sábado, 16 de julio de 2016

«CUATRO TIEMPOS Y UN CONTRATIEMPO», La obra pictórica de León Chávez Teixeiro

Colaboración
Agencia SubVersiones
/14 julio, 2016/

El próximo viernes 15 de julio a las 18:00 horas se llevará a cabo un concierto de apertura de la exposición pictórica de León Chávez Teixeiro «Cuatro tiempos y un Contratiempo» en el Museo de Historia de Tlalpan, ubicado en Plaza de la Constitución #10 Tlalpan, Centro. Se contará con la participación de Francisco Barrios «El Mastuerzo», Roberto González, Valentina Barrios, Mauricio Díaz «El Hueso», Lorena Moctezuma y Gustavo Franco. La apertura de la exposición estará a cargo de Alberto Híjar, quien dedica las siguientes palabras a León Chávez Teixteiro:
Fragmentos de la obra pictórica de León Chávez Teixteiro
Alberto Híjar Serrano:
De tiempo en tiempo se va la vida, como la mugre en el lavadero, descubrió León Chávez Teixeiro hace no menos de cincuenta años. Quiso dar fe de los muchos desgraciados pero muy desperdigados que deciden organizarse para triunfar ante las rutinas del conformismo. Pintura, dibujo y canto han sido los recursos de significación de León en cuatro tiempos tan dialécticos que se articulan para enfrentar el contratiempo enemigo. Acompasado con Brecht, descubrió la urgencia del monumento al obrero desconocido y pintó con digna rabia espacios cargados de materia monocroma sin más señales de vida que los gestos de sobrevivencia.
Al tiempo siguiente, el de la Chava de la Martín Carrera, hubo que pintarla de rojo por supuesto, imprecisa pero evidente, como el colgado en la calle, como el ataúd a la espera en tiempo sucio, espeso, cargado de texturas de todo lo acumulado.
Tiempo tres de Xalostoc, sus humos, su piso donde la vida sucumbe en el desperdicio de ácidos, agua sucia, lodos. La sucia pared con la pinta del poder obrero, la ominosa frase de primero mato y luego dialogo, son las señales de la lucha necesaria. Todo en la ciudad, en sus bordes y en sus entrañas, entre cables de luz, vías de trenes, casuchas, interiores donde apenas caben la mesa pequeña, la cama estrecha, los enseres para la comida, en fin, la microfísica de la vida precaria, el tiempo íntimo que cuenta tanto cuando es invadido por el contratiempo enemigo, por el desamor y la melancolía, boca de túnel sin luz pero con esperanza porque hay que arriesgarse y seguir. De todo esto da fe León.

Tlalpan, junio de 2016.

No hay comentarios.: