sábado, 27 de abril de 2019

¿CUÁNDO EMPEZÓ LA 4T? ¿CON EL ME68 O CON AMLO COMO PRESIDENTE?

Presentación de dos obras sobre el Movimiento Estudiantil (ME) 68 en el Colmex
Julio Boltvinik,
Publicado por La Jornada:
26 de abril de 2019.
Cuando AMLO denomina su proyecto para el país como la cuarta transformación nacional (4T) y dice que la tercera habría sido la Revolución Mexicana, queda implícito que desde hace un siglo no habría habido ninguna transformación, digna de tal nombre, en el país.
El martes 23 se presentaron en El Colegio de México (Colmex) dos obras (ya publicadas) sobre el ME68. Por una parte, la obra magna 1968. Aquí y ahora. A cincuenta años del movimiento estudiantil. Testimonios y reflexiones, coordinada por Ricardo Valero, publicada por la UNAM, que consta de dos gruesos volúmenes impresos (ya disponibles) y un tercer volumen (que sólo estará disponible en versión digital, pero aún no).
Es casi una enciclopedia del ME68. En total (ya incluido el tercer volumen, tendrá 170 colaboraciones y muchos documentos). La otra obra que se presentó el martes fue el Nº 5 de la revista digital Otros diálogos del Colmex dedicado al ME68 (disponible en:
que incluye ocho contribuciones, incluso dos poemas de José Emilio Pacheco y una entrevista con Sergio Aguayo sobre los archivos del ME68.
En la mesa, estuvimos: Silvia Giorguli, presidenta del Colmex; Ricardo Valero, coordinador de 1968. Aquí y ahora; Vicente Ugalde, secretario académico del Colmex, editor de Otros diálogos y autor de un artículo en el número presentado; Ariel Rodríguez Kuri, profesor de historia en el Colmex y autor de un libro sobre el ME68; Nayeli García Sánchez, recién doctorada en el Colmex y editora de la Revista de la Universidad; y el autor de esta columna.
Las intervenciones, incluyendo las de los asistentes fueron variadas y complementarias. Mi impresión es que uno de los consensos que flotó en el aire es que algo grande, importante, ocurrió en México con el ME68.
Una frase de Carlos Fuentes, citada por Ricardo Valero (tomada de Tiempo mexicano, 1971) en su prólogo a los 2 volúmenes impresos, sintetiza esa impresión: “Los sucesos de 1968 significaron para México una crisis de crecimiento, de transformación y de conciencia, sólo com parable a los que los manuales de historia y los monumentos públicos consagran como etapas definitivas de nuestra experiencia nacional: Independencia, Reforma, Revolución”.
Valero recuerda que pocos años después de los acontecimientos de 1968, en México se impulsó una reforma que está en la base de la transición democrática del país. En 1977 se llevó a cabo una reforma constitucional, que daba cauce y cabida a la representación electoral de las diversas corrientes de pensamiento y de acción política. Concluye: “Puede afirmarse entonces que el sentido y la aportación fundamental del ME68 radica en que dio inicio a la cuarta etapa de las grandes transformaciones en la historia de México como sugiere Carlos Fuentes, y que está hoy en día, en el centro de la disputa y la polémica en el escenario público del país”.
Cita el ensayo La crisis de México, de Daniel Cosío Villegas, el cual diagnosticaba que con el gobierno de Lázaro Cárdenas había llegado a su fin la Revolución Mexicana; en 1972, en su libro el Sistema político mexicano, dice Valero, Cosío Villegas “adelantó la noción de la presidencia imperial (la monarquía sexenal) con lo cual se llegaría al meollo de la crisis de 1968, y al final, ahora sí, de la Revolución Mexicana”. En mi intervención, analicé las condiciones económico-sociales en los años 60: prosperidad inusitada e impresionante transformación de la economía, e intenté una explicación del ME68. (Véase cuadro).
En esta lectura, la 4T, entonces, habría empezado con el ME68, 50 años antes de 2018, explicaría muchas reformas, incluyendo las de los procesos e instituciones electorales que hicieron posible el registro de Morena como partido político, y que AMLO sea presidente. La transición democrática formalmente consumada. De manera paradójica, una parte de estas reformas se hicieron bajo el manto del neoliberalismo económico. AMLO recibe un país formalmente modernizado en materia electoral, transparencia, disponibilidad de información estadística, defensorías de los derechos humanos, con un poder judicial más autónomo, mayor diversidad de medios de información, etc. Pero también un país con mayores niveles de pobreza, mayor desigualdad, con instituciones públicas desmanteladas (IMSS, ISSSTE, Pemex, CFE, sistemas educativo y de salud), privatización energética parcial, un estado fiscalmente débil y, por tanto, con severas restricciones financieras para emprender cambios de fondo.
AMLO no quiere recaudar más (y no explica por qué), lo cual lo deja con la austeridad y el combate a la corrupción, como medios únicos para liberar recursos. Podríamos preguntar, ¿si AMLO cree en la competencia y los mercados (como parece mostrar su negativa a fijar precios oficiales a las gasolinas), por qué dice que con su gobierno se acaba el neoliberalismo? ¿En qué consiste la 4T o deberíamos decir 5T? ¿Sólo en austeridad y lucha contra la corrupción?

No hay comentarios.: