martes, 5 de febrero de 2019

ESTUDIANTES Y EGRESADOS NORMALISTAS ORGANIZAN LA DEFENSA DE SUS ESCUELAS

En defensa de las normales, los estudiantes de Chiapas y Oaxaca, se coordinan
Publicado en el periódico El Zenzontle N° 181:
febrero de 2019.
La ofensiva contra los normalistas de las 17 Normales Rurales que se sostienen a pesar de las décadas de agresión gubernamental y empresarial en su contra que inició en 1969, clausurando varias de ellas, hoy une más normalistas rurales y urbanas con la constante acción de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), entre los que destaca la lucha en busca de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde septiembre de 2014, en defensa de la educación normalista pública.
En enero pasado, estudiantes de las normales de Chiapas y Oaxaca en lucha junto con una representación de la FECSM, acudieron dar conferencias de prensa, a participar en  movilizaciones y en brigadas de información a la ciudad de México y al centro del país. Este es un resumen de su situación y resistencias.
CHIAPAS
Los muchachos de la Escuela Normal Indígena Intercultural Bilingüe (ENIIB) “Jacinto Canek” señalan que llevan más de 4 meses reclamando una respuesta del gobierno estatal a las demandas de reanudación inmediata de los cursos dentro de la institución para cumplir con el Programa de la malla curricular impuesta desde 2012, ya que no se les ha dejado recibir clases formales desde septiembre de 2018. Rutilio Escandón el reciente gobernador de Chiapas ni se presenta ni da respuesta para solucionar este problema. Han tenido que movilizarse para hacerse escuchar, lo que les ha valido que se les acuse de vandalismo, se les amenace y persiga. Están dispuestos al dialogo, porque la continuación de los estudios es no solo una necesidad personal o de mejora a sus familias, sino se reconocen como “despertadores de conciencia entre los pueblos y comunidades”.
Exigen además el mejoramiento de infraestructura en las instalaciones.
Por su parte, los estudiantes de la Normal Rural Indígena de San Cristóbal Las Casas, Chiapas, “Manuel Larráinzar”, hijos de indígenas, de campesinos y obreros, relatan: “El pasado3 de septiembre de 2018, ante la imposición de la malla curricular decidieron plantarse un día en protesta. No hubo respuesta de las autoridades, nos tacharon de vándalos y los maestros ya no fueron a dar clases”.
Dijo un representante: “El 27 de septiembre acudimos a una manifestación pacífica en Tuxtla y el gobernador Manuel Velasco ordenó reprimirla, volvimos a San Cristóbal y nos avisaron que nos esperaba la gendarmería. Decidimos irnos por Nachig, en el municipio de Zinacantán, ahí nos bajaron de los autobuses y nos obligaron a caminar hasta San Cristóbal. Desde entonces no nos dejan entrar a la escuela las autoridades”.
El gobierno pretexta para que no reabran la escuela, que unos maestros de la Normal habían malversado recursos, y lo aprovechan reprimiendo las protestas. Como a la Normal Jacinto Canek, les niega el diálogo. Siguen estudiando en instalaciones que les prestan siendo atendidos por maestros solidarios. Exigen el retorno inmediato de los 350 alumnos de la normal Larráinzar y llaman a las autoridades de los tres niveles de gobierno a dar atención integral a la educación normal con material, maestros y presupuesto suficientes. Se deslindan de los maestros que hicieron mal uso de los recursos de la escuela.
La Normal Rural Mactumactzá de larga trayectoria magisterial y estudiantil en la lucha en defensa de la educación normal sigue exigiendo se les devuelva el sistema de internado que les fue arrebatado por anteriores administraciones para evitar, según el gobierno que fuera sede de organización de luchas estudiantiles, magisteriales y populares. Lo necesitan por ser hijos de campesinos de comunidades pobres, que requieren alimentación y lugar para dormir, dada la lejanía y el costo por trasladarse a la normal.
Narran que el 22 de enero reciente se les reprimió luego de movilizarse con maestros, trabajadores de salud y desplazados de comunidades indígenas, particularmente los del Ejido Puebla, Chenalhó, y por lo menos otras 6 comunidades desplazadas en Chiapas por caciques, paramilitares y el gobierno.
Su exigencia va más allá del sistema de internado, quieren el respeto a su organización estudiantil (son miembros la FECSM). “Salimos y saldremos a las calles pensando en nosotros, pero también en las generaciones posteriores” dijo un miembro de la directiva estudiantil.
OAXACA
A la conferencia acudieron de sus normales. Estudiantes y egresados oaxaqueños en resistencia, ellos expusieron situaciones parecidas a las de Chiapas y de otros lugares de México. Por eso decidieron construir la Coordinadora Estudiantil
Normalista a nivel nacional, que en Oaxaca incluye a estudiantes y egresados de 11 normales.
También en Oaxaca como en todo el país, la imposición de la malla curricular por el gobierno federal anterior, ha generado resistencias porque no contempla las necesidades de la educación normalista, ni de las comunidades rurales; introduce materias globalizadoras al servicio del capital como el inglés, la computación, mientras que reduce las horas para práctica con las comunidades, pretendiendo formar docentes para ser simples herramientas de las empresas.
Además luchan contra la negativa de los gobiernos de contratar a las y los egresados de las normales. Ahora suman 500 sin contratación. Estos egresados lucharon y luchan contra la evaluación punitiva que no reconoce lo que ya estudiaron y practicaron durante su formación. Junto a la CNTE buscaron participar en las mesas de negociación, por la contratación con estabilidad laboral. El pasado 21 de enero marcharon en la ciudad de Oaxaca llevando su pliego al gobernador y en la ciudad de México, el 24, han entregado el pliego federal.
Precisan que a los normalistas de una sola generación les han impuesto cambios de mallas curriculares que implican una confusa mezcla de modelos educativos. 
Finalmente, se sumó la exposición de la representante de la FECSM, señalando que las problemáticas son muy comunes y la diversidad solo proviene del comportamiento de las direcciones de las escuelas y los gobernadores respectivos. Pero ya sea cerrando casas de estudiantes, quitando internados, reduciendo presupuestos de materiales e imponiendo el idioma global, todo se incluye en esta apariencia de paz.
Pero la compañera dice que bien se sabe que “en tiempos de paz, se prepara la guerra”. Por lo que están alertas a organizar y fortalecer su resistencia.
Por ejemplo, está la reapertura de la Normal del Mexe, Hidalgo, otra con gran historial de lucha, pero no se les resuelve que cuente con internado.
Las grandes luchas de normalistas en todo el país surgen de problemas de apariencia local: agua contaminada en la Normal de El Quinto, Sonora, el cierre de matrícula para muchas alumnas en Panotla, Tlaxcala, el jineteo del dinero de las becas por parte de los gobiernos estatales y el caso de que aún no hay verdad ni justicia y mucho menos presentación de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y los compañeros asesinados y lesionados hace 52 meses.
La exposición terminó indicando que en Chiapas y otros estados los normalistas estudiantes y egresados se propusieron llevar útiles escolares y dar clases a los niños de comunidades desplazadas y los gobernantes no se los quieren permitir.

No hay comentarios.: