domingo, 3 de junio de 2018

ALCIRA SOUST SCAFFO, su poesía, su soledad y su paso en el movimiento del 68 en México…

LA FUERZA DE LXS LOBXS ES LA MANADA
Alcira Soust Scaffo, poeta y profesora uruguaya que acompañó el 68
Ké Huelga Radio
Domingo 3 de junio de 2018
A cincuenta años de los movimientos sociales de 1968 presentamos un programa dedicado a Alcira Soust Scaffo y el movimiento del 68 en México.
          Compartimos una crónica de la ocupación militar de la Ciudad Universitaria en septiembre de ese año, varios testimonios del encierro involuntario de Alcira en los baños durante el tiempo que duró la ocupación, una descripción general de la vida de Alcira y una selección de su poesía.
El ejército federal invadió Ciudad Universitaria del 18 de septiembre al 30 del mismo mes en 1968. Durante todo ese tiempo, Alcira permaneció oculta en los baños de la Facultad de Filosofía y Letras. Pudo sobrevivir bebiendo agua del sanitario. Luego de esto, le diagnosticaron "sicosis delirante crónica de características paranoides".
Las y los invitamos a conocer la obra poética de Alcira Soust:
Alcira Soust Scaffo
Por la calle alegre
va la niña sola
Parece gacela
Pronto será loba
Por la calle alegre
camina ella sola
Sonriendo y sonriendo
Sólo llora a solas
Por la calle alegre
juega con los niños
Parece uno de ellos
La niña y los niños
Por la calle alegre
ella va cantando
¡Qué viva la alegría!
En su canto hay llanto
En la calle alegre
ha quedado sola
A nadie sonríe
Llora, llora, llora
En la calle alegre
las puertas cerradas
al paso silente
de la niña sola
¡Cómo huye la gente!
Ahí viene la loba
En la calle sola
La loba! La loba!
Los niños dormidos
Ellas rezan todas
y murmuran ellos
La loba! La loba!
¿Esta es la calle
de la niña sola?
¿Es la calle alegre
donde caminaba?
jugaba?
cantaba?
Os habéis perdido
Esta es la calle
de la niña loba
donde rezan ellas
por los niños tristes
por los niños solos
sin cantos ni rondas
y murmuran ellos
La loba! La loba!
En la calle sola
La loba! La loba!
Uno de los primeros poemas de Alcira Soust Scaffo.
Foto cortesía de Agustín Fernández Gabard.
A Brics y Pepe Lameiras
Alcira Soust Scaffo.
No quiero caminos hechos
tomo la pala y el pico
y voy abriendo la tierra
con más amor que destreza
Y llegaré a las montañas
pasando los bosques
que el cansar aquieta
No soy pastor de rebaños
ni perro que cuida ovejas
que para ser animal
hace falta la inocencia
Soy uno que cuando amor
enciende como a una estrella
con la mano va trazando
lo que sólo aliento era
Entre compañeros vivos
afilar hoces quisiera
que la savia se hace vino
cosecha y holganza espera
Para conocer más sobre Alcira escucha los programas de Caleidoscopía que hicimos hace algunos ayeres:
Nuevo Caleidoscopía sobre Alcira Soust Scafo, 
Poesía en Armas
por  naila
escucha aquí
Jueves 26 de enero de 2012
En este programa nos conduciremos por la retrospectiva poética de una historia de vida, la cual nos llevará a recordar un año clave en la conformación de la esperanza, 1968 es el inicio de la transformación cíclica revolucionaria en el mundo, décadas nos proyectan generaciones de esfuerzo, de transformación, de abandono, de dolor, de acción, de lucha.
Hoy escucharemos desde la poesía de Alcira Soust Scafo su historia de vida, su percepción de un mundo florido con la luminosidad que brinda la alegría, la fuerza de lucha y la poesía contra las imposiciones del poder y finalmente la melancolía que hace recordar la batalla perdida, pero de frente al paso de la historia. Alcira Soust Scafo simboliza, como lo escucharemos, el insistente recuerdo que denuncia, denuncia de la verdad en un mundo de mentiras, por lo que su recuerdo para algunos es tan sólo el de una loca. Los invitamos a recorrer esta denuncia por medio de poesía y música que nos transporte a la década del inicio del rompimiento con la oligarquía mundial.
Poesía en armas, Alcira Soust Scafo
por  naila
escucha aquí:
Lunes 6 de febrero de 2012
Ésta es la segunda emisión caleidoscópica dedicada a Alcira Soust Escafo, en la sesión anterior transitamos desde su llegada a México, pasando por 1968 hasta el terrible encierro al que fue condenada en la locura de un mundo al revés donde se premia el olvido, y la locura es considerada un peligro por encerrar tanta verdad.
En este programa recorreremos 20 años de la vida de Alcira, recordando el encierro simbólico y real que encapsuló a Alcira en el recuerdo vivo de un movimiento que permanece vivo, para todos, incluso para sus antiguos compañeros, Alcira será considerada loca, para nosotros la locura que de tanto insistir en la memoria, a casi 50 años nos parece cuerda.
Alcira y el muralista Rufino Tamayo.
Misterios de una artista
Cajones de muchas casas resguardan su poesía, dice cineasta
Sorprende cómo Alcira Soust “dejó tanta huella en México”
Mónica Mateos-Vega
Periódico La Jornada
Jueves 15 de junio de 2017, p. 4
El documentalista Agustín Fernández Gabard, sobrino nieto de la poeta Alcira Soust Scaffo, considera que el personaje descrito por Roberto Bolaño como Auxilio Lacouture en sus novelas Los detectives salvajes Amuleto “es muy representativo de la Alcira que he ido descubriendo y de los pocos recuerdos que tengo de ella cuando volvió a Uruguay”.
El realizador, quien prepara un documental acerca de la mujer que en los años 70 del siglo pasado repartía sus poemas a los alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que Bolaño captó la energía que Alcira tenía para mantenerse activa, no sólo escribiendo, sino yendo a marchas, “contagiando a quien se cruzase en su camino, hasta el detalle de taparse la boca al hablar para esconder su gastada dentadura. En lo que seguramente no se parece es en el lado más complicado de Alcira, su inestabilidad, sus paranoias, ese lado casi autodestructivo que la llevó a aislarse al punto de perder todo contacto con su gente en Uruguay.
“La historia de Alcira está llena de misterios, al punto de que estoy seguro que será imposible develarlos todos. El principal bache que tenemos ahorita está en la Alcira de finales de los años 50 del siglo pasado, cuando ella terminaba sus estudios en el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal), y todavía no era la Alcira de la UNAM.
“En esa época ella estuvo casada con un médico de nombre Guillermo Santibáñez. Sería maravilloso poder encontrar a parte de esa familia, a algún sobrino o hijo de él que pueda contarnos sobre esos años.”
La fecha de nacimiento de Alcira Soust, según su pasaporte, es el 4 de marzo de 1924, continúa su sobrino; la de su muerte, según el acta de defunción hallada, es el 30 de junio de 1997.
“México se convirtió en su patria. Alcira se erigió en una mexicana nacida en Uruguay, por más que llega a México siendo una mujer formada, una destacada maestra, México la adopta y ella adopta a México. Su lugar en el mundo termina siendo Ciudad de México y la UNAM, por eso todo el material (fotos, cartas, documentos) que he ido recopilando en la investigación va a quedar en resguardo de esa casa de estudios una vez que concluya el documental, el primero que se realiza sobre Alcira”.
Ningún libro recoge la poesía de la autora uruguaya.
Fernández Gabard sostiene que no existe ningún libro publicado con la poesía de Alcira Soust, la cual ella escribía a mano o a máquina y repartía a todo el que quisiera compartir su lectura. También mandaba hacer librillos que editaba con recursos propios.
Los que la conocieron en Ciudad Universitaria conservan “el bello recuerdo” de una mujer ya madura, que vagaba por los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras. A veces alguien le invitaba un café o la comida, y se cuenta que muchos se cooperaron para comprarle el pasaje de regreso a su país.
El principal bache para reconstruir la historia de Alcira Soust Scaffo (en la imagen) está en los años finales de la década de los 50 del siglo pasado, expresa el sobrino nieto de la poeta.
Foto cortesía de Agustín Fernández Gabard.
Luego de la experiencia de permanecer encerrada 12 días con sus noches en un baño de ese plantel en la UNAM, donde afirman que debió comer papel sanitario y tomar agua de ahí, “le diagnosticaron sicosis delirante crónica de características paranoides, se desprendió de las pocas cosas que tenía y se fue perdiendo en un país ajeno”, narra Agustín Fernández Gabard.
Añade que con León Felipe, Bolaño y otros escritores de la época “compartían largas tertulias y borracheras. Sin embargo, mi tía siempre tuvo una parte misteriosa, lugares a los que nadie accedía. Maestra, nacida en Durazno, Uruguay, había viajado a México para profundizar sus estudios al tiempo que, en sus tardes libres, se perdía entre los laberintos de la poesía que ella misma escribía.
“Aquí es donde me interesa detenerme: en la poeta. También en la activista, la mujer que fue a contracorriente, la mujer libre y su solitario final en Uruguay. Alcira y el campo de espigas es un retrato intimista, construido a partir de fragmentos de sus amigos de México y Uruguay, de su familia, la mía.
        “Una de las cosas más fascinantes que veo de Alcira ha sido su capacidad de no parar de hacer cosas; fue maestra, poeta, artista, traducía poesía del francés al español, todo esto siempre con un gran compromiso social. Pero más que eso, me ha sorprendido cómo dejó tanta huella, cómo hasta gente que la vio una o dos veces la recuerda con aprecio e interés.”
Además de su poesía existen su tesis de grado del Crefal, titulada La recreación en la estructura de la personalidad (1956), así como algunas cartas, y un pequeño diario de algunos días en Uruguay.
“Alcira escribió hasta sus últimos días; su obra, o sea su huella, permanece guardada en los cajones de muchas casas. Como ella, que supo encontrar refugio cada día en cada casa, banco, árbol o azotea, mi película busca revisitar esas cobijas, para construir un mosaico de la mujer que supo y pudo ser, al tiempo que nos preguntaremos sobre lo que quiere decir vivir habiéndose perdido a una misma, o quizá, plasmar quién fue la mujer que nunca pudimos comprender”.
Agustín Fernández Gabard como fotógrafo ha colaborado con los diarios La DiariaEl ObservadorLa República, así como con organizaciones como Greenpeace Argentina y Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, entre otras. Realizó las exposiciones fotográficas Recuperando sonrisasObreros de la paz Montevideo-Inside Out.

No hay comentarios.: