miércoles, 3 de octubre de 2018

CIG-CNI: MARICHUY CON LA COMUNIDAD OTOMÍ QUE RESISTE EN LA CDMX

Palabras de María de Jesús Patricio Martínez, vocera del CIG, en encuentro con la comunidad otomí en Roma 18, Ciudad de México,
Congreso Nacional Indígena:
28 de septiembre de 2018
Entonces, pues, de mi parte, traigo esa palabra. Y decirles que el Congreso Nacional Indígena está al pendiente de ustedes y vamos a seguir al pendiente de lo que pase. Porque como pueblos que hemos caminado en el Congreso Nacional Indígena ya no podemos estar separados: tenemos que seguir juntos, y ahora más que nunca ser más fuertes, porque viene esa tormenta, y viene fuerte. 
* * *
Buenas tardes, hermanos y hermanas otomís; compañeros y compañeras que apoyan a estos hermanos nuestros y no los han dejado solos, y a todos los demás que se solidarizan en esta lucha que llevan y que están sufriendo, justo en estos momentos.
        Yo estoy aquí con ustedes para decirles que, desde donde estamos, estamos con ustedes, que sentimos su dolor: cuando fueron reprimidos, nos lo hicieron a nosotros.
¿Y saben por qué? Porque es la forma que usa el gobierno para reprimir, para acabar a nuestros pueblos y lo está empleando en todo el territorio, no es nada más aquí con ustedes.
Nos están despojando de nuestras riquezas, nos están contaminando nuestras aguas, no están quitando nuestros árboles, nuestros bosques; están imponiendo empresas que solamente van a generar para ellos ganancias y para nosotros contaminación, miseria. Nuestras tierras se las están acabando.
Y por eso quisimos salir a recorrer el país y decirles que solamente unidos, organizados, es como vamos a salir adelante. Porque estos que están allá arriba no se van a detener: las formas que usan para reprimirlos, para despojarlos, para quitarles a ustedes, así como lo hicieron, es como están implementando en todo el país. Y cuando alguien se opone, como lo hicieron algunos compañeros que los apoyaron o ustedes mismos, luego los tratan como los tratan.
¿Por qué? Porque el único delito es que somos indígenas, tenemos formas distintas de vivir, de convivir, de vestir, de hablar.
Entonces, pues, de mi parte, traigo esa palabra. Y decirles que el Congreso Nacional Indígena está al pendiente de ustedes y vamos a seguir al pendiente de lo que pase. Porque como pueblos que hemos caminado en el Congreso Nacional Indígena ya no podemos estar separados: tenemos que seguir juntos, y ahora más que nunca ser más fuertes, porque viene esa tormenta, y viene fuerte.
Y tenemos que estar preparados, así como nuestros hermanos, los padres de los 43 de Ayotzinapa, y muchos más, pero ellos son una muestra, pues, de resistencia, de que se han mantenido unidos y firmes, hasta encontrarlos, dicen, y decirles también que estamos con ustedes, porque esto nos tiene que unir. No tenemos que separarnos; tenemos que seguir caminando desde nuestras geografías, desde donde estamos, pero siempre al pendiente, porque lo que viene es más fuerte.
Entonces, hermanas y hermanos otomís, manténganse unidos, manténganse firmes. Como nos dicen nuestros hermanos zapatistas: no se vendan, no claudiquen y no se rindan.
Es lo único que nos va a dar fuerza para salir adelante, porque estos que tienen el dinero y que tienen el poder no se van a detener. Tenemos que organizarnos nosotros desde abajo, tenemos que ser fuertes, tenemos que caminar hacia un rumbo de defender lo que es nuestro, defender lo que nos heredaron nuestros antepasados. Y es esto: es el vestido, es la lengua, es la forma propia que tenemos de organizarnos, de convivir. Hay que mantenernos firmes.
Y decirles aquí, a los vecinos, que también nuestros hermanos otomís son personas, que piden que hagamos equipo; que si no están de acuerdo en que ellos estén aquí: aquí están, y aquí van a seguir, y no se van a ir. Entonces, pedimos respeto, así como nuestros hermanos respetan a sus vecinos.
Y pedirles un poco de paciencia, por todos aquellos que no están de acuerdo con nuestros hermanos.
Y con los que sí están de acuerdo, pedirles que sigan apoyándolos. Porque somos humanos y un día ocupamos de unos, y otro día ocupamos de otros, y todos nos ocupamos. Todos necesitamos caminar juntos.
Entonces, hermanos otomís, desde donde estamos, vamos a estar al pendiente de los que les suceda a ustedes.
Y decirles que se mantengan unidos, es lo único que va salir hacia adelante: manténganse unidos, no se separen, no desconfíen unos de otros, entre ustedes mismos.
Y sigamos adelante haciéndonos fuertes, porque solamente tejiendo esa red abajo es lo que va a salir para después.
Nos espera una gran lucha y tenemos que caminar juntos y juntas. Entonces, aquí estamos, aquí estaremos, desde nuestros lugares, porque ésa es la forma como caminamos. Cuando estamos juntos somos asamblea y cuando estamos separados somos red.
Y así lo vamos a seguir haciendo: ánimo, hermanos, aquí estamos, aquí vamos a seguir, no se desesperen, manténganse juntos, manténganse unidos y van a ver que vamos a lograr grandes cosas: porque solamente la unidad es lo que nos va a sacar adelante.
Gracias, hermanos.

No hay comentarios.: