viernes, 8 de abril de 2016

Ignacio del Valle, dirigente del FPDT-Atenco rechaza la Ley Eruviel o Ley Garrote, que no “Ley Atenco”

La mal llamada “Ley Atenco”, impulsada por el gobierno del Estado de México para legalizar la arbitrariedad policíaca en la represión a las manifestaciones de protesta es un paso más, precedido por otras leyes estatales, como la “Ley Bala” de Puebla. Con esto, se pretende generalizar un estado policíaco-militar represivo, dictatorial que imponga las políticas gubernamentales pasando por encima de los derechos y la voluntad del pueblo.
         Esto no es nuevo, de por sí ese es el papel del Estado, que se atribuye el monopolio de la violencia, como guardián de los intereses de la burguesía, solo que ahora será más brutal, más despótico.
         En todo el territorio nacional se han levantado resistencias y rebeldías en contra de los megaproyectos extractivistas neoliberales de destrucción y muerte: minería a cielo abierto, fracking, parques eólicos, presas hidroeléctricas, autopistas privadas, con sus consecuencias de devastación, destrucción de bosques, contaminación de mantos freáticos, basureros tóxicos, etc.
         A nadie convencen los discursos de “progreso” y “desarrollo”, tampoco hay ninguna voluntad de cumplir con la consulta previa, libre e informada para echar a andar esos megaproyectos. El capital necesita llevarlos adelante como sea, pasando por encima de pueblos enteros si es necesario. Negocios son negocios y, para ellos todo se vale: reprimir, golpear, encarcelar, desaparecer, asesinar a quienes se opongan.
         Esa es, finalmente, el objetivo de imponer leyes como la recién aprobada en el Estado de México.
(Comentario de La Voz del Anáhuac)

No hay comentarios.: