lunes, 27 de noviembre de 2017

El Concejo Indígena de Gobierno y Marichuy en Tzinacapan: Un encuentro amoroso

“SE TOMASEUALIKNIUJ UITSA, llega una hermana nuestra, indígena como nosotros”
Radio Zapatista
25 noviembre 2017
Fotos: Sitalin Sánchez
El viernes 17 de noviembre, el Concejo Indígena de Gobierno y su vocera María de Jesús Patricio Martínez visitaron la comunidad nahua de San Miguel Tzinacapan, municipio de Cuetzalan, en la Sierra Norte de Puebla. Allí se reunieron con organizaciones indígenas, autoridades civiles y religiosas y pobladores de esa y otras comunidades de la región. Las palabras de los pueblos presentes coincidieron en el rechazo a los proyectos hidroeléctricos y mineros, la persecución de activistas y líderes sociales, la “práctica de una docencia etnocida” en la educación pública. Asimismo, se pronunciaron en lucha por la vida, la dignidad y la autodeterminación.
A continuación, una crónica de los preparativos y del evento, escrita por Francisco Sánchez Conde, uno de los organizadores. Más abajo, las palabras de bienvenida a Marichuy y al Concejo Indígena de Gobierno. Y aquí, las palabras de Marichuy: 
Agradecemos la colaboración de Sitalin Sánchez, que hizo posible esta cobertura.
Marichuy en Tzinacapan: Un encuentro amoroso
Por Francisco Sánchez Conde para Radio Zapatista.
En los primeros días de noviembre el Concejo Indígena de Gobierno nos informa que el día 17 del mismo mes, su vocera, Marichuy visitará nuestro pueblo, San Miguel Tzinacapan, a las cinco de la tarde. A las diez de la mañana de ese día se reuniría con organizaciones y habitantes del municipio de Huehuetla. De ahí partiría a las tres de la tarde hacia San Miguel en el municipio de Cuetzalan, ubicado también en la Sierra Norte de Puebla.
De inmediato los responsables de organizar la visita (Francisco Sánchez, Beatriz Acevedo, Coral Morales e Ignacio Rivadeneyra) nos reunimos para ver qué espíritu nos impulsaría para organizar la recepción de Marichuy en nuestro pueblo. En esta reunión concluimos que tenemos plena coincidencia con la lucha de la Vocera en los siguientes puntos:
a) la lucha no es por el poder,
b) la lucha es por la vida y
c) la lucha es por la dignidad y la autodeterminación de los pueblos indígenas.
Hicimos una lista de organizaciones indígenas para invitarlas al evento y que pudieran tomar la palabra para compartir algún mensaje sobre su experiencia organizativa y sobre los puntos que propusimos. También acordamos invitar a las autoridades civiles y religiosas del pueblo para que se sumaran a la recepción, así como a algunos centros educativos en los que se tiene un proceso que apunta hacia los puntos propuestos. En total invitamos a 10 organizaciones.
En una segunda reunión el 10 de noviembre, preparamos la logística para el evento consistente en los siguientes puntos:
1.- Palabras de bienvenida por uno de los organizadores (Francisco Sánchez)
2.- Palabras por el Presidente auxiliar, Román Vázquez Varela
3.- Palabras por el fiscal mayor, Miguel Ortigoza.
A las organizaciones y público asistente se invitaría a tomar la palabra con un tiempo de entre tres y cinco minutos y previo registro.
Otros puntos sobre la logística y para los cuales se crearon comisiones fueron:
4.- Cena para la Vocera y el equipo que la acompaña.
5.- Hospedaje para la Vocera y su equipo y acompañantes.
6.- Mobiliario
7.- Seguridad.
La difusión se realizó mediante  la Radio Comunitaria Tzinaca, carteles, mediante las redes sociales, invitación personalizada y mediante las relaciones de amistad y compadrazgos.
17 de noviembre
Los organizadores teníamos dudas. ¿Asistiría la gente? ¿Cuántos responderían a nuestra invitación? ¿Se había entendido nuestra motivación y explicación sobre el sentido de la participación de Marichuy en una campaña? ¿Qué tanto los compromisos con los partidos evitarían la presencia de los sanmigueleños a la recepción?
Faltando 20 minutos para las cinco de la tarde comienzan a despejarse nuestras dudas; llega al auditorio, donde se realizaría el evento, el señor presidente auxiliar con el cuerpo de regidores, llega el presidente de costumbres, el señor fiscal mayor con el cuerpo de fiscales, como autoridades religiosas y representantes de varias de las organizaciones invitadas así como habitantes del pueblo y de algunas comunidades del municipio, quienes se enteraron por Radio Tzinaca. La alegría se hace presente porque nuestro pueblo estaba presente.
A esa hora nos comunican que Marichuy está muy cerca de nuestro pueblo; la alegría es mayor porque hubo bellas expresiones como “se tomaseualikniuj uitsa, llega una hermana nuestra, indígena como nosotros”, “in iluit oksé taman, esta es otra fiesta diferente”, se notaba la alegría, el cariño en muchos rostros.
A las 5:15 Se hace un silencio expectante, se notaba la alegría en los rostros, nerviosismo, curiosidad; la camioneta que la transporta estaba en la puerta  de nuestro auditorio, el cordón de seguridad encabezado por los hermanos Payno cierra el círculo a su alrededor; después de unos segundos Marichuy baja del vehículo, viene vestida con el traje indígena totonaca; sonriente, se le nota relajada, serena; es recibida con un abrazo por el responsable de la coordinación del evento; nuestras autoridades y algunas mujeres de nuestro pueblo le colocaron los collares de flores como muestra de respeto  y cariño y el cordón de seguridad la acompañó a la mesa colocada  como presídium.
El coordinador del evento da las palabras de bienvenida. El presidente auxiliar, el fiscal mayor también dan palabras de bienvenida: “Nuestro pueblo está feliz de recibir a una mujer, indígena como nosotros, de nuestro color, de nuestra raza, y que por su palabra se escuchará nuestra palabra en todo el país”. “Gracias por estar en nuestro pueblo”.
Toman la palabra representantes de Radio Tzinaca, CADEM (Centro de Apoyo Entre Mujeres), CAMI (Casa de la Mujer Indígena), Escuela Telesecundaria Tetsijtsilin, Escuela Primaria Prof. Raúl Isidro Burgos y dos intervenciones de ciudadanos. En todas las intervenciones los puntos de coincidencia que se comparte en la visita de la Vocera del Concejo Indígena de Gobierno son:
Los pueblos indígenas de la Sierra Norte rechazan los proyectos hidroeléctricos y mineros.
Rechazan y condenan la persecución de activistas y líderes sociales.
Denuncian el acoso a profesores que tienen una línea de concientización en el ejercicio de la docencia. Se denuncia la práctica de una docencia etnocida.
Se hace un pronunciamiento de que la lucha de los pueblos indígenas es por la vida, la dignidad y la autodeterminación.
6:15 – Toma la palabra Marichuy: la expectación es grande por las 200 personas que nos reunimos en el auditorio. Fue una gran sorpresa que su intervención la iniciara con un ¡Viva el EZLN! Repetido en tres ocasiones. La respuesta fue igualmente sorpresiva: pocas veces se escucha del pueblo indígena un grito fuerte y sonoro “VIVA” como lo fue en ese instante. Desde este momento se siente una conexión plena entre la Vocera y la comunidad de San Miguel, es una mujer como nosotros, de nuestra raza, de nuestro color: es como nosotros; ella serena, segura, se le siente contenta, sencilla nos comparte su mensaje: es la hora de los pueblos indígenas, los tiempos aún más  difíciles que se avecinan, si no nos cohesionamos los pueblos indígenas ante la política entreguista de los gobiernos, ante los proyectos de muerte, ante la política educativa discriminatoria; la defensa de nuestros territorios, de nuestros recursos naturales;  lo más importante, nos  comenta, es lo que tenemos que hacer antes y después de este proceso electoral porque la lucha no es por el poder.
Fue verdaderamente un encuentro amoroso, respetuoso y alegre, fue una convivencia fraterna.
7:15 – Protegida por el cordón de seguridad es conducida al domicilio donde cenó con su equipo y representantes de nuestra comunidad para de allí ir a descansar a la casa del presidente de la Comisión Takachiualis, ubicada en el centro de la comunidad y debidamente protegida.
La salida hacia la ciudad de Puebla fue a las 7:00 a.m. del día 18. 
Palabras de bienvenida a Marichuy y al Concejo Indígena de Gobierno
Por Francisco Sánchez Conde
Querida Marichuy, hermanos y hermanas del Concejo Indígena de Gobierno, hermanos y hermanas del municipio de Huehuetla que los acompañan: con mis hermanos y hermanas sanmigueleños, les damos esta bienvenida, con todo nuestro cariño, a esta Sierra que es casa de la lluvia y de la niebla y en donde el murciélago nos invitó a asentar nuestro pueblo, San Miguel.
Nos sentimos felices por tu presencia entre nosotros y que por tu voz pueda escucharse nuestra palabra y nuestro pensamiento en todos los rincones de este país pero sobre todo que los pueblos indígenas podamos escucharnos y por tu palabra podamos compartir nuestras luchas, nuestros sufrimientos y nuestra  indignación.
Tu voz es nuestra voz, tu palabra es nuestra palabra  y por ella queremos expresar que esta lucha, tuya y nuestra, no es por el poder sino que es una lucha por la vida, una lucha por nuestra dignidad y el reconocimiento de todos los pueblos indígenas porque no queremos seguir participando en la construcción de este país en calidad de ignorados y excluidos; no queremos seguir siendo reserva de votos de ningún partido, despojados de nuestros territorios y mano de obra barata.
Nuestra lucha en este pueblo de San Miguel la iniciamos hace ya varias décadas, primero fortaleciendo nuestros valores culturales, fortaleciendo nuestra identidad, fortaleciendo nuestra espiritualidad que vivimos y celebramos con nuestras danzas y nuestras mayordomías, los cuales  nos han dado la fortaleza para emprender acciones que nos lleven a crear  condiciones para una supervivencia más digna.
El tomar conciencia de nuestra calidad de excluidos y explotados, de sufrir toda suerte de discriminación y de racismo nos ha dado la fuerza y la indignación para enfrentar de manera organizada, pacífica pero valiente los atropellos que desde nuestros abuelos hemos venido padeciendo; acciones en salud, educación con respeto a nuestra cosmovisión, programas de nutrición, proyectos productivos, investigación y Derechos Humanos, nos han enseñado que desde abajo y desde dentro podemos ir desarticulando ese andamiaje social de desigualdad y exclusión para seguir resistiendo, celebrando y danzando.
Este proceso que vivimos aquí en San Miguel no ha sido nada fácil, primero para ir superando nuestras propias ambigüedades y después, cada día el gobierno nos sorprende con su tenacidad por exterminarnos mediante las concesiones a empresas extranjeras para que le hagan ese trabajo sucio por medio de proyectos mineros e hidroeléctricos que hemos denominado como proyectos de muerte por toda la devastación que representan, por la criminalización, persecución y en muchas ocasiones el asesinato de líderes sociales que  se atreven a denunciar ese ejercicio criminal del poder.
Marichuy: queremos, por tu palabra, decirles a nuestros hermanos indígenas de todo el país, que sigamos caminando juntos; que sigamos fortaleciendo nuestra necedad de seguir existiendo con una voluntad y una identidad propia y que sigamos fortaleciendo nuestra dignidad para seguir resistiendo.
También queremos decirles que como seres humanos, indígenas y no indígenas, somos parte de la naturaleza y tanto ella, con su gran biodiversidad, como nosotros, somos un convidado más a participar en la gran comunidad de vida que existe ya hace miles de años,  y por lo tanto, nos da el derecho de sentirnos dueños para poderla defender y heredar a nuestros hijos.
Marichuy: bienvenida a San Miguel Tzinacapan. Tasojkamatik miak.
17 de noviembre de 2017

No hay comentarios.: