miércoles, 26 de diciembre de 2018

DOS LIBROS CON TESTIMONIOS DE LA LUCHA PARA QUIENES LUCHAN CONTRA EL ENGAÑO

Compañera/os de los espacios, colectivos, grupos libres, independientes, autogestivos:
         Tal como estaba previsto, en estos días (martes 27 o miércoles 28 de noviembre, el compañero impresor nos entrega ya el libro: “¡UNÁMONOS AL PUEBLO!, una enseñanza del 68 mexicano. (Caminos Post-68).
 A fines del mes pasado ya nos había entregado la 2ª Edición del libro “De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible”.
Ambos libros son de la autoría de Guillermo Palacios, quien en 1968 fue brigadista en la Prevocacional 4 del IPN y en 1971 fue parte del Comité de Lucha de la Vocacional 6, también del IPN. Después, en 1972-73 estuvo en la Preparatoria Popular Tacuba, dando por terminada su participación como activista estudiantil y pasando, ya de manera permanente, a otro ciclo de vida, al que llamó de integración con el pueblo. Esto porque entre los activistas  politécnicos se extendió una posición política radical, con la idea de abrir caminos hacia una nueva revolución, que destruyera el sistema capitalista dominante. Nada bueno podía esperarse ya del Estado mexicano. Las masacres del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971 nos convencieron de que en México estaban cerradas las vías pacíficas y civiles de lucha y no quedaba ya otro camino que el de la lucha armada.
Pero, con ese mismo objetivo se abrieron dos caminos:
El de armarse y pasar a la acción revolucionaria armada. Muchos compañeros del IPN formaron parte del grupo Lacandones, otros se ligaron a las guerrillas de Genaro Vázquez Rojas y de Lucio Cabañas Barrientos en el estado de Guerrero, o a otras de las organizaciones político-militares que surgieron durante la década de los 70’s.
Y hubo otros, también convencidos de la necesidad de una revolución que, sin duda habría de ser armada, que no optaron por irse directamente a prácticas insurreccionales, pues su pensamiento fue que una revolución no puede ser obra de pequeños grupos de valientes armados, sino que precisa ser lucha de todo el pueblo trabajador, para lo cual, la tarea inmediata era integrarse al pueblo, con los obreros en las ciudades, en las fábricas o en el campo, con las comunidades agrarias, campesinas  o indígenas.
Esto que se resume aquí en un par de párrafos es lo que se relata en el libro: “¡UNÁMONOS AL PUEBLO…”, en básicamente tres fases: 
Una primera que va de 1970 a 1980, donde aborda la experiencia de lucha en una docena de fábricas, como parte de lo que en esa década se denominó “Insurgencia Obrera”
Una segunda que se inicia en 1980, al ingresar a trabajar en Teléfonos de México, que concluye en parte en 2010, cuando se jubila de esa empresa, y de alguna manera sigue ahora como parte del sector jubilados.
Todavía dentro de la segunda fase, se inicia una tercera a partir de 1994, a raíz del levantamiento armado zapatista, en la cual se incluye desde 1994 como parte de lo que ha dado en llamarse zapatismo civil (CND, FZLN, Otra Campaña y Sexta), donde continúa participando. 
En el 1er libro: “De la protesta callejera…” se abordó la experiencia del Movimiento Popular-Estudiantil, de 1968 a 1972.
Este año, que pronto finalizará, se cumplieron 50 años del 68. El Estado Mexicano, desde las autoridades académicas de la UNAM, del IPN y de otras instituciones educativas hicieron todo lo posible por institucionalizar estas fechas, en particular el 2 de octubre. El truco en ello es reducir el movimiento a la masacre. Pero, aunque efectivamente el 2 de octubre no se olvida, quieren poner ahí el punto final, es decir, a olvidar, soslayar, ocultar, enterrar todo lo demás: las asambleas, las brigadas, las grandes manifestaciones, la autodefensa frente a las fuerzas represivas, la rebeldía, la independencia, la horizontalidad, la insubordinada irreverencia hacia el Estado por su criminal proceder, la participación creciente de obreros, campesinos, comerciantes, empleados públicos, la solidaridad comprometida de profesores, escritores, artistas, intelectuales… Y todo lo que aprendimos, lo que la lucha nos enseñó, no caer en las trampas demagógicas de los señores del poder. Repudiamos rotundamente al PRI, pero ya veíamos incubarse el “huevo de la serpiente” desde el cada vez más suplicado registro electoral del PCM, para institucionalizarse, para formar parte del mosaico electoral, para presentarse como la “opción de izquierda” y ser lo que ahora son: la cuna de la claudicación y la traición…, la “demostración” de que todos tienen un precio (una diputación, un cargo público, algún hueso qué roer). 
Pero siempre hay algo más grande: la dignidad, esa no tiene precio mientras se tengan convicciones libertarias firmes. ¿Pudieron los abuelos de los priístas comprar a Emiliano Zapata o a Ricardo Flores Magón? ¡Nunca! Se mantuvieron firmes, no olvidaron algo que seguimos teniendo presente hoy: No rendirse. No venderse. No claudicar.
Y bueno, regresando a lo de los libros. La aparición de la 2ª Edición de “De la protesta Callejera…” y la publicación de “¡UNÁMONOS AL PUEBLO!..., al ser ediciones de autor, ahora sin “editor ejecutivo” y habiendo tratado directamente los costos de ambas publicaciones con el compañero impresor, nos permiten que, a la hora de hacer cuentas, los libros podrán distribuirse a un precio más accesible. La 1ª Edición de “De la protesta callejera…”, todavía con intervención de un “editor ejecutivo” se manejó un costo mínimo de $200 por ejemplar. Ahora, sin esa intervención se podrán dar a $100 por ejemplar. Pero como el costo neto por libro es de aproximadamente $50 por ejemplar, la idea es recuperar lo gastado y hacer un fondo que permita autogestionar otras publicaciones. 
Esto significa que nuestra propuesta para los compañeros de grupos y colectivos libres, independientes, de lucha, autónomos, de abajo y de izquierda, que estén dispuestos a contribuir en la distribución y venta de estos libros, a nosotros sólo nos recuperen $50 por libro y que la diferencia se quede para el fondo del grupo o colectivo. Si un libro lo venden en $100, nos regresan $50 y se quedan con $50. Aunque incluso pueden darlos en menos, en $70, en $80, como lo decida cada colectivo, la diferencia se queda ahí. 
La idea no es hacer negocio, sino difundir una experiencia narrada desde abajo, por un activista de base, que no fue ni es dirigente de nadie, de nada, que no pretende enseñarle nada a nadie, que no busca señalar un camino, ni decirle a nadie qué hacer o dejar de hacer. Solo trasmitir una óptica distinta de esta experiencia de lucha, de la que escribieron los que fueron dirigentes, los intelectuales, los novelistas, los guionistas de teatro o cine, pero faltaba algo: una interpretación crítica desde abajo, por alguien que lo vivió y lo marcó…
La idea es también luchar porque la memoria colectiva no sea institucionalizada, reducida al martirologio, inscrita con "letras de oro" en los lugares donde la corrupta clase política perpetra falsos e hipócritas "homenajes" a los que, sin buscar nada a cambio, lucharon honesta y decididamente en las calles para hacer valer los derechos que no se han cumplido cabalmente en nuestro país, ni durante la larga noche del pasado ignominioso ni en el gatopardismo que ahora busca engañar y mediatizar al pueblo trabajador con otros tintes demagógicos que trata de ocultar tras nuevas máscaras. 
Que le quede claro a toda la clase política: ¡NO NOS ENGAÑAN! ¡NO LES CREEMOS! ¡NO OLVIDAMOS! ¡NO PERDONAMOS! ¡NO NOS RECONCILIAMOS CON EXPLOTADORES Y OPRESORES! ¡NO NOS RENDIMOS! ¡NO NOS VENDEMOS! ¡NO CLAUDICAMOS!  
La obtención de ejemplares de ambos libros es directamente con el autor: Guillermo Palacios. Asimismo para acordar la presentación de estos libros.
FB: www.facebook.com/doroteo.arango.3139         
Teléfono local: 5394-2670,
Teléfono celular: 553103-3866.
Iremos a donde nuestros hermanos de lucha de los espacios libres, autogestivos, independientes de los gobiernos y de los partidos políticos, con los trabajadores del campo y de la ciudad, con los estudiantes y profesores, con todos los que luchando abajo y a la izquierda están dispuestos a combatir al criminal sistema capitalista que despoja, explota, reprime y desprecia a los pueblos indígenas y campesinos, a los obreros y empleados, a los comerciantes y artesanos, a todas las expresiones diversas de rebeldía y resistencia...    

No hay comentarios.: