viernes, 19 de octubre de 2018

EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO Y LA NECESIDAD DE “SANAR JUNTO A LA MADRE TIERRA”


Las palabras sobran también cuando con cinismo hablan de reconocer en sus leyes profundamente podridas los Acuerdos de San Andrés o nuestra libre determinación
Elena González Canavesio, Gabriel Pitaluga y Agustina Peralta,
La Tinta:
Desinformémonos, Periodismo de abajo:
19 de octubre de 2018.
El CIDECI-UniTierra está ubicado a los pies de los cerros de San Cristóbal de las Casas en el Estado de Chiapas, México. Es un predio caracterizado por sus amplios espacios verdes y construcciones donde se realizan cotidianamente diversos talleres de formación que se encuentran destinados a jóvenes de las comunidades indígenas desde los 12 años, sin límite de edad, que no hayan accedido al sistema educativo formal. Cada taller cuenta con un espacio físico propio y con los recursos materiales pertinentes para su desarrollo, obtenidos a través de la cooperación internacional o por el trabajo diario que realizan los jóvenes en los diversos talleres, dado que todo lo que allí se produce se encuentra destinado únicamente para el mantenimiento del lugar y de sus integrantes -muchos de lxs jóvenes se albergan allí mismo-.
Entre la variedad de talleres encontramos: Telar, Panificación, Mecánica, Huerta, Pintura, Alfabetización, Carpintería, Herrería, Mecanografía, Computación, Serigrafía, Música, Alfarería, Costura, Salud, Diseño y Arquitectura, Imprenta, Filosofía, Zapatería y Talabartería, entre otros. Las actividades son realizadas de 9 a 19 horas. Además se dicta un Seminario Abierto al Público General que se realiza los días jueves.
Este Centro, durante los días que se llevó a cabo la Asamblea, se convirtió en un espacio de encuentro y reencuentro entre diversas comunidades que llevaron sus cotidianeidades plurales, habitándolo hasta hacerlo suyo.
El zapatismo en su contexto
Para comprender al movimiento zapatista y sus diferentes estrategias políticas, desde el levantamiento del ‘94, hay que poder dimensionar el contexto del que surge y la tenacidad del neoliberalismo que viene profundizándose por más de tres décadas continuadas en México.
La democracia burguesa mexicana chorrea sangre por todos lados, aunque los medios de todo el mundo callen ante las atrocidades de los finqueros del patio trasero del imperio genocida. El Estado de derecho en México tiene un modus operandi muy similar a las dictaduras diseñadas desde la Escuela de las Américas. La cantidad de asesinatos, lxs desaparecidxs, presxs políticos, torturadxs y desplazadxs se cuentan por cientos de miles¹.
El terrorismo de Estado y las mafias organizadas, en connivencia con el Estado, sumergieron a México en un genocidio cotidiano. Solo en la primera mitad del 2018, se contabilizaron 16 mil asesinatos en el país. En 3 años, los homicidios crecieron casi un 75% y los femicidios se triplicaron²en el mismo periodo.
Al terrorismo físico hay que sumarle el terrorismo social perpetrado por el sistema neoliberal que mantiene su vigencia por décadas, de partido político en partido político. Este combo hace que el Estado tenga una fuerte presencia represiva y una débil presencia en la protección social³.
¿Quiénes son lxs más violentadxs entre lxs violentadxs? Los pueblos indígenas y dentro de esos pueblos las mujeres. A grandes rasgos, ese es el contexto en el cual se mueve el CNI-CIG y dentro de estos órganos el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Es comprendiendo esta realidad que hay que analizar sus luchas y sus formas.
El eventual repliegue del EZLN, ha sido criticado desde sectores del marxismo por su estrategia, que fue conceptualizada en su momento como un intento de “cambiar el mundo sin tomar el poder”, cuando México y el mundo siguieron cambiando pero para peor. Sin embargo ese repliegue se dio en un contexto muy adverso y sirvió para tomar fuerzas, extender los brazos y hermanarse con otros pueblos indígenas del país (además de ganar apoyo internacional) para que nunca más haya un México sin ellxs.
Por tal motivo, por propuesta del EZLN se creó el 12 de octubre de 1996 el Congreso Nacional Indígena con el propósito inicial de acompañar los acuerdos de San Andrésy congregar las luchas de todos los pueblos indígenas de México. Si bien los acuerdos de San Andrés fueron desconocidos y traicionados por todos los gobiernos desde 1996, el CNI siguió avanzando y en enero del 2017 decidió conformar el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) con una vocera mujer e indígena, María de Jesús Patricio Martínez -más conocida como “Marichuy”- del pueblo Nahua, pasando a la ofensiva en la disputa colectiva del Estado para transformarlo y, junto con la organización popular desde abajo y a la izquierda, reconstruir un país devastado.
Segunda Asamblea CNI-CIG: los dolores compartidos nos hermanan en la lucha
En el marco de la trayectoria descrita, se celebró la Segunda Asamblea del CNI-CIG, encuentro que generaba expectativas en relación a la estrategia ante un nuevo gobierno nacional del Estado que se plantea como “de izquierda”, luego de más de tres décadas ininterrumpidas de gobiernos que podrían denominarse “de derecha”.
Desde La Tinta pudimos acceder a la plenaria final de la asamblea, el día 14 de octubre, registrando lo acontecido con ojos curiosos que fueron transformando su mirada durante el encuentro hacia la comprensión, la adhesión y la admiración.
Durante buena parte de la plenaria, compartieron sus luchas los diversos pueblos del CNI con una mezcla de tristezas y digna rabia ante el terrorismo de Estado y el despojo capitalista. Los testimonios fueron dados en primera persona por sus protagonistas, frente a un auditorio lleno que acompañó con arengas, abrazando sus resistencias y rebeldías.
La primera oradora, luego de la presentación, fue Hilda Hernández Rivera, integrante del Comité de Madres y Padres de los 43 (Ayotzinapa). Hilda denunció los cuatro años de impunidad que lleva el caso y se mostró expectante frente el compromiso que asumió el presidente electo Andrés Manuel López Obrador de conformar una comisión investigadora. Sin embargo destacó que la confianza se construye con hechos y no con palabras. Luego destacó el acompañamiento del CNI, el CIG y el EZLN en la lucha por el pedido de justicia y la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidxs. A lo que la tribuna respondió con una arenga de: ¡Vivos los llevaron vivos los queremos! ¡Aparición con vida y castigo a los culpables!
También estuvieron presentes campesinxs desplazadxs de Nicaragua; los pueblos en lucha por la tierra en Mezcala (Jalisco); el Gobierno indígena de San Lorenzo de Azqueltán; los comuneros de Zacualpan en lucha contra la minería; representantes del pueblo Náhuatl de Estados Unidos, hermano del Pueblo Náhuatl del norte de México, separados por fronteras arbitrarias; los Chinantecos de la cuenca del Río Papaloapan (Oaxaca) en guerra contra megaproyectos a favor de la acumulación de la riqueza por parte de las empresas transnacionales; y sobrevivientes de la masacre de Acteal-A.C. Las Abejas; sólo por nombrar algunxs de lxs expositorxs.
Ante las situaciones relatadas, se realizó un pronunciamiento para elaborar una propuesta para exigir justicia por los secuestros realizados por el mal gobierno a través de una campaña unitaria nacional e internacional por la libertad de dichos presos políticos.
Conformación del CNI y el CIG
Otro de los momentos clave de la plenaria, fue la exposición de lo trabajado durante la jornada de la asamblea de los días previos. Para ello resulta necesario partir del reconocimiento de cómo se integra el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Concejo Indígena de Gobierno (CIG).
El CNI se encuentra conformado por nueve grupos de trabajo: Tierra y territorios (despojo y defensa); Autonomía; Mujeres; Jóvenes; Disidencias sexuales e identidades de géneros; Personas con discapacidad; Migrantes; Trabajo y Explotación; y Justicia. Durante este encuentro se constituyó un grupo de trabajo más: Educación, cultura y arte.
A su vez, el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) está compuesto por cuatro comisiones encargadas de trabajar aspectos centrales sobre la organización, su funcionamiento y sostenimiento: Comunicación; Finanzas; Vinculación y Relaciones Internacionales.
Cada espacio de trabajo compartió sus propuestas al resto de la asamblea y se puso en consideración de lxs presentes lo decidido en la asamblea plenaria desarrollada el día 13 de octubre, decidiendo llevar a consulta la propuesta de ampliar el CIG, la continuidad de los talleres de formación política, y también se establecieron las fechas de los encuentros sobre Discapacidad y de Radios del CNI. Otra propuesta fue crear mecanismos para fortalecer el CIG. Además se consultará sobre la creación de un frente anticapitalista y antipatriarcal en el marco de desarrollo de políticas de alianza, no solamente indígena y nacional, que les permita mantener la autonomía, es decir sus identidades, modos y tiempos.
Las exposiciones culminaron con las palabras de uno de los Comandantes, quien, en primer lugar dedicó unas palabras de agradecimiento a todxs lxs participantes y en especial a todo el equipo del CIDECI por la organización y hospitalidad.
Se reafirmó el serio compromiso del EZLN de trabajar horizontalmente y consultar con los pueblos sobre los acuerdos alcanzados en la asamblea. También dejaron en claro su postura sobre el mal gobierno y el mal sistema, que nunca dejará de violentarnos, e instaron a trabajar llenos de fortaleza, coraje y esperanzas por un mundo mejor. Llamaron finalmente a trabajar y no rendirse, no venderse, ni claudicar; desde el territorio que cada uno habite.
Conclusiones: asumir al enemigo en común para coordinar las luchas emancipatorias
Resulta central el llamado a seguir tejiendo la red de redes que conforman el CNI-CIG e ir acompañando procesos para su incorporación al movimiento de manera progresiva, sin perder sus identidades y formas indígenas.
Durante toda la jornada quedó bien en claro que el enemigo se llama capitalismo y en él no se confía “ni tantito así, nada” y por ello hacen el llamado a la ampliación sin fronteras de la red de redes, cuya lógica debe ser la indígena, para hermanarnos con la Madre Tierra que tanto despojo sufre junto a sus hijos e hijas, no solo indígenas y campesinxs, sino toda la vida que en ella y por ella habita. La acumulación capitalista, hoy más que nunca, se alimenta del exterminio de la vida y la separación de los pueblos.
Respecto al nuevo gobierno del Estado: lo asumen como incompatible con la cosmovisión indígena, por la multiplicidad de proyectos extractivistas que plantea la plataforma de gobierno de Morena, las concesiones al capital transnacional, junto al sostenimiento del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y la continuidad de las políticas neoliberales,prometiendo además la profundización de la política represiva con la incorporación de 50 mil nuevos jóvenes a las distintas fuerzas armadas. Por ello, en el comunicado de la asamblea se plantea que “las palabras sobran también cuando con cinismo hablan de reconocer en sus leyes profundamente podridas los Acuerdos de San Andrés o nuestra libre determinación, sin siquiera tocar el asesino montaje capitalista que es el Estado Mexicano” mencionando principalmente al reformado Art. 27 de la Constitución Nacional que pone la tierra al servicio del gran capital.
La apuesta es construir un propio gobierno, autónomo y rebelde, de la red de redes que son colectivos de colectivos, que pretende representar el CIG, pasando de la resistencia a la ofensiva, del repliegue a la expansión, para disputarle hegemonía al fundamentalismo de las mercancías del que son presa todos los gobiernos que plantean la inevitabilidad del capitalismo. Haciendo un llamado a todas las organizaciones anticapitalistas, de todas las geografías, a conformar sus concejos de gobierno si así lo consideraran necesario, para coordinar y enriquecer las luchas.
“No es cierto que el gobierno deba ser para destruir, sino para construir. No es cierto que el gobierno deba ser para servirse, sino para servir. Debe ser espejo de lo que somos cuando soñamos decidiendo nuestro destino, y no la mentira que nos suplanta para decir en nuestro nombre que quiere ver muerto todo a su alrededor”. Esta fue una de las afirmaciones en el pronunciamiento de la asamblea.
Finalmente se planteó la necesidad de “sanarnos junto a la Madre Tierra”, volviendo sobre la importancia del buen vivir indígena, en contraposición a la hidra capitalista que crece como un gran cáncer expandido por todo el mundo.
“Los pueblos indígenas están salvando al planeta de un desastre ambiental”, planteaba Noam Chomsky hace un año; y escuchando las reivindicaciones y luchas cotidianas del CNI-CIG, queda claro que las raíces indígenas son fundamentales para evitar el holocausto ambiental y social al que nos empuja el capitalismo en su evolución cada vez más extractivista y neoliberal.
La jornada finalizó con un manto místico, por la lluvia copiosa que regaba en forma de agradecimiento a la Madre Tierra, sumada a la presencia de representantes de los pueblos con sus vestimentas tradicionales, bordadas de todos los colores, que complementaban matices con los oscuros pasamontañas, característicos del EZLN. Culminó así una extenuante y gratificante jornada de trabajo que dejó muchas tareas pendientes, pero un horizonte más claro y pretencioso para los pueblos rebeldes de Nuestramérica.
NOTAS:
[1] Al respecto ver informe de la CIDH del 2016, disponible en
[2] Datos elaborados por Arturo Ángel, en base a las cifras oficiales del SESNSP, para Animal Político, disponible en 
[3] Si nos hace acordar a la reformas del Frente Cambiemos en Argentina, no es simple casualidad y debe llamarnos a evitar el mismo destino.
[4] Ver datos oficiales disponibles en 
[5] Ver: 
[6] El comunicado leído durante la asamblea y publicado en el medio de comunicación oficial del movimiento Enlace Zapatista, está disponible en

No hay comentarios.: