miércoles, 1 de noviembre de 2017

“Marichuy es una mujer culta, sensible, con una sabiduría humana y profesional…”


Juan Villoro: la indígena María de Jesús Patricio, la única posibilidad para las elecciones de 2018
La Jornada
05/09/2017
Juan Villoro fue contundente. En materia de política y frente a las elecciones presidenciales de 2018 dijo que la única posibilidad es María de Jesús Patricio Martínez, la mujer que no se presenta como candidata, sino como una vocera de los pueblos indígenas.
De visita en Puebla para dictar la conferencia “Los rapsodas de la radio mexicana” con la que celebró los 20 años de Radio BUAP, el escritor, periodista y amante del futbol señaló que actualmente en México priva una gran decepción y descrédito político.
Dicha decepción, abundó durante una entrevista, es una crisis de la expectativa que tiene que ver con una democracia que ha favorecido a los partidos políticos, los cuales han comprendido el negocio y se han desvinculado de los votantes. “En el país la democracia no es participativa sino representativa”, definió.
Para 2018, consideró el autor del libro Dios es redondo, la contienda se propone deslucida. Sobre ella, además, se extiende la posibilidad de las candidaturas independientes en las son exagerados los requisitos para acceder a ellas. Más bien, opinó, las candidaturas independientes son el plan b para los políticos establecidos que buscan una segunda oportunidad.
No obstante, Juan Villoro señaló que existe una opción en la que él mismo participa: aquella emanada desde el Concejo Nacional Indígena con la designación de María de Jesús Patricio Martínez, una mujer indígena nahua, médico tradicional y oriunda de Tuxpan, Jalisco.
Marichuy, como es mayormente conocida, “quisiera que las ideas de los pueblos indígenas se pudieran escuchar. Ella ha tenido una doble discriminación: ser mujer y ser indígena. Si prosperara su candidatura sería interesante a nivel de los debates y de la discusión pública”.
De llegar una figura como la de ella a la contienda electoral y posteriormente a la presidencia del país, acotó, sería interesante por el debate de ideas que se generaría, las cuales incluso pudieran ser atractivas y retomadas en la opinión pública.
“Quizá podría ser el germen de algo mayor porque Marichuy tiene un contenido moral que no es electorero, que no busca ganar a la brava sino expresar ideas que podrían hacer, ya en la contienda, que la gente se decida a apoyarla con su simpatía y con su vida”.
Villoro continuó que si bien la de María de Jesús Patricio es una candidata ciudadana, ella es más bien una vocera de los que “provienen de abajo, de la gente que menos ha tenido pero que es al mismo tiempo parte de los moradores originarios de esta tierra”.
“Marichuy es una mujer culta, sensible, con una sabiduría humana y profesional. Darle una oportunidad a ella sería dar una oportunidad a los otros, y darle visibilidad a los invisibles”, afirmó el también locutor de radio.
Incluso consideró que el arribo de Patricio Martínez a la política mexicana sería una forma de elevar el discurso que ha sido envilecido por los políticos.
“En política –dijo citando a Octavio Paz– el triunfo del comandante Marcos representó un triunfo del lenguaje por lo que contenía este personaje: un discurso renovador con influencias literarias, de historias indígenas y de humor”.
“Marcos que hoy es Galeano y ya no es vocero del movimiento zapatista, cargo que ahora ocupa el comandante Moisés, contiene ese lenguaje fresco, franco y humano que lleva a la oportunidad de renovar un lenguaje envilecido por la política”, confió.

No hay comentarios.: