martes, 7 de mayo de 2019

CRÓNICA DE LA CARAVANA ZAPATA Y SAMIR VIVEN, AMILCINGO-CHINAMECA

Por la organización nacional del pueblo en lucha
César Pareja,
Publicado por el Colectivo del Periódico El Zenzontle:
06 de mayo de 2019.
Quien lucha, puede perder;
quien no lucha, ya ha perdido.
Bertolt Brecht.
El gobierno actual declara que hay un cambio de régimen que dio “muerte al neoliberalismo”, mientras los pueblos, comunidades rurales y urbanas, indígenas y mestizas y organizaciones de trabajador@s y colectivos repudian la continuación de los proyectos de muerte del capitalismo neoliberal, de las violencias que reproduce el dominio del capitalismo y su Estado, así como las variadas formas de expropiar derechos sociales y conquistas laborales, educativas, de salud vivienda, culturales y de seguridad social que se habían conquistado. Pero ese rechazo no está articulado.
Las causas del retraso organizativo que mantiene dispersos a los movimientos, a los esfuerzos y a los logros alcanzados por los pueblos pocas veces es tratado en las asambleas, foros y encuentros. Los diagnósticos coinciden sobre el enemigo de las luchas populares, pero analizan poco el estado de las fuerzas, del pensamiento, los estilos de trabajo y de dirección que luchan local, regional, nacional e internacionalmente desde abajo y a la izquierda.
El pensamiento propio y la acción crítica
Las expectativas y esperanzas de resolver necesidades urgentes de la población han llevado a amplios sectores del pueblo mexicano a entregar la decisión a los de arriba, al gobierno en turno y programas que reciclan métodos clientelares, esperando que de arriba lluevan las soluciones y dejar de luchar por ellas. Esto ha llevado también a algunas organizaciones que combatieron en sus territorios al neoliberalismo y a su gobierno a caer en la pasividad frente al sistema: les escuchamos decir que ahora no hay condiciones o no hay necesidad para organizar una fuerza social independiente, menos aún revolucionaria, pues la población ha cambiado y el liderazgo presidencial  invalidaría cualquier organización autónoma.
Dejan de criticar la evidente continuación con otro rostro del mismo sistema de explotación, dominación y exclusión, y dejan de buscar la unidad independiente y la lucha militante y solidaria. No las ven necesarias, pues se dedican a buscar acuerdos y compromisos con los factores y espacios del poder (la mayoría vinculándose con AMLO, otros acordando con sectores del poder legislativo y con gobernadores y funcionarios).
Las tareas de análisis, formación y difusión de lo que realmente sucede en la lucha popular, las han abandonado o hacen referencia solo a los pasos que dan las direcciones de esas organizaciones en las puertas de los palacios del poder y en las mesas con algunos funcionarios. La repetición de “manifestaciones” de un activismo disperso, gremialista y ciego debilitan al movimiento anticapitalista, aunque lo depuran.
Esto sucede en paralelo a quienes sí piensan y actúan con cabeza propia y con resistencia y rebeldía construyendo asambleas y autogobiernos, encuentros de mujeres, redes de defensa del territorio y formas de defensa e impartición de justicia comunitaria frente al despojo, la represión, la militarización y el paramilitarismo. Pero ¿por qué en esta expresión consciente y de acción crítica no se ha dado una coordinación multisectorial y nacional como movimiento?
Organización autónoma y coordinada
No basta luchar bien pero separados. El enemigo, “la hidra capitalista” dice el EZLN, ha mostrado al mundo en rebeldía y con objetivos revolucionarios, que “no podemos solos”, claro que sin dejar de pelear aunque seamos pocos.
Construir organización entre el pueblo trabajador, cada quien a su ritmo y con su cultura de lucha, requiere de autonomía para no depender de asesores, de caudillos y jefes. Las bases que se agrupan y defienden la vida, pasan de la protesta y de la petición, al rechazo y la construcción de modos comunitarios de pensar, producir, comunicar y defender la vida digna que han decidido. Pero necesitan asambleas y organización horizontal, comisiones de trabajo rotativas,  colaboración y aprendizaje entre tod@s.
Quienes esto lograron, necesitaron dar el paso siguiente: reconocerse como parte de un mismo sujeto de lucha que se construye si se coordina y, a la vez, mantiene su identidad, aprende de otros en el movimiento, comparte la memoria crítica de luchas vividas y se plantea un plan de trabajo y de acción para alcanzar los anhelos de libertad, justicia y democracia.
El miedo, el hegemonismo y el sectarismo
Pero hay miedo entre las fuerzas anticapitalistas y anti patriarcales a que no pensemos igual y no caminemos por el interés común, tengamos infiltrados o traidores entre quienes buscamos la coordinación o la unidad. Ese miedo es legítimo, pero también es producto de no conocernos y de tener juicios adelantados sobre los demás.
Claro que hay que combatir a los “hegemonistas”, aquellos que por más verbo, recursos, libros, algunas acciones combativas y hasta heroicas o por llevar multitudes en sus actos, dejan de ser sencillos y solidarios, hablan a nombre de los demás o hacen sólo lo que “sus chicharrones truenan”.  El señalamiento a tiempo de estas fallas, el respeto en los encuentros y asambleas y la consecuencia entre lo que se dice y se hace, alejarán este estilo erróneo de trabajo y de imposición.
Por igual, el sectarismo de quienes defienden la marca y la bandera y no reconocen las  coincidencias y las grandes necesidades de apoyo mutuo, es otra barrera que caerá con el intercambio de pensamiento y acción en cada lucha común y con el ejemplo de quienes teniendo orígenes y experiencias diferentes, asuman sin protagonismos la orientación de las asambleas regionales o nacionales: los acuerdos que ellas dispongan y la solidaridad mutua.
Estas ideas con estructuras básicas de trabajo, aún no encuentran eco y se han perdido oportunidades.
¿Cuándo comprenderemos que no podemos solos?
Crónica de la Caravana Zapata y Samir Viven
El martes 9 de abril nos movilizamos una banda mayoritariamente chilanga y otros compas de la comunidad otomí de la Ciudad de México hacia el estado de Morelos,  desde  el  Café “Zapata Vive” salimos tres camiones con destino  a  Amilcingo  y Chinameca en la “Caravana contra el Despojo, por la Verdad y la Justicia:  ZAPATA Y SAMIR  VIVEN,  A 100  años del asesinato de Nuestro General Emiliano Zapata”
Quienes participamos pernoctamos en Amilcingo, puesto que la intensión era participar no solo en la reunión del Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Consejo Indígena de Gobierno  (CIG) con colectivos y  adherentes a la Sexta, y diversas redes de apoyo, organizaciones y personas anticapitalistas, rebeldes  y con el corazón donde está: abajo y a la izquierda, sino en la protesta contra el Proyecto Integral Morelos y la termoeléctrica de Huexca, a realizarse en Chinameca el miércoles 10 de abril, el día del asesinato del General.
Al llegar a Amilcingo, Morelos -tierra del asesinado  Samir Flores por su lucha contra el PIM-… fuimos recibidos en las instalaciones de la escuela  primaria “Samir Flores Soberanes” -como decidió rebautizarla la comunidad-, ahí las autoridades y representantes comunitarias y ejidales, elegidas por usos y costumbres nos dieron un fraternal bienvenida y un llamado a “estar atentos y unidos en la lucha”, para ello, de inmediato se planteó el orden del día y para ponernos a trabajar en torno a tres preguntas generadoras:
1. ¿Cómo vemos la nueva administración federal-estatal-municipal?,
2. ¿Qué trabajos hacemos en nuestros territorios? y
3. ¿Qué podemos hacer juntos y cómo?
Nos repartimos en distintas mesas de trabajo para compartir nuestros análisis y diagnósticos sobre la actual coyuntura desde las diferentes luchas populares y el nuevo gobierno federal asumido como de izquierda por él mismo.
En la mesa que estuvimos bajo el domo de la escuela, entre la diversidad de colores y pensamientos que somos… unos compas nos compartían una idea de que este gobierno de la llamada 4ª transformación, se parece más a la primera transformación o Independencia, donde después de la lucha armada, un pacto político cambió a los españoles por los criollos y el gobierno se transformó en lo formal, pero quedó intacto el sistema socio-económico de explotación de las mayorías populares; así esta llamada transformación no rompió con la historia de despojos, desplazamientos y megaproyectos. Lo que más pesa es que muchos compañeros de izquierda, se dejaron llevar por los cantos de sirena del este nuevo gobierno de “izquierda” y con ellos ha habido confrontación interna en los pueblos, entre las comunidades, en las organizaciones políticas y sociales, y se ha estado impulsando una especie de paramilitarismo donde pareciera que ya no es necesaria la fuerza pública visible, porque grupos internos de militantes o simpatizantes del nuevo gobierno y su moreno partido, chocan o se confrontan o pretenden contener el avance y organización de y con las organizaciones y colectivos rebeldes; sucede igual con las pretendidas consultas que realiza el gobierno federal, lo que nos coloca en otro escenario más complejo de lucha.
Con respecto a la pregunta dos, pudimos conocer algo de las distintas experiencias/esperanzas de lucha de diferentes colectivos y organizaciones de las distintas regiones de la Patria: campesin@s, estudiantes, mujeres, pueblos originarios, trabajadores urbanos, ejidatari@s, medios libres, trabajadoras comunitarias de la salud, colectivos de producción autogestiva, organizaciones políticas y sindicales, coordinadoras de lucha, maestr@s, intelectuales, como el generoso y solidario Comandante Pablo Contreras, mejor conocido como investigador emérito de la UNAM, el Dr. Pablo González Casanova, presente ahí merito en la mesa donde estuvo quien esto escribe.
Entre el calor agobiante de primavera en estas tierras morelenses l@s participantes mostraron una amplia gama de formas de terca y tenaz resistencia contra el capitalismo en su fase más agresiva: el neoliberalismo. Aquí la discusión y compartición de ideas fue amplia y generosa se entremezclaban el diagnóstico, las formas de lucha y el trabajo realizado y apuntaba ya a propuestas de organizar un quehacer necesario…  claro que  se colaban pequeños discursos incendiarios que sólo lograban consumir los tres o dos minutos otorgados por la mesa para concretar ideas y no rollos.
A las cuatro de la tarde disfrutamos de una rica comida ofrecida por la comunidad, y hacer fila por un delicioso huevito en salsa de jitomate con arroz y frijoles, acompañados de tortillas y agua de Jamaica, que nos dieron fuerza para la plenaria.
Así comenzó la presentación de las mesas y las discusiones; las coincidencias de diagnóstico permitieron avanzar a llamar a la unidad de las luchas en la propia diversidad y a una coordinación nacional anticapitalista, antipatriarcal y de los distintos esfuerzos para enfrentar la embestida del nuevo-viejo gobierno; fortaleciendo los lazos entre las organizaciones y con el EZLN y el CNI-CIG; luchar contra la paramilitarización y las consultas a modo; recuperar la esencia del artículo 27 por el que lucharon Zapata y los revolucionarios de  1910; impulsar la lucha jurídica y la social recuperando espacios de forma lúdica y creativa; con la memoria crítica y nuevas formas de comunicación y acción contra los megaproyectos de muerte como el PIM-termoeléctrica de Huexca, el Corredor del Istmo de Tehuantepec, el Tren Maya y a  las mineras.
Bajo la presencia y la mirada de Emiliano Zapata y Samir Flores en mantas, carteles y murales que ambientaban el espacio, la jornada concluyó a las 10 de la noche con el acuerdo de la asamblea creando una comisión de seguimiento y comunicación para posponer ahora el llamado a la Coordinación Nacional -no sin conflicto, ojalá superable- y con un cafecito o un atolito de guayaba calientes y pan ofrecidos por la comunidad y alrededor de las dos de la mañana nos fuimos a dormir después de un acto cultural y teatro comunitario.
A las 5 de la mañana del 10 de abril nos alistamos a la usanza campesina con café y pan madrugadores, para salir a Chinameca en caravana a manifestar nuestra oposición al PIM y su termoeléctrica en Huexca y rendir homenaje combativo a nuestro General Zapata. Se comentaba que el presidente López Obrador llegaría a encabezar el acto oficial de conmemoración del asesinato del General. Luego nos enteramos que prefirió quedarse en la ciudad de Cuernavaca, lejos de las críticas a su actitud ante el PIM, los megaproyectos y el asesinato de Samir.
En Chinameca, me asombró la parafernalia oficial de los viejos-nuevos tiempos priistas: decenas o centenares de escuelas desde preescolares hasta planteles de bachillerato, fueron convocadas para desfilar como bastoneras, deportistas, “indios calzonudos y huarachudos” y adelitas de escenografía que hicieron largas filas durante dos horas para pasar  frente a un templete donde el lugar del presidente AMLO estuvo vacío.
Nuestro contingente dio la vuelta a la larga fila de espera y entre calles y sembradíos nos colamos hasta la plaza principal y nos plantamos con otro templete, colocando nuestras mantas de protesta y pudimos, de manera pacífica y enjundiosa repudiar al PIM y la termo:  ahí estuvieron los aguerridos compas de Atenco, los padres y madres de nuestros 43 de Ayotzinapa, la comunidad otomí, el CNI, hermanos rarámuris y mazahuas, chilangos urbanos, ejidatarios de Xochicuautla, Atlapulco y Tuxtepec en lucha por sus tierras y pueblos, quienes expresábamos a los jóvenes estudiantes y sus maestr@s que marchaban: “Estudiar-aprender… para al pueblo defender” y “Samir no murió… el gobierno lo mató”.
Al término del acto oficial y sus carros alegóricos con su estela de cansancio y asoleada oficial… escuchamos los mensajes y la lectura del manifiesto de la Asamblea de Amilcingo, en esta cita en el lugar de la centenaria traición a Zapata y la actual a los Pueblos que defienden y lo seguirán haciendo, de sus tierras, sus bosques, sus montes, sus aguas, sus territorios, sus aires,  sus vidas… La Vida. Se manifestaron las mujeres de Rojava y su lucha hermanada desde el Kurdistán con  las zapatistas, de Chiapas y de todos los pueblos por su autonomía y autodeterminación. Por igual el CNI y el EZLN emitieron sus comunicados en voz de  vocera del Concejo Indígena de Gobierno.
Aquí se declaró que no se puede confiar en un gobierno que traiciona su propia palabra, que privilegia a las empresas y garantiza al capital sus megaproyectos y ha dejado en la impunidad la muerte del compañero Samir Flores, como lo hizo con la traición y asesinato de Emiliano Zapata.
La resistencia, la lucha de los Pueblos…. con Zapata y Samir… ¡Siguen, siguen, siguen!

No hay comentarios.: