domingo, 16 de junio de 2019

¿ESTAMOS CONDENADOS A SER LOS "PUERQUITOS" DE TRUMP?

El gobierno de la 4T se ha comprometido con EUA a una sistemática violación de los derechos de una de las poblaciones más vulnerables
Por Cuauhtémoc Ruiz,
El Zenzontle.
15 de junio de 2019.
La claudicación del gobierno mexicano ante Washington ya tiene consecuencias vergonzosas. La Guardia Nacional, miles de sus miembros, estará dedicada a reprimir migrantes, no sólo en la frontera con Guatemala sino también en el norte del país. No tenemos espacio para detallar las violaciones a la legislación internacional, nacional y a los derechos de migrar y pasar por México de millones de personas que ello conllevará. Serán comunes (ya comenzaban a serlo) las escenas y fotos de policías mexicanos golpeando hombres, mujeres, viejos y niños. El gobierno mexicano se ha comprometido con EUA a llevar a cabo una sistemática violación de los derechos de una de las poblaciones más vulnerables. Con AMLO, México se convertirá en uno de los países en donde más se violen los derechos humanos. Y lo hará el gobierno de la 4T.
La claudicación ante el monstruo albino norteño carece de antecedentes históricos. Hasta Antonio López Santa Ana en algún momento desafió a los yanquis, armas en mano.[i] López Obrador soñaba con ser un personaje de la talla de los grandes próceres, pero luego del pacto firmado la semana pasada con los EUA se está ganando un lugar muy distinto en la historia nacional.
La claudicación del presidente AMLO está lejos de ser un asunto pasajero. El 24 de julio el severo y arbitrario profesor norteamericano le va a pedir cuentas al genuflexo alumno mexicano. Trump va a juzgar si López hizo bien la tarea de levantar un muro de soldados y policías en la frontera sur y, si considera que no, hará caer la guillotina de los aranceles sobre nuestras cabezas. La pesadilla no terminará allí porque Trump ya le tomó la medida al gobierno mexicano y va a fustigarlo cuantas veces quiera, siempre que convenga a sus necesidades electorales. El yanqui termina su mandato hasta noviembre del año siguiente y podría seguir hasta 2024, si se reelige. Al agachar la cabeza, AMLO contribuye a que Trump afiance y aumente su influenza electoral. El siervo alimenta al amo.
La claudicación de AMLO es difícil de ocultar y es imposible hacerla pasar como un triunfo para México. Escritores y periodistas conservadores se han unido con algunos jilgueros pejistas para sostener que sí tuvimos que arrodillarnos pero no había de otra porque los EUA son muy fuertes y nos iban a causar un enorme daño. Esta mentalidad de esclavos es la que están cultivando entre los mexicanos los lopezobradoristas. Y ésa puede ser la mayor pérdida para nuestro pueblo.
En pocos días Donald Trump ha tenido la virtud de recordarnos que en este sistema mundial capitalista lo que rige es la ley de la selva y que el imperio exige máxima y rápida sumisión. Ante esto el mandatario mexicano y su canciller han prometido obediencia y cumplir todo lo que se le ocurrió al neoyorkino.
Los socialistas vemos las cosas de otra manera. Hay que hacerle ver al gandalla de la cuadra que si se mete con nosotros vamos a contestar de la misma manera. Que podrá golpearnos pero que en el lance se llevará dolorosos moretones y quizás más que eso. Que agredir a México le costará un alto precio.
México tiene muchas fichas para jugar. Pero para hacerlo hay que dejar atrás la cobardía o al menos tener un poco de orgullo propio.
Los estadounidenses que residen en México son aproximadamente un millón. Ellos son parte del pueblo norteamericano y nuestra relación con ellos debe estar marcada por la fraternidad. Pero en las circunstancias actuales, el gobierno mexicano puede exigirles que acudan a sus oficinas a presentar la documentación que los hace residentes. La mayoría carece de ella. Se les pueden cobrar multas e impuestos. A los más remisos se les puede amenazar con la deportación o aun hacerlo. Todo esto es legal. Las imágenes de miles de gringos haciendo largas y fatigosas colas en nuestras oficinas en México cambiarían el tono de nuestras relaciones con los imperialistas. Sería comenzar a levantar con dignidad la cabeza.
Mi compañero Manuel Aguilar Mora ya ha escrito sobre la necesidad de que el gobierno organice a los mexicanos en Estados Unidos en solidaridad con México, por lo que no me extiendo sobre esto. Esos millones de compatriotas en el país vecino son una fuerza inmensa que se necesita convocar.
Fuera de México podemos encontrar otros aliados y amigos. El sociópata norteamericano ha agredido y sigue agrediendo a medio mundo, aun antiguos aliados de su país en Europa occidental. La decisión mexicana de incrementar lazos con países como China, Rusia, Turquía y otros de Europa, América central y del sur podría ser el comienzo de un proceso de verdadera diversificación económica y comercial y de independencia económica y política ante el imperio. En algún momento tendrá que hacerse. Hoy es ese momento. Que México salga de la órbita económica y política de los EUA es el objetivo. No digo que deje de tener relaciones comerciales con EU pero que no sean como éste las quiere.
El timorato Marcelo Ebrard, secretario de exteriores mexicano dice que si EUA nos fija aranceles perderíamos unos 900 mil empleos. El banco Goldman Sachs dice que si Donald cumple su amenaza nos costaría 18 mil millones de dólares. ¿Nos costaría, Kimo Sabi? Las empresas que desde México exportan al norte son en su mayoría grandes trasnacionales norteamericanas como Ford, Chevrolet, Honeywell, etcétera. No debemos preocuparnos porque ellas pierdan. Y si hay trabajadores despedidos y otros costos, México tiene con qué enfrentar esas pérdidas. Al 7 de junio, las reservas internacionales del Banco de México eran de más de 178 mil millones de dólares. De allí se podrían tomar esos 18 mil sin mayores problemas para pagar salarios a los posibles desempleados.
Otra ficha mexicana es el pago de las deudas, externa e interna, que este año será de más de 27 mil millones de dólares. Ante la agresión económica de EUA, México puede suspender algunos pagos, para resarcir sus pérdidas. Se les podría dejar de pagar a algunos fondos norteamericanos. Sé que los economistas neoliberales y los pejistas pondrán el grito en el cielo ante esta iniciativa pero no sería la primera vez que México suspende pagos. Se vio obligado a hacerlo Ernesto Zedillo hace 25 años, entre varios ejemplos. Y no fue el fin del mundo.
Por otra parte, The Perryman Group calcula que si el gobierno mexicano le contesta de la misma manera a Trump y establece aranceles a las mercancías norteamericanas se perderían en EU 400 mil empleos y los consumidores acabarían pagando 17 mil millones de dólares adicionales. Añadimos nosotros que México, puede fijar aranceles a los exportadores yanquis que apoyan a Trump, lo que minaría sus apoyos. Como vemos, México puede pelear y no tiene porqué salir apaleado. Pero AMLO, sin luchar, ha permitido que México sea humillado.
López Obrador, con su política, representa a las empresas trasnacionales que perderían con los aranceles y a los empresarios mexicanos ligados a ellas.
Ante las agresiones norteamericanas, se requiere de una política distinta, como la que hemos enunciado. Una política que represente a los trabajadores y a la gran mayoría de mexicanos, y que los socialistas sabremos defender.
NOTA:
[i] Muñoz, Rafael F., El dictador resplandeciente.

No hay comentarios.: