domingo, 26 de mayo de 2019

LA HUMANIDAD PODRÍA EXTINGUIRSE EN 2100 SI NO REVERTIMOS EL CAMBIO CLIMÁTICO

¿Por qué no avanza la lucha contra el cambio climático?
Othón Partido Lara,
Desinformémonos, periodismo de abajo:
25 de mayo de 2018.
La creación de reglas internacionales para controlar el calentamiento global ha sido un tour de decepciones. Primero, habría que adentrarnos un poco en el proceso físico de degradación del planeta: Las emisiones de Bióxido de Carbono (CO2) principalmente ocasionadas por la acción humana, quedan atrapadas en la atmósfera, cuestión que altera todo el ecosistema y ocasiona graves tragedias como el derretimiento de los polos, la multiplicación de huracanes y fenómenos meteorológicos, el deterioro de la vida terrestre y submarina, además, como lo han demostrado estudios recientes, una inusitada extinción de especies.
Hemos llegado a la lógica conclusión que los recursos de la Tierra son finitos, lo cual debiera implicar una transformación radical del pensamiento y los esquemas de producción. Complejos estudios sobre uso de materiales, algunos realizados por instituciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) consideran que al menos al octavo mes, ya se agotaron los recursos que teníamos para consumir en todo un año. De modo que, en términos de utilización de riquezas naturales, estamos viviendo “de prestado” con cargo a las próximas generaciones.
En 1998 se instaló el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, que reúne a lo mejor de la Ciencia en el mundo para estudiar el fenómeno. Ni presidentes, políticos, mucho menos ignorantes de la farándula deberían tener voz para desautorizar con ligerezas, cientos, quizá miles de estudios serios que confirman que el calentamiento global es una realidad apremiante.
En 1997 se suscribió el Protocolo de Kioto que establecía el compromiso de los países de reducir sus emisiones de CO2 con respecto a 1990. El acuerdo entraría en vigor cuando lo ratificaran los responsables del 55% de estos contaminantes. Esta meta no se pudo alcanzar hasta ocho años después, en buena medida porque el “texano tóxico” como le llamaba Giovanni Sartori (2003) a George Bush hijo, se había comprometido en una irresponsable aventura militar en Iraq y desde luego, era un defensor muy poco encubierto de los intereses petroleros norteamericanos, que siempre fueron renuentes a asumir compromisos en defensa del medio ambiente.
El tema quedó en el limbo hasta que se suscribió el Acuerdo de París en 2015, esta vez con una actitud más proactiva del presidente Obama, dado el papel preponderante de los EEUU en esta agenda. A diferencia de Kioto, el tratado de París entró en vigor rápidamente al obtener mayor consenso. Sin embargo, el texto legal pudo haber quedado peor que su antecesor. Aunque se establece como objetivo que la temperatura de la Tierra no rebase los dos grados centígrados, el acuerdo no señala metas específicas de reducción. Y las potencias económicas no han parado de contaminar desde entonces, al no tener obligaciones claras qué cumplir.
Todo parece quedar sujeto a la buena voluntad de los gobernantes, un poco de presión social y que las catástrofes, que se multiplican sin parar, no generen crisis irresolubles.
Sartori era un pensador bien informado, pues preveía que la Humanidad podría extinguirse en 2100, cosa que han confirmado estudios e informes recientes: Nos encontramos ante la última oportunidad de lograr que el cambio climático sea irreversible.
Aunque toda medida de ahorro, reducción de consumos personales y cambio de hábitos ayuda, es ineludible mirar la enorme responsabilidad que tienen las compañías.
Porque si se sigue explotando irreflexivamente la Laguna para hacer lácteos, Chiapas para producir refrescos, Baja California para instalar cerveceras o si la industria automotriz no hace compromisos serios para crear vehículos que contaminen menos, parece que seguimos con la hoja de ruta extraviada.
Una visión sustentable de nuestro entorno puede evitar conflictos sociales a futuro. En última instancia, la lucha contra el calentamiento global implica profundos cambios sistémicos que necesitamos tener presentes.

No hay comentarios.: