sábado, 11 de mayo de 2019

AMOR EN MOVE, TAN REAL COMO LEAL, QUE LA PRISIÓN NO LOGRÓ DESTRUIRLO

El Amor en MOVE
Por Mumia Abu-Jamal,
22 de abril de 2019.
Audio grabado por Noelle Hanrahan, www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México
Centro de Medios Libres:
11 de mayo de 2019.
Durante 40 años algunos integrantes de la Organización MOVE han estado enjaulados en las prisiones del estado de Pensilvania, a raíz del enfrentamiento de MOVE en la Ciudad de Philadelphia el 8 de Agosto de 1978.
¡Nueve hombres y mujeres de MOVE afrontaron una sentencia insólita y, a simple vista ilegal, de un mínimo de 30 y un máximo de 100 años! ¿El supuesto delito?  Homicidio en tercer grado de un policía que probablemente murió de un caso clásico del llamado “fuego amigo”.
Dicho esto, los años 2018 y 2019 marcan un cambio radical en el caso de MOVE, porque sus integrantes han empezado a llegar a casa.
Los dos primeros, Debbie y Mike África, son una pareja, es decir, marido y mujer.
El 7 de abril de 2019, Mike y Debbie se casaron en una ceremonia formal con la presencia de su hijo e hija, nietas y nietos. También estuvieron presentes amigas, amigos y simpatizantes de cerca y de lejos.
Antes de que ellos fueran mandados a prisiones lejanas, les entrevisté para la radio pública. Recuerdo claramente haber hablado con Mike y le pregunté sobre Debbie.
Me respondió con esa peculiar mirada de color ámbar, diciendo: “Le voy a escribir cada día”.
Me quedé pasmado. “¿Cada día?”, pregunté.
“Cada día, Mu”. Ella era su mujer, explicó.
Y es lo que hizo.
Hoy viven juntos como marido y mujer en una casa que su hijo, Mike, construyó.
40 años.
El cabello de Mike, antes de color negro y ahora plateado, enmarca su cara oscura y barbuda.
Debbie, asombrosamente, parece ser adolescente.
Los ladrillos y las rejas de su injusto encierro no disminuyeron su amor.
Más bien al contrario, lo enriqueció, para mostrarnos esta historia del amor en MOVE, tan real como leal.
Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

No hay comentarios.: