domingo, 6 de mayo de 2018

¡MAYO ROJO NO SE OLVIDA! FPDT-ATENCO, 12 ANIVERSARIO DE LA BRUTAL REPRESIÓN

FPDT-Atenco: Sigue la lucha contra el nuevo aeropuerto y en defensa de la tierra, el agua y la vida
por Doroteo Arango
La Voz del Anáhuac/Trabajadores y Revolución
Fotos: Julio Chávez López
04 de mayo de 2018.
El viernes 4 de mayo nuestros hermanos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra nuevamente marcharon del Ángel de la Independencia al Zócalo refrendando su compromiso de lucha contra el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ese megaproyecto de muerte que los gobiernos federal, estatal y municipales insisten en imponer a los pueblos que viven, trabajan, resisten, luchan a la orilla del agua.
No es sólo la defensa de la tierra y el territorio, es también la defensa del agua, de la naturaleza, de la vida agrícola de la región, de la cultura, de la historia, de la memoria, de la dignidad, de la existencia misma de los pueblos.
Hace 17 años comenzó esta lucha. En 2001 el gobierno de Fox pretendió expropiar la tierra para la construcción del nuevo aeropuerto. La lucha de los pueblos y la solidaridad nacional e internacional echaron abajo ese decreto en 2002. No fue fácil. Los pueblos que forman parte del FPDT lo lograron luchando unidos, con firmeza. Su amor por la madre tierra y por su raíz histórica les dio la fuerza para derrotar entonces al poder y al capital.
Pero 4 años después, en 2006, los señores del dinero se cobraron sangrientamente la venganza. 3 y 4 de mayo son el Mayo Rojo que los pueblos del FPDT no olvidan ni perdonan. Dos jóvenes fueron asesinados, decenas fueron brutalizados, más de un centenar encarcelados, decenas de compañeras torturadas sexualmente. Pero el FPDT no se rindió. Con todo en contra resistió hostigamientos, amenazas, provocaciones, compra de conciencias, divisionismo, traiciones…
 
En 2012, el que era gobernador del EdoMex en 2006 llegó a la presidencia y reactivó el megaproyecto de muerte. En condiciones más difíciles los compañeros del FPDT siguen luchando dignamente. No van a rendirse. Está de por medio su propia existencia como pueblos campesinos. La amenaza no es sólo el despojo de sus tierras y su territorio. Es la muerte del lago de Texcoco, la extinción de los mantos acuíferos, la destrucción de su vida agrícola, de su tejido social, de su cultura e historia.
Los habitantes de la ciudad de México también sufriremos las consecuencias de la terquedad caprichosa del poder. Ese megaproyecto de muerte ocasionará el agravamiento del suministro de agua, depredará aún más el medio ambiente, acabará con una región productora de alimentos nativos, precarizará aún más las condiciones de vida de la parte oriente de la ciudad de México y los municipios conurbados. No podemos, no debemos ver la lucha del FPDT como algo ajeno, necesitamos, debemos asumirla como lucha propia, como combate que debemos librar junto al FPDT en defensa de la vida. La de Atenco es también nuestra propia lucha. No se trata de sólo expresar nuestra solidaridad, sino de entender que ahí se está jugando también nuestra propia sobrevivencia y dignidad.
 
 
 

No hay comentarios.: