jueves, 31 de mayo de 2018

UIA-CeX: UN EJERCICIO DE MEMORIA COLECTIVA DE LO QUE HEMOS VIVIDO O ESCUCHADO DEL 68

CeX monta propuesta visual, sonora y reflexiva sobre el 68 y la represión contra los jóvenes
Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CeX) de la Universidad Iberoamericana
Este material se comparte con autorización de la IBERO
Foto: Alberto Hernández / IBERO
Desinformémonos, Periodismo de abajo
30 de mayo de 2018
En el marco de la conmemoración por los 50 años del Movimiento Estudiantil de 1968, el Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CeX) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México montó la instalación transitable ‘No son 3’, que se enfoca en el proceso represivo que han sufrido los jóvenes en nuestro país desde la Noche de Tlatelolco hasta el asesinato de los estudiantes de cine en Jalisco, afirmó el Dr. Juan Carlos Henríquez, director de la instancia académica.
La instalación está hecha de vinilo y plástico. Para realizar esta propuesta, se utilizaron tres espacios de la nueva sede del CeX, ubicada en Avenida Revolución 1291. La intención fue rememorar el icónico año en dos vías: “Por un lado, la festividad, la imagen proyectada al mundo de las Olimpiadas, del México moderno, de un diseño gráfico que quería posicionarlo en la carretera de la modernidad y el progreso, y al mismo tiempo, los sucesos del conflicto estudiantil y del movimiento del 68”.
En la primera habitación, el ambiente y la atmósfera son netamente olímpicos; los jóvenes que aparecen tienen los rostros desenfocados, “porque en el fondo, los protagonistas de las Olimpiadas no eran los jóvenes, ellos estaban siendo protagonistas de otra historia. Por eso vamos a verles los rostros desenfocados; tratando de salir en la foto, encaramados, ante un México 68 monumental, pero que no tiene cabida para ellos”.
En el siguiente módulo, los jóvenes están bien definidos, enfocados, “es la historia de ellos; es la historia de la Noche de Tlatelolco, de las detenciones arbitrarias, de la participación del Ejército; por cierto, al entrar se activan ciertos sonidos, discursos, como el de Gustavo Díaz Ordaz, orgulloso de sus acciones de represión contra la juventud, una juventud acorralada, tirada, en calzoncillos, que refleja lo que para el Estado era y es ser joven, una especie de amenaza, de enemigo implícito”.
El tercer espacio es el más dramático, afirmó el director del CeX: “Es un pasillo muy angustiante, muy alto; lo que vemos es el México actual, donde ya no está desenfocado el rostro de los jóvenes, sino que está disuelto. Es el joven disuelto. Es hacer una reflexión sobre cómo es visto el sujeto joven en México, cuál ha sido su papel y cómo ha sido tratado históricamente. Es una pieza muy fuerte, que desafía”.
Recordó que la idea original surge tras el asesinato de los tres estudiantes de cine, ocurrido en Jalisco -de ahí el nombre de ‘No son 3’-, su desaparición, el silencio de las autoridades, el anuncio de que fueron disueltos en ácido, la incertidumbre de si fue cierta o no la forma en la que murieron; pues esto demuestra que transitamos de los tiros de gracia, de las mutilaciones, a disolver con ácido a personas, al capital más preciado que tenemos: los jóvenes.
“Impresiona saber que jóvenes estudiantes, que podría ser cualquiera, que pudimos haber sido nosotros, que pueden ser las nuevas generaciones, es decir, cualquier mexicano, está en esta vulnerabilidad, independientemente de sus actos, de lo que hace o deja de hacer, esto es lo que a nosotros nos crispó la piel.
“Por eso la última habitación es importante, es confrontarnos con esa realidad, no pudimos zanjar ese capítulo abierto de la Noche de Tlatelolco, que es un epítome, pero en realidad es todo el proceso represivo de los jóvenes que se expresa en 68, pero que tiene antecedentes previos, y que nos va a acompañar en toda esta historia hasta llegar al último año (2018).
Afirmó que es una atmósfera muy fuerte, pues busca contrastar a un “México que es muy crudo, fuerte de ver, insoportable de vivir, y quizá por ser insoportable nos resulta tan tentador vivir en un México de colores, diseño, de promesa baladí. Pero la verdad es que mientras tengamos en el sótano de nuestra historia estos episodios sin resolver, que no los queremos ver y afrontar, seguirán actuando como fantasmas”.
Para finalizar, invitó a conocer la propuesta y enfatizó que servirá para realizar otras “actividades, y acciones; tenemos pensado interactuar con los vecinos, invitarlos a refrescar la memoria y transportarnos todos a ese 1968; en un ejercicio de memoria colectiva de lo que hemos vivido o escuchado del 68. Nos ayudará la Dra. Julia Palacios para recordar desde la música y Jaime Ponce, desde el cine”, y no descarta que se unirán más personas a estas interacciones.
En esta instalación participaron el CeX, el Departamento de Historia, Difusión Cultural; y en especial la labor de los doctores Ivonne Lonna, quien se encargó del diseño gráfico, y José Luis Barrios, en la parte curatorial. Miguel Ángel Ortiz ayudó con la museografía, y en el montaje intervinieron el equipo del Centro de Exploración y Pensamiento Crítico y Juan Manuel Peña; mientras que Aurelio Asiain y Juan Carlos Henríquez estuvieron a cargo de los textos.
A la apertura de ‘No son 3’asistieron los rectores de la IBERO, Mtro. David Fernández Dávalos; de la UNAM, Enrique Graue Wiechers; y de la Universidad Autónoma de Chapingo, José Sergio Barrales; así como el director del IPN, Mario Alberto Rodríguez, y la presidenta de El Colegio de México, Silvia Elena Giorguli, quienes forman parte del Comité Interuniversitario M-68,que se encargará de realizar diferentes actividades durante este 2018.
También estuvieron presentes los delegados de las universidades ante el Comité: Dr. Juan Carlos Henríquez, director del CeX; Dr. José Madrid Flores, coordinador de asesores de la Dirección General del IPN; Mtro. Ricardo Raphael, director general del Centro Cultural Universitario Tlatelolco; Dr. Sinecio López, profesor-investigador del Departamento de Sociología Rural de la Universidad Autónoma de Chapingo; y Dra. Laura Flamand Gómez, profesora-investigadora del Centro de Estudios Internacionales del Colmex.
La sede de esta propuesta está en Avenida Revolución 1291 y la entrada es gratuita. “Es para transitarla, para estar ahí y sacar el provecho que uno le quiera sacar en ese momento”, dijo Juan Carlos Henríquez. Para más informes, escribir al correo cex@ibero.mx.

No hay comentarios.: