viernes, 24 de mayo de 2019

“¡TU INDIFERENCIA AMENAZA MI (NUESTRA) EXISTENCIA!” #HuelgaMundial

#HuelgaMundialContraCambioClimatico
Doroteo Arango,
La Voz del Anáhuac,
24 de mayo de 2019.
México, DF (¿CDMX?), 24 de mayo de 2019: Pasadas las 13:30 horas comenzaron a reunirse en las escalinatas del Ángel de la Independencia grupos de personas que acudieron a las actividades que darían forma a una jornada de lucha contra el cambio climático que amenaza la vida del planeta.
         De por sí es alarmante la extinción de centenas de especies animales terrestres, acuáticas y aéreas a causa de la depredación acelerada del medio ambiente, Hay una alerta mundial por lo que se ha dado en llamar “Cambio Climático” a causa de las llamadas emisiones de gases de “efecto invernadero” desde hace décadas.
El uso persistente de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural,  gasolinas, diésel) es el principal factor, pero no el único. La tala irracional de árboles, la utilización de plásticos y otros materiales no biodegradables, la enorme generación de basura, el uso cotidiano del transporte privado, son factores que contribuyen a agravar la crisis climática.
Y pese a que hace décadas existe esta alerta, poco o nada se hace para revertirla.
A final de cuentas es es sistema capitalista el responsable, pues en sus cálculos la prioridad son las ganancias, no la vida. Esto porque lo que el capital ve como “recursos” debe entenderse como bienes de la humanidad.
Siguen talando irracionalmente los bosques para la industria del papel, para dar paso a supercarreteras, a trenes, a gasoductos, acueductos que les redundarán enormes ganancias, sin importarles los daños a la naturaleza.
Promueve el capital el extractivismo de metales, minerales o hidrocarburos (carbón, petróleo, gas) utilizando métodos criminales como la minería a cielo abierto o el fracking, con los que desperdician millones de litros de agua, contaminan los mantos acuíferos, la tierra y el aire y provocan enfermedades mortales en la población la desplazan de manera forzada y la despojan de su territorio.
El capitalismo está acabando de manera frenética con la toda vida del planeta, incluidos los mismos empresarios capitalistas. Los grandes capitales transnacionales acaso piensan (si es que piensan) que si desarrollan ese extractivismo criminal en países subdesarrollados, fuera de su propio territorio, ellos estarán a salvo. Pero no es así, el daño lo ocasionan al planeta entero.
Por eso en la marcha de hoy proliferaron pancartas con la leyenda: “No hay planeta B”.
Niños, jóvenes y adultos, reunidos hoy en el Ángel de la Independencia (entre las 13:30 y las 15:00 horas), aprovecharon ese lapso de tiempo para enterarse, compartir información y organizarse para la marcha que emprendieron a las 15:00 rumbo al Zócalo: un contingente de los convocantes al frente, niños de primaria y secundaria (acompañados de sus padres) en seguida, luego las prepas, las universidades (poco antes arribó un contingente de la UNAM) y finalmente los colectivos solidarios; las comisiones de seguridad se distribuyeron a lo largo del contingente. A algunos voluntarios se les distribuyeron recipientes para recolectar toda la basura y desechos que encontraran a su paso separando pet, unicel, papel, plásticos, colillas de cigarros, con la idea de demostrar que la voluntad de limpiar el planeta va en serio y como práctica cotidiana.
Así, al filo de las 15:00 horas, como se tenía previsto, comenzó la marcha, no sé cuantificar y para no errar, sólo diré que sumaron miles las personas que a coro gritaron consignas o mostraron carteles:
¡Cambiemos el sistema, no el clima!
¡Tu indiferencia amenaza mi existencia!
¡Queremos futuro, no hidrocarburos!
¡Ni un grado más, ni una especie menos!
¡Seamos parte de la solución, no del problema!
¡Somos la primera generación que vive esta crisis y la última que puede hacer algo para salvar al planeta!
¡Tú también estás en peligro de extinción!
¡Nuestro futuro no está en venta!
¿Estudiar para un futuro que no llegará?
         Y así, por el estilo, con alegre rebeldía, justa indignación y auténtica preocupación, haciendo un urgente llamado a todas y a todos a sumarnos a esta lucha que de por sí es por la vida de nuestra casa, el planeta Tierra, depredado por la más irracional, irresponsable y codiciosa subespecie, la capitalista, desprovista de todo sentido humano.

No hay comentarios.: