martes, 8 de enero de 2019

ESTEBAN MOCTEZUMA, “EL ANIQUILADOR” DEL EZLN (la traición de febrero de 1995)

Para los zapatistas, Moctezuma fue el zedillista que en la década de los 90 operó la traición
La Otra Opinión
08 de enero de 2019.
El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) no solamente calificó de mentira la confirmación de un diálogo con el virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sino que además tildó de “aniquilador” al actual titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán.
A través de un comunicado, el EZLN subrayó que “ya tiene la amarga experiencia” de aceptar un acercamiento con un futuro Presidente. Ernesto Zedillo, quien “aprovechó esos contactos iniciales para planear el aniquilamiento de la dirigencia zapatista de entonces” con la injerencia de Esteban Moctezuma.
A 25 años de distancia, tras la reaparición del EZLN liderado por el Subcomandante Marcos -ahora Galeano- el 5 de enero de 1995, Zedillo pactó un encuentro en la Selva Lacandona entre Moctezuma y Marcos.
Un artículo publicado por el diario El Universal en enero de 2013, el propio Esteban Moctezuma pretendió “redimirse” “exculparse” sobre lo que sucedió con el acuerdo inicial de paz alcanzado, que a la postre, tanto Zedillo como el próximo secretario de Educación, tiraron por la borda.
Amarrado el encuentro con Marcos, Moctezuma Barragán escribió que la reunión se prolongó por más de tres horas. “Se trazó un proceso que llamamos ‘Pasos hacia la Paz’ en donde ambas partes teníamos la obligación de cumplir con acuerdos específicos.
“Parte de mi compromiso fue que el Ejército se retirara de algunos puntos, como San Andrés Larráinzar y Marcos aceptó un grupo de ciudadanos que intervendrían en una negociación formal y abierta en un par de semanas más”.
De acuerdo con la versión del exsecretario de Gobernación, antes de regresar a la Ciudad de México puso al tanto a Zedillo de la situación y éste avaló el acuerdo porque, subrayó, iba en la tónica de la estrategia y plan de acción definida previamente.
Sin embargo, los planes de Ernesto Zedillo y Esteban Moctezuma no eran llegar a ningún acuerdo, sino congregar a la mayoría de líderes zapatistas en una de sus “reuniones de diálogo” y así terminar de una vez por todas, con base en la represión, con el movimiento del EZLN.
Tras su regreso a la Ciudad de México, Esteban Moctezuma narró al expresidente que Chiapas estaba envuelto por “retenes fuertemente armados y había un gran avance de tropas zapatistas en Los Altos”, por lo que había actuar de inmediato.
A lo que, un mes después del inicio de las pláticas entre Moctezuma y el Subcomandante Marcos, el 2 de febrero de 1995, el líder del EZLN envió una misiva al entonces titular de la Segob.
Los mismos medios de comunicación dan cuenta de que las personas que se encontraban en esos retenes NO PORTABAN ARMAS (…) Si a usted le están aconsejando que aumente la presión militar para forzar un nuevo encuentro, lo están engañando. Los zapatistas respondemos a las presiones militares con iguales medidas, no nos intimidan las amenazas y puede usted aventarnos encima a todos los soldados que guste. 
“Recuerde usted que, en la entrevista del 15 de enero de 1995, usted me dijo que muchos pensaban que sólo estábamos ganando tiempo con lo del diálogo; yo le respondí que nosotros pensábamos que ustedes estaban ganando tiempo para preparar la solución militar.
“No volveremos a sentarnos si sigue la presión militar. Nosotros tenemos palabra: no hay ni un solo retén militar armado en las posiciones zapatistas producto de la acción de diciembre de 1994. Pueden ustedes seguir inventando mentiras y seguir apoyando, con sus bayonetas“, escribió en aquella ocasión el Subcomandante.
De acuerdo con Esteban Moctezuma, “de manera inexplicable”el expresidente Ernesto Zedillo tomó una serie de decisiones que rompían totalmente lo acordado con Marcos, al grado de enviar al Ejército a capturarlo con orden de aprehensión en mano”.
La respuesta de Marcos fue inmediata y clara cuando envío a Esteban Moctezuma el siguiente texto: “Nos vemos en el infierno“.
Asimismo, el ahora Subcomandante Galeano, argumentó que “si todo es un pretexto para la acción militar, lamento que el régimen de Zedillo haya decidido mancharse las manos con sangre indígena, y que usted sea cómplice de esta barbarie. Es todo“.
Por ello, para los zapatistas, Esteban Moctezuma fue el zedillista que en la década de los noventa operó la traición contra su organismo y ahora, tan cercano a AMLO, temen que la tónica del diálogo vaya por el mismo rumbo.

No hay comentarios.: