jueves, 27 de diciembre de 2018

AÚN CON AUMENTO, EL SALARIO MÍNIMO EN MÉXICO SEGUIRÁ ENTRE LOS MÁS BAJOS DE AMÉRICA LATINA

El salario mínimo mexicano es insuficiente para sacar adelante a los 54.3 millones de connacionales en situación de pobreza. Es tan bajo, que con todo y aumento (a 102.68 pesos diarios) en 2019 seguirá siendo uno de los más precarios de América Latina.
México seguirá siendo un país de salarios precarios en América Latina
Ver video:
27 de diciembre de 2018.
Ciudad de México, 27 de diciembre (SinEmbargo).- El salario mínimo en México es tan bajo, que aún con el aumento (a 102.68 pesos diarios) anunciado para 2019 seguirá siendo uno de los más precarios de América Latina. Inclusive, la meta prevista para 2024 (176 pesos diarios) será insuficiente para colocar a México a la par que países como Argentina, Chile o Guatemala.
En el último sexenio, el salario mínimo mexicano aumentó en casi 42% (pasó de 62.33 a 88.36 pesos diarios).
Aunque fue mayor a la inflación promedio (3.98%) de los últimos seis años, el incremento salarial equivalió a 4.34 pesos más, cada año, según los datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Dicha cantidad no es suficiente, por ejemplo, para comprar un boleto de metro (5 pesos).
En el resto de los (19) países de Latinoamérica, la variación promedio del salario mínimo fue de 3%, entre 2012 y 2018.
De acuerdo con los datos oficiales de cada nación, Bolivia tuvo el mayor repunte salarial (107%) durante el periodo analizado, mientras que Argentina, que posee el salario mínimo más elevado de la región (316.50 pesos diarios), experimentó una reducción importante (-12.7%).
Comparativamente, en seis años, México tuvo un incremento salarial superior al promedio de América Latina. Además de Bolivia, El Salvador (72.3%), Haití (79.2%), Cuba (73.7%), Brasil (53.4%) y Chile (49.2%) experimentaron aumentos superiores al mexicano.
A partir del primero de enero de 2019, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) impulsará dos tipos de aumento al salario mínimo.
Según el Diario Oficial de la Federación (DOF: 26/12/2018), el salario mínimo en el área geográfica de la Zona libre de la Frontera Norte, que comprende a 43 municipios mexicanos, “será de 176.72 pesos diarios”. En el resto del país, el monto del salario mínimo general “será de 102.68 pesos diarios”.
En junio de 2017, el empresario y presidente nacional de la Coparmex, Gustavo de Hoyos (izq.), pidió al Gobierno mexicano que aumentara el salario mínimo a 92.72 pesos diarios. Al mismo tiempo, en la CdMx, una señora pidió limosna entre los miembros de la Coparmex. Foto: Isaac Esquivel, Agencia Claroscuro.
El aumento generalizado de 16.2% al salario mínimo (102.68) implicará, por un lado, un empujón al poder adquisitivo de los más de 8.5 millones de trabajadores asalariados que ganan, como máximo, un salario mínimo diario, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).
De este modo, aunque México seguirá siendo el quinto país de América Latina con el salario mínimo más bajo, no obstante, “ayudará al crecimiento de la economía y se fortalecerá al mercado interno”, dijo AMLO el 17 de diciembre de este año.
El reto del Gobierno federal será, en ese sentido, impulsar los ingresos del trabajador mexicano y evitar que en el proceso aumente la inflación.
Sin embargo, debido a que la decisión del gobierno federal incluyó un acuerdo tripartita entre integrantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y algunos sindicatos, instituciones financieras como BBVA Bancomer consideran que fue una decisión “acertada”que no impactará en la inflación y que beneficiará a los trabajadores que tienen los sueldos más bajos.
Uno de los factores más importantes con respecto al aumento al salario mínimo –sin consecuencias directas en la inflación– es la reducción de impuestos –como aquél Sobre la Renta (ISR) o al Valor Agregado (IVA)– que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha venido impulsando a lo largo de este año.
En septiembre de 2018, por ejemplo, la bancada de Morena en el Senado de la República presentó un paquete de reformas para la creación de un subsidio salarial que sería pagado por los empleadores, toda vez que la iniciativa privada pudiera acreditar y deducir el excedente salarial en su pago de impuestos.
“El impacto económico final del subsidio recaerá sobre el gobierno federal que absorberá su costo total a través de una disminución en la recaudación de los impuestos”, se lee en la propuesta fechada el 27 de septiembre de 2018.
EL CAMBIO EN EL NORTE
El año entrante, 43 municipios de seis estados de la República mexicana (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas) duplicarán el salario mínimo (88.36 pesos diarios) que fue establecido a partir de enero de 2018.
Dicho incremento (a 176.72 pesos diarios) beneficiará a más de 8.3 millones de connacionales que pueblan las localidades fronterizas, además del impacto positivo que se espera en materia de combate a la pobreza.
En los 43 municipios que colindan con cuatro estados norteamericanos (Arizona, California, Nuevo México y Texas) habían, hasta 2015, poco más de 2.5 millones de personas en situación de pobreza, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).
“Esta idea de llegar a los 176 pesos nos parece que no es descabellada, que no traería un problema en materia laboral y no traería un problema de inflación”, dijo en septiembre el secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona.
Allá, en el área geográfica de la Zona libre de la Frontera Norte de México, “es muy importante que se mantenga el equilibrio, aumente el salario y haya control al mismo tiempo de la inflación”, explicó AMLO hace una semana y media.
En ese respecto, apuntó que “no debemos preocuparnos por el aumento mayor al salario mínimo en la frontera, porque si bien es cierto que aumenta casi al doble, tenemos el compromiso de reducir el IVA en la franja fronteriza del 16 al 8%, y el compromiso de reducir el ISR al 20%”.
El salario mínimo que percibirán los trabajadores fronterizos es, inclusive, superior al que ganan los trabajadores de El Salvador (171.40 pesos mexicanos diarios), Brasil (162.09), Colombia (156.98), República Dominicana (123.39), Nicaragua (76.29), Haití (55.41), Venezuela (23.88) y Cuba (19.63 pesos diarios).
De ese modo, los mexicanos de la frontera norte ganarán como si México fuera la décimo segunda nación de América Latina con el salario mínimo más elevado, en lugar de la quinta posición que ostenta en la actualidad, como parte de los países con menores salarios mínimos de la región.
Para 2024, empero, la administración del Presidente López Obrador se comprometió a igualar –en todo el territorio mexicano– las condiciones salariales de la zona fronteriza norte, para que todos los mexicanos puedan ganar un mínimo de 176 pesos diarios.
EL SIGUIENTE RETO
A pesar del plan del nuevo Gobierno mexicano y de los resultados positivos que podría generar, el aumento salarial en México seguirá siendo insuficiente, aún en 2024.
Para el Banco Mundial, el valor de la canasta básica alimentaria de un “hogar pobre” en México asciende a 4 mil 322.70 pesos mensuales. En cambio, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) establece un monto mínimo de 9 mil 172.30 pesos por mes, a la par que el Coneval calcula un costo de 11 mil 290.80 pesos mensuales.
Con el salario mínimo vigente, hasta el año pasado, siete de cada 10 personas en México tenían un ingreso laboral inferior al costo de la canasta básica familiar, refieren datos del Coneval.
Las cifra de ingresos mínimos por hogar del Coneval es equiparable a cuatro integrantes de familia, según el valor de la canasta básica alimentaria individual (2 mil 836.34 pesos mensuales) registrado por Numbeo, considerada como “la base de datos más grande del mundo” de indicadores sobre condiciones de vida en ciudades y países a nivel internacional.
Para superar el déficit actual, según las cifras del Coneval y Numbeo, el salario mínimo por hogar debería de ser de 378.18 pesos diarios, sólo para cubrir la canasta básica alimentaria.
De acuerdo con el reporte “Pobreza persistente en México, mercados laborales con bajos salarios”(2018) de la Universidad Iberoamericana, el salario mínimo en México debería de ser de 353 pesos diarios para una familia. Dicha cantidad, no obstante, sólo serviría para solventar las necesidades mínimas, o bien, para no caer en pobreza. 
La inflación del año pasado (6.77%) y los gasolinazos golpearon al poder adquisitivo de la gente. Según Coneval, entonces el 41% de los mexicanos tuvo un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo, mientras que el valor de la canasta básica aumentó en 9%. Foto: Antonio Cruz, Agencia Claroscuro.
Hoy en día, el salario mínimo diario (88.36) es inferior al costo diario de la canasta básica alimentaria individual (94.54 pesos).
Con el alza general (a 102.68 pesos diarios) que entrará en vigor en enero de 2019, el valor de la canasta básica apenas sería rebasado (por 8.14 pesos diarios). En cambio, en la frontera, el salario mínimo por persona (172.72 pesos diarios) será dos veces superior al costo de la canasta individual diaria.
En términos generales, el 92.1% del salario mínimo de 2019 (102.68 pesos diarios) servirá para cubrir el costo de la canasta básica individual. Hoy en día, el salario mínimo (de 88.36 pesos diarios) implica un déficit de siete puntos porcentuales (equiparable a -6.18 pesos diarios).
De esa forma, con todo y un nuevo salario mínimo, a pesar del beneficio que implica, nuestro país seguirá por debajo de los 15 países de América Latina que no tienen un déficit salarial, según el costo de la canasta básica en sus respectivas economías.
México sólo estaría superando a Cuba (-483.7%), Venezuela (-274.1%), Haití (-258.1%) y Nicaragua (-110.5%). Pero estaría lejos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay, en que, en promedio, el 52.8% del salario mínimo es equiparable al costo de sus respectivas canastas básicas.

No hay comentarios.: