lunes, 7 de enero de 2019

PUEBLO NAHUA DEL VALLE DE MÉXICO: #EZLNNoEstaSolo, #OtroMundoEsPosible

Pronunciamiento de la CPOOEM por el EZLN.

Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura,
Pueblo Nahua del Valle de México,
Oriente del Estado de México 
a 6 de enero de 2019.
Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN),
A las Autoridades Autónomas y Bases de Apoyo Zapatistas (Comunidades Indígenas Mayas Chiapanecas),
Al Congreso Nacional Indígena (CNI),
Al Concejo Indígena de Gobierno para México (CIG),
A los adherentes nacionales e internacionales a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, 
A l@s individu@s, grupos, colectivos y organizaciones de las redes de apoyo al CIG-CNI,
A los medios de comunicación,
A los pueblos de México y del mundo:
Las comunidades, pueblos, barrios, ejidos y parajes no partidistas y anticapitalistas que continuamos defendiendo la vida y el patrimonio histórico, natural y cultural de la Cuenca del Valle de México -y que seguimos siendo engañados, invadidos, explotados, despojados, contaminados, despreciados, amenazados y agredidos por los tres niveles de gobierno, sus fuerzas armadas y aliados paramilitares en una guerra sucia y de exterminio de los pueblos para imponer la construcción de un Nuevo Aeropuerto Internacional inviable, innecesario, ecocida e incosteable y sus obras asociadas de conectividad, generación de energía y urbanización caótica, negando la vocación lacustre de nuestro territorio, el principio precautorio y nuestro derecho constitucional e internacional a la consulta y a la libre determinación-, manifestamos nuestro reconocimiento al Ejército Zapatista de Liberación Nacional -EZLN- por 25 años de lucha y resistencia pacífica, de congruencia, firmeza y trabajo organizativo ininterrumpido y exitoso probado, y de ser vanguardia, ejemplo y orgullo nacional, latinoamericano y mundial de dignidad, libertad, defensa de la tierra y el territorio y ejercicio de la autonomía en los hechos.
Sólo quienes hemos vivido en carne propia el embate del Sistema Capitalista y su modelo económico Neoliberal representado por empresarios nacionales y extranjeros sin escrúpulos, gobiernos corruptos y medios de comunicación a su servicio, así como la traición de quienes olvidando el honor por migajas se vendieron, sabemos cuanta verdad y razón encierra el mensaje de nuestros hermanos Zapatistas, que no sólo por décadas han trabajado incansablemente y se han preparado para lo peor, sino que se han preocupado por alertarnos y han abierto sus puertas para mostrarnos lo que con decisión, compromiso, trabajo y organización, en colectividad, horizontalidad y comunalidad, cualquier pueblo de México y del mundo, puede lograr.
Los Zapatistas por décadas se han cansado de repetirnos: 
¡Organícense! Cada uno desde sus lugares, a sus tiempos, a sus modos, con su gente.
Nunca han pretendido decirnos lo que cada uno de nosotros tenemos que hacer.
Con humildad y sencillez, nos han demostrado en los hechos, lo que ellos con su trabajo han logrado o errado.
Han recorrido el país y han organizado infinidad de encuentros en sus territorios, para compartirnos sus experiencias.
Nos han dejado claro, que dependerá de cada uno de nosotros, organizarnos o no y replicar o no en nuestros lugares, su ejemplo y enseñanzas, de la misma o de otras maneras, dependiendo de nuestras latitudes, características, recursos, habilidades, cosmovisión, usos y costumbres. 
Pero por más que los Zapatistas han insistido, no hemos sabido escuchar ni entender la fuerza de su mensaje.
Nuestra mente colonizada, contaminada, perezosa y absorbida por el consumismo, sigue esperando a mesías, pseudo-líderes o falsos caudillos a quienes quieren seguir como borregos, con la "esperanza"de que "nos digan qué hacer" "nos vengan a resolver" los problemas que sólo a nosotros nos toca externar, analizar y solucionar en asambleas comunitarias, ejidales, sindicales, de barrios, de colonias, de calles, de fraccionamientos, de parques, escolares, etc., en donde como hacen los Zapatistas, nos escuchemos todos, unos a otros, y decidamos en consenso, siempre en base al bien común.
Tampoco se entendieron los objetivos de fondo de la creación de un Concejo Indígena de Gobierno para México (que ya contempla y consulta su posible ampliación para la inclusión de los demás sectores de la sociedad y no sólo ser a nivel nacional sino también internacional) ni el nombramiento y la candidatura independiente de su Vocera, ante la imposibilidad de registrar a todos sus integrantes (un hombre y una mujer de cada una de las lenguas maternas de nuestro país). Una vez más nuestra ignorancia y falta de visión, no nos permitió siquiera imaginar, que la candidatura independiente de Marichuy, era el medio y no el fin. Que el Concejo Indígena de Gobierno del Congreso Nacional Indígena jamás tuvo la intención de convertirse en lo mismo que combatimos y que sería impensable que su Vocera, -una mujer indígena nahua médico tradicional-, aceptara sentarse en la "silla maliciada".
Nuestra mente colonizada, enferma e intoxicada por el Capitalismo, el Neoliberalismo y el sistema de partidos políticos, aún hoy, no es capaz de ver que el CIG-CNI y su Vocera, alcanzaron y sobrepasaron sus objetivos, lo que quedó demostrado con sus miles de seguidores que hicieron presencia en las principales plazas públicas de los 32 estados de la República Mexicana y  en el extranjero, con la evidencia de su probada honestidad y volviendo a poner lo indígena en la escena pública y en la agenda política nacional.
Los Zapatistas, su pensamiento, su alto nivel de organización, su lucha por el reconocimiento de los derechos de los pueblos indios y en contra del sistema de explotación capitalista, así como su resistencia pacífica, siguen ahí.
Los Zapatistas nos han ayudado a pensar y reflexionar, para poder decidir libremente el futuro que está en nuestras manos y que es responsabilidad nuestra.
Para los Zapatistas, el trabajo, la organización y el cambio, no dependen de una persona, sino de lo colectivo, lo mismo que su resistencia y los avances que han tenido.
Los Zapatistas han demostrado con hechos, que el pueblo no necesita al mal gobierno para solucionar sus necesidades. Y su oposición a los megaproyectos que se están planeando en sus territorios, no es una declaración de guerra a los gobiernos, sino su legítimo derecho a defender la vida de sus comunidades y sus logros construidos en base a la autonomía a lo largo de muchos años de trabajo y sacrificio.
En todo México, durante los últimos 25 años, la lucha y resistencia de las poblaciones originarias, rurales y urbanas a los megaproyectos extractivos derivados de las inversiones de empresas nacionales y extranjeras, creció de manera alarmante. En nuestro caso, como esfuerzo organizativo y como Pueblo Nahua del Valle de México integrante del Congreso Nacional Indígena, en noviembre de 2018 tuvimos que interponer una Denuncia Penal ante la PGR (Procuraduría General de la República) para detener la destrucción por la continuación de las obras del Nuevo Aeropuerto en el Lago de Texcoco y exigir su cancelación definitiva en cualquier sitio de la Cuenca del Valle de México y del resto de nuestro país, así como castigo a los responsables por  los delitos ambientales cometidos.
Si bien los ataques al EZLN y a los pueblos originarios de México por parte de empresarios y gobiernos no son algo nuevo y no nos vamos a dejar, reconocemos que hoy por la influencia negativa intencional que se ha venido haciendo a la población a través de los contenidos educativos y los medios de comunicación, enfrentamos un mayor riesgo de ser atacados y desvalorados; que es el momento que esperaban la derecha y la izquierda institucional para tratar de neutralizar o hasta desaparecer a comunidades enteras y en especial a un esfuerzo tan legítimo como el Zapatismo, ejemplo de dignidad, autonomía y libertad y un bastión de resistencia pacífica, ícono de la lucha social nacional e internacional.
Vemos en el actual gobierno la continuación de prácticas de por lo menos 5 sexenios anteriores, que han buscado de muchas maneras destruir la organización y el trabajo del EZLN, lo que hoy se hace a través del llamado Instituto Nacional para los Pueblos Indígenas, de falsas consultas que contravienen nuestros usos y costumbres para facilitar la imposición de los megaproyectos, con la simulación del reconocimiento indígena a los malos gobiernos, la suplantación de autoridades tradicionales con nombramientos "oficiales"de supuestos consejos supremos, jefes supremos, gobernadores indígenas, concejales, etc., y el control del otorgamiento de recursos económicos y programas sociales a través de "coordinadores regionales"que desconocen nuestra raíz, valores, memoria histórica, cultura, cosmovisión y necesidades reales. En suma, una estrategia para cooptar y acabar con los pueblos originarios que se han opuesto a los proyectos neoliberales. 
Hagamos eco del llamado de los Zapatistas a ¡Organizarnos! para juntos transformar nuestro mundo y defender los logros que como pueblo de México hemos ido ganando a través de la historia; para entonces sí, luchando todos, poder decir ¡NO ESTAMOS SOLOS!
CONTACTO:
Facebook.com/Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura
Twitter: CPOOEM_Edomex

No hay comentarios.: