jueves, 27 de diciembre de 2018

LA LIBERACIÓN DE PALESTINA TENDRÁ QUE PASAR POR LAS CAPITALES ÁRABES

El camino hacia la liberación de Palestina
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org
Desinformémonos, Periodismo de abajo:
27 de diciembre de 2018.
El gran líder marxista palestino George Habash solía afirmar que el camino hacia la liberación de Palestina pasaba por las capitales de todos los estados árabes

Durante décadas, Habash fue el líder del Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP), que se mantuvo influyente en ese partido político palestino hasta su muerte en 2008. Su pensamiento fue producto del análisis del PFLP de que las masas palestinas enfrentan una triple amenaza, entre los que destacaban los regímenes árabes. La realidad de la persecución, la censura y el encarcelamiento que el PFLP a menudo enfrentó dentro de esos estados llevó a sus cuadros a adoptar esta postura.
Como lo expresó el portavoz del PFLP, Ghassan Kanafani, en su ensayo sobre la revuelta de 1936, estos tres enemigos fueron y siguen siendo: “el liderazgo reaccionario local; los regímenes en los estados árabes que rodean a Palestina; y el enemigo imperialista-sionista“. Este conjunto de enemigos que los palestinos enfrentan en parte explica la dificultad de la lucha por la liberación.
Aunque el ensayo de Kanafani se publicó por primera vez en inglés en 1972, muy poco ha cambiado desde entonces. La “dirección reaccionaria local”ahora está representada por la Autoridad Palestina (AP), una clase que se ha beneficiado y colabora con las fuerzas de ocupación israelíes. El “enemigo imperialista-sionista” también se mantiene en su lugar: Israel está respaldado por sus defensores europeos, y especialmente estadounidenses, políticos, financieros y militares.
Finalmente, tenemos los regímenes árabes. Aparte de algunas excepciones ocasionales (y poco confiables), los estados árabes nunca han sido aliados de la lucha palestina. Hoy más que nunca, las dictaduras árabes conviven con Israel.
Israel ha intentado durante décadas, con diversos grados de éxito, cultivar vínculos secretos con las dictaduras árabes monárquicas en el Golfo. A pesar de que los pueblos del mundo árabe se oponen de manera abrumadora a Israel (los pueblos originarios nunca van a ser bienvenidos por un estado de Apartheid y de colonos racistas), estos regímenes no son de ninguna manera responsables ante sus poblaciones.
En el pasado, algunos regímenes árabes hicieron un cierto cálculo para deshacerse de actos simbólicos de solidaridad con Palestina para apaciguar a las masas. En los últimos años, sin embargo, gran parte de esto ha ido por el camino. Desde la serie de levantamientos populares por la democracia en el mundo árabe que comenzaron a fines de 2010 y continuaron hasta 2011, Arabia Saudita, en particular, ha renunciado a cualquier pretensión o apariencia para beneficiar o apoyar a la causa palestina.
La alianza saudí-israelí es ahora tan abierta que la primera ha hecho todo lo posible por abrir una embajada en Tel Aviv, o incluso en Jerusalén, a la velocidad que está pasando. Otras dictaduras del golfo han seguido su ejemplo.
El viejo análisis de Habash de que la liberación de Palestina tendrá que pasar por las capitales árabes parece más profético que nunca.
La alianza saudí-israelí ha animado a otros dictadores árabes del Golfo a manifestarse más abiertamente, revelando sus alianzas con Israel. En los últimos meses se ha visto: el sultán de Omán acogió al primer ministro racista de Israel, Benjamin Netanyahu, en el país, la revelación de que Israel ayudó a los saudíes a espiar Jamal Khashoggi (que seguramente contribuyó a su asesinato) y la revelación que hizo el jefe militar israelí Gadi Eizenkot Dos visitas secretas a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en noviembre.Incluso Qatar se ha estado coqueteando con Israel, financiando a algunas de las organizaciones sionistas estadounidenses de más extrema derecha por una suma de cientos de miles de dólares. También se ha rendido ante las demandas israelíes de que una importante película encubierta de su unidad de investigación sea archivada permanentemente (afortunadamente la película se ha filtrado en línea).
La última confabulación de este tipo es el ministro de relaciones exteriores de Bahréin que defiende el reconocimiento de Jerusalén por parte de Australia como la capital de “Israel”, en un tweeten árabe, no menos. Estos regímenes se están volviendo más audaces y más desagradables. Por supuesto, ninguno de ellos respeta los derechos humanos básicos de sus propias poblaciones, por lo que no es una sorpresa que desechen a los palestinos a la primera oportunidad.
El régimen racista israelí impone una dictadura militar a millones de palestinos en toda la Franja de Gaza sitiada y la ocupada Cisjordania, y un régimen de apartheid en todos los palestinos del mundo. El sionismo es, pues, una ideología y práctica fundamentalmente antidemocrática. El sionismo y las dictaduras en toda la región son, en muchos sentidos, un ajuste natural entre sí.
A pesar de todas las mentiras y mentiras de Israel acerca de ser “la única democracia en el Medio Oriente”, en realidad tiene una larga historia de financiar, armar y apoyar a las dictaduras en todo el mundo, y no solo en la región. En gran parte, esto era una función de su estatus de pieza fundamental y colaborador con el imperialismo estadounidense. Sin duda, esto ayuda a explicar por qué, durante la Guerra Fría, Israel armó escuadrones de la muerte latinoamericanos de derecha y carteles de la droga.
Sin embargo, también hay una razón más básica: la supervivencia del régimen. Un régimen sin legitimidad popular es un régimen cuyos días están contados, históricamente hablando. La democracia genuina en la región sería una amenaza para el régimen israelí.

No hay comentarios.: