jueves, 27 de diciembre de 2018

NUEVO AEROPUERTO EN SANTA LUCÍA: ILUSIONES Y REBELDÍAS DE LOS PUEBLOS AFECTADOS

Entrevistas realizadas por el equipo de la revista Comunera y colaboradores en el ahora amenazado territorio de Santa Lucía.
José. Edomex,
Con información de La Jornada,
Héctor Briseño, corresponsal,
La Jornada  de Oriente:
27 de diciembre de 2018.
En Huehuetoca, tres campesinos de la región declararon respectivamente:
-“Sé que se va a construir el aeropuerto en Stanta Lucía y pienso que es un error de ese señor, él no puede hacer lo que le dé la gana; a nosotros no nos afecta en nada, pero a nivel nacional sí, yo creo que se debe seguir la construcción en Texcoco”.
-“Sí, he escuchado que se va a construir el aeropuerto en Santa Lucia, pero no sé dónde queda; yo creo que los expertos son los que deben decir dónde construirlo, dicen que en Texcoco hay mucho terreno y que es un beneficio para el país y pues, en Santa Lucía está el ejército y pues yo pienso que solo los ricos van a tener la oportunidad de subirse a los aviones, porque a los de abajo no les va a beneficiar en nada. En Huehuetoca hay mucha basura y ya no queremos más, aquí lo que hace falta es una fábrica donde se recicle la basura y caiga billete, porque a mis 60 años ya no encuentro trabajo”.
-“Ya sé que van a poner el aeropuerto por acá y creo que está mal porque vamos a tener el ruido de los aviones; yo creo que nos va a afectar en todo, más en nuestras pocas tierras que nos quedan, porque aquí es el Bicentenario. No estoy de acuerdo pero no sé que se pueda hacer”.
En Zumpango de Ocampo existen dos visiones:
En el centro de Zumpango, el Sr. Ismael de 60 años se dedica al comercio: “La construcción del aeropuerto nos va a beneficiar muchísimo, va a haber empleo y con ello bajará la delincuencia que ya tanto nos aqueja, van a hacer vías modernas que agilizará el traslado a todas partes, van a poner grandes hoteles, restaurantes para todo el turismo y va a haber mucha vigilancia para el pueblo, vamos a estar muy bien. ¿Crees que el agua va a escasear?  Claro que no, no nos van a quitar nuestra agua, al contrario, van a traer agua del Cutzamala especialmente para el aeropuerto, todo está muy bien planeado”.
Tres jóvenes que también trabajan en el comercio, Ana Luisa, Israel y Edgar declaran:
“Nosotros estamos contentos porque al poner el aeropuerto van ver que hay lugar para poner grandes parques industriales y vamos a ganar muy bien, vamos a tener prestaciones. No nos preocupa la delincuencia y que el agua vaya a escasear, eso no va a pasar, el pueblo va a progresar”.
En la laguna de Zumpango comentaron quienes viven de la pesca y el turismo:
-“Nacimos con esta laguna y aprendimos a quererla”.
-“Creo que si va a afectar, los patos y garzas llegan en octubre a protegerse del frío, en nuestra laguna todavía hay charal, pescado y otros animalitos con que se alimentan, los que vivimos por aquí tenemos criadero de mojarra de la laguna y se hacen los tamales de charal, de pescado, tenemos puestos alrededor de la laguna; si ya no vienen los patos ni garzas que va a pasar?  Santa Lucia está a 40 minutos de aquí. No hemos platicado aún, apenas vamos a hacerlo”.
-“Esta laguna ha estado desde hace tiempo y de ella hemos comido los de San Pedro; antes se hacían figuras de barro, había muchos árboles de capulín y nopales y tunas, la gente venía, se paseaba y juntaba cosas para comer; luego nos la quisieron quitar, luchamos por recuperarla y entonces se puso para el turismo, desde entonces tenemos nuestros puestos de macetas, plantas, pulque, patos, mojarras empapeladas y charales, todavía hace 4 años había ranas pero ya no hay, ya se acabaron. No creo que sea bueno que se ponga el aeropuerto, pero no sé qué se puede hacer”.
En Santa María Axoloapan, los compañeros del Comité de Vigilancia y del Comité de los 12 pueblos que conforman al municipio de Tecámac nos relatan:
“Somos un pueblo que defiende su tierra, por defender su alimentación nativa y sus costumbres”.
-“Ya nos quitaron el agua en el año 2000, entró Odapaz aprovechando diferencias entre nosotros por el monto a pagar, ahora solo nos la mandan un rato y no tenemos todo el día, solo le dan toda a las empresas de Urbina, día y noche, hasta se revientan los ductos; pero hemos seguido y seguiremos defendiendo los 12 panteones comunitarios que fueron donados al pueblo desde 1850 y que nos han querido quitar. Ahora se viene otro problema, tenemos que ponernos de acuerdo cómo hacer para oponernos a la construcción del NAICM en nuestro territorio, imagínese, si ahora no tenemos agua, si nos estamos dando cuenta que de todas estas tierras, que eran de cultivo, ahora sólo vamos viendo unidades habitacionales y grandes centros comerciales, si vamos perdiendo nuestra alimentación nativa y nuestras tradiciones, que va a pasar si vienen con el aeropuerto?  No creemos en que alguien nos vaya a resolver los conflictos, estamos convencidos que tenemos que organizarnos bien, lo estamos discutiendo”.
En Xólox hablamos con Nicolás García Ledesma, quien tiene una gran manta en el zaguán de su casa con la leyenda “yo prefiero el lago” y quien se ha dedicado a recuperar la lengua Náhuatl, además escribe, investiga y profundiza en el significado dual de cada término relata:
-“Estamos de acuerdo, pero si no nos toman en cuenta  vamos a tener que defendernos hasta las últimas consecuencias. Pues eso del aeropuerto lo veo bien, creo que este nuevo gobierno tiene posibilidad de cambiar, esto es una prueba para la obediencia del mandato nacional, nosotros nos conformamos con haber sacado al PRI-PAN del poder, ahora les toca a los hijos terminar con el PRD. La base aérea está fincada sobre las tierras de Xólox, por lo que el aeropuerto estaría también en nuestras tierras. Creemos que tenemos que ser tomados en cuenta, mientras respeten el agua, las tradiciones de nuestros pueblos y se amplíen las vialidades, además creo que se debe repartir en  50% para que los grandes capitales pongan hoteles y 50% que nos dejen a los del pueblo”.
Y así terminamos nuestro andar, envueltos entre las grandes ilusiones de algunos por formar parte de los nuevos ricos; unos más porque vengan los capitales trasnacionales a explotar la naturaleza y la mano de obra joven que reniega de labrar la tierra, o quienes esperan un cambio desde arriba con el aval de la consultitis a los de abajo, con preguntas cerradas que no dan pie a que sea un pueblo pensante, que reflexione, sino más de lo mismo como en las elecciones, (es decir, todo digerido: melón o sandíaPepsi o Coca).
Pero también encontramos a otros, con una visión crítica, donde el pueblo decide, se rebela y lucha por defender su territorio, porque ha aprendido a amar su cultura, su tierra, su agua. Estos “otros” nos dan el ejemplo de dignidad, de la importancia de la organización, de las grandes asambleas, de los comités de vigilancia que irán creciendo en todo el territorio, sin partidos políticos, sin líderes que traicionen y dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para defender su derecho a vivir con libertad.

No hay comentarios.: