sábado, 24 de febrero de 2018

Organicemos presentaciones del libro: DE LA PROTESTA CALLEJERA A LA LUCHA POR OTRO MUNDO POSIBLE

Contingente de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN, en la manifestación del 5 de agosto de 1968, de Zacatenco al Casco de Santo Tomás
Organicemos la presentación del libro “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible" en diversos espacios. 
Colectivo Memoria en Movimiento (brigadistas del IPN 1967-1971)
La Voz del Anáhuac,
Doroteo Arango,
24 febrero, 2018.
Estudiantes del IPN a bordo de uno de los camiones tomados para ponerlos al servicio del movimiento
El libro “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible, Aporte testimonial de un activista del Movimiento Estudiantil en el IPN (1968-1972)” será presentado como parte del programa de actividades que el colectivo Memoria en Movimiento (brigadistas del IPN 1967-71) hará público próximamente.
Si lo comentan con otr@s compañer@s, díganles que pueden apartar su ejemplar escribiendo al correo: sextaporlalibre@gmail.com. Les pedimos apoyo para organizar la presentación del libro en diversos espacios.
Ya está programada una primer presentación para el 24 de febrero en La Casa del Hijo del Ahuizote. Habrá otra presentación en un Seminario que se está organizando en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, el 9 de abril. Estamos en espera de fecha para presentarlo en el CCH Azcapotzalco. Si te interesa organizar la presentación en el espacio donde participas, escribe al correo: sextaporlalibre@gmail.com
Por otra parte está casi listo "Unámonos al pueblo, enseñanza del 68 mexicano", que es la segunda parte de “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posibleAporte testimonial de un activista del Movimiento Estudiantil en el IPN (1968-1972)”. La idea es imprimirlo y tenerlo listo a tiempo, de modo que pueda presentarse también como parte del Cincuentenario del Movimiento de 1968.
Lo que se obtenga de la venta de estos libros se destinará a:
1) Pagar la impresión (el impresor es un compañero comprometido, está imprimiendo ya y esperará a que le paguemos conforme el tiraje se vaya vendiendo),
2) Para financiar la impresión de carteles conmemorativos, libros, discos y otros materiales que serán parte de una conmemoración digna de este 50 Aniversario del Movimiento Estudiantil Popular de 1968-1971.
Aunque Memoria en Movimiento lo integramos básicamente activistas que participamos en 1968 desde el IPN, no está cerrado a nadie. De por sí contamos ya con la participación de campañer@s de la Preparatoria Popular, de la ENAH, de la UNAM…, no sólo de 1968.
Una de las ideas que animaron a formar este colectivo es reivindicar la participación del IPN, sin dejar de reconocer el papel que jugamos todos entonces (IPN, UNAM, Normales, Chapingo, etc.).
Otra idea central es sostener que el movimiento no terminó el 2 de octubre, que seguimos sin rendirnos, resistiendo en huelga hasta diciembre y después reorganizándonos desde las escuelas, transformando nuestros Comités de Huelga en Comités de Lucha para continuar luchando.
Que para los activistas fue central vincularnos más al pueblo, pues reconocimos que ya no había otro camino que el de una nueva revolución. Esto motivó que una parte de los camaradas optaran por la lucha armada. Otra parte tomamos el camino de la integración al pueblo y nos fuimos a las fábricas, al campo, a los barrios proletarios con esa idea.
Este testimonio no es una “biografía personal”, intenta ser también una reflexión situando el momento histórico que entonces vivíamos y el contexto internacional de rebeldía juvenil que sacudió al mundo capitalista, al entonces llamado “tercer mundo” y a lo que conocíamos como campo socialista, dando lugar a un fenómeno que décadas después ha sido reivindicado como Revolución Cultural Mundial. 
No es repetición de lo ya publicado, pretende ser una invitación a que todos escribamos acerca de las luchas plebeyas en las que nos haya tocado participar, desde la perspectiva de abajo y a la izquierda. Los de abajo tenemos la tarea de escribir nuestra propia historia. Ese es un camino que abona a hacer realidad eso de que la emancipación de los trabajadores sólo puede ser obra de los trabajadores mismos, o no será…
Contingente del IPN en la manifestación del 27 de agosto, del Museo de Antropología al Zócalo.
DE LA PROTESTA CALLEJERA A LA LUCHA POR OTRO MUNDO POSIBLE
Aporte testimonial de un activista del Movimiento Estudiantil en el IPN (1968 - 1972)
(Guillermo Palacios)
- ¿Qué es esto, camarada?
-       Es una parte de un texto más extenso, en el que se hablaba desde 1968 hasta hace un par de años, una especie de testimonio…
-       ¿Un testimonio a casi 50 años? Algo tardío para eso, ¿no crees, camarada?
-       Pues sí, pero nos fuimos reencontrando algunos de los que compartimos lo que aquí se relata y coincidimos en que es necesario escribirlo, decirlo, conmemorar de manera digna el movimiento…
-       Pero acerca de eso ya se ha escrito bastante ¿no te parece, camarada?
-       Han escrito los que fueron dirigentes, los intelectuales, los historiadores, los sociólogos, los novelistas, los poetas, los guionistas de teatro y de cine, los documentalistas…
-       Sí, también la policía política, los falsificadores de la historia, los mentirosos, los calumniadores… ¿Faltaba algo?
-       La palabra de los de abajo, de los que sin haber tenido antes ninguna otra experiencia, participamos entonces como brigadistas… Y  decidimos seguir luchando. 
De eso se trata: de saber qué pensábamos, qué aprendimos, por qué no nos dimos por vencidos...
Esto va dirigido a los jóvenes que ahora luchan. Sin más pretensión que la de trasmitir una experiencia. No para enseñarle nada a nadie, no para señalar un camino, no para decir qué hacer o qué no hacer. Sólo para que no se pierda la memoria de esta parte de nuestra historia. 
Hay quienes dicen que 50 años es tarde para el testimoniar, pero es temprano para escribir la historia.
En el imaginario popular el 68 se ha reducido al 2 de octubre. Cuando se menciona el 68 lo primero que viene a la mente es la masacre. Y de ahí que quienes quieren enterrar esta historia, pretenden ponerle punto final en Tlatelolco. Entonces, la memoria de cómo nos organizamos, de cómo nos movilizamos, de todo lo que aprendimos durante los más de cinco meses que duró la huelga también quieren enterrarlo. Dos de octubre no se olvida, es cierto, pero el movimiento no fue sólo la masacre, también fueron las brigadas, las manifestaciones, la autodefensa fente a la policía, el ejército y los paramilitares, el vínculo con los obreros, con los barrios, con los movimientos campesinos. Fue encontrar nuevos caminos hacia otros mundos posibles. El movimiento produjo cambios en la relación padres-hijos, profesores-alumnos, en la pareja, en la sexualidad. Fue el antiautoritarismo, el antidogmatismo. Fue la insubordinación, la rebeldía, la insumisión, la insolencia. Fue parte de toda una Revolución Cultural Mundial que sacudió a las sociedades capitalistas, al "tercer mundo", pero también a las entonces llamadas socialistas 
UNÁMONOS AL PUEBLO: una lección del 68 mexicano
COMENTARIO PREVIO
2018: Estamos cumpliendo 50 años del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968. “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible” fue  escrito en forma de testimonio de un activista del IPN. Pero no se limita al mero testimonio, es también un intento de ubicar esa experiencia en el contexto histórico que vivíamos los mexicanos en un mundo que se convulsionaba, sacudido por diversas rebeldías y resistencias que irrumpían en los países capitalistas desarrollados, en el entonces llamado tercer mundo y en lo que conocíamos como campo socialista. A esas rebeldías y resistencias que estremecieron al planeta hoy se les conoce como Revolución Cultural Mundial. A partir de entonces se desencadenaron una serie de procesos que dieron origen a cambios sociales, económicos y políticos de distinto tipo. Ese trabajo también es una invitación a que los de abajo escribamos nuestras propias historias, desde nuestra propia perspectiva, como una forma de ir construyendo un nuevo modo de compartir las experiencias de la lucha anticapitalista y, en esa medida, diseñar nuestro propio camino emancipatorio. Ese es el propósito, otra cosa será que se cumpla a cabalidad. Es, en otras palabras, hacer realidad aquel planteamiento de que la emancipación de los trabajadores sólo puede ser obra de los trabajadores mismos, o no será.
          Este otro trabajo es continuación del publicado a principios de este año. En aquel se da cuenta  de la concientización de un sector que abrazó la lucha por una democracia participativa, construida desde sus bases mismas y que a consecuencia de la brutal represión perpetrada por el Estado llegó a la conclusión de la necesidad de una nueva revolución por el camino de la integración al pueblo trabajador. Aquí se relatan algunas experiencias vividas como parte de la lucha obrera en las décadas de los 70’s y 80’s, hasta la incorporación a lo que se ha dado en llamar “zapatismo civil”, propiciado por el alzamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en la madrugada de 1994.

No hay comentarios.: