sábado, 29 de junio de 2019

RAÚL ZIBECHI: EXPERIENCIAS DE PODER POPULAR EN AMÉRICA LATINA

"Estamos caminando hacia Estados cada vez más autoritarios"
Gran Angular.
Ver video:
Para Raúl Zibechi, periodista, pensador y activista militante uruguayo no es posible reformar las sociedades latinoamericanas desde las élites o guiados por pensamientos eurocéntricos, el reto es aprender y construir desde los movimientos y sectores populares.
Raúl Zibechi: Poder Popular
Escuela de Cuadros.
Ver video:
Publicado el 31 de marzo de 2014.
En América Latina vivimos, en las últimas dos décadas, movilizaciones cuya fuerza se hizo sentir con el derrocamiento de varios gobiernos de corte neoliberal, dándole una nueva faz al continente. Un conjunto de gobiernos progresistas con mayores índices de soberanía y vocación integracionista se extendieron sobre el continente.
Sin embargo, simultáneamente con la entrada de esta nueva época comenzaron a sentirse los límites y rupturas del nuevo orden Latinoamericano. Se evidenciaron entonces una serie de contradicciones en relación al modelo económico, y diversos sectores se organizaron alrededor de reivindicaciones sociales, ambientales y salariales que, en algunos casos, entraron en conflictos abiertos con los propios gobiernos progresistas.
Esto nos convoca a poner sobre el tapete el tema del poder popular para interrogarlo nuevamente: ¿Qué tipos de relaciones pueden existir entre el pueblo organizado y los Estados? ¿Cuáles pueden ser los verdaderos motores de un profundo y revolucionario cambio social? ¿Existen límites a una revolución impulsada desde arriba?
En esta charla de Raúl Zibechi para la Videoteca de Pensamiento Marxista, el intelectual uruguayo reflexiona sobre el poder popular y realiza un recorrido por los ensayos de construcción en América Latina y más allá, argumentando la urgencia de su tematización. Según Zibechi, el poder popular puede tener diferentes relaciones con el Estado tendiendo en unos casos hacia una relativa armonía y en otros hacia la conflictividad, pero esta tensión nunca desaparece puesto que el poder popular es en esencia autónomo del Estado.

No hay comentarios.: