sábado, 15 de diciembre de 2018

DECLARACIÓN DEL SEGUNDO CONGRESO NACIONAL INDÍGENA, 12 de octubre de 1998.

Los pueblos, comunidades y organizaciones indígenas del país, uniendo nuestras voces, mentes y corazones en uno solo, como nos enseñaron nuestros padres y abuelos a quienes honramos hoy, como siempre y hermanados nuevamente en esta casa nuestra que es el Segundo Congreso Nacional Indígena, levantamos nuestra palabra para proclamar solemnemente esta:
SEGUNDA DECLARACIÓN
¡NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NOSOTROS!
Por la reconstitución integral de nuestros pueblos
CONSIDERANDO:
PRIMERO.- Que nuestros pueblos verdaderos han sido durante siglos excluidos, sometidos y dominados por quienes se han adueñado de la patria, y que ante la imposibilidad de exterminarnos, debido a la vitalidad de nuestra cultura, los dueños del falso poder han tratado de destruirnos mediante engaños, manipulaciones e intentos de cooptación; se esfuerzan por dividirnos a toda costa; se empeñan en hacernos creer que somos del pasado; se entercan en condenarnos al olvido, al silencio, al cansancio o a la lenta agonía de la desintegración cultural y esperan con ansia el momento de convertirnos en ruinas arqueológicas o viejas piezas de museo, o bien, devorar cínicamente nuestros restos descompuestos.
SEGUNDO.- Que a pesar de los intentos de destrucción que han dirigido contra nosotros, y a pesar del desastre al que unos cuantos han querido arrastrar a la nación, nuestras culturas, expresiones, sistemas normativos y formas de vida, organización y manifestación, han sobrevivido y permanecen vivas, creativas y llenas de energía, pero han de remontar cada vez con más urgencia los efectos de este proyecto neoliberal y clava sus dientes afilados en nuestras carnes e inyecta su mortal veneno globalizado y excluyente.
TERCERO.- Que la política oficial, fiel sucesora de la vieja política colonial de exterminio, pretende dividirnos más, llevarnos a una guerra entre hermanos y detener la marcha histórica de nuestros pueblos; se niega a cumplir su palabra empeñada en la firma de los acuerdos de San Andrés; se niega a reconocer nuestra existencia, nuestra diferencia y nuestros derechos colectivos; se niega a asumir que somos pueblos con historia, con raíz y con corazón.
DECLARAMOS:
PRIMERO.- Que asumimos con plena conciencia, responsabilidad y decisión profunda la tarea histórica que nos corresponde de impulsar, con todos nuestros medios, la RECONSTITUCIÓN INTEGRAL DE NUESTROS PUEBLOS INDÍGENAS: reconstitución social, económica, política, cultural y espiritual de nuestros pueblos y cultura.
Para ello, hemos de abrir los espacios que nos hacen y florecen como pueblos y nos llenan de vida:
En el nivel comunitario y regional: porque ahí nos nacemos y nos formamos en los principios de vida que nuestros mayores nos heredaron; nos hacemos comunidad; nos hacemos servicio; nos hacemos respeto; nos hacemos fuente y manantial de nuestros pueblos.
Serán estos espacios donde habremos de construir, día con día, la autonomía que todos anhelamos.
En el nivel estatal y nacional: porque ahí somos palabra creadora, somos proyecto, somos una inmensa red que nos permite relacionarnos e interactuar, como somos afluentes del gran río de la esperanza de nuestros pueblos y de la patria toda: esta patria que no se acabará mientras estemos vivos.
Este es el espacio donde nos juntamos, donde somos uno, dónde somos Congreso.
En el nivel internacional: porque la dignidad creativa, la construcción propositiva, la apertura a los otros y a los todos, los también diferentes, son la verdadera frontera entre en el futuro y el olvido.
Este es el espacio donde somos esperanza y proyecto de una nueva humanidad, porque la lucha de nuestros pueblos no es contra de un gobierno particular, sino en contra de un sistema globalizador que trata de eliminar nos del planeta. Esta lucha con y por la humanidad nueva, no seas hermanos entre pueblos.
SEGUNDO.- Que al firmar nuestra identidad afirmamos la de todos; la de aquellos que con corazón grande y paso firme queremos construir una casa grande donde quepamos todos los todos que somos. Afirmamos nuestra existencia de pie y en movimiento, y confirmamos que no renunciaremos a nuestra lucha central por la autonomía, por ejercer nuestro derecho a la libre determinación de nuestros pueblos.
No dejaremos que muera -ni hoy ni nunca- el fuego nuevo que encendieron nuestros pueblos desde antiguo; desde que el sol se nació de la noche y se coló en lo alto para iluminar los caminos de nuestros pueblos.
TERCERO.- Ratificamos que los acuerdos de San Andrés son nuestra palabra y que no desistir hemos de ella. Ratificamos que la iniciativa de reforma constitucional. Propuestas por la COCOPA recoge lo más esencial de San Andrés y que el reconocimiento constitucional de nuestros derechos colectivos pleno no dejará de ser el eje central de nuestras luchas y preocupaciones, más allá de los tiempos políticos o electorales. Nuestros derechos indígenas colectivos plenos y su reconocimiento son el horizonte que ha de guiar los pasos de nuestras luchas en el próximo periodo; el próximo tramo de nuestra historia por recorrer; el siguiente trecho de este largo camino que no comenzamos nosotros porque nosotros sólo caminamos en los que vinieron primero, los que nos vieron nacer los que pusieron nuestros pies sobre la tierra.
Por ello, asumimos responsable y activamente nuestra tarea de preparar, impulsar y realizar, junto con otros sectores de la sociedad, la Consulta Nacional convocada por el EZLN para el Reconocimiento de los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Fin de la Guerra de Exterminio, porque son nuestros derechos y nuestros pueblos los que están en juego.
Por todo lo anterior, hacemos el siguiente 
LLAMAMIENTO:
A nuestros pueblos, comunidades y organizaciones indígenas de todo el país, de todos los valles, llanos, parajes, territorios, ciudades y montañas a poner en sus mentes y corazones esta palabra nuestra que hoy proclamamos, y asumir comprometidamente con un solo corazón las tareas y trabajos de reconstitución que a todos nos corresponden.
A los hermanos todos de la sociedad civil engrandecer más su corazón y caminar con nosotros, activa y creativamente, en estas nobles e importantes tareas que abrieran camino hacia el verdadero reconstitución de esta patria nuestra, llena de esperanza, que es de todos.
Proclamada desde el zócalo de la ciudad de México, Tenochtitlan, 12 de octubre de 1998
¡NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NOSOTROS!
Segundo Congreso Nacional indígena.

No hay comentarios.: