jueves, 31 de enero de 2019

RAFAEL MURÚA MANRÍQUEZ, PRIMER PERIODISTA ASESINADO EN MÉXICO EN 2019

Rafael Murúa Manríquez, de 34 años, era director de la radio comunitaria Radiokashana en el municipio de Mulegé, estado de Baja California Sur, México.
Rafael Murúa, el primer periodista asesinado en México en 2019
Redacción,
BBC News Mundo:
22 de enero de 2019.
Este fin de semana se inauguró una triste estadística para 2019, la de los periodistas asesinados en México.
Rafael Murúa Manríquez, de 34 años, apareció muerto el domingo a última hora en la cuneta de una carretera del municipio de Mulegé, en el estado mexicano de Baja California Sur.
La desaparición del periodista, que era director de la radio comunitaria Radiokashana y miembro de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc), había sido denunciada el sábado.
La Procuraduría General de Justicia de Baja California Sur emitió el domingo un comunicado en el que informó del hallazgo de un cuerpo sin vida en el kilómetro 40 del tramo carretero Santa Rosalía-San Ignacio e identificó a Rafael Murúa como la víctima.
Murúa fue objeto de ataques y amenazas en los últimos dos años.
De acuerdo con información recogida por Article 19 (organización internacional que defiende la libertad de expresión y el acceso a la información) y Amarc Capítulo México, el periodista tuvo contacto por última vez alrededor de las 20:00 hora local del sábado 19 de enero.
Así lo contó un familiar cuyo nombre se mantiene anónimo por cuestiones de seguridad:
"Rafael me llamó para preguntar si todo estaba bien. No supe más hasta que a las 2:00 horas. (del día siguiente) recibí la visita de una persona (cuyo nombre también se omite por seguridad) que supuestamente estaba con Rafael y quien me informó que se lo habían llevado", dijo este familiar.
La Procuraduría del estado de Baja California Sur informó que el cuerpo de Murúa tenía perforaciones en el tórax, pero posteriormente dijo que tenía un disparo en la cabeza.
La persona que informó a la familia contó que vio por última vez a Murúa cuando bajó del automóvil del periodista para entrar por unos momentos en un edificio. Al salir, vio las puertas abiertas y que el motor estaba encendido, mientras un sujeto huía del lugar.
En su comunicado del domingo, la Procuraduría afirmó que el cuerpo del periodista fue encontrado con "diversas perforaciones en el tórax".
Sin embargo, el mismo organismo indicó este lunes en rueda de prensa que Murúa fue hallado con un impacto de bala en la cabeza.
BBC Mundo intentó sin éxito hablar con la Procuraduría para aclarar este dato.
El gobernador del estado de Baja California Sur, Carlos Mendoza, condenó en Twitter la muerte del periodista y se comprometió a esclarecer el crimen.
Rafael Murúa les decía a sus familiares que tenía miedo.
Desde el 1 de junio de 2017, según informa Article 19, el reportero empezó a recibir "mensajes intimidatorios de un sujeto presuntamente vinculado con la delincuencia organizada que le exigía eliminar una nota periodística sobre una persona sentenciada, así como publicar notas en contra de la Secretaría de Marina (Semar)".
De acuerdo con la documentación de este grupo, Murúa decidió autocensurarse, desplazarse temporalmente fuera de su municipio con apoyo de Amarc Capítulo México y solicitar su incorporación al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.
Dicho mecanismo le asignó lo que se conoce como botón de pánico y algunas medidas de infraestructura en su domicilio, pero al parecer estas últimas no fueron totalmente instaladas.

No hay comentarios.: