miércoles, 3 de abril de 2019

LA REFORMA EDUCATIVA DE AMLO NO ABROGA, SÓLO MAQUILLA LA DE PEÑA

LA PELEA POR LA EDUCACIÓN PÚLICA
Ricardo Rojo:
Publicado por el Colectivo del Periódico El Zenzontle.
01 de abril de 2019.
Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en campaña por la presidencia de la república en Guelatao, Oax., aquel 21 de marzo de 2018 expresó: “nunca más una reforma educativa sin el magisterio”. No se imaginó que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) le tomaría la palabra y que, ya como presidente, le pelearía con todo derecho que honrara el compromiso hecho a los maestros de México.
El presidente, su secretario de educación y asesores, pensaron que sería sencillo mancillar la dignidad de los maestros al imponerles la misma reforma educativa neoliberal de Peña Nieto, nada más que maquillada y  aprobada en Comisiones, gracias a los votos negociados de Morena con los partidos de derecha del Nuevo Pacto por México (NPM). Se equivocaron.
Previo a ese desencuentro, la CNTE buscó el diálogo directo con AMLO. Obtuvo las mismas promesas. La CNTE solicitó que su propuesta educativa la escuchara el ejecutivo. Oídos sordos. La CNTE solicitó que fueran discutidos e incorporados enfoques crítico sociales para entregarle al pueblo de México una verdadera reforma educativa. Fueron ignorados, no así las recomendaciones de los partidos que perdieron el gobierno en las urnas, pero ganaron en la negociación.
Para los maestros de la CNTE, el país demanda la formación de un sujeto histórico, que adquiera la capacidad de modificar la realidad, la sensibilidad para oponerse a la injusticia con dignidad y libertad. A lo anterior, los Resolutivos del Primer Congreso Educativo de la CNTE, celebrado del 26 al 28 de octubre de 2018, agregan: construir “una propuesta educativa que no imite modelos de ningún otro país, que surja de la realidad histórica de nuestros pueblos originarios, afroamericanos y mestizos (…); una reforma educativa emancipadora, basada en la pedagogía crítica…”.
Los partidos del Nuevo Pacto por México (PRI, PAN, PRD, MC), Morena y la clase empresarial están a la ofensiva contra el magisterio. Votaron porque no se le mueva ni una coma al dictamen aprobado en Comisiones, porque “contiene el 80% de la reforma de Peña Nieto”. Saben que ese dictamen representa la continuidad de los preceptos del neoliberalismo en educación y les garantiza mantener el control laboral de los profesores.
AMLO se ha subido al ring a reforzar las posturas antisindicalistas y contrarias a la educación pública esgrimidas por los partidos de derecha y de la mafia del poder. Ha declarado la guerra a la CNTE, igual como lo hizo Peña Nieto. Cuando la CNTE argumenta que la reforma es un retroceso neoliberal, AMLO responde que la Coordinadora “es conservadora, pero con una postura radical” con planteamientos de “extrema izquierda”, y cuyos líderes “son manipuladores” y “tienen intereses ajenos a sus bases”.
No contento con sus declaraciones, AMLO anunció que materializará la guerra contra la CNTE a través de la organización de una campaña nacional de información “con volantes”, para “todos los maestros de México”. Es una campaña de odio de clase contra la CNTE y sus líderes, similar a la campaña orquestada por los asesinos del sexenio anterior. Se fundará en falsedades para desacreditar la lucha de la CNTE.
Dicen los neoliberales de la 4T, que la CNTE quiere el control de la venta de plazas, la bilateralidad para continuar con la corrupción, el contrato automático de los egresados de las normales para prolongar el clientelismo, en suma, el control de la educación. Nada más falso.
Lo que verdaderamente campea en la discusión, y que el gobierno intenta ocultar tras su campaña de mentiras, son los dos proyectos de educación: el proyecto educativo de mercado propuesto por la mafia en el poder y que se concreta en la reforma educativa neoliberal de AMLO, y el proyecto en defensa de la educación pública, gratuita, laica y científica que se concreta en las propuestas pedagógicas construidas por los maestros de la CNTE.
La CNTE se deslinda tajantemente de las prácticas de corrupción y clientelismo, ejercidas por muchos años por los dirigentes charros del SNTE en complicidad con la SEP y los gobiernos del PRI y del PAN.
En su reciente Asamblea Nacional Representativa, la Coordinadora Nacional se declaró en “Alerta Máxima” para responder con la movilización de sus contingentes ante la imposición de una “nueva reforma educativa laboral”. Anuncia, además, la realización de una Marcha Nacional del zócalo de la ciudad de México a la cámara de diputados “para fijar posición política por la abrogación de la reforma educativa al inicio de su V Congreso Nacional Extraordinario, el 5 de abril de 2019. La CNTE, irá unificada a la negociación e impulsará una estrategia mediática ante el gobierno federal.
Los argumentos planteados por la CNTE, la mayoría de investigadores educativos y algunos legisladores de oposición, representan un llamado enérgico al presidente de la república y su mayoría en el congreso, para que procedan a la abrogación total de la reforma educativa y las leyes secundarias de Peña Nieto.
Nadie desea que el sexenio que inicia, sea la continuidad del sexenio que se niega a perecer. Que quede claro, los maestros del país organizados en la CNTE y el pueblo de México exigen que, el presidente de la república y su 4T, cumplan con lo que ofrecieron en campaña y que ratificaban cada vez que buscaban votos. “De la reforma educativa de Peña Nieto no quedará ni una coma”, no se pide más, tampoco menos. Si no cumplen, el apotegma de Juárez los perseguirá todo el sexenio: “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo, y con sus hechos lo traicionan”.
OCDE Documento Gettin It Rigth.
Una agenda estratégica para las reformas en México.
CNTE Nuevo León:
02 de abril de 2019.
En esta reforma educativa de la 4T ¿Quiénes mecen la cuna? y ¿quiénes sus personajes siniestros?
La lucha contra el neoliberalismo no ha acabado, a pesar de un nuevo gobierno. El reto ABROGAR totalmente la reforma educativa, no maquillarla como pretende la 4T, la OCDE nos recicla la reforma de Peña con simulaciones y sinónimos.
Mientras esta reforma mantenga lo laboral en el artículo 3° Constitucional en lugar de estar protegidos por el artículo 123 de Constitución, esto implica que ya no son trabajadores. Son ahora “profesionales docentes”, con un régimen legal de excepción, su relación deja de ser laboral, es de orden administrativo. La reforma educativa usa la tesis del “interés superior del niño y de la niña” para intentar dar base a su propuesta de retirar al maestro la estabilidad en el empleo y sacarlo de la protección del Artículo 123 constitucional.
Deja de existir la bilateralidad, los sindicatos dejan de tener justificación, pues ya no cuentan con atribuciones para intervenir en la defensa de las y los docentes. Les quita estabilidad en su puesto (que ya no es un trabajo propiamente dicho) al obligarlos a participar en evaluaciones o certificaciones organizadas y ejecutadas por un Instituto externo supranacional e independiente, es significa de hecho que el Estado y Gobierno mexicano pierdan la Soberanía sobre la Educación.
Intelectuales expertos destrozan en un foro el proyecto de reforma educativa
Afirman que es similar a la del gobierno anterior
José Antonio Román
Periódico La Jornada.
Martes 26 de marzo de 2019, página 12
La iniciativa de reforma educativa presentada por el Ejecutivo federal, así como varias versiones filtradas del proyecto de dictamen elaboradas por comisiones legislativas de la Cámara de Diputados, fueron severamente criticadas por expertos en el tema educativo, quienes las calificaron de incoherentes y contradictorias, además de tener múltiples rasgos de continuidad a la del sexenio pasado.
Con la presencia del subsecretario de Educación Superior, Luciano Concheiro Bórquez, los especialistas prácticamente destrozaron la iniciativa presidencial y sus diferentes versiones. Varios coincidieron en que esta reforma educativa no equivale al proyecto y a la magnitud de cambio nacional que se llama e identifica a sí misma como la Cuarta Transformación del país.
Es una propuesta que no enuncia lo que debe ser la mirada de un Estado que propone transformar el país, extrañe una educación liberadora, una educación como derecho; sí estaba la educación para el bienestar, pero ésta ha ido desapareciendo; equidad, pero muy diluida; formación, inclusión, honradez, es decir, no se ve con precisión ese panorama que siempre debe tener la educación como horizonte ético, aseguró Manuel Gil Antón, académico de El Colegio de México, en una parte de su intervención.
En la mesa redonda El proyecto educativo y la reforma al artículo tercero de la Constitución, organizada por el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (Iisue), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Concheiro señaló que es responsabilidad ahora de la fuerza política mayoritaria del Congreso, de sus aliados y los pactos que haga, sacarla adelante.
El funcionario se comprometió a ver de manera especial, en la iniciativa de ley, que el tema de obligatoriedad y gratuidad de la educación incluya también a las universidades, pues hasta ahora el Estado no se hace responsable.
En este sentido, Elsie Rockwell Richmond, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), consideró que en la iniciativa no se hacen explicitas las obligaciones del Estado, por lo que, desde su visión la obligatoriedad recae en las familias y los jóvenes y se convierte en un requisito para acceder a un empleo digno o formal.
Garantizar lo que hace el Estado no es asumir la obligación de dar educación y respetar el derecho a la educación de todos, dijo la especialista, quien calificó la iniciativa conocida como incoherente y contradictoria.
A lo largo de dos mesas participaron, entre otros, Imanol Ordorika, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM; Ángel Díaz Barriga, del Iisue; Teresita Garduño, normalista de la Red de Educación Alternativa, y Etelvina Sandoval, de la Universidad Pedagógica Nacional, quienes criticaron amplias partes de la iniciativa presentada, así como de varios documentos legislativos que se han filtrado y que parece serán la base del dictamen de las comisiones legislativas.
EVALUACIÓN DOCENTE: ESTAFA TOTAL
Párrafos 6, 7 y 8 del decreto de abrogación
Por: Lucía Rivera Ferreiro, Roberto González Villarreal, Marcelino Guerra Mendoza.
Publicado por CNTE Nuevo León.
02 de abril de 2019
1.- LA RETÓRICA MONUMENTAL ESTAFA.
Este caso no es la excepción; veamos por qué. En el Párrafo 6 del Dictamen de la reforma educativa, la formación, capacitación y actualización docente se vincula expresamente con la evaluación, no sin antes afirmar que los maestros son agentes fundamentales del proceso educativo. “Tendrán derecho de acceder a un sistema integral de formación, de capacitación y de actualización retroalimentado por evaluaciones diagnósticas. Estas mismas palabras han sido utilizadas repetidamente por el secretario de educación, para referirse a la cancelación de la reforma educativa. Lo que no dice es que desde hace cuando menos tres años, Mexicanos Primero ya contemplaba la posibilidad de suprimir la evaluación de permanencia. He aquí otro de los orgullos de Esteban ¡y de Mexicanos Primero, por supuesto! Por eso decimos que las legisladoras y legisladores morenos, no solo traicionan al gremio del que proceden, sino que cometen una monumental estafa. En el tema de la evaluación docente, únicamente desaparece la evaluación de permanencia, eso es todo. Todo lo demás se mantiene igual, misma racionalidad envuelta en otras palabras. En contraste, la iniciativa de AMLO (Párrafo 4) dice que los maestros tienen el derecho de acceder a un sistema permanente de actualización y formación continua para cumplir con los objetivos y propósitos del sistema educativo. Propone además que: “La Ley definirá los requisitos y criterios aplicables para esos efectos, así como para el Servicio de Carrera Profesional del Magisterio a cargo de la Federación, los cuales deberán favorecer la equidad educativa, la excelencia de la educación y el desempeño académico de los educandos”. La del Pacto por México recargado, mantiene más o menos la misma tónica. Ninguna de las dos menciona expresamente la evaluación, pero en el Dictamen, los legisladores se apresuraron a incorporarla. Resultaron más papistas que el Papa.
2.- EVALUACIONES DERECHOS LABORALES NO RESTITUIDOS
Las evaluaciones, por más diagnósticas que sean, determinarán la trayectoria profesional de los docentes, que aparece como impensable al margen de las evaluaciones. Se mantiene el condicionamiento de la actualización a la evaluación. Cambia el orden de los factores, pero no la relación condicionada entre una y otra. Detrás de esta idea se esconde el engaño, al omitir por completo el tema de los derechos laborales que no serán restituidos. La plaza no volverá, los maestros no regresarán al Apartado B, la desafiliación continuará.
3.- LA CARRERA DOCENTE AFECTA LA PERMANENCIA Y DEGRADA LA PROFESIÓN A FUNCIÓN.
El prometido reconocimiento social y profesional de los maestros, brilla por su ausencia. El Párrafo 7 del dictamen advierte que “La ley establecerá las disposiciones del Sistema para la Carrera de las y los Maestros en sus funciones docente, directiva o de supervisión. Corresponderá a la Federación su rectoría y, en coordinación con las entidades federativas, su implementación, conforme a los criterios de la educación previstos en el presente artículo”. Se recuperan sin decirlo, los términos de la Iniciativa del Pacto por México recargado, que alude a los requisitos y criterios que establezca la ley para responder a los criterios de calidad educativa, ahora llamada excelencia.
Tal parece que para los legisladores morenos, es imposible imaginar un horizonte distinto al de la evaluación como único modo para valorar la profesión docente. Se subestima al magisterio cuando se insiste en aplicar procesos de selección que no consideran ningún otro aspecto más que los contemplados en una evaluación selectiva y seleccionadora, por definición.
Esto se advierte con claridad en el Párrafo 8: “La admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la función (ojo, no profesión) magisterial, directiva o de supervisión, se realizará a través de procesos de selección a los que concurran los aspirantes en igualdad de circunstancias, los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales y considerarán los conocimientos, aptitudes y experiencia necesarios para el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos. Los nombramientos derivados de estos procesos sólo se otorgarán en términos de la ley….”. Este ordenamiento mantiene el mismo sentido de la evaluación en la reforma 2012. Hasta el final del párrafo, cual graciosa concesión, se menciona que: “Lo dispuesto en este párrafo en ningún caso afectará la permanencia de las y los maestros en el servicio”.
4.- LA INICIATIVA DE MORENA NO RESTITUYE DERECHOS LABORALES DEL MAGISTERIO Y AMLO-EMB LANZAN CAMPAÑAS DE DESACREDITACIÓN.
Luego de seis años de protestas, resistencias y movilizaciones, los legisladores morenos no solo escatiman el reconocimiento de los maestros; también los estafan al incluir una evaluación condicionante de su trayectoria. Pero quizá lo más grave es que ni siquiera mencionan los derechos que les fueron escamoteados. Los maestros que durante años sufrieron en carne propia las campañas de desacreditación pública, ¿estarán satisfechos con estos cambios?, ¿considerarán que sus reclamos fueron atendidos?, ¿los daños y agravios acumulados fueron resarcidos con solo eliminar la evaluación de permanencia?
Nosotros pensamos que no, por varias razones: se mantiene la lógica del mérito individual, en consecuencia, los logros de los maestros son resultado del esfuerzo personal por formarse constantemente; la colaboración tiene sentido si persigue fines de mejora continua (eso es la excelencia, a fin de cuentas). En otras palabras, la evaluación es la única herramienta admitida como válida para demostrar que se ha mejorado. La mejora se determina según unos indicadores predeterminados, lo que lleva a estandarizar las prácticas.
Esteban Moctezuma ha sido bastante hábil; a cuanta reunión asiste se encarga de asegurar que los maestros no se oponen a la evaluación; lo que hacen los legisladores es limitarse a ratificar esta idea en el dictamen.

No hay comentarios.: