aseguré de filmar todo. Esto ayudó con el arresto porque sabíamos a dónde llevaron a Abdullah, y era una prueba de que él no había hecho nada malo. No había ningún medio alrededor, yo era el único allí, así que si no lo hubiera filmado no hubiéramos sabido que había pasado.
Abdullah: Antes de eso, en octubre, fui arrestado y recluido por un día por los soldados, y Saleh filmó eso también. Estaba de camino para visitar a mis abuelos, cuando arrestaron a 18 niños, incluyéndome a mí, porque dijeron que habíamos estado arrojando piedras. Mi padre estaba en Irlanda en ese momento, y solo se enteró cuando vio mi video en nuestra página de Facebook.
Saleh:Usamos los videos como evidencia, prueba de que son los soldados quienes cometen los crímenes, no nosotros. Filmamos para exponer las violaciones del derecho internacional por parte de la ocupación.
¿Han tenido que lidiar con otros problemas cuando han estado filmando?
Abdullah: En diciembre, mi tío estaba enfermo y necesitaba tratamiento en el hospital, así que mi otro tío se fue con él. En la rotonda de Zaher, el ejército no los dejó pasar y comenzó a golpear a mi tío enfermo. Cuando mi otro tío trató de protegerlo, los soldados también lo golpearon, pero logró escapar. Luego llevaron a mi tío enfermo al puesto de control militar, y fui a filmar la situación. Me dijeron que me fuera pero me negué, no estaba haciendo nada ilegal. Entonces me arrestaron y me tuvieron por siete horas.
Saleh: La última vez que detuvieron a Abdullah fue en febrero, cuando lo retuvieron durante tres horas. Todos los adultos fueron a marchar a través del zoco a la mezquita Ibrahimi, y Abdullah y yo fuimos a representar a HRD. Estábamos filmando personas humilladas, registradas y detenidas. Los soldados nos dijeron que nos fuéramos, pero nos quedamos para seguir filmando, así que nos siguieron y arrestaron a Abdullah, situación que filmé.
Video:
Israelí occupation forces arrest child Abdullah Dwaik
23 february, 2018
Hebron - Palestine 23th of February he moment 12 year old Abdullah Dwaik (Son of Badee Dwaik Human Rights Activist and Founder of Human Rights Defenders Group) was arrested by the Israeli Occupation Army while he was documenting and recording the assault, and violations of on peaceful demonstrators and blocking the gates to suppress and end the demonstration in remembrance of the many innocent life's that were lost. This footage of Abdallah Dwaik was documented and recorded by 12 year old Saleh Abu-Shamsa (Son of Imad Abu-Shamsa Human Rights Activist and Founder of Human Rights Defenders Group) It is evident that the violence the Occupation commits , and the countless murders of protesters is being enforced for people to not know if their war crimes and genocide and to try to make people forget so the world will not know. Trying to hide their shame by anyway possible including the murders and abuse of a suffering and oppressed people. The occupation army is arresting the child, Abdullah al-Dawik, 12-year-old activist, Badi al-Dawik, when he was documenting abuses by the Israeli occupation army at the gates of the AL the occupation closed the gates of the sanctuary so that they would not take part in the march from the Abrahami campus to commemorate the Ibrahimi Mosque massacre, and he Activist and youngest notary Saleh Abu Shams, aged 12, documenting the moment of the arrest with the camera. This mentions the dichotomy between the reign and the genie of al-Tamimi in the Prophet Saleh.The child, Abdullah, was released by the occupation soldiers a few hours after his arrest.
Abdullah: Mi papá les preguntó a los soldados por qué me habían arrestado. Le dijeron que era porque estaba filmando, y mi padre dijo: “Le enseñé a hacer eso”.
Saleh: Utilizamos estas pequeñas cámaras de video de Panasonic, como todos los miembros de HDR, porque son menos obvias. Pero los soldados y la policía a menudo las confiscan o las rompen, lo cual es otro problema que tenemos que enfrentar.
Su trabajo puede ser peligroso. Por ejemplo, hemos presenciado que ustedes dos están expuestos a los gases lacrimógenos durante las demostraciones. ¿Cómo lidian con eso?
Abdullah: Da miedo. Sí, me asusto cuando disparan gases lacrimógenos, lo que nos hace llorar, arrojan granadas de aturdimiento y disparar balas de acero recubiertas de goma y munición real al pueblo palestino que no tiene nada con que protegerse.
Saleh: Es peligroso, pero tratamos de protegernos manteniendo una distancia entre nosotros y los soldados, y usando el zoom en las cámaras. También tratamos de proteger a los voluntarios del ISM filmando.
Cuéntenos más sobre lo que han visto y captado con la cámara.
Saleh: Un día, los soldados humillaban a los estudiantes que iban a la escuela en el vecindario de Jaber al lado del puesto de control de la mafia. Amir [otro joven miembro de Defensores de Derechos Humanos cuyo padre, Aref Jaber, también es un activista local y parte de HRD] estaba filmando la evidencia a distancia. Cuando los soldados vieron que estaban siendo grabados, liberaron al niño que estaba siendo registrado y detenido.
Abdullah: La cultura de que los niños puedan documentar los crímenes de las Fuerzas de Ocupación Israelíes realmente los asusta. La nueva ley [el Knesset está considerando una ley que prohíbe fotografiar o filmar a los soldados, punible con hasta 10 años de prisión] demuestra que lo que estamos haciendo es trabajar, está haciendo la diferencia. Un niño puede romper la imagen de Israel con solo una cámara.
Saleh: La cámara es nuestra arma pacífica.
¿Qué quieren hacer cuando sean mayores?
Saleh: Los dos queremos ser periodistas, para poder seguir exponiendo los crímenes de la ocupación israelí. Quiero trabajar con medios internacionales, como Al-Jazeera, porque llega a más personas. 
Video:
Israeli occupation forces detain a young man in Hebron
Publicado el 3 abr. 2018
SUSCRIBIRSE 1 K
Palestine - Hebron ,On 1st of April 2018 Watch israeli occupation forces invade H1 area, which is supposedly under full Palestinian control according to their agreement in 1997, arbitrary stopping and body-searching Palestinian pedestrians, in Hebron city center.
Abdullah: Yo también. Queremos mostrarle a todo el mundo, a árabes, israelíes y a la comunidad internacional, los males de la ocupación.
Saleh: Todavía quiero trabajar para HRD también.
Abdullah: Pero HRD no es internacional, recuerda.
Saleh: ¡Haré ambas cosas!
¿Cómo se obtienen las mejores tomas?
Saleh: Sostenga su muñeca filmadora con su otra mano y mantenga su brazo sosteniendo la cámara cerca de su cuerpo, para evitar que tiemble.
Abdullah: recuerda la regla de los terceros: utiliza la cuadrícula de la cámara para equilibrar lo que está en el cuadro y deja un espacio sobre la cabeza de la persona que estás filmando para mostrar dónde está ocurriendo el incidente. También podemos escalar paredes y techos para tener una mejor vista porque somos más pequeños que los demás, ¡así que puede ser una ventaja!
Saleh: Lo principal para recordar es mantenerse a salvo: mantenerse alejado de los soldados y la violencia.
¡Son unos de los activistas más jóvenes en toda Palestina! ¿Pueden decirnos más sobre eso?
Abdullah: Sentimos que es nuestra responsabilidad mostrarle a la comunidad internacional la realidad aquí, y un día esperamos ir al extranjero para contarle al mundo lo que está sucediendo. Me encanta hacer esto.
Saleh: Yo también. Es un mensaje importante que queremos decirle al mundo: hay niños aquí que intentan mostrarte lo que está sucediendo. La ocupación no es solo un problema para los adultos sino también algo que los niños sufren desde el momento en que nacen. Estamos documentando las injusticias cotidianas cometidas por las fuerzas israelíes, y esto prueba que incluso los niños pueden usar la resistencia no violenta para luchar contra la ocupación.
Abdullah: Grabamos lo que los niños tienen que enfrentar esta ocupación militar desde nuestro propio punto de vista, como el encarcelamiento de un niño. Nuestros videos pueden ser utilizados en la corte penal internacional. Subimos nuestro material a YouTube y luego realizamos documentales, que muchas plataformas de medios usan.

Video:
Two children document the arrest of a Palestinian boy in Hebron
Publicado el 31 mar. 2018
SUSCRIBIRSE 1 K
Palestine - Hebron, on 31th of March2018 The moment when the Israeli soldires arrest the youn man Omer Shadeh 18 years old from Hebron in the entrance of Shuhada street then they beat him up before they took him through the malitary checkpoint of Shuhada street during the clashes which happened in Hebron this Saturday.
¿Hay algo más que quieran decirles a las personas que leerán esta entrevista?
Saleh: Nos gustaría alentar a más niños en Palestina a involucrarse aprendiendo cómo documentar la brutal ocupación y exponer la violencia que ocurre todos los días.
Abdullah: Queremos pedirles a los niños internacionales de todo el mundo que levanten una cámara como arma pacífica para usar contra cualquier injusticia, por pequeña que sea.
Un desconcertado vecino observa mientras los chicos disfrutan de estar frente a la cámara por primera vez.
 
Todos los videos presentados fueron filmados por Abdullah o Saleh para Defensores de Derechos Humanos.
Vea más sobre el trabajo de los Defensores de los Derechos Humanos aquí.
Firme la petición llamando al parlamento de Israel a oponerse al proyecto de ley que criminaliza la documentación de los soldados aquí.

domingo, 24 de junio de 2018

Hay más de 200 muertos por represión a protestas contra el gobierno en Nicaragua: CIDH

212 muertos en Nicaragua por violencia del Estado desde el 18 de abril
Redacción Desinformémonos,
Periodismo de abajo
23 de junio de 2018
Ciudad de México/Desinformémonos.- En total, fueron registrados 212 muertos en Nicaragua por la violencia en las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, las cuales iniciaron el 18 de abril por las reformas al sistema de pensiones, informó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
De acuerdo con el organismo, la mayoría de las personas asesinadas fueron jóvenes, por lo que llamó al Estado nicaragüense a implementar medidas urgentes que impidan el uso de la fuerza para reprimir las movilizaciones, principalmente estudiantiles.
La visita a Nicaragua que realizaron el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, y la relatora especial para Nicaragua, Antonia Urrejola, fue realizada del 17 al 21 de mayo a Nicaragua para investigar la violencia. Desde entonces, los casos de represión han incrementado.
El pasado jueves, fue difundido que el nuncio apostólico logró un alto al fuego en Masaya, ciudad que se ha convertido en un símbolo de oposición contra Ortega y que ha sido atacada por grupos afines al gobierno y policías.
Las protestas en Nicaragua incrementaron luego de que el gobierno del presidente Daniel Ortega ordenara la represión a las ciudadanos que se opusieron a las reformas al sistema de pensiones y seguro social a finales de abril. Desde entonces, el número de detenidos y víctimas de la violencia por la represión crece en el país.
Amnistía Internacional señaló a principios de junio que “el gobierno del presidente Ortega no ha mostrado la menor inclinación a poner fin a su política sistemática de represión violenta”, por lo que llamó a que el Estado cumpla con sus obligaciones internacionales de derechos humanos para garantizar la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

NICARAGUA: ¿DIÁLOGO NACIONAL O GUERRA CIVIL? REPUDIO A ORTEGA-MURILLO

Detener la masacre  en Nicaragua o desencadenar una guerra civil
Si sigue matando, el presidente Daniel Ortega tiene que sentir la amenaza de actuaciones de las fiscalías de distintos países.
Mientras, Ortega responsabiliza a sus víctimas por protestar y pedir, de forma pacífica, su renuncia a la presidencia del país.
MunDiario
Primer periódico mundial de análisis
Twitter: @mundiario
24 de junio de 2018
En 1919, un centenar de soldados del ejército colonial británico al mando del general Dyer ametralló sin piedad a una multitud hindú que celebraba su Festividad del Año Nuevo por desobedecer la Ley de excepción entonces vigente, la cual prohibía reuniones de más de cinco individuos. En la que se conoció como masacre de Amritsar murieron 379 personas y se registraron más de un millar de heridos. Al Gobierno británico le faltó tiempo para culpar a los manifestantes por atacar a los soldados pero, cuando se conoció la mentira, numerosas voces repudiaron aquellas actuaciones contra la multitud desarmada.
Esos hechos precedieron al movimiento de resistencia pacífica que Gandhi comenzó inmediatamente después.
Un siglo más tarde, en 2018, y transcurridos setenta años desde la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, fuerzas policiales y parapoliciales que responden al mando del presidente Daniel Ortega disuelven con balas de grueso calibre las manifestaciones pacíficas y encierros de la población nicaragüense por pedir el cese de la represión y, ahora también, por exigir su renuncia y la de su mujer y vicepresidenta, Rosario Murillo. 
Si Dyer disparaba a mansalva en la que entonces era una colonia británica, Ortega lo hace estas semanas contra su propio pueblo. Y si el Gobierno británico culpaba entonces a los manifestantes de la matanza, Ortega responsabiliza ahora a sus víctimas por protestar y pedir, de forma pacífica, su renuncia.
Ortega se tiene que ir
A fecha de 22 de junio, se han reportado, debido a los ataques de la policía y las fuerzas parapoliciales, 210 muertos y 1,300 heridos. Llegados a este punto, Ortega se tiene que ir. Su pueblo no lo quiere y todo indica que no permitirá su continuidad.
Queda saber cuándo y cómo. Y se visualizan dos escenarios: o se llega pronto a un acuerdo en el marco del Diálogo Nacional que conduce la Comisión de Mediación y Testigo presidida por la Conferencia Episcopal de Nicaragua -diálogo en el que participan el Gobierno por un lado, y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a estudiantes, campesinos, sector privado y sociedad civil, por el otro-; o continúa la violencia desatada por Ortega.
La primera opción obliga a Ortega a ordenar el cese de la violencia y la represión y a aceptar, como mínimo, la convocatoria adelantada de elecciones -sin posibilidad de reelección-; la remoción de los desacreditados y nada fiables miembros del Consejo Supremo Electoral y los mandos policiales comprometidos con las masacres; y la creación de una Comisión de Verificación y Seguridad formada por el Gobierno y la Alianza Cívica que -con el apoyo del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Unión Europea, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la OEA y, por otra parte, con la jerarquía de la Iglesia Católica como testigo- garantice el cumplimiento de los acuerdos a los que se llegue.
¿Una guerra civil?
La segunda opción podría acabar desembocando en una guerra civil, aunque uno de los contendientes, la ciudadanía, tendría que luchar con palos, piedras, tirachinas, algunas pistolas y escopetas, mientras la otra, el gobierno con sus fuerzas represivas, lo haría con fusiles, ametralladoras y armamento militar pesado.
Esta segunda opción respondería a la incapacidad de la pareja presidencial de reconocer el enorme rechazo que han ido acumulando por su autoritarismo y corrupción hasta que, con las últimas masacres, agotaron la paciencia de las y los nicaragüenses. 
Pretender, como afirman, que esta revuelta popular pacífica está promovida por enemigos externos -la derecha mundial, la CIA…- o, como ha llegado a insinuar la vicepresidenta, por espíritus malignos, es de una hipocresía pasmosa. 
La única realidad que explica la saña en los ataques a la población civil es que esta pareja, encerrada a cal y canto en su residencia presidencial de El Carmen, está bloqueada por su soberbia y ansias de venganza contra un pueblo que se ha hartado de ellos, preocupada por conservar la fortuna amasada en este período, o engañada en su creencia de que puede mantenerse en el poder indefinidamente.
Es difícil predecir por cuál de las dos vías optará Ortega. Los obispos han tenido que posponer en dos ocasiones el Diálogo Nacional. 
Imposible dialogar mientras continúa la represión. Los últimos ataques se han dirigido contra la población atrincherada en Masaya, y también en Granada y en Rivas. 
Todos, todos los días, hay nuevas muertes.  Pero, por otro lado, el Gobierno invitó, el jueves 21 de junio, al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la UE y la CIDH, para que ejerzan una labor de supervisión internacional, cumpliendo lo acordado en una de las sesiones del Diálogo Nacional. 
Las cartas salieron después de que Ortega recibiese a Carlos Trujillo, embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA). Trujillo le habrá recordado las ventajas de la apuesta por el Diálogo Nacional, ventajas no sólo para la población, pues supondría el fin de la violencia y la posibilidad de cambiar el Gobierno en un plazo inferior al año, sino también para el propio Ortega, porque el acuerdo posiblemente le brindaría alguna salida aceptable -el exilio, una amnistía...- mientras que, al contrario, si continúa la represión, además del sufrimiento que causaría al pueblo, se achicarían sus posibles salidas. Sería muy difícil de evitar -cada día lo es más- que no sufra acusaciones de crímenes de lesa humanidad y sea juzgado por algún tribunal, nacional o internacional.
La población no se fía de Ortega
Ahora bien, en el mejor de los casos, si se acordasen unas elecciones anticipadas para el primer semestre de 2019, quedaría un asunto crucial por resolver: ¿quién presidiría el gobierno hasta su celebración? 
La población no se fía de Daniel Ortega. “Firmar me harás, cumplir jamás”, dice un dicho nicaragüense. ¿Quién garantiza que Ortega no volvería a hacer de las suyas una vez firmados los acuerdos, recuperada la normalidad en universidades y carreteras, desmontados los tranques -las barricadas- y apaciguado el movimiento de protesta? Su credibilidad, para la gran mayoría de la población, es cero.
Muy probablemente, desde las calles, se va a exigir que Ortega renuncie. Y después sí, que se constituya un gobierno provisional que convoque elecciones y que, incluso, podría estar presidido por algún diputado del partido de Ortega -una solución constitucional, en caso de renuncia de presidente y vicepresidenta-, integrando a algunas personas de la Alianza Cívica.
En cualquier caso, la probabilidad de que continúe la represión y se produzcan nuevas masacres es muy elevada. Lograr el fin de esta pesadilla requiere de una reacción firme de la comunidad internacional. 
Para ceder, Ortega tiene que sentir la demanda de su pueblo y también una fuerte presión internacional. América Latina y EEUU están dando unos primeros pasos en esta dirección. 
Así lo atestigua su apoyo casi unánime al Informe presentado por la CIDH en la reunión de la OEA del viernes 22 de junio; un informe que denuncia muertes, heridos, torturas, detenciones ilegales, censura y ataques contra la prensa y otras formas de amedrentamiento dirigidas a disolver las protestas; y que, por otra parte, insta a cesar de inmediato la represión a los manifestantes, a respetar el derecho a la protesta, la libertad de expresión, la reunión pacífica y la participación política de la población, a garantizar la vida, integridad y seguridad de las personas que se están manifestando; y a adoptar medidas para juzgar y sancionar a los responsables de los actos violentos cometidos.
Diálogo Nacional
¿Qué más puede y debe hacer la comunidad internacional, de forma urgente, para facilitar una salida al conflicto? 
En primer lugar, apoyar incondicionalmente, con declaraciones y medios, lo que decidan los nicaragüenses en el Diálogo Nacional conducido por la Conferencia Episcopal.
También, apoyar y reconocer a los obispos y sacerdotes, que han demostrado en todo momento su valor y cercanía al pueblo nicaragüense y salvado muchas vidas. 
En tercer lugar, apoyar decididamente el funcionamiento de la Comisión de Verificación y Seguridad, garante del cumplimiento de los acuerdos del Diálogo Nacional -que deberá contar con el apoyo de ONU, UE, CIDH y OEA-. 
También, reconocer el Informe y recomendaciones de la CIDH, uniéndose así a EEUU y a la mayoría de América Latina. En quinto lugar, es preciso advertir a Ortega de la posibilidad de sanciones contra él, su esposa y otras personas destacadas de su gobierno y fuerzas policiales si no detiene inmediatamente la represión.
Ortega tiene que sentir la amenaza de actuaciones de las fiscalías de distintos países si sigue matando y se demuestra que ha cometido crímenes de lesa humanidad. 
Además, en ese caso, habría que contemplar la congelación de sus activos en el extranjero y su restitución posterior al pueblo nicaragüense. 
Por otro lado, hay que apoyar un mayor despliegue de las organizaciones humanitarias -Cruz Roja, Médicos sin Fronteras…- y de las que se ocupan de los derechos humanos -Amnistía Internacional, Human Rights Watch…-. 
Junto a todo ello, exigir el desarme inmediato de las fuerzas parapoliciales, un horror imposible de calificar. 
Por último, preparar la ayuda internacional que requerirá este país cuando el conflicto haya terminado. 


PREPARATORIA POPULAR, REENCUENTRO-CONVERSATORIO a 50 años de su fundación, sábado 7 de julio, 12 horas.


Agradecemos a los compañeros de la Preparatoria Popular (Liverpool y Tacuba) la invitación a participar en el Reencuentro-Conversatorio que han organizado para Reconstruir la Historia de la Preparatoria Popular a 50 años de su fundación, al mismo tiempo que conmemoran también el 50 aniversario del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968.
         Han incluido entre los ponentes al compañero Guillermo Palacios, integrante del Colectivo Memoria en Movimiento, brigadistas politécnicos 1968-1971, para presentar su libro “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible”, publicado recientemente.
         Este Reencuentro-Conversatorio se realizará el sábado 7 de julio, a partir de las 12 horas, en el Museo de los Ferrocarrileros (salida norte del metro La Villa-Basílica).  

CNTE, desde 2013 una larga cadena de historias y batallas ha ido forjando el carácter de la resistencia magisterial

CNTE: UNA LUCHA CONTRA EL CINISMO Y LA CERRAZÓN DEL ESTADO
Radio Zapatista
15 de junio de 2018
Habría que ponerse en el lugar del magisterio para poder entender la fuerza de su movimiento y para comprender, y sobre todo valorar, la resistencia de su lucha. Desde las grandes jornadas de movilizaciones en el ya lejano 2013, surgidas frente a la imposición de la llamada “Reforma Educativa”, pasando por el prolongado plantón de 124 días en el 2016 y hasta nuestros días, una larga cadena de historias y batallas ha ido forjando el carácter de la resistencia magisterial de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a 38 años de haber nacido en estas tierras del sureste mexicano. La historia, la memoria y la experiencia acumulada en esas casi cuatro décadas han sido, con seguridad, un elemento clave para sostener su resistencia frente a los reiterados, y de diversa naturaleza, ataques de las oligarquías que mueven los hilos del Estado mexicano. Ataques que van desde el desprestigio mediático, la presión económica, la represión policíaca, hasta la infiltración de grupos afines al gobierno al interior del movimiento.
Llegados a este momento histórico del capitalismo, la crisis del valor de este sistema se ha ido expandiendo hacia esos espacios que el capital había dejado relativamente “libres”pero que ahora necesita para valorizarse. Y la educación es uno de esos espacios. Para lograr esa valorización, los intereses económicos de las oligarquías nacionales y extranjeras, de la mano con la clase política nacional, promueven la mercantilización a toda costa de lo que hasta ahora ha permanecido fuera de esa categoría capitalista. La educación y los derechos laborales del magisterio, en tanto bienes comunes -no mercantiles-, son, así, un obstáculo para la acumulación y para librar esos obstáculos se han impuesto las reformas estructurales.
Es, pues, contra esos intereses que amenazan el empleo del maestro, en particular, y a la educación pública, en general, que el magisterio resiste y lucha. Y es también, por esa razón, que la lucha magisterial se agiganta ante nuestra vista porque es el único gremio de la clase trabajadora, a lo largo de la geografía nacional, que de forma organizada y con una estructura consolidada a nivel nacional, ha sido capaz de sostener una lucha contra los tentáculos del capital.
El paro indefinido
El actual paro indefinido de la CNTE vino precedido por marchas y paros nacionales de 24, 48 y 72 horas, en los cuales la Coordinadora salió a las calles en Michoacán, Chiapas, Guerrero y Oaxaca para exigir un diálogo con el gobierno. En Chiapas, la Sección 7 mostró una y otra vez la fuerza de su organización con multitudinarias marchas que abarrotaron las principales avenidas de la capital con cientos de miles de trabajadores, estudiantes y organizaciones civiles con la demanda de reinstalar la Mesa Nacional Única de Negociación con la Secretaría de Gobierno (Segob), como principal demanda. Las movilizaciones estatales tuvieron sus réplicas en el corazón político del país donde una comisión negociadora conformada solicitó audiencia en la Segob para reinstalar la mesa de negociación suspendida por el gobierno desde 2016.
Esas movilizaciones fueron, sin embargo, insuficientes, para que la Segob recibiera a la comisión de maestros y, en el colmo del absurdo se negó, incluso, a recibir el pliego petitorio de la Coordinadora. Más allá de lo ofensivo e indignante que esto debe resultar para los maestros, supondría un motivo más para que la indignación fuera generalizada en toda la clase trabajadora puesto que, si una organización de cientos de miles de trabajadores con capacidad de movilización nacional como lo es la CNTE no es atendida después de movilizaciones de carácter nacional, ¿qué se puede esperar para el resto de trabajadores, desorganizados o con organizaciones débiles, que protesten frente a una injusticia? Esta razón tendría que ser un motivo más para mostrar simpatía por el movimiento magisterial.
Una clase política en descomposición
Resulta increíble que esa cerrazón al diálogo y la negociación por parte del gobierno se sostenga en un escenario donde la imagen de la clase política y empresarial del país está más desgastada que nunca. Cabe hacer algunas precisiones:
En la escena electoral, mientras que, por un lado, la división de la derecha se hace patente mediante el intercambio público de acusaciones de delitos graves que desenmascaran lo que tras bambalinas es moneda corriente en el mundo de la clase política, a su vez la izquierda institucional termina por disolver sus fronteras que lo separan de la derecha y se encamina, así desorientada, hacia la silla presidencial. En esta época de crisis generalizada, en la pasarela electoral los políticos del viejo y nuevo régimen se desnudan y sacan a la luz la podredumbre de un sistema político que ya no es sensible a sus formas de más denigrante autohumillación ya que esa sensibilidad se subsume al hambre del poder a toda costa.
Así tenemos, por ejemplo, a Aurelio Nuño, el tristemente célebre por su violencia y su demostrada ineptitud como secretario de educación que, no obstante sostener su guerra contra el magisterio sobre el discurso de los derechos de la niñez, abandonó la Secretaría a su cargo para coordinar la campaña del actual candidato del PRI, demostrando así que su discurso, no eran otra cosa más que eso, sólo un discurso. Frente a la CNTE, Aurelio Nuño, un advenedizo en el tema de la educación, nunca presentó un argumento más que la fuerza. Desde la SEP movilizó a decenas de miles de policías para reprimir al magisterio y el resultado más trágico de esa política fue la masacre de Nochixtlán, Oaxaca. Nuño, además, durante su gestión en la SEP destinó ilegalmente miles de millones de pesos en publicidad para promover la Reforma Educativa, así como su imagen en la lucha interna dentro de su partido por hacerse de la candidatura presidencial. Basta recordar que tan sólo en 2017, según diversas fuentes, Aurelio Nuño destinó más de 1,900 millones de pesos (más de 5 millones de pesos diarios), en publicidad elevando en más de 2 mil por ciento el presupuesto que el Congreso de la Unión aprobó para tales fines (1). El sargento Nuño, llamado así por su proclividad al uso de la policía, dispuso a su antojo el presupuesto de la SEP del mismo modo en que dispuso de las corporaciones policíacas para reprimir las manifestaciones magisteriales. No obstante, lejos de enfrentar la justicia por el uso indebido del presupuesto o por los crímenes de Nochixtlán, entre otros, este nefasto personaje actualmente coordina la campaña de un candidato presidencial.
Pero en las aguas de esta cloaca Nuño no nada solo. El portal de noticias Animal Políticoreveló, a través de la investigación periodística denominada “la estafa maestra”, que entre 2013 y 2014 once dependencias gubernamentales desviaron un total de 7,670 millones de pesos por medio de contratos ilegales, principalmente a través de empresas fantasma (2). La magnitud de este desfalco a la nación no alcanzó, sin embargo, para llevar a los involucrados ante la justicia y ellos siguen ahí, tan campantes e incluso, en el colmo del cinismo y la ironía, criminalizando a los trabajadores que se organizan y se inconforman con el régimen.
Por su parte, candidatos a la presidencia de la república como Ricardo Anaya del PAN y Antonio Meade del PRI, están envueltos en casos y denuncias de corrupción. Anaya ha sido señalado por enriquecimiento ilícito y por el delito de lavado de dinero, mientras que Meade está envuelto en el caso de corrupción por el destino incierto de 12 mil 645 millones de pesos cuando él estaba al frente de Sedesol (3). Son estos obscuros personajes quienes, respecto a la educación, prometen llevar a cabo la Reforma Educativa siguiendo el mismo discurso de desprestigio a las bases movilizadas de la CNTE así como de ciertas “bondades”de la reforma, aunque nunca se ahonde al respecto.
Es ciertamente indignante que esta élite criminal se pasee en los primero planos de la esfera pública mientras en el país hay cientos de presos políticos que, como Luis Fernando Sotelo o los presos mismos de la CNTE, permanecen recluidos bajo delitos inventados y testimonios falsificados, a manera de castigos ejemplares que el Estado impone a la inconformidad del malestar social que él mismo genera.
Asimismo, para evidenciar aún más la decadencia de la esfera política, recordemos que en días pasados un Tribunal Federal emitió una resolución donde reconoce que en las investigaciones del gobierno mexicano respecto a la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, hay una serie de irregularidades y deficiencias que permiten dudar de la llamada “verdad histórica”. Así, la postura oficial del gobierno mexicano en el caso Ayotzinapa, tan cuestionada por científicos e instituciones internacionales, se cae a pedazos pero ahora por una sentencia de las propias instancias gubernamentales.
Pero esto no es todo. A este panorama de descomposición de la clase política hay que sumarle los millonarios desvíos de fondos para la reconstrucción por los daños ocasionados por los sismos de 2017; los escándalos de corrupción en el caso Odebrecht; los indiscutibles nexos del gobierno con el crimen organizado; el alza de precios y, en general, la precarización de la vida de la clase trabajadora; entre una larga fila de agravios contra la población mexicana que, en suma, nos hacen ver que el mundo de la política navega en un océano de descrédito y ya no sólo por la consabida idea de que el gobierno y los políticos son corruptos, ineptos, ineficientes, ladrones y asesinos. Hay ahora la evidencia de que lo son. La clase política y la élite empresarial están invariablemente marcados por la delincuencia y, pese a esto, son esos mismos personajes que siguen denostando a luchas como la del magisterio organizado y haciendo oídos sordos para negar un diálogo a todas luces necesario, apelando sólo a la fuerza bruta de que disponen y al desprestigio mediático que imponen sobre las luchas sociales.
Reforma Educativa. Costos sociales y políticos
A cinco años de la imposición de la Reforma Educativa, algunas piezas se han acomodado en el lugar que le corresponden. Desprovisto de máscaras, el discurso de odio y descalificación en contra de los maestros, promovido por el grupo empresarial “Mexicanos Primero”en complicidad con la clase política en el poder, se muestra ahora con su verdadera cara: la del interés económico y político por mercantilizar la educación para luego controlar el mercado. Para lograr ese objetivo, políticos y empresarios precisaban quitar de en medio a la base trabajadora organizada y emplearon una política de represión y descalificación del magisterio disidente.
Poco a poco han salido a la luz los verdaderos intereses de quienes pregonaban un interés por la educación y la niñez. Nuño y “Mexicanos Primero”han demostrado que ni saben de educación y ni les preocupa la niñez, y que su interés se reduce a negociar política y económicamente con la educación pública.
Y tan han salido a la luz las falacias con que el Estado buscó defender su reforma que incluso ahora, el mismo SNTE, brazo corporativo del partido en el poder, ha salido a cuestionar la Reforma Educativa señalando sus espacios vacíos y se alza, mediáticamente, como defensor del gremio.
Pero de este lado de la lucha, la política de descrédito mediático y represión policíaca a la CNTE, ha cobrado un alto precio para la Coordinadora: maestros y padres de familia asesinados en Nochixtlán, Oaxaca y en Chiapas; docentes cesados de su empleo por oponerse a un examen punitivo; presos políticos por defender su empleo; incontables daños económicos, psicológicos y de salud provocados en la base magisterial durante esta larga jornada de lucha y resistencia.
Empero, la magnitud del costo que ha tenido que pagar la Coordinadora por defender sus derechos se le ha revertido al Estado y tiene su correspondencia con el costo político que pesa sobre él a causa de los daños provocados por imponer, a sangre y fuego, una reforma que, desmenuzada en sus particularidades por especialistas en el tema, no es más que una reforma laboral.
Tampoco hay que olvidar que, sumado a ese golpeteo externo y visible por parte del Estado, la Coordinadora ha tenido que luchar con grupos enquistados al interior del movimiento que, en concordancia con la clase gobernante, han perseguido dividir y debilitar a la CNTE. En el caso del magisterio chiapaneco, esos grupos que constituyen el neocharrismo magisterial son ahora más visibles e, incluso, han tomado distancia de la ruta nacional de la CNTE. Son grupos minoritarios que basan su estrategia en discursos incendiarios y un golpeteo constante y simulado, que buscan de forma sostenida el desgaste del magisterio disidente apelando a la confusión entre sus bases y siguiendo una especie de patrón: satanizar a los líderes; inventarle historias de pactos y venta del movimiento; crear noticias, eventos y escenarios -difíciles de comprobar o nunca comprobados- que fácilmente se pueden ajustar a la interpretación de quien cuenta la historia. La lucha contra la división que de esta forma se busca imponer es también una un aspecto digno de considerar en el proceso de resistencia.
La cerrazón al diálogo
La actual movilización de la CNTE es, según lo mira un conocedor del tema como lo es Luis Hernández Navarro, “un mensaje de que, sea cual fuere el resultado final de las elecciones, el futuro gobierno tendrá que sentarse a negociar con ella”y que “termina el sexenio de Enrique Peña Nieto como lo inició: resistiendo las reformas neoliberales”(4). El punto parece claro, la CNTE está mandando un mensaje. Pero este mensaje puede también ser leído desde diferentes perspectivas: que con independencia de quién gobierne el próximo sexenio, la Coordinadora representa un frente organizado de trabajadores con demandas muy puntuales y con la fuerza para luchar por ellas; que, al margen del proceso electoral de las cúpulas, la organización desde las bases es imprescindible para defender los intereses de la clase trabajadora; y, finalmente, que al presentarse como una organización con orden y estructura con la que hay que dialogar, obliga a la parte de enfrente a posicionarse frente a ese diálogo, sea ese frente el actual gobierno o el que se perfila en el relevo.
Pero en este caso, ni el actual gobierno junto con su candidato oficial ni el que mejor se posiciona en las encuestas como el próximo presidente, han salido a dar la cara de manera contundente o, al menos, a ofrecerse como mediador de un posible diálogo. Lo que ha habido son alusiones ramplonas a un problema de gran magnitud como lo es la reforma educativa y la oposición que ella genera en el magisterio.
Es importante remarcar esa cerrazón al diálogo porque ésta sucede en un escenario donde la clase política está, o debería estar, acorralada. No tiene, ni ha tenido, un sólo argumento válido para negarse al diálogo, más aún después del desprestigio de sus instituciones y de sus personajes. Es inconcebible el nivel de cinismo que la clase en el poder ha mostrado frente a la movilización magisterial. Porque se necesita tener la cara muy dura para, vista su demostrada inclinación a la delincuencia, empecinarse en un infantil berrinche para no dar la cara a un problema que claramente lo ha rebasado. Es tanta la soberbia de la clase política que, no obstante la necesidad que tienen de legitimarse aunque sea durante estos tiempos electoreros, son incapaces de ofrecer un espacio para el diálogo. Ni su discurso ni sus hechos, como clase gobernante, están en condiciones de sostener esa petulancia en la que se atrincheran para hacer oídos sordos ante el estruendo que se alza al paso de la CNTE. Habrá que observar y analizar las formas en que el magisterio organizado pueda superar ese desdén del que, por ahora, hace gala el aparato gubernamental. Pero habrá también que aprender de los maestros esa maravillosa clase de dignidad que ahora nos enseñan en las calles, porque requerimos comprender, como clase trabajadora, que la indignación y la organización es una fuente de la que es preciso beber ya, pues los actuales tiempos habitados por la crisis capitalista así lo exigen.