domingo, 15 de abril de 2018

ATENCO: El papel del FPDT en la defensa de la tierra, el territorio, el agua y la vida

ATENCO: Nuestra lucha es por la tierra, el agua y la vida.
Doroteo Arango, 
La Voz del Anáhuac, 
14 de abril de 2018
El 22 de octubre de 2001 el gobierno de Vicente Fox emitió un decreto expropiatorio que despojaría de sus tierras y territorio a diversos pueblos para construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
Fue el choque frontal del Estado capitalista contra pueblos campesinos. Para el capital todo es mercancía, todo puede comprarse y venderse. Para los pueblos campesinos la tierra no se vende, es la que da vida, es la Madre Tierra. La madre no se vende. 
Atenco (a la orilla del agua, en lengua náhuatl), con tradición de lucha agraria, jugó un papel aglutinador de los pueblos, comunidades y barrios que resultarían afectados por el decreto expropiatorio, se conformó el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra: Nexquipayac, Acuexcomac, Tocuila, Acolman, Santa Catarina, Francisco I. Madero y otros pueblos se movilizaron conjuntamente. 
¡Tierra sí, aviones no!¡La tierra no se vende, se ama y se defiende!, son las consignas centrales de este movimiento que pronto logró romper el cerco informativo, pues cuando decidieron trasladarse a la Ciudad de México para manifestarse contra el poder federal, su paso fue bloqueado por la policía capitalina. Tuvieron que hacerse a un lado, pues los machetes salieron a relucir, tallándolos en el pavimento. 
Organizaciones sociales, contingentes estudiantiles, colectivos independientes, simpatizantes del EZLN y muchos más nos solidarizamos con la lucha en defensa de la tierra del FPDT, acompañando sus movilizaciones.  Hasta que el 11 de julio de 2002 se logró revertir el decreto expropiatorio. Este triunfo fortaleció al FPDT, se convirtió en referente para otras luchas a nivel nacional y ganó gran prestigio a nivel internacional, pues en otras partes del mundo también se habían levantado resistencias y rebeldías contra el despojo de la tierra, contra megaproyectos aeroportuarios, como fue el caso de Nantes, Francia y otros que buscaron tener resonancia mundial mediante expresiones solidarias sin fronteras.
Pero esta derrota temporal del Estado capitalista mexicano buscaría el momento de la revancha. Esto ocurrió los días 3 y 4 de mayo de 2006, coincidiendo con el avance que venía desarrollando en el país el recorrido de la Otra Campaña convocada por el EZLN. La Caravana zapatista visitó Atenco a fines de abril y se disponía a continuar por todo el país luego de realizar encuentros con núcleos simpatizantes en la Ciudad de México. Se llevó a cabo una importante marcha al Zócalo de la Ciudad de México, con la presencia de contingente de Atenco, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN.
El 3 de mayo el FPDT hizo presencia en horas de la madrugada en Texcoco, solidario con los floricultores que en esa fecha, día de la Santa Cruz, habían logrado que se les permitiría vender sus flores en las inmediaciones del Mercado Belisario Domínguez. Ya no se permitía esto con anterioridad, pues había compromiso de parte del gobierno estatal (PRI) y municipal (PRD) de erradicar el comercio informal en esta zona, pues Wal-Mart se disponía a implantar uno de sus centros comerciales ahí. El FPDT, junto con los floricultores de Texcoco, buscaron el diálogo con los gobiernos estatal y municipal. Se llegó a acuerdo de que se permitiría trabajar a los floricultores el 3 de mayo, atendiendo a la importancia de esa fecha para le venta de flores.
Pero el gobierno no cumplió el compromiso. Esa madrugada un despliegue policíaco cercó el mercado Belisario Domínguez para impedir que los floricultores se instalaran. El FPDT estaba presente en ese momento, en previsión del incumplimiento gubernamental. Se inició la protesta porque el gobierno faltó a su palabra y se desató la represión. FPDT y floricultores tuvieron que replegarse y refugiarse en una bodega, donde quedaron sitiados por la policía. Esta información llegó vía telefónica a Atenco y los compañeros salieron en marcha hacia Texcoco, pero en la carretera ya los esperaban contingentes policíacos para impedirles el paso. Se dieron los primeros enfrentamientos, con saldo de heridos y detenidos. La policía replegó a los compañeros hasta las inmediaciones de Atenco, donde la respuesta a la agresión policíaca se recrudeció. Ahí una bala de la policía asesinó a un jovencito: Javier Cortés. Este hecho enfureció aún más a los compañeros. Retuvieron a algunos policías para canjearlos por los compañeros detenidos en Texcoco y en la carretera.
La agresión del 3 de mayo en Texcoco y en la carretera fueron denunciadas en la concentración que se realizaba en esos momentos en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco. Ahí la Otra Campaña se declaró en Alerta Roja y se hizo el llamado a solidarizarse con Atenco, por lo que muchos activistas se concentraron allá. Montaron guardias nocturnas. En ese transcurso se informó que se preparaba un operativo para atacar a Atenco en la madrugada. Si el pretexto era liberar a los policías retenidos en Atenco, se decidió liberarlos de inmediato.
Pero eso no detuvo el ataque policíaco-militar. La Policía Federal Preventiva, la Policía Estatal y municipal tomaron por asalto Atenco, llegaron lanzando gases lacrimógenos y accionando sus armas de fuego. Rápidamente lograron frenar la débil resistencia y comenzó una feroz persecución y caza de activistas. Ahí fue herido en la cabeza por una granada de gas lacrimógeno el joven universitario, adherente de la Sexta, Alexis Benhumea (quien finalmente falleció el 7 de junio).
Con un saldo de dos jóvenes asesinados, decenas de heridos y más de un centenar de detenidos (entre los que decenas de mujeres fueron objeto de tortura sexual en el traslado al penal de Almoloya), ese operativo criminal contra Atenco, fue la venganza del gobierno federal por el triunfo atenquense que en 2002 echó abajo el decreto expropiatorio y la cancelación temporal del proyecto aeroportuario. 
El FPDT mermado, con parte de su dirección encarcelada o prófuga, centró su atención en la libertad de sus presos políticos hasta el 30 junio de 2010, cuando la Suprema Corte de Justicia dictamina  libertad para 12 procesados de Atenco, 9 recluidos en el penal de Molino de las Flores y 3 en el penal de alta seguridad de La Palma (Ignacio del Valle entre ellos).  América del Valle pudo exiliarse en la embajada de Venezuela. Adán Espinosa, prófugo también sólo pudo esconderse en casas de personas solidarias y sobrevivir con pequeñas aportaciones económicas que pudimos hacerle llegar de manera clandestina durante parte de esos cuatro años de persecución.
Mientras tanto el despojo de tierras avanzó por otros caminos: se utilizó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para simular el rescate del Lago de Texcoco. Las tierras que lograron adueñarse por esa vía, luego fueron cedidas al gobierno federal en 2012 para la reactivación del proyecto aeroportuario. 
Se ha apostado por parte del gobierno a la compra de conciencias, a cooptar y corromper a las autoridades ejidales, a atemorizar a la población, a dividirla, a provocar conflictos utilizando grupos de choque, a intimidar a activistas del FPDT, a criminalizar a sus dirigentes. En suma, el objetivo militar del Estado es destruir al FPDT.
En 2012 quien como gobernador del Estado de México y ordenó el operativo policíaco-militar contra Atenco en 2006, fue ungido como presidente en medio de protestas sociales que denunciaron la compra del voto y el fraude electoral. 
Durante su toma de protesta son violentamente reprimidas las muestras de repudio en las inmediaciones del Palacio Legislativo. Son heridos gravemente Juan Francisco Kuykendall, maestro dramaturgo y Uriel Sandoval, estudiante de la UACM. Uriel pierde un ojo a consecuencia del impacto de una bala de goma. Kuykendall queda postrado debatiéndose entre la vida y la muerte, hasta el 25 de enero de 2014. Una agonía que se prolongó por un año y casi dos meses.
Mientras se ejecutan estos actos criminales en las calles aledañas al Palacio Legislativo de San Lázaro, en su interior se firma el Pacto por México entre el gobierno federal y los principales partidos políticos: PRI, PAN y PRD, comprometiéndose a allanar el camino a las “reformas estructurales”que abren las puertas a la inversión extranjera en rubros hasta entonces salvaguardados como patrimonio nacional y desregulando instituciones garantes del cumplimiento de derechos básicos de la población: trabajo, educación, salud, seguridad social.
Inicia una tormenta de despojo y destrucción,
Al reactivarse el proyecto aeroportuario, comienzan obras en tierras usurpadas por Conagua, que fueron parte del territorio ejidal, pero ahora nombradas como reserva federal. A nivel ejidal, priístas y antorchistas, se da paso al dominio pleno, que permite la venta del ejido. 
Todo esto debilita la resistencia. Resistencia que, de hecho es dividida, minimizando al FPDT y dando espacio y reconocimiento a una Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México, con lo que se pretende aislar por completo al FPDT, vulnerable ahora a un golpe demoledor.
Como hace 17 años, al iniciarse la lucha contra el proyecto aeroportuario, nuestra solidaridad sigue con el FPDT. Esta lucha no es sólo contra el aeropuerto ni es sólo en defensa de la tierra.
Contra el aeropuerto y todo el megaproyecto civilizatorio del gran capital, pues el aeropuerto no viene sólo, viene con toda una red de carreteras, con complejos habitacionales, hoteleros, comerciales y de servicios, una Mega Aerópolis (Ciudad Futura).
Por sus dimensiones todo ese complejo urbanístico extinguirá lo que quedaba del lago de Texcoco, agravando aún más el problema de abasto de agua en la región, dando un golpe mortal a la subsistencia de los núcleos agrarios, destruyendo el tejido social de las comunidades, condenándolas a desaparecer. Por esto, para Atenco y pueblos afectados por este megaproyecto capitalista, la lucha en defensa de la tierra es también en defensa del agua y de la vida. Y si el papel protagónico corresponde a Atenco y los pueblos más afectados por el despojo, también debe ser lucha de la población de toda el área metropolitana, pues a todos nos afecta, a corto plazo por el problema del agua y en general por lo que implica para toda la nación.
De izquierda a derecha: Adán, Trini, América y Nacho 

No hay comentarios.: