jueves, 21 de marzo de 2019

LA ÉLITE ACADÉMICO-BUROCRÁTICA DE LA UAM BUSCA ROMPER LA HUELGA

SPAUAM. La “democracia”  de una élite académico-burocrática
Dr. Pablo Gaytán SantiagoMartes,
Infouam.
19 de marzo de 2019.
El egoísmo neoliberal de la élite académico-burocrática de la UAM mira y juzga la supuesta conducta “anti-ética e incoherente” del SITUAM sin mirar la viga propia. Con un mensaje falaz, el SPAUAM coloca a sus integrantes como ejemplo de integridad y auténticos defensores del conocimiento y las tareas sustantivas de la Universidad mediante un discurso tan blanqueador que en realidad esconde sus deshonestas prácticas corruptas.
Academia Corporativa en la Casa Abierta al Tiempo
En sus discursos públicos los integrantes del SPAUAM omiten hablar de corrupción. Su silente actitud tiene que ver con la participación directa de algunos de sus integrantes en los órganos unipersonales (directores divisionales, jefaturas departamentales, coordinadores de licenciatura, representantes en órganos colegiados e incluso activistas del SITUAM, al que ahora denuestan). Se han agrupado para controlar las elecciones en las Dictaminadoras de Ingreso, Promoción y Permanencia del Personal Académico, y así, otorgar plazas con criterios basados en el amiguismo, nepotismo y tráfico de influencias
retorciendo los reglamentos para anular los méritos académicos de los participantes que inocentemente creen en los valores universitarios, reproduciendo de esta manera las prácticas propias de una sociedad de castas.
Las evidencias de decenas de profesores con una larga trayectoria de docencia, investigación y servicio ventiladas en la revista “Proceso” y en el Consejo Académico del 15 de junio de 2017 en la Unidad Xochimilco, obligó al Colegio Académico a tomar medidas al respecto y creó una Comisión para contener estas acciones corruptas, y es, precisamente en la actual administración que no se ha avanzado en propuestas que permitan la transparencia en los procesos de admisión del personal académico.
(https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/hechos-y derechos/article/view/6859/8795).
El resultado de estas prácticas perversas de la casta académica en el poder (SPAUAM) es el empobrecimiento de la academia. Cabe señalar el caso de la UAM-X, una sede académica donde exitosamente se imparte la pedagogía “modular” alejada de la educación tradicional. Es ahí precisamente, donde los docentes avalados por la casta dorada demuestran sus limitaciones en el aula ante los estudiantes y son los mismos que se niegan a aceptar el modelo Xochimilco.
Esta situación muestra la irresponsabilidad de estos académicos frente al compromiso educativo. Son los mismos que aceitan el mecanismo del corporativismo académico, pues cada nuevo profesor contratado de acuerdo a la práctica del intercambio de favores representa un voto, lo cual eleva las posibilidades de seguir ocupando puestos unipersonales que incluyen jefaturas de área de investigación y órganos colegiados.
Así se cierra el círculo virtuoso del patrimonialismo y corporativismo político-académico muy bien aprendido a imagen y semejanza de la clase política y líderes priístas de nuestro país. La elite académica “grilla” de esta manera y cuando un profesor osa con denunciar irregularidades en los procesos de admisión es una indisciplina que se castiga con la exclusión o la “congeladora”, según sea el caso, ya que las dictaminadores ejercerán su poder evaluando con la más baja calificación para la obtención de una beca por ejemplo a la “Docencia” (cuando fueron contratados para ello) o para la evaluación curricular de algún profesor temporal.
En el marco de estas prácticas, los integrantes del SPAUAM en la vida cotidiana de la Casa Abierta cabildean para obtener apoyos y presupuesto en las oficinas de las rectorías locales y general, hacen antesala en las direcciones, o gestionan en los corredores que llevan a las jefaturas de departamento. Portando siempre esa mueca que parece una sonrisa que caracteriza a este tipio de profesor o profesora en pos de un espacio patrimonial. Negocian desde su próximo viaje a París hasta un aumento en sus bonos como lo hicieron en 2017 para actualizar sus privilegios. Si, aprobaron en órganos colegiados de la UAM la compensación a mandos medios administrativos por una suma de 24 millones que aumentó para el presente año a 27 millones de pesos
(www.uam.mx-Transparencia-Presupuesto-2018, pág.43).
Son los mismos que se sienten defensores de las causas universitarias y se niegan a una redistribución más justa de los ingresos de la federación entre los trabajadores de la UAM que, además, todos pagamos con nuestros impuestos.
Academia patrimonial y desprecio a los profesores temporales
Una segunda cuestión, tiene que ver directamente con las condiciones académicas, los derechos laborales y universitarios de los profesores temporales. Para comenzar los profesores de tiempo indeterminado (o de Base) solo miran a sus pares temporales para azuzarlos en alguna esquina de la universidad cuando no les alcanzan los votos para alguna dirección, jefatura o representación dictaminadora o colegiada. Son “los que están de paso” y con ese desprecio se conjuga la sobrecarga de trabajo, las asignaturas o módulos que nadie quiere, puesto que es prioridad de los profesores de élite elegir cátedra en los postgrados o simplemente descargarse de una actividad que ya no es lucrativa para ellos, sin que ninguna instancia respete la causal de la plaza, es decir “tiempo completo” y la “asignatura o módulo” por la cual fue creada la plaza temporal o por evaluación curricular. La actitud ego-patrimonial ha provocado el aumento de profesores de tiempo determinado, comúnmente llamados temporales.
Según datos de la nómina que entrega la UAM al SITUAM de acuerdo al Contrato Colectivo de Trabajo, para el año 2000 había 733 plazas temporales, y en el 2018 se cubrieron 1,300 plazas de este tipo. La contratación de profesores definitivos en estos años fue de solo 83 plazas. Esta política beneficia directamente a la elite académico-burocrática del SPAUAM puesto que la contratación del profesorado de esas 83 plazas, en su mayoría, fueron con la categoría de “Asociado”, “Medio Tiempo” e incluso de “Tiempo Parcial”, lo cual produce un evidente ahorro de recursos financieros que son repartidos en bonos, becas y privilegios que gozan los amigos del SPAUAM. Si estos ahorros se transparentaran en una mejor redistribución para beneficio de alumnos, en prácticas de campo o en laboratorios mejor equipados ni decir nada.
Estas prácticas patrimonialistas contribuyen al crecimiento de la precarización de las condiciones de impartición de la docencia y reducción de la investigación, ya que los profesores asociados están impedidos por la ley orgánica de realizar esta función. Los ahorros “no deseados”, producto de la reducción de plazas, se transfieren a los gastos de operación de la elite de profesores-investigadores reflejada en viáticos para asistir a eventos de sus pares.
La Democracia dirigida de la élite SPAUAM
A mes y medio de huelga la concepción demócrata neoliberal del SPAUAM ha salido a palestra. Desde su posición de casta dorada, transitaron por el desdén de la huelga hasta la intromisión directa en la vida sindical del SITUAM en torno a la toma de decisiones sobre cómo levantar la huelga con una indiferencia total y ciega ante la situación material de los trabajadores administrativos de la universidad. Constituidos como un grupo que actúa desde el interior de la estructura académico-burocrática han aplicado encuestas electrónicas, que por cierto, no han mostrado evidencias materiales sobre la participación de profesores y sólo dicen que se “emitió su voto virtual”.
Asimismo han inducido una magra participación estudiantil expresivamente violenta en las redes y muy minoritaria en sus concentraciones en el espacio público bajo la consigna de levantar la huelga. En la práctica han actuado como “esquiroles” una categoría de análisis de la sociología laboral, como muy bien lo sabe el secretario ejecutivo del SPAUAM.
Finalmente demandaron una consulta para levantar la huelga entre los afiliados del SITUAM (qué descaro) que tampoco tuvo éxito, en primer lugar porque es una huelga constitucionalmente legítima reconocida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y hace unos días por el rector general de la UAM. La postura del SPAUAM es a todas luces una intromisión en la vida interna del sindicato; ¿qué se puede esperar de los integrantes de este sindicato blanco incapaces de exponer sus argumentos en alguna sesión del Comité de Huelga del SITUAM? En cambio se infiltran en las asambleas seccionales de las sedes académicas para promover una propuesta reciclada de Rectoría General que la base del SITUAM ya había discutido y rechazado. Conductas estas que muestran su individualismo neoliberal y su falta de sensibilidad política hacia los agremiados del SITUAM que luchan por una justa redistribución del ingreso. No, no es ética, ni política ni académica la actitud de los integrantes del SPAUAM.
Los académicos del SPAUAM deberían de estar conscientes de que un movimiento de huelga no se levanta porque son parte de una casta académica, se levanta con demandas satisfechas y con un ánimo de encontrar un espacio de solución para discutir sus auto-dados privilegios, la redistribución del presupuesto y la visibilización de las condiciones de los académicos temporales. No con promesas.
Es trascendental para la vida de la universidad y cumplir desde la Casa Abierta con el cumplimiento de los objetivos sociales que propone el nuevo gobierno. Desde la óptica sindical cuestionamos las iniciativas pro-patronales del SPAUAM, así mismo les convocamos a dejar de intervenir en la toma de decisiones del SITUAM.
Si el SPAUAM trata de mostrar el talante democrático universitario ¿por qué no han promovido la convocatoria para que el Colegio Académico sesione con el fin de dilucidar, debatir y tomar decisiones para la redistribución del presupuesto? No existe para ello un impedimento institucional o legal en un espacio donde todos podemos mirarnos a la cara con respeto. Hasta el momento la voluntad democrática del SPAUAM está en entredicho, es el momento que recuperen un poco de credibilidad frente a la sociedad que trabaja y paga impuestos para que nuestra Casa Abierta al Tiempo exista.

No hay comentarios.: