miércoles, 23 de enero de 2019

CARTA DE LUIS FERNANDO SOTELO

 
Martes/22/2019
A todos y todas:
Espero que estén bien y sobre todo que estén luchando contra el sometimiento y la pasividad.
Quiero que sepan de mi que del último recurso Jurídico que recién se resolvió en la 4ta sala penal del tribunal colegiado, se reitera la consigna de tenerme preso. Estoy tranquilo apesar de ello porque aún así me siento acompañado y resistiendo.
Hablando con los compas abogados acordamos tramitar un amparo, y este sería la última acción legal de la que espero mi absolución, dado que nosotros es lo que buscamos.
Como ustedes saben en la politiquería del estado mexicano, en esos espacios de arriba, del poder, desde la presidencia han estado teniendo un discurso de libertad a presos políticos. Por lo que les pido, compañeros, estar atentos y gritar que es un teatro,una simulación y mentiras eso de que tienen voluntad política para abordar el tema de la represión.
Sí soy libre y consecuente realmente es por las relaciones libres entre mis amigos y familia, juntos como compañeros hemos caminado en el resistir la cárcel y en el no claudicar. Es ésto y no el estar fuera de las prisiones lo que se dice libertad.
Mando saludos a toda la banda a lo largo del mundo que se enfrenta a carceleros y policías, que resisten a los caciques y explotadores dueños del poder dinero. A ustedes mi más sincero abrazo, ya veo que no estoy solo.
En referencia a mis condiciones del diario, quiero compartir (algo que sucedía hace semana y media, el viernes pasado). Ya tenía cerca de 4 o 5 meses que había solicitado a los funcionarios del centro donde estoy (reclusorio), que me reubicaran en dormitorio de población general (ya no eningreso). Esto por mi convicción de buscar inscribirme en la escuela y en sí tener mayor movilidad, aunque solo fuese el doble. Entonces estoy asimilando está nueva etapa y tratando de organizar mis actividades de interés.
Sigo viviendo sólo, en una celda sin más compañeros presos durmiendo acá (cosa que no me deja pensar algo diferente a qué justo los funcionarios no quieren que la gente entre en contacto estrecho conmigo). Y convencido de que por esto que pedí, no hubo interés de los funcionarios hasta que compañeras hablaron y exigieron darle seguimiento a mi petición de reubicarme.
De ser por las mal llamadas autoridades, tal vez hubiera compurgado desde ingreso. Ahora quiero recordarles que la organización, como dicen los compás que luchan, es la única manera eficiente de enfrentar y resistir al monstruo capitalismo. Tengo ahora ya 25 años y nunca voy a perder la esperanza de ver un mundo diferente con el trabajo sincero y libre de los compañeros.
¡Muerte al mal gobierno!
¡Hasta que todos seamos libres!
¡Vivan los pueblos y sus autonomías!
¡Muerte al capitalismo!



F.

No hay comentarios.: