sábado, 4 de mayo de 2019

LECUMBERRI EN EL 68, libro de Pedro Castillo: 4 de mayo, 13 horas, en el CCUT


Pedro Castillo Salgado: En 1968 era estudiante de la Facultad de Derecho de la UNAM, integrante de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos y de la Juventud Comunista.       

Capturado el 26 de julio de 1968, fue uno de los primeros 5 presos políticos del Movimiento Estudiantil.

Lecumberri en el 68 es un testimonio que no se restringe al anecdotario que prevalece en la mayoría de los escritos y en las conferencias que abordan el tema.

Narra la lucha que sostuvo frente a los claudicantes que buscaban a toda costa salir de prisión, aun negociando con el mismo gobierno que los encarceló.

Lecumberri fue un infierno para quienes carecían de convicción revolucionaria, pero fue una prueba para quienes siguieron considerándose guerreros. Lo que debemos rescatar a medio siglo de aquel movimiento es ese carácter guerrero, indoblegable, que no se rinde, que no se vende, que no claudica ni traiciona.

Hubo muchas víctimas, es cierto: muchos presos, torturados, desaparecidos y asesinados en el transcurso del movimiento, principalmente desde que fue desalojado el plantón que se había iniciado en el Zócalo al finalizar la marcha del 27 de agosto, en los enfrentamientos con los granaderos y el ejército durante la defensa de los planteles de Tlatelolco y del Casco de Santo Tomás, en septiembre y, sobre todo en la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco.

El gobierno pretendía acabar con el movimiento con esa sangrienta brutalidad. No lo logró. La huelga estudiantil siguió firme hasta diciembre. Y ya sin huelga, la lucha siguió fortaleciendo el vínculo con el pueblo y en las mismas escuelas contra el porrismo.

Quedarnos en plan de víctimas es asumir que, como buscó el gobierno, la masacre nos aniquiló. Pero no, el espíritu guerrero supo resistir, la consciencia arraigó y la convicción revolucionaria se  desarrolló, forjando luchadores de toda la vida, como Pedro Castillo.

No hay comentarios.: