sábado, 1 de septiembre de 2018

AMLO PROMETIÓ ABROGAR LAS REFORMAS ESTRUCTURALES. ¿CUMPLIRÁ O SERÁ UNA MENTIRA MÁS?

Resistencia a abrogar reforma educativa
Hugo Aboites
Publicado en La Jornada:
01 de septiembre de 2018.
 La poca claridad del nuevo gobierno sobre la abrogación de la reforma provoca inquietud en el magisterio y preguntas respecto de la continuidad del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). La respuesta, sin embargo, es ambigua. En el foro de consulta en Durango el futuro titular de la SEP señaló que se cancelará la reforma pero sobre el INEE dijo: “aún no se sabe, porque surgirá un nuevo acuerdo que se nutrirá precisamente de todos los foros que en esta materia se efectúan a nivel nacional”. (El Sol de Durango, 29/8/18). Es decir, habrá abrogación pero no se sabe bien de qué. Pero, además, se dice que la decisión se tomará a partir de las aportaciones en los foros.
Extraña respuesta porque hace mes y medio, sin foro alguno ya el futuro secretario Moctezuma planteaba cancelar el otro gran tema de la reforma, la Ley General del Servicio Profesional Docente (en Adela Micha, El Financiero 11/7/18). ¿Por qué no lo mismo con la Ley INEE? Aparentemente ya había un compromiso previo, pues el futuro titular da a conocer que ya se iniciaron conversaciones con el INEE para trabajar la evaluación en la propuesta educativa del nuevo gobierno. Podía haber sido sólo eso, pero el compromiso se reforzó al invitarse como subsecretario a un integrante del Consejo Directivo del INEE, el maestro Guevara Niebla. Y así se integró a la SEP la visión del INEE, pues, inmediatamente Guevara en entrevista describió como excesiva la propuesta de López Obrador de cancelar la reforma, y agregó que era mejor reforzarla y, además, no tocar al INEE (www.elfinanciero.com.mx/10 de agosto 2018).
Si tienen esta visión quienes en último término se encarguen o encarguen a una institución del sur la sistematización de los foros, en el caso del INEE serán previsibles los resultados. Por eso un día antes, el instituto declara que las evaluaciones “sigue[n] tranquilamente su curso… no hay razones para cambiar nada”( La Jornada, 9/8/18). Luego habla “Mexicanos Primero: no se puede cancelar de golpe la reforma educativa”
(Noticiario vespertino, 22 agosto 2018: 
Y, al día siguiente, la OCDE, lo mismo: “es muy importante…[mantenerla,] para asegurar que exista calidad en la docencia”dice (La Jornada, 23/8/18). Así, en torno a la abrogación-INEE se crea una inmediata convergencia entre la ambigüedad y resistencia interna y oposición externa.
Hace exactamente seis años, las cúpulas de los tres partidos ante la fuerza magisterial veían necesario blindar la reforma con un contexto constitucional y legal. Y lo hicieron, pese a todo. Hoy, sin embargo, y pese a muy poco, desde el mismo gobierno que plantea abrogar hay resistencias a desmantelar todo, ofrecen ceder una mitad, pero no la más importante, la que conserva el poder punitivo. Y así, vuelven realidad lo que en educación planteaba hace poco a La Jornada Peña Nieto: “una nueva administración construirá bajo su óptica, pero con cimientos construidos por la contribución de este gobierno...(24/8/18). Una abrogación mocha significará heredar seis años más de una legalidad totalmente ajena al propósito del gobierno de AMLO pues establece que la calidad significa evaluar a los maestros y, en su caso, removerlos, y que sustenta el poder del INEE para obligar a la SEP a hacerlo. (Ver Aboites, La Jornada, 21/7/18). Significa también, además, heredar la continuación de un justificado conflicto.
Hoy, seis años después, un caudal enorme de enojo (Nochixtlán), de esperanza y exigencia de profunda transformación generó 30 millones de votos, consiguió para Morena el poder Ejecutivo y Legislativo y, ¿no es suficiente para cancelar esa herencia? ¿Quién le dirá al millón y medio de maestros que no es conveniente, que no se pudo? 

No hay comentarios.: