domingo, 3 de febrero de 2019

GENARO VÁZQUEZ ROJAS: ASESINADO EL 2 DE FEBRERO DE 1972, EJEMPLO DE CONGRUENCIA

A 45 años del asesinato de Genaro Vázquez Rojas
Pensamientos Magonistas,
Desinformémonos, Periodismo de abajo:
02 de febrero de 2017. 
Genaro Vázquez luchó de manera pacífica por mejorar la vida de los trabajadores con la Asociación Cívica Guerrerense (ACG) en 1959, sin embargo sus protestas fueron acalladas con matanzas, y con su encarcelamiento en 1968. Ese mismo año fue liberado de prisión por un comando armado formado por campesinos y maestros, fue entonces cuando decidió emprender la lucha armada fundando la ACNR.
Hace 45 años que Genaro Vázquez dejó la vida tras luchar en distintos estados de la república por el derecho de los trabajadores a vivir y ser felices, y desde entonces no ha surgido otro revolucionario de su talla; su valor inquebrantable y su convicción sólo se comparan con el de su compañero de ideales Lucio Cabañas.
RESPUESTA DE GENARO VÁZQUEZ AL GOBIERNO Y AL EJÉRCITO CUANDO LE SOLICITARON “UN ACUERDO” PARA RESTABLECER LA PAZ EN GUERRERO EN 1971
“Mientras el general Solano Chagoya hace pública su invitación al ‘diálogo’, miles y miles de soldados de todas partes de la República se han concentrado en Guerrero y llevan a cabo una batida cotidiana para dar con nuestro paradero, sin importarles vejar al pueblo inocente.
Ya la nación, en especial esta entidad, conoce nuestras banderas de lucha, de carácter político y social, concretizadas en las justas exigencias de campesinos y obreros para que les sean resueltos sus problemas, acabando con la injusticia, el hambre y la miseria crecientes en las que se debaten, propiciadas por los grandes ricos capitalistas y terratenientes y el imperialismo norteamericano, dominante en nuestra patria.
Sabe también nuestro pueblo que durante más de ocho años y al frente de organismos legales y por conductos también legales, demandamos la solución de los problemas del campesino y del obrero y de otros núcleos del pueblo trabajador, sin encontrar más respuesta por los encargados del poder público que el silencio, la persecución, el encarcelamiento e incluso el asesinato individual y colectivo de mis compañeros.
No fue, en consecuencia, la conducta particularmente beligerante lo que nos impulsó a enfrentar con el fusil en la mano la situación imperante, sino el convencimiento definitivo de que el actual orden social, representado por los grandes ricos capitalistas, es un orden de injusticia permanente en que todo está determinado: que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres más pobres, sin contar que los apoderados de la riqueza son cada día un número más reducido, mientras la inmensa mayoría se empobrece; esto, a pesar de que es precisamente la mayoría empobrecida y desposeída la que trabaja y produce la riqueza que otros se apropian. Naturalmente con esto no estaremos de acuerdo nunca.
Durante once años atrás a la fecha, la mayoría de los guerrerenses en forma continuada y sistemática han venido padeciendo la vigilancia, persecución y represión policíaco-militar. En los últimos tiempos, la represión ha ampliado su radio de acción desplazándose con toda la agudización característica. En la ciudad de México el gobierno ha empleado sus baterías contra el Movimiento Democrático de los estudiantes, a quienes ha reprimido de forma sangrienta, el Dos de Octubre de 1968 en Tlatelolco y el Diez de Junio del presente. Estas dos fechas son de luto nacional y hablan claro al respecto.
Cientos de ciudadanos honrados sufren injusto e ilegal encarcelamiento en el país, inventándoles y configurándoles delitos del orden común para retenerlos presos, cuando en realidad sólo son personas que sustentan ideas políticas que discrepan de las impuestas por el régimen antiprogresista y antipopular que nos domina.
Ante la creciente combatividad de nuestro movimiento armado revolucionario y la viril y heroica resistencia de los campesinos y las masas trabajadoras negándose a servir de delatores al gobierno, el secretario de la Defensa Nacional y el procurador General de Justicia de la República han dispuesto la represión generalizada, vistiendo de civiles a grupos del ejército y de la policía encargados de este cometido, a efecto de eludir toda responsabilidad; dichos cuerpos, auxiliados por matones a sueldo de los caciques de la región, golpearon, persiguieron, secuestraron, asesinaron y han detenido hasta la fecha a cientos de campesinos y a humildes gentes del pueblo, sin excluir a las mujeres que con niños en los brazos fueron arrancadas de sus hogares con lujo de fuerza por quienes en los hechos constituyen ya la modalidad mexicana del “Escuadrón de la Muerte”, de Brasil, con total respaldo de las dependencias gubernamentales mencionadas…
Ahora bien, los revolucionarios, fieles a nuestros principios de la verdad, de ninguna manera rehuimos ni tememos al diálogo y la discusión cuando son necesarios y factibles. Esta carta responde a esa actitud nuestra.
Estamos atentos al desarrollo político del país. Todo revolucionario tiene que hacerlo así. Sabemos del pronunciamiento de apertura democrática hecho por el presidente Echeverría, jefe del gobierno oligárquico en nuestra Patria, y desde luego del intento de diálogo personal propuesto por el general Solano. Mas mientras subsista la situación que denuncio en la presente, tal hecho no tendría sentido ni perspectiva positiva alguna para la causa del pueblo que tengo el honor de representar.
Con esto, creo dar cumplida respuesta al planteamiento del general Solano Chagoya.
Por la Dirección Político-Militar Central de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria
Genaro Vázquez Rojas” 
Develan escultura del Guerrillero y Comandante Genaro Vázquez Rojas
Fermín González,
Desinformémonos, Periodismo de abajo:
02 de febrero de 2019.
A 47 AÑOS, PERSISTEN LAS DUDAS Y SE EXIGE ESCLARECIMIENTO DE SU DECESO
San Luis Acatlán, Guerrero. Este sábado 2 de febrero se cumplieron 47 años de la muerte del líder guerrillero y comandante de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), Genaro Vázquez Rojas. Según datos oficiales que nunca fueron esclarecidos del todo, indican que, esa misma fecha pero en 1972, se registró un choque automovilístico contra un puente, a 20 kilómetros de Morelia, Michoacán. En ese auto viajaban dos mujeres y tres hombres, dos de ellos buscados por el ejército desde hace muchos años: Genaro Vázquez y su lugarteniente José Bracho Campos. Este último cuenta que Genaro estaba vivo después del accidente, pero tuvo dejarlo y huir porque los militares los estaban siguiendo.
Han pasado los años y el suceso sigue sin esclarecerse, a pesar de las reiteradas exigencias de la familia. “No tengo duda que Genaro fue asesinado”, así lo señala su esposa Consuelo Solís. Se tiene la información de que, ese día 2 de febrero de 1972, Genaro iba en los asientos de la parte trasera del carro con otras dos personas. Quedó herido y lo llevaron a un hospital de Cuernavaca. Ahí llegaron los militares, tomaron el control del hospital, sacaron a todo el personal de médicos y enfermeras, y entonces pudieron perpetrar el crimen dándole un culatazo en la frente. Ese tremendo golpe registrado en fotografías de la época, era imposible en un choque automovilístico, pues en todo caso, él se hubiera pegado sobre los asientos delanteros. No hay explicación alguna.
El cuerpo del líder guerrillero fue trasladado al Hospital Militar de la Ciudad de México y horas más tarde se le entregó a su esposa, pero nunca se le entregó el acta de defunción que debiera dar cuenta de las razones de su deceso. Han Pasado los años y al no encontrar voluntad de las autoridades para esclarecer los hechos, las certezas de un crimen de estado siguen impunes.
La memoria de abajo
En febrero de 2017, el escultor jalisciense Alfredo López Casanova, recibió a través Mario Saucedo Pérez, una invitación del Comité Cívico para visitar San Luis Acatlán, lugar de nacimiento de El Comandante, como gusta llamarle la gente de la región, para imaginar una escultura. Con esa idea, habló con familiares, sobrinos y compañeros del líder guerrillero, y fue construyendo una base firme de la propuesta. El tema no le era nada ajeno, pues él mismo fue militante de la segunda época de la ACNR, que construyó bases organizativas en las colonias del sur de Guadalajara entre los años 80's y 90's del siglo pasado.
Después de la autorización de la familia, lo que siguió fue la investigación de documentos y fotografías. Nos cuenta el escultor que: “por mucho tiempo estuve buscando a Armando Lenin Salgado, el fotoperiodista que recibió una invitación personal de Genaro, para pasar unos días en las montañas donde se ubicaba el Campamento José María Morelos y Pavón, para que conociera la vida de la guerrilla en el monte y pudiera documentarla, de allí vienen las fotografías clave para la escultura”. Desgraciadamente, cuando por fin logró ubicarlo, éste se encontraba en fase terminal y murió a los pocos días. “Me dolió mucho no lograr conocerlo y no poder decirle del proyecto de la escultura, que supiera que me estaban sirviendo mucho sus fotografías”. Como reconocimiento y homenaje a Lenin Salgado, Alfredo López le dedicó la escultura.
A 47 años, las guerrillas Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas Barrientos, fueron y son parte importante de la transformación democrática de este país, y la eterna lucha por la justicia tantas veces negada, pero siguen siendo hasta ahora, incómodas para el gobierno federal y gobiernos estatales. Sus demandas e ideales se mantienen vigentes en la memoria y son ejemplo permanente de las organizaciones sociales, campesinas y estudiantiles que no los olvidan.

No hay comentarios.: