jueves, 17 de enero de 2019

FALLECE 'LA CHATA', IMPORTANTE GEÓLOGA Y LUCHADORA SOCIAL MEXICANA

María Fernanda Campa Uranga murió este miércoles a causa de una dolencia hepática
Blanche Petrich
La Jornada:
Ciudad de México
Miércoles 16 de enero, 2019.
Era una ciudadana de a pie, experta en los laberintos del Metro y los peseros. Prominente geóloga de talla internacional, defensora de los derechos humanos, abuela, madrugadora, María Fernanda La Chata Campa falleció ayer. A sus 78 años practicaba chi kung para mantenerse en forma. Seguía activa en la academia, en el área de ciencias de la Tierra en la Universidad Autónoma de Ciudad de México (UACM) y en los últimos años había puesto sus conocimientos al servicio de la causa de los pobladores de la cuenca de Texcoco, con un peritaje con sólidos argumentos científicos para demostrar la inviabilidad de un aeropuerto en el lecho del antiguo lago.
Hace 50 años, cuando el Movimiento Estudiantil del 68 tomó forma y fuerza, ella llevaba ya años de activismo, fue figura clave en la vinculación de los estudiantes con el movimiento obrero y el feminismo, en la lucha por la libertad de los presos políticos de la época –entre ellos su padre, Valentín Campa– y en los esfuerzos por mantener viva la organización después de la matanza de Tlatelolco.
Siempre estuvo presente en las luchas sociales. La vida misma de María Fernanda Campa, desde su nacimiento, forma parte de una cadena de pedazos de la historia de la izquierda mexicana. Nació en 1940, el año del asesinato de León Trotsky y en el que sus padres, Valentín Campa y Consuelo Uranga, fueron expulsados del Partido Comunista, precisamente por no avalar el homicidio.
En su mundo cotidiano, desde niña, transcurren los personajes y los sucesos que configuraron el panorama de los movimientos populares contemporáneos. Ella misma lo explicó así, hace algunos meses, en una entrevista: "A una lucha le sigue otra. Es algo que no tiene fin, es la historia de la humanidad misma".
Hija de la pionera feminista Consuelo Uranga y del dirigente comunista y líder ferrocarrilero Valentín Campa, primera mujer egresada de la carrera de geología en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), luchadora por la libertad de los presos políticos al lado de David Alfaro Siqueiros, activista desde los primeros minutos del movimiento estudiantil del 68, esposa de una de las figuras más emblemáticas de aquel proceso, Raúl Álvarez Garín. Tuvo una hermana, Valentina, también luchadora.
Ambos, La Chata y Raúl, fueron prominentes líderes de la Juventud Comunista desde los años 60 y gestores de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos. La Declaración de Morelia, redactada en un congreso de esa organización –señala Hernández Gamundi– sigue siendo hoy un documento trascendente. Pero ese mismo pronunciamiento motivó la expulsión de ambos militantes del PC.
La Chata y Álvarez Garín tuvieron dos hijos y tiempo después se separaron.
El año pasado, con motivo del 50 aniversario de los hechos del 68, La Jornada compartió con María Fernanda una mañana de memorias y relatos, paseando de un lado al otro por la explanada de la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco. Recordó entonces el día de 1970 en que su padre salió de la cárcel después de 10 años de prisión. “Fui a buscarlo en un vochito que tenía. Me pidió que antes de ir a la casa pasáramos por Tlatelolco. Él no había visto la unidad habitacional que se construyó, cuando él ya estaba preso, sobre los patios de la estación de trenes de Buenavista, donde pasó tantos años de trabajo y de lucha al lado de sus compañeros los ferrocarrileros. Y aquí se estuvo largo rato mirando…lo que ya no estaba, y lo que pasó después”.
En otro rincón de la plaza nos mostró el predio abandonado de lo que fue una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y antes, durante el 68, la Vocacional 7 del IPN, semillero de activistas de aquel entonces. Pese a ser una escuela modelo y ejemplo de arquitectura de vanguardia, fue demolido para levantar ahí mismo, en una esquina de la plaza, una clínica del IMSS, ya también en ruinas.
En 1981, al hacer una remodelación, la arquitecta Rosa María Alvarado Martínez encontró restos humanos. Durante años se puso todo el peso del Estado para impedir que prosperara una investigación. En 2006, alentada por la entonces senadora Rosario Ibarra y por La Chata, la arquitecta denunció ante la PGR (expediente SIEDF/CGI/572/07) la forma como estos restos fueron enterrados y encementados posteriormente, y cómo se ocultó todo vestigio desde entonces. Para Campa, este caso es un indicio de que en el sitio pudieran encontrarse inhumaciones clandestinas, probablemente correspondientes a restos humanos directamente relacionados con los sucesos del movimiento estudiantil de 1968. Nunca quitó el dedo del renglón.

No hay comentarios.: