miércoles, 16 de enero de 2019

EXIGIMOS SE DETENGA LA GUERRA DE DESPOJO CONTRA EL PUEBLO YAQUI

Segundo Pronunciamiento de la Campaña Nacional e Internacional por la Libertad de lxs Presxs de Tlanixco y la Tribu Yaqui
Congreso Nacional Indígena:
18 de diciembre de 2018.
 
Al pueblo de México,
A los medios de comunicación,
A los pueblos del mundo:
Desde 2012 el mal gobierno y las empresas energéticas amenazan a los pueblos del norte con la construcción del acueducto Sonora,  un megaproyecto ideado para trasladar gas natural por el noroeste de México, crear energía y con ello garantizar las condiciones para que operen los centros de explotación. Los dueños del dinero llaman a esto progreso; nosotros, abajo, no hemos visto nunca ningún progreso, al contrario, sufrimos sus despojos, su desprecio, su represión y su explotación.  
Para lograr construir su gasoducto los dueños del dinero han implementado una guerra, han sembrado discordias, persiguen, amenazan, criminalizan, matan; así quieren lograr que los que resistimos firmes, dignos y rebeldes no frenemos los megaproyectos. Pero como ya lo han visto, con eso no detienen ni nuestra lucha, ni ninguna otra que pelee por la vida.
Desde hace cuatro años nuestros hermanos yaquis resisten. Las autoridades tradicionales de Loma de Bacum, que están reconocidas por convenios internacionales y constitucionalmente, dieron voz a su pueblo y definieron que no darían permiso para la construcción del gaseoducto en su territorio. Esa decisión enojó a los de arriba, quienes  han sometido a los defensores de la vida, la cultura y el territorio Yaqui a la constante amenaza y persecución.
En 2016 un grupo de simpatizantes de gaseoducto intentaron tomar por asalto el recinto tradicional en Loma de Bácum, lugar donde se toman las decisiones comunitarias, esto desató un conflicto donde murió un hombre. Pero ese problema no es un conflicto interno de la comunidad, como han querido hacer creer, fue creado por los intereses de los dueños del dinero, por la empresa de Infraestructura Energética Nova (IENOVA). 
Esa guerra que insisten en hacer ya ha generado muchos destrozos y mantiene preso, desde hace dos años, a nuestro hermano Fidencio Aldama Pérez, defensor del territorio que se ha opuesto a ese proyecto de muerte. El odio que trae consigo el desarrollo capitalista provocó, el 30 de abril de este año, un ataque en el que mataron  a Víctor Adolfo Molina Vázquez. Para él y para el pueblo Yaqui no hay justicia. 
Esa muerte fue causada por los intereses del dinero, pero el mal gobierno y sus prácticas de siempre la usan para evitar que la lucha de mujeres y hombres que siguen en pie avance. Con eso decidieron que su juzgado de Ciudad Obregón encarcelara a nuestro hermano Fidencio Aldama, a pesar de que no tienen pruebas en su contra. Por eso decimos que nuestro compañero Fidencio está preso por su lucha, esta preso porque lo usan para fomentar el miedo y desmovilizar la lucha contra el gaseoducto. Pruebas no las hay, dinero que desde arriba compra la justicia sí. A pesar de ello, nosotros junto con nuestro hermano resistimos y les decimos que si nos quieren detener no lo lograrán.
Las hermanas y hermanos de Loma de Bacum han dicho no al gasoducto, saben que esos proyectos y las posibles explosiones que generen son peligrosos para la población, pues, la infraestructura del capital no es apta ni compatible con la vida y las tradiciones del pueblo Yaqui. El pueblo Yaqui no está dispuesto a vender sus tierras, tan sencillo como eso, en Loma de Bacum la tierra no se vende.
Pero el empecinamiento de los poderosos por destruirlo todo se ha mantenido, de manera que durante este año han  seguido los hostigamientos, las amenazas y los ataques contra los hermanos de Loma de Bácum, esa misma necedad es lo que mantienen a Fidencio Aldama en la cárcel. Por eso, demandamos al Tercer Tribunal Colegiado del quinto circuito de Hermosillo, Sonora, que atienda el caso del compañero Fidencio, que reconozca su ya probada inocencia y que no posponga más su liberación. Exigimos la libertad inmediata de nuestro compañero Fidencio Aldama Pérez.
Exigimos también el cese al hostigamiento en el territorio Yaqui; exigimos que los dueños de los megaproyectos y su ambición dejen de matar, criminalizar y fragmentar las comunidades que luchan por la vida y el territorio. 
Exigimos se respete la autonomía de la nación Yaqui y se deje de exponer la vida de las personas a los peligros que implica la circulación de gas a gran escala por sus territorios.
Sí al cese de los megaproyectos, sí a la cancelación del gasoducto Sonora, no a los proyectos de muerte.
Exigimos se detenga la guerra de despojo contra el pueblo Yaqui. No a la criminalización de los defensores del territorio.
¡Presos políticos libertad!

No hay comentarios.: