jueves, 2 de mayo de 2019

¡VIVA LA UNIDAD INQUEBRANTABLE Y LA LUCHA DE LAS Y LOS TRABAJADORES!

Dibujo: Lucas Quinto

¡Día de lucha libertadora y anticapitalista, la riqueza pertenece a quienes la producen!
Luis Langarica Arreola.
América Latina en movimiento:
30 de abril de 2019.
Este Primero de Mayo honramos a los obreros y obreras mártires de Chicago, (EEUU-1886), Cananea y Río Blanco, (México-1906, 1907) y a la clase obrera mundial que lucharon por mejores condiciones de trabajo: semana laboral de 8 horas, derecho de huelga, aumento salarial, etc.
La clase obrera hoy, sigue luchando dentro de sus sindicatos por la mejora sustancial de las condiciones de trabajo y la calidad de vida de los trabajadores de extractos más pobres. El 1% de la población mundial obtiene más del 80% de la riqueza producida, mientras que cerca de 5 mil millones de personas viven en pobreza.
En México, las y los jornaleros agrícolas trabajan en un estado de precarización y de riesgo latente en su salud, debido al contacto con plaguicidas y otros venenos que contaminan el medio ambiente. Son algunas transnacionales las que controlan el mercado y la riqueza generada por el gran conglomerado de trabajadores y trabajadoras del campo y la ciudad.
En la actual y dentro del sistema capitalista en su fase imperialista, varios puntos están sobre la mesa, que perjudican a la clase trabajadora de nuestro país -México- así como en otras latitudes del mundo: la lucha es constante contra la desocupación o desempleo cada vez mayor debido a la desaceleración de la economía mexicana en lo interno y en lo externo; la informalidad laboral supera por mucho el trabajo formal, es decir, con derechos, perjudicando a más de la mitad de la población económicamente activa; la explotación en el trabajo sigue estando presente hasta hoy día; la reforma laboral que se discute en el Senado, tiene cambios de manera parcializada.
Un panorama poco alentador para la clase trabajadora mexicana y para otras regiones del continente, es como lo pintaron en la reunión del Fondo Monetario Internacional -FMI- y el Banco la Mundial en Washington, donde pusieron de manifiesto que la economía mundial está yéndose hacia el desaceleramiento y recesión debido a las crisis financieras mundiales de las economías avanzadas. Los aranceles aplicados por países desarrollados perjudican a unos y benefician a otros creando desigualdad en los productores. Nuestro país debe estar pendiente de estos pronósticos de las economías mundiales, fijando mayor atención hacia el desarrollo y crecimiento interno y una distribución equitativa del ingreso.
La clase trabajadora del campo y la ciudad, tendrá éxito, en su lucha combinada en lo económico y político, siempre en torno a la unidad dentro de sus sindicatos en la acción, y en el perfeccionamiento ineludible de la democracia sindical, e inspirados en la lucha de clases y la solidaridad nacional e internacional de los trabajadores.
Los trabajadores somos los protagonistas de la historia, luchemos pues, por ser dignos artífices de los grandes cambios que nuestra nación requiere.
¡Viva la unidad inquebrantable de las y los trabajadores!

No hay comentarios.: