miércoles, 14 de febrero de 2018

Documental sobre las Fuerzas de Liberación Nacional: LA INSURRECCIÓN DE LA MEMORIA

LA INSURRECCIÓN DE LA MEMORIA
 Un Testimonio de las Fuerzas de Liberación Nacional
La casa de Todas y Todos
“Nepantla, la Insurrección de la memoria” exposición fotográfica: http://noticiasdelarebelion.info/?p=873
Ver documental:
Gracias a Canal de dedosbriosos:
http://youtube.com/dedosbriosos por permitir el recurso:
 
Este documental es producto de un ejercicio historiográfico colectivo, fue realizado a partir de la necesidad compartida de reconstruir un fragmento de nuestra historia.
Un momento de esa otra historia construida a base de esfuerzo y sacrificio, de dolor y derrotas pero también de esperanza y convicción.
Todo importa, cada detalle, cada escenario, cada rostro con su nombre y apellido, cada recuerdo conmovido en aras de subvertir el tiempo y contribuir a la construcción de nuestra memoria de lucha.
Cuarenta y nueve años han pasado desde la fundación de las Fuerzas de Liberación Nacional (6 de agosto de 1969) y 44 años desde los hechos aquí narrados (14 de febrero de 1974).
Esto no es un rescate arqueológico de historias pasadas sino un presente vivo.
SINOPSIS:
Texto de La Voz del Anáhuac.
febrero de 2018.
El 6 de agosto de 1969, un grupo de jóvenes profesionistas y estudiantes se reúnen en una casa de la ciudad de Monterrey, N. L., y deciden formar una organización revolucionaria, estrictamente clandestina, cuya estrategia será la de acumular fuerzas en silencio, por lo que deciden no recurrir a expropiaciones a los bancos ni secuestros. El objetivo planteado es impulsar una guerra de liberación nacional, formando un ejército del pueblo.
Comenzaron entonces a crear una red de contactos y simpatizantes. Se hizo una cuidadosa selección de militantes, desarrollando cursos de formación política e ideológica. Estas redes se extendieron por los estados de Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Puebla, México y el Distrito Federal. Establecieron algunas casas de seguridad para hacer acopio de medicinas, alimentos, equipos de radio comunicación y armas.
En 1972 se inició la formación de un primer campamento guerrillero en la Selva Lacandona, al que de denominó Núcleo Guerrillero Emiliano Zapata.
El Estado había desatado una fuerte ofensiva policíaco-militar contra todo el movimiento guerrillero que proliferó en casi todo el territorio nacional, como respuesta popular a los genocidios perpetrados en Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968 y en San Cosme, el 10 de junio de 1971.
Pese a las estricta clandestinidad adoptada por las FLN, fue descubierta una casa de seguridad en Monterrey el 13 de febrero de 1974. Ahí la policía encontró pistas para ubicar la Casa Grande, en Nepantla, Estado de México.
El 14 de febrero de 1974 la casa de Nepantla fue sitiada por fuerzas policíacas y militares y tomada a sangre y fuego. Ahí cayeron acribillados cinco militantes: dos mujeres y tres hombres. Dos más, un hombre y una mujer son capturados con vida, para ser torturados, pretendiendo así arrancarles más información.
En el minucioso cateo a la casa de Nepantla son encontrados documentos sobre la compra de un predio en El Chilar, Ocosingo, Chiapas y documentación de cerca de 50 militantes y simpatizantes de las FLN.
Se desata una feroz persecución para capturarlos. El 15 de febrero de 1974 en ejército inicia una campaña militar, denominada Operación Diamante para ubicar y destruir al Núcleo Guerrillero Emiliano Zapata. Perseguidos, los insurgentes resisten hasta ser ejecutados o desaparecidos. Los últimos integrantes del Núcleo Guerrillero (una mujer y un hombre) son asesinados el 7 de febrero de 1975.
Con estos golpes demoledores creyó el Estado que las Fuerzas de Liberación Nacional habían sido aniquiladas. Pero los sobrevivientes volvieron a comenzar de cero, a reagruparse, reorganizarse, pacientemente y con el método de acumular fuerzas en silencio en la más estricta clandestinidad, tejen relaciones con las olvidadas comunidades indígenas de Chiapas, hasta estar en condiciones de crear un nuevo Núcleo Guerrillero. Esto ocurre el 17 de noviembre de 1983, cuando inicia la formación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que poco a poco, va enraizando en las comunidades y se extiende formando bases sociales de apoyo en la Selva Lacandona, en los Altos y en la Zona Norte de Chiapas. En el proceso de construcción de sus bases sociales, el EZLN transforma su concepción insurreccionalista en la de ser un ejército del pueblo, con la participación directa de sus bases en asambleas comunitarias, método que conocemos ahora como el de mandar obedeciendo. Así, 10 años después de haberse fundado el EZLN, se pasa a la discusión de cuándo, cómo y dónde iniciar la guerra contra el olvido. La decisión es: en la madrugada del 1 de enero de 1994, tomando algunas de las principales cabeceras municipales, recuperando armas en los cuarteles de la policía y el ejército luego de someterlos, liberando a los presos, en su gran mayoría injustamente encarcelados y dando a conocer públicamente la existencia del EZLN para derrocar al gobierno, encabezado entonces, por el usurpador Carlos Salinas de Gortari. El 1 de enero de 1994, misma fecha en que entraría en vigor el Tratado de Libre Comercio con América del Norte, pues ésta era la sentencia de muerte para los pueblos originarios, junto con las reformas que en 1992 se impusieron al Artículo 27 constitucional, que marca el fin del ejido y las tierras comunales.
Del 1 de enero en adelante, la historia del EZLN es pública, puede consultarse en los comunicados publicados hasta la fecha en la página:
Todo esto debe tenerse muy presente ahora, frente a las mentiras que propalan estupideces como aquella de que “el EZLN es un invento de Salinas”. Sólo quienes ignoran la historia pueden sostener esa clase de calumnias.

No hay comentarios.: