sábado, 15 de junio de 2019

RACISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZADO EN LA CDMX. Caso Roma 18, Comunidad Otomí

Comunidad Indígena Otomí residente en la CDMX denuncia inminente desalojo de campamento en resistencia
Comunidad Indígena Otomí residente en la CDMX,
Zapateando:
Ver video:
Conferencia de prensa: racismo y desplazamiento forzado de la comunidad otomí de la CDMX
Publicado el 15 de junio de 2019. 
Ciudad de México, 15 de junio de 2019.
Todos los días vivimos el racismo en nuestras vidas: cuando vamos a dejar a nuestros hijos a la escuela, al acudir a los lugares de trabajo, cuando hablamos nuestra lengua, portamos nuestro traje indígena y nos miran de reojo al  caminar en las calles de la “ciudad de las culturas”, “de la esperanza”. En nuestro México que discrimina por el color de piel, por ser de un pueblo originario. A ese que prefiere grandes edificios, en vez de viviendas dignas, el que acepta la gentrificación.
Denunciamos que el 30 de mayo a las 11 de la mañana, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno actual -en conjunto con la alcaldía- envió un operativo de más de 200 granaderos a posarse frente a la Comunidad Indígena Otomí residente en la CDMX. La presencia de los cuerpos policiacos generaron en la comunidad un estado de crisis y temor, ante el inminente riesgo de ser desplazados. Existen antecedentes de violencia física por parte de este grupo coludido con grupos de choque de la zona.
El encapsulamiento que efectuaron tuvo una duración de 5 horas, sin que los uniformados brindaran información o explicaciones. Mientras tanto, la comunidad vecina Otomí y Triqui, situada en el mismo predio con entrada en la calle de Londres número 7, fue desalojada a través de un operativo comandado por Néstor Núñez, titular de la Alcaldía de la delegación Cuauhtémoc. Sus pertenencias fueron cargadas en carros de volteo, con rumbo desconocido.
En las recientes horas, algunas autoridades han expresado su intención por desalojar nuestro campamento. A través de sus transmisiones en redes sociales, en donde se conectan con los habitantes de la Colonia Juárez, Néstor Núñez asegura que somos invasores de la vía pública y que dentro de sus planes futuros está que “dejemos de obstruir la calle” lo que equivale a desplazarnos de lo poco que nos queda, pues a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017, y del violento desalojo efectuado el 19 de septiembre de 2018,  nos quedamos sin un techo en donde habitar. Hasta el día de hoy ninguna autoridad competente se ha acercado a resolver esta problemática. La alcaldía sugiere que somos un mal adorno para sus transitadas avenidas y hay que velar por los intereses vecinales.
Señalamos la complicidad que existe entre las autoridades del gobierno de la CDMX con las inmobiliarias como Eduardo S. A. de C. V, que en conjunto reclaman una propiedad en la que construimos nuestro hogar durante años. Son ellos, los que siguen fomentando el racismo, quienes imponen una política de gentrificación y despojo, dejando en plena vulnerabilidad a los pueblos y comunidades indígenas residentes en la CDMX. Son ellos los que nos criminalizan, nos llaman sucios, insalubres, delincuentes y hasta nos acusan de trata.
Las autoridades de la ciudad de las culturas,  mantienen el desprecio que han mostrado históricamente los gobiernos, para con nuestros pueblos indígenas. Ni la cuarta transformación detiene esta realidad que se alimenta cada día y el presidente en turno está muy ocupado “terminando con la corrupción” como para asomarse a una comunidad que poco importa si desaparece mañana. Se perderá dentro del movimiento de la urbe. Invitamos a los medios de comunicación a prestar atención a nuestro caso.
ATENTAMENTE:
Comunidad Indígena Otomí residente en la CDMX

No hay comentarios.: