domingo, 28 de julio de 2019

1980: LA LUCHA POR LA PRESENTACIÓN DE LOS DETENIDOS_DESAPARECIDOS DE LA LC23S

Por Jaime Laguna Beber: 
http://www.blogger.com/profile/05345296650639027561 
  
"Los comunistas comparecemos siempre con valentía ante los tribunales del enemigo, estamos dispuestos a sufrir toda clase de vejaciones y torturas por parte de nuestros enemigos de clase, en la lucha por nuestros ideales". 
Revueltas Escritos políticos I, Obras completas, volumen 12, México, Ediciones Era, 1984, p. 132.  
 5 de Junio de 1980 
Tlaxcoaque, Oficinas de la Dirección General de Policía y Tránsito 
Distrito Federal, Conferencia de Prensa 
Estamos frente a un auditorio lleno de periodistas; anunciaron desde un día antes que tendrían una sorpresa para los medios y desde temprano de este día filtraron que presentarían ahora sí a los responsables del asesinato de Charles Margain; desde hace semanas en la prensa norteamericana se ha denunciado la represión en México y por ello ahora están presentes los de ABC News que se suman al coro de periodistas. 
Inicia la conferencia de prensa, nos colocan para exponernos, exhibirnos; Alfonso Durazo Moreno sedicente general de pacotilla, inicia la lectura de una Boletín de Prensa que lee con dificultad, se encuentra bajo los influjos de cocaína y la mandíbula se le traba al leer el texto mientras las cámaras de los periodistas encienden el ambiente que está lleno de reflectores que ciegan la vista por su intensidad. 
Junto a Durazo colocan a Amanda, luego Alfonsina, Eladio y yo que escucho la lectura y quisiera reírme por los nervios y lo jocoso del texto “hienas sedientas de sangre”, ¡cabrón, no se mordió la lengua! ¡Estoy vivo aquí, no sé qué sigue, pero estoy vivo, tengo una oportunidad, hablo de lo que pasó mientras estuvimos desaparecidos y será una queja más, debo hablar de lo que pensamos y queremos, es ahora! No voy a denunciar lo que hicieron, voy a denunciar qué nos motiva. 
Durazo hace suya nuestra detención, declara que fue él y su gente quienes nos detuvieron, aun así, reconoce que teníamos quince días detenidos, cuando eran más, eso hubiera bastada para que nos dejaran libres por ternos secuestrados, pero nada pasa. Este momento se reduce a nada en el tiempo, que me permite recordar, pensar, preguntarme ¿cómo llegamos hasta aquí? 

Febrero 1978. Alfonso Jara Nava Estado de México  
El 18 de abril Genaro en el enfrentamiento con el BARAPEM no cayó solo, con él cae muerto Alfonso Jara Nava compañero obrero de Acermex en donde la Orga había entrado con buena aceptación entre los trabajadores; Alfonso tenía nueve hijos. 
El BARAPEM, policía que competía con la policía capitalina de Durazo en crueldad y corrupción; dos bajas de policías y otros heridos fue el saldo en donde “Genaro” cayó detenido-desparecido y Alfonso muerto. 
Durante mayo la Orga intentó entrar en contacto con la familia, pero no hubo posibilidad; el rencor, el coraje, todos los sentimientos entendibles por perder a la pareja, al padre no enfilaban a quien le disparó sino a quienes le propusieron que había otra forma de vivir la vida. 
Rosario Elena Carrillo Saucedo integrante de la Dirección Nacional y del Consejo de Redacción de Madera se reunió con Alfonso en un par de ocasiones y no dejaba de repetirle que: 
 -Una clase oprimida que no aspirase a aprender el manejo de las armas, a tener armas, esa clase oprimida sólo merecería que se la tratara como a los esclavos- frase de Lenin pero que Rosario citaba cada vez que era oportuno. 
No sé qué tanto podía introyectar intelectualmente estas ideas Alfonso Jara; siempre nuestros detractores decían que los obreros no entendían nuestro lenguaje; difícil explicarle a los intelectuales de la eterna izquierda de café que quizá los trabajadores de fábrica no entenderían con precisión académica los textos que se compartían, pero sin duda entendían lo que es vivir la vida con esa la rabia, el coraje, la frustración que nace de vivir explotado; y por eso estaban dispuestos a dar la batalla. 
Rosario integrante del Consejo de Redacción de la Liga, era la responsable Política del Comité de Lucha José Alfonso Rojas Díaz y nuestra zona de trabajo era Naucalpan y lo que se acercara; la Brigada Wenceslao Ochoa Martínez era la responsable directa del trabajo en ACERMEX fábrica de la industria metalmecánica y estratégica para nosotros. 
Éramos hasta dónde sé la única organización revolucionaria armada en la zona, pero no la única que trabajaba clandestinamente; la represión estaba a la orden del día y por cualquier cosa quien repartía un volante o pegaba un cartel se arriesgaba a ser detenido, golpeado e incluso asesinado, cuerpos aparecían tirados de vez en vez en los canales que cruzan la zona industrial. Un grupo llamado “Mecánico Activo” tenía presencia también en Acermex y con ellos, en la fábrica teníamos debate; dos organizaciones clandestinas entre los trabajadores discutiendo diferencias de estrategia y táctica socialista. A los obreros calificados en la industria metalmecánica se les llama Mecánicos u Oficial Maestro Mecánico a los más calificados que son operadores del torno, fresa, autógena, cepillo y otras máquinas herramientas con alta calidad; Mecánico Activo era una reivindicación del oficio y de su rebeldía; lo que no significaba que nos identificáramos en la política a seguir. Nadie podría dudar que existía un alto nivel de politización entre los trabajadores que provocaba que estos temas fueran parte del debate entre diversas fuerzas teniendo como lectores al conjunto de trabajadores.  
Rosario siempre atenta, literalmente tomando clase de lo que el compa Alfonso le decía con apenas instrucción primaria pero que con toda la vida como obrero que ahora se iniciaba en la Orga; él era de los compas que eran los oídos, las manos, el cuerpo de la Liga en las fábricas. En febrero del 78, meses antes de la cada de Alfonso y “Genaro” tuvimos una reunión de esta parte de la Brigada: 
- ¿Qué dicen tus compañeros del “Mecánico Activo”? -le pregunta Rosario con curiosidad a Jara Nava  - Pues... los compañeros dicen que está bien lo que dicen.  - Y de nuestra propaganda que te comentan- revira Rosario.
- Casi nadie quiere hablar, todos le sacan la vuelta, les da miedo, a veces alguno dice que estaría bien que les hiciéramos caso y que les partamos la madre a los dueños o que a ver si los secuestran para que se les quite lo ojete, otros dicen que mejor les hagamos caso a los del “Mecánico” y mejor ni leamos lo que ustedes reparten porque nos van a meter en problemas. 
La clase, cuestionario, toma de nota dura horas, al final, en Madera 35 de marzo del 78 se publica un artículo “¿Cuál es la esencia de la política de Mecánico Activo”? que redactaría Rosario con las notas de aquella reunión. Un debate entre grupos de trabajadores organizados clandestinamente en una industria; los temas van desde el papel de los sindicatos en la lucha de clases, la lucha armada, las demandas que deben enarbolarse, y varios  temas que eran parte del debate; para garantizar que lo leyeran los trabajadores, además de publicarse en Madera, nuestro periódico, el artículo se editó como folleto y así se hizo circular. 
Rosario Elena pondría en adelante el ejemplo de Alfonso comparándolo con militantes de otras organizaciones que, incluso sus dirigentes fueron detenidos con granadas y fusiles sin un disparo. La revolución en serio no es cosa fácil. El esposo de Rosario, su compañero de vida, de una muy corta vida cayó en combate, sus hijos de apenas unos meses fueron entregados a otras personas para ser cuidados; el dolor era inmenso; a ella le correspondía hora seguir en esa lucha que la identificaba con su compañero fue fallecida, y dejar el ejemplo para sus hijos de lo que eran sus padres; ella seguiría esa lucha por convicción propia Y por venganza; una venganza sublime donde lograr la liberación de otros sería el resultado y herencia Está dispuesto para vivir o para morir en esta convicción. 
Rosario explica una y otra vez: 
  -"…contrario a lo que algunos afirman, la forma superior de lucha no es la lucha armada, ni la guerra de guerrillas, y por lo tanto ser guerrillero no es el escalón más alto de ninguna escalera. 
La forma superior de lucha, la movilización política de los trabajadores lo que significa que es el conjunto, el trabajador entendido como clase que actúa con objetivos políticos, eso es la movilización política de los trabajadores, y la forma más alta de lucha es la insurrección armada del pueblo, un acto de violencia popular en donde la clase trabajadora le impone su voluntad a la clase dominante para acabar con su poder; en eso nos diferenciamos de los grupos como la Unión del Pueblo que se dedican a poner bombas o los del FRAP que secuestran camiones de pasajeros y que consideran que la guerrilla o su “guerra popular prolongada” es la forma “principal de lucha..." 

Marzo- Abril 1978 
Distrito Federal 
En mi reunión con Ámbar me dijo que durante varias semanas de no vernos: 
-No nos vamos a ver durante varias semanas, no sé cuánto tiempo dejemos de vernos, voy a tener que poner una cita de reconectar contigo hasta dentro de un par de meses, te voy extrañar todo este tiempo pero va hacer necesario que nos veamos durante algún tiempo.- Me dijo antes de despedirse. 
Entendí era algo importante para la organización y hablar de un par de meses de no vernos es que existía una tarea muy importante que impediría que nos viéramos, durante un tiempo; pensé que quizás, se trataba de un secuestro y por lo mismo no podíamos vernos; no sabía la importancia de la distancia que se imponía y las tareas que ella iba a realizar. 
Abril es un mes muy largo aunque sólo tiene 30 días; este mes se alarga porque seguimos destruyendo el mismo celular de madera, y a la par, este espacio que se abre al no publicar su número, nos da mucho espacio en la intensidad de las reuniones cortas, para discutir con mayor profundidad algunos temas. 
Quizá también se me hace muy dilatado ese mes porque la ausencia de Ámbar durante tanto tiempo me hace extrañarla más, si en condiciones normales, los espacios, el tiempo dilatado para reunirnos es tan distante, un mes entero se siente como una losa en la espalda. 
Durante abril la Brigada Blanca reporta: 
78/04/03, a las 20:25 hrs., en Monterrey, Nuevo León, elementos de la Brigada Especial capturan a Pedro José Lozano Cantú (Ricardo), responsable de la Brigada Raúl Ramos Zavala de la LC23S. Es trasladado al Campo Militar 7 donde es torturado para obtener información de sus demás compañeros. Los agentes ubican la identidad y ubicación de su esposa María Violeta Tecla Parra (Cristina); ambos están desaparecidos. 
78/04/04, agentes de la Dirección Federal de Seguridad detienen a María Violeta Tecla Parra en Monterrey, Nuevo León  detienen a José Fernando López Rodríguez (Gerardo) y a Ramiro Salas Ramos (Mario), militantes de la LC23S. 
78/04/05, agentes de la Dirección Federal de Seguridad detienen en Monterrey, Nuevo León, a Alberto López Herrera (Juan), militante de la Brigada Raúl Ramos Zavala de la LC23S. 
78/04/08, tras un enfrentamiento con elementos de la Dirección General de Policía y Tránsito es capturado herido Mario Álvaro Cartagena López (El Guaymas) es trasladado al Campo Militar 1, donde es sometido, a pesar de sus lesiones, a sesiones de tortura hasta que pierde una pierna. 
78/04/10, agentes de la Dirección Federal de Seguridad detienen en la Agencia Municipal de la ex Hacienda de Candiani, Municipio de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, a Adolfo Andrés Cruz Vázquez, militante de la LC23S. detienen ese mismo día a sus compañeros Fernando Vázquez Reyes, Yali Mireya Smith Martínez y Asunción Raymundo Reyes Vázquez; todos ellos pertenecen al Comité Sur de la LC23S. 
78/04/28, agentes de la Dirección General de Policía y Tránsito capturan en la Ciudad de México a Eduardo Hernández Vargas (El Cheque), militante de la Brigada Ignacio Arturo Salas Obregón de la LC23S, estudiante de 23 años de edad y es conducido al Campo Militar 1. 
Cada muerte, cada desaparición que me precedió no puede ser en vano, no puede quedar así. 
 Mayo de 1978 
Escuela Superior de Economía, IPN.  
17 horas aproximadamente. 
DISTRITO FEDERAL 
En una Brigada fuimos a repartir Madera a la Escuela Superior de Economía (ESE) del IPN; un operativo de cuidar horario, ruta de salida, y calcular el número de ejemplares y salones en dónde podíamos llegar; uno a uno pasamos a los salones a decir: 
-¡Camaradas, tenemos una información que deseamos compartirles¡ 
La cara de sorpresa de los alumnos no era para menos: ahí estaban frente a ellos militantes de la Liga: todos convenientemente usando gorras, lentes y calzando los cuellos de las camisas hacia arriba. 
-Los invitamos a organizarse en brigadas y comités de lucha clandestinos y armados, a preparar paros en solidaridad con las luchas de los trabajadores y a organizarse ustedes mismos nombrando representantes por grupo formando un consejo de representantes. 
Algún profesor intentaba actuar: 
- ¡Sálganse, no pueden estar aquí, sálganse! 
Apenas bastaba que quien cubría la puerta mostrara una escuadra empuñada para que el profesor se hiciera hacia atrás y dejara de gritar; terminado la exposición se les decía: 
- Vamos a salir y por la seguridad de todos les pedimos que no salgan de su salón los próximos cinco minutos-decía con fuerza quien estaba cubriendo la puerta. 
Afuera, en el pasillo otro compañero y dos más afuera de la escuela. Apenas se cubrían algunos salones cuando había que salir corriendo cubierta su retirada por los que habían formado el muro de la repartiza. 
Los integrantes del Comité de Lucha de la ESE, CLESE, que formaban parte de la Corriente Socialista que en esa escuela era dirigida por un Antonio Rueda y Luis Llanos, pasaron salón por salón a decir: 
-Compañeros, la policía se hace pasar por guerrilleros de un grupo que ya no existe; este reparto fue una provocación para que a la salida de la escuela detengan a los que tengan esos ejemplares de Madera, les pedimos que los entreguen para que a nadie lo vayan a detener. No caigan en provocaciones. 
Los ejemplares repartidos fueron recogidos y llevados a un patio atrás de la escuela para ser incinerados por los nuevos militantes de la Corriente Socialista. 
- ¡Puedes identificar a los que recogieron los Madera- ¿preguntó Rosario 
- Sí, ya tenemos algunos nombres, pero queremos identificar a quienes dirigieron todo 
- Cuando tengas los nombres me pasas el Tip en una tarjeta- contestó Rosario 
- Así será- respondí. 
La información de abajo hacia arriba, cuando era puntual se pasaba en un Tip, que era una tarjeta informativa, con datos en clave para que, en caso de requerirse, se extendiera la información hasta en una cuartilla; nada debería estar a mano, todo era en máquina de escribir; la pregunta, en este caso, era muy clara, querían nombres. Y se cumplió el Tip que, por diversas razones, no se llegó a  la represalia sobre los responsables. Además, la intensa discusión interna sobre ese tipo de acciones detuvo la acción de reproche. Una razón fue la caída de una casa de seguridad en donde se guardó la tarjeta informativa y la otra una profunda discusión que desde finales de 1977 y durante ese año estábamos dando en la Liga. 

3-4 de junio de 1980 
CÁRCEL CLANDESTINA, GUPO JAGUAR, SEPAROS DE TLAXCOAQUE  
DISTRITO FEDERAL   Los interrogatorios son intensos, preguntan una y otra vez lo mismo, buscan encontrar algo nuevo que no aparezca en nuestra declaración antes la Dirección Federal de Seguridad; antes de cualquier declaración somos protestados a conducirnos con verdad, acto seguido recibo un golpe en la boca del estómago que antes que expulsar la verdad me hace expulsar el aire; sentado en una silla con las manos atadas a la espalda; una pequeña tabla que se estrella en mis muslos acompaña cada pregunta; les interesa mucho detener al Negro, a El Piojo Negro, a Miguel Ángel Barraza García, como no tengo esa información, por la compartimentación de la Orga; insisten en que entregue a Teresa Gutiérrez “Silvia” “Paula”; los golpes sobre los muslos al principio me hacen arder la piel y después los golpes con el canto de la misma tabla provocan que intente estirarme ponerme de pie ante el dolor que cala; siento que los muslos se endurecieran como tratando de resistir pero es la hinchazón de los golpes y la sangre molida la que me endurece.  
Si en este momento me doblara, y tratara de entregar a Paula ya sería muy tarde; han pasado semanas seguro no la verán en ninguna cita de reconecte; ya mentí sobre el lugar, no puedo cambiar mi versión ahora, lo más importante que podía entregar no salió de mis labios. 
Las esposas que me sujetan las manos en la espalda me aprietan mucho, cualquier movimiento que hago se cierran más, al recargarme en la pared, se cerraron y  cortan la circulación de ambas manos, siento que me descoyuntan los hombros, debo aumentar los brazos hacia atrás para no sentir cómo se entierran en las muñecas los dientes y cortan mientras más aprietan; si me acuesto bocabajo, descanso un poco pero la presión de mi peso sobre los huesos de los hombros me obliga a sentarme, me siento y los brazos a la espalda me causa un estiramiento de brazos hacia la espalda y el dolor en los hombros no pasa,. En las muñecas donde sólo tengo huesos, me cortan la piel. No hay posición para descansar y dormir un poco; las horas transcurren en este forcejeo; pedí que me aflojaran un poco las esposas y parece que les menté la madre. ¡No! es la respuesta. 
Me recargo en la pared sentado, el peso me vence y las esposas aprietan más, si me pongo bocabajo no tengo alternativa, es un tormento porque descanso el cuerpo sobre los hombros, no hay posición en la que pueda descansar y dormir, un tormento moverme de una posición a otra buscando alivio. 
En la Cárcel Jaguar sin avisar -como si necesitaran hacerlo- de pronto, salen los golpes en la zona de las vísceras, no rompen los huesos, pero dejan el cuerpo temblando; me causa zozobra no saber por qué ahora nos trajeron a otra cárcel, la tercera en este recorrido se siente rústica, de ladrillo de concreto, fríos, rasposos ¿qué sigue? Aquí no hubo comida, creo que alguna torta, creo, no recuerdo casi nada; la bruma me hace perder detalles de los recuerdos. 
La esperanza es una parte de la tortura, cada día que mantengo la esperanza a la vida, entonces siento la tentación de entregar algo a cambio de mantener la vida entre las manos; es difícil no perder la esperanza y cada día se escapa como el aire que exhalo al respirar. 
No sé cómo relatar días, semanas  de estar desaparecido, pues no se vive el tiempo, como si cada día fuera diferente a otro, como si un día se dividiera claramente, sino que están llenos, sobre todo de ansiedad, temor y de cómo se vive emocionalmente este proceso, difícil de compartir, de verbalizar, de escribir, y que se suma una a una emociones que se contienen, a pesar que desde lo profundo quisiera salir corriendo, quitarme la venda de los ojos, desatarme las manos y enfrentar en esa desesperación a los guardias, lo que es un suicidio, la muerte segura; y la vez, deja ver cada día la perversa confusión en  donde la esperanza de salir vivo es parte de la tortura. 
¿Qué tiene de diferente un día a otro si los días transcurren igual?, con los mismos alimentos, en la misma posición física tendido en el suelo, con las manos atadas y la cabeza vendada, impidiendo toda vista; no hay día diferente a otro, salvo los momentos en donde, inicia y termina el interrogatorio, eso es lo que se queda en el recuerdo, pero el cuerpo tiene su propia memoria, a pesar de que algunas cosas puedo no recordar, esa ansiedad, ese terror, ese miedo se queda en los huesos, en las emociones, en una parte de mí y, en su momento estallarán, no siempre de la mejor forma, Y sin duda cambia mi percepción y mi actitud ante lo que nombramos vida. 
Las prisiones, en distintas partes tienen sus humores, y la de la Brigada Blanca, la paquetería, huele a pino, es un olor que ya me da asco cuando me revuelve el estómago, llega un guardia limpiar la celda, y dejas impregnado ese olor en el piso y en las paredes; la cárcel del grupo Jaguar huele a  creolina, ese olor con que intentan matar chinches, piojos y liendres. 
Leímos en nuestras largas sesiones de estudio a Víctor Serge con su Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión y a Julius Fucik y su Reportaje al pie de la horca, para tener una idea de lo que podría ser nuestro cautiverio; la verdad es que no hay autor que retorne de la muerte para escribir, lo que vivo no está escrito y nadie lo ha escrito porque nadie ha retornado de la muerte; no tenía idea de lo inmensamente pesado, doloroso, sofocante, agotador que es morir cada día en la certidumbre de que la muerte final se acerca porque ya estoy muerto. 
Mentimos en los interrogatorios, tratamos de ocultar que ya teníamos varios años militando, no tenía manera de dudar porque no tenían otros elementos para acusarnos de tener más años militando. Después de militar durante unos años estamos detenidos-desaparecidos, en donde ya no importa lo qué seas, no importa el nivel que tengas en la organización, es más, no importa tanto lo que hayas hecho, de todas formas nos van a detener, desaparecer y matar.  
El calor sofoca, se siente pesado el aire y cuesta trabajo respirar; el miedo también pesa sobre todo por las noches, sin razón alguna porque para ello no hay razón, el miedo como el aire también sofoca, debo mantenerme ubicado en el tiempo, no debo olvidar que día es, y ubicar aproximadamente qué hora es, no debo dejar que logren que pierda conciencia del tiempo. 
En ocasiones los sueños no son una quimera, no son algo bello, no es algo que deseamos, sino es algo que atormenta y entonces esos sueños son pesadillas. 
Estoy corriendo, tengo que correr, debo seguir corriendo, intentó huir, y las piernas, los módulos se endurecen, y no puedo seguir corriendo, intento escalar por el interior de un edificio, subo hasta donde puedo Y entonces sacó una pistola y disparó, disparo, y entonces despierto. 
Los sueños cuando se convierten en pesadillas, a veces son menos terribles que la misma realidad, que cae como bruma que nos impide ver cualquier cosa a cualquier distancia, esa broma oprime, y es terrible porque es peor que cualquier pesadilla, la realidad es espantosa, pesada 
Sueño todos los días; son pesadillas menos terribles que lo que estoy viviendo, en los sueños me persiguen, me quieren alcanzar, están cerca, debo correr, las piernas se traban, no puedo correr, subo con dificultad un edificio, quiero escapar, no puedo llegar más allá de la azotea; debo correr, correr sigue corriendo, no te detengas, me digo hasta que por fin decido sacar una pistola y dar combate, disparo y despierto ante la realidad de que sigo detenido. La duda asalta: ¿Qué será de nosotros? 
Como si estuviera escuchando de fondo el Bolero de Ravel, mientras nos conducen a un destino desconocido, la música de fondo que recuerda los momentos previos a salir de casa corriendo para ir al trabajo; parece que ir al patíbulo e ir al trabajo fuera lo mismo; ritmo pesado pero soportable si Ravel me acompaña. 
El ritmo de la escena es in crescendo, va de lo menos a más en el ritmo, no puedo oponerme, sino seguir la fuerza del destino que me conduce al cadalso; es mi muerte la que me lleva con fuerza al final de la ruta. Ritmo marcial, paso firme al final de la historia, mi historia. 
Inicia la muerte, termina la vida; termina la vida e inicia la muerte porque mientras podemos luchar aunque sea en el recuerdo seguimos vivos luchando pero es un dolor tremendo pensar que la muerte sea la forma que nos permita seguir vivos en lucha, atenidos al recuerdo de otros porque, al final, seremos sólo recuerdo. 
En la madrugada nos sacan de ese lugar, venimos de más a menos, de la desaparición en celdas de tortura sin aire, sofocados por la falta de aire y atosigados por el olor de pino desinfectante que inunda cada mañana el espacio limitado de encierro con torturadores disfrazados de juniors, microbús a las celdas de la policía con policías en duros interrogatorios en espacios que huelen a sangre. 

5 DE JUNIO 1980 
AUDITORIO TLAXCOAQUE, DIRECCIÓN GENERAL DE POLICÍA Y TRÁNSITO 
DISTRITO FEDERAL 
Se cierra el capítulo de la militancia en libertad para iniciar otra militancia; la del recuerdo en otros, en su recuerdo; atrás quedaron los días de reparto de volantes en los camiones, dejar los periódicos Madera en salones, los días de reunión para discutir documentos y preparar nuevas acciones, esa militancia queda atrás. Lo que vivimos como historia personal, lo que leemos que también es una forma de vivir, nos prepara para los siguientes capítulos de nuestra propia historia. 
Alfonso Durazo Moreno, sedicente general y jefe de la policía de la ciudad capital inicia la lectura de un boletín de prensa, en donde nos dice chacales, hienas sedientas de sangre, parece que habla al espejo; a su izquierda está Amanda Arciniega, luego Alfonsina Flores, Eladio Torres y yo; el auditorio lleno: reporteros nacionales y corresponsales de medios extranjeros están presentes; hace años que no se exhibe a guerrilleros mexicanos ante la prensa, se supone que ya no existen, además nos acusan del asesinato de Charles Margain quien fuera hijo del embajador de México en EUA y que murió en el intento de la Liga por secuestrarlo; ese homicidio no esclarecido provocó que en dos ocasiones anteriores se presentaran a supuestos culpables que, meses después salían libres por lo inverosímil de las acusaciones. Ahora estarían ante los medios de comunicación a los culpables. 
Termina la lectura del bodrio y el interés de los medios es entrevistar a los detenidos. Durazo reconoce que teníamos quince días detenidos, a ningún medio le interesa que se reconozca que estuvimos secuestrados. Inicia el show y un reportero del Canal 13 que entonces pertenecía al gobierno es quien sube al estrado para hacernos preguntas. 
Durazo se coloca frente a Amanda pues no quiere que ella sea entrevistada; sabe que es inteligente, brillante y entrevistarla sería darle plataforma para que a él lo haga ver como el bufón que es, el reportero se acerca con micrófono en mano a Alfonsina: 
- ¿Qué se siente matar?- pregunta ese lameculos tratando de exhibirnos. 
- No…no. yo no…- alcanza a contestar Alfonsina. 
- ¿En cuántos asaltos participaste?- pregunta el payaso disfrazado de reportero. 
- No…es que …no.- Alfonsina había no sólo perdido peso, las últimas semanas tenía hemorragias, estaba a punto del desmayo y el reportero se da cuenta. 
- Bueno, no puedes hablar- y se dirige a Eladio. 
- ¿Qué se siente matar? - Pregunta de nuevo. 
- No, nada en especial- y con esto Eladio le da entrada para la pregunta del inquisidor que se quiere lucir. exhibiéndonos. 
- ¿A cuántos has matado? 
- No sé, como a dos- responde Eladio. 
- ¿En cuántos asaltos has participado?– viene a la carta el policía metido a reportero. 
- No, no recuerdo, en varios. 
De pronto pareciera que todo sucede tan rápido. Y vistos los resultados el payaso que se hace pasar como reportero se dirige a mí. Estoy vivo aquí, no qué sigue pero estoy vivo, tengo una oportunidad, hablo de lo que pasó y será una queja más, debo hablar de lo que pensamos y queremos; es ahora, no voy a denunciar lo que hicieron, voy a denunciar lo que queremos, nuestros ideales en el espacio limitado de un espectáculo montado. 
- ¿Qué se siente matar? 
- No sé, nunca he matado a nadie- la respuesta desequilibra al payaso, pero insiste: 
- ¿En cuántos asaltos has participado? – 
-En ninguno, no me correspondían esas acciones- el reportero no se esperaba esa respuesta, no he matado, no he asaltado. 
- ¿Entonces qué hacías en la Liga? 
- Soy el responsable del trabajo político de la Liga en las Preparatorias Populares. 
Con la mala fama que la derecha acusa a las Prepas Pop tiene el pretexto para azuzar. 
- ¿Entonces te dedicabas a reclutar activistas? 
- Nuestro trabajo es de educación política en especial la distribución de nuestro periódico Madera 
-Pero tú estás de acuerdo con los asesinatos, los asaltos los secuestros ¿tú crees que el fin justifica los medios?- inquiere el reportero. 
- Los medios siempre están en función de los fines y nuestro fin es el socialismo; y en esta lucha ya tenemos muchos compañeros muertos y desaparecidos. 
En ese momento se inicia un barullo, los demás reporteros también quieren preguntar, y me empiezan a gritar sus preguntas desde abajo del estrado. 
-Soy de ABC queremos saber cuántos militantes tiene la Liga -me preguntan. 
- No sabría responder, no tengo esa información, trabajamos en forma clandestina, estamos presentes en varios estados del país. 
- Y quieren un régimen como el de Rusia?- un sí, quiere oír el reportero. 
- Queremos un país soviético con consejos de trabajadores como forma de gobierno. 
- Ahora que estás detenido y pasarás años en la cárcel te arrepientes de haber estado en la Liga? 
 -No, no tengo nada porqué arrepentirme, estoy orgulloso de ser militante de la Liga. 
Los reporteros preguntan en tropel, todos en un tono inquisidor, muchos quieren exhibirse, preguntan en forma afrentosa, insolente, quieren quedar bien con el general, pues saben que por eso reciben el famoso chayote, el embuste, la dádiva. Alfonso Durazo se da cuenta que la conferencia se le fue de las manos; se plana frene a mí, hace a un lado al reportero y dice: 
Se acabó, esta fue la última pregunta 
- Una más –insiste algún reportero 
- Se terminó ya no hay más preguntas 
Las notas que se publican desde ese día, resaltan lo que el supuesto general dijo, las palabras de nosotros son tergiversadas, alteradas, no importa si incluso tienen que inventar, saben que no podemos desmentir nada. 
Y se termina el espectáculo; nos llevan a las galeras en donde estamos recluidos; antes de encerrarnos de nuevo llega Reta Ochoa. 
 -Muy bien, los felicito, los reporteros dicen que ustedes si son guerrilleros, otros delincuentes niegan todo y ustedes tuvieron los huevos de reconocer que son activistas de la Liga; a mi Jefe no le gustó pero ustedes dijeron lo que tenían que decir. 
En eso llega un agente y dice: 
- El General quiere a los cuatro en su oficina en este momento, que los suban inmediatamente 
-Pues vamos arriba, los llevo- contestó Reta Ochoa 
Al presentarnos, al exhibirnos como detenidos, como chacales, como hienas según leyó Durazo,  al exponernos de forma afrentosa, ultrajante, pese a todo, termina la incertidumbre para nuestras familias y camaradas, contactos y relaciones que no sabían de nuestro detención tendrían la oportunidad de ponerse a salvo después de la noticia; nuestra desaparición tenía, como otras, el propósito de ocultar a nuestros camaradas que estábamos desaparecidos, que debían ponerse a resguardo y no acudir a citas de reconecte porque habíamos caído; nuestra presentación ante la prensa era la oportunidad para nosotros de seguir vivos aún  como prisioneros, para otros era la oportunidad de salvar la vida escapando de la detención-desaparición. 
Por pasillos y elevadores nos conducen a las oficinas de Durazo en el mismo edificio  en donde nos espera Guillermo Herrera mejor conocido en la fuente policiaca como ‘El Manix, reportero invidente de las empresas de Azcárraga y quería una exclusiva para su noticiero 24 Horas y Jacobo Zabludovsky lo que no podían negarle. 

Días previos al 10 de junio de 1980 
MARCHA EN EL DF 
MADERA 50 
Con la detención de Eladio Torres, Amanda Arciniega, Rosalinda Hernández y Gonzalo Liljejulth; el Comité Nacional de Familiares de Presos Desaparecidos, Perseguidos y Exiliados inició denuncias; Rosalinda es hermana de Eduardo de los mismos apellidos y que  estaba desaparecido desde 1978; la noticia fue un duro golpe a su familia en especial a su madre que inició una campaña por su desaparición; Amanda era conocida por su historia en Chihuahua en donde el Comité local de familiares inició actos de protesta por su detención desaparición. Teresa Gutiérrez “Paula”, compañera de Gonzalo y con un hijo de ambos había llamado a Rosario Ibarra, la cual fue grabada y en los interrogatorios la Brigada Blanca preguntaba por la voz, querían saber quién era; con ello destacaba la importancia de Tere como dirigente de la Liga, no sólo era importante integrante de la Dirección, sino que era la compañera del Responsable Político del Comité de Impresión Nacional, en pocas palabras, el principal responsable de la impresión de Madera, nuestro periódico y de todos nuestros materiales. 
Gonzalo muerto en combate desde el 23 de abril junto con Rosalinda, colocaba a Tere en objetivo prioritario para la policía pues quizá ella podría no sólo ayudar a detener a otros integrantes de la Dirección, sino también ubicar dónde están las imprentas de la Liga. 
Las familias de los desaparecidos sólo sabían que Amanda, Rosalinda, Eladio y Gonzalo estaban desparecidos desde el 23 de abril; en Madera se publicó una nota sobre sus detenciones, pero no se aportaron mayores datos ante el desconocimiento de qué podrían estar declarando y cualquier dato adicional podría comprometer sus declaraciones. 
El 11 de mayo es detenida Alfonsina y al día siguiente me detienen. Las movilizaciones de los estudiantes de la Prepa Popular Tacuba llenaron calles, bardas y postes de pintas, carteles y volantes exigiendo mi presentación. La Liga decidió no mencionar nada sobre nuestras detenciones por las mismas razones de no comprometer lo que nosotros pudiéramos estar declarando; sin embargo, a través de varios compañeros financiaron la propaganda necesaria, aunque los boteos en camiones hicieron lo suyo. Después de mi detención todos los camaradas se ausentaron de la Prepa, después de unas semanas regresaron con instrucciones para seguir con nuestro trabajo y con recursos para financiar la campaña por mi presentación; además, debían hacer todo lo posible para vincular la lucha por la presentación de los militantes de la Liga caídos el 23 de abril; debían abstenerse de mencionar que yo era de la Liga porque no sabían qué le había dicho a la policía. 
Los familiares no relacionaban unos casos con otros y tampoco en la Prepa las diferentes organizaciones que ahí tenían presencia identificaban mi detención-desaparición con militancia en la Liga; así, todos se sumaron a las denuncias. 
Unos días antes del 1 de junio, estudiantes de la Preparatoria Popular Fresno fueron detenidos, Y Arturo Mireles Reséndiz “El Pastel” principal dirigente ubicado del grupo conocido como “Anarcos” que era catalogado así por los otros grupos, como en su tiempo “los enfermos” de Sinaloa, por su radicalidad y porque no tenían una filiación política visible. Ahí era donde la Liga tenía militantes y simpatizantes, aunque es necesario aclarar que no todos eran simpatizantes, pero sin duda esa corriente dentro de la escuela era la que tenía a la gente más consecuente. 
Nota relativa a la detención de Arturo Mireles Reséndiz y otros militantes relacionados con las FAL 
Arturo Mireles junto con otros estudiantes fueron detenidos en un operativo frustrado de las Fuerzas Armadas de Liberación, FAL, así que “El Pastel” no era anarquista sino alguien que, como militante, cubría su militancia. 
La última semana de nuestra estancia en La Paquetería en la Dirección Federal de seguridad ambos grupos, los de la Liga y los de las FAL sabíamos que compartíamos espacios en esa cárcel clandestina; y de nuevo coincidimos en los “separos” de Tlaxcoaque en donde aparte de los detenidos por delitos comunes en unos pasillos estábamos incomunicados, secuestrados los “guerrilleros”. 
La Preparatoria Popular Tacuba publica un desplegado en donde NO hace mención a las detenciones de Arturo y yo. Un sector ligado a los grupos políticos que nos confrontaban deciden no mencionar nuestras detenciones. 
El sector de la Preparatoria independiente de los grupos legalistas, partidarios de la Reforma Electoral publican otro desplegado denunciando nuestras detenciones, la de Juan Chávez militante de la Liga detenido-desaparecido dos años antes y convocando a la marcha del 10 de junio. 
Rosario Ibarra la principal dirigente del comité de familiares fue informada por una llamada telefónica realizada por Teresa Gutiérrez “Paula” que los desaparecidos eran militantes de la Liga. La misma Liga en su ejemplar 48 destaca la detención desaparición de sus militantes y una vez presentados a la prensa dos de ellos junto con otros detenidos todos declaramos nuestra militancia política. 
Como una puñalada el Frente Nacional Contra la Represión, FNCR publica un desplegado negando que exista la Liga y que nosotros seamos militantes. ¿porque el interés del FNCR en negar la militancia revolucionaria de los detenidos y repetir junto con el Gobierno del Estado la inexistencia de la Liga?  Las reuniones del FNCR eran un pequeño parlamento de izquierda donde el tema central era el de la represión. Al igual que todos los grupos que actúan en la legalidad las organizaciones partícipes estaban infiltradas por la DFS y las reuniones del FNCR no sólo infiltradas sino que varias de sus decisiones eran acordes con los intereses del Estado. 
La Liga en Madera 50 expresa extrañeza ante las declaraciones de las madres agrupadas en el Comité de familiares de desaparecidos y del FNCR negando la existencia de la Liga tratando de presentar como actos de barbarie inexplicable la existencia de muertos, desaparecidos y presos. Al negar el carácter político de los hechos todo queda como barbarie aislada y no como un plan contrainsurgente en donde negar la existencia de la Organización y sus militantes resulta parte del plan del Estado. 
Antes del 10 de junio hay dos convocatorias a la marcha del 10 de junio, una es la del FNCR que es la de esa izquierda gubernamental y otra la de la Preparatoria Popular Tacuba. 
 ¡10 DE JUNIO NO SE OLVIDA! 
DISTRITO FEDERAL, 1980. 
La cita para la marcha es en San Cosme, lugar en donde años antes fue la represión a la marcha estudiantil. Este martes 10 de junio los manifestantes empiezan a congregarse a partir de las 16 horas. Los estudiantes de la Prepa Popular Tacuba, PPT, salen en marcha desde la escuela que está a un par de kilómetros; la represión que sienten suya con la detención de varios estudiantes y profesores de su comunidad logra que salgan estudiantes de los tres turnos; casi cinco mil manifestantes llegan con mantas, banderolas y gritos: 
- 10 de junio: ¡No se olvida ¡ 
-Arturo Mireles: ¡Libertad ¡ 
-Jaime Laguna: ¡Libertad ¡ 
Al mismo tiempo las organizaciones del Frente Nacional Contra la Represión, FNCR, presurosos se juntan y tratan de iniciar la marcha encabezada por una descubierta en donde están los representantes de las diversas organizaciones y partidos que lo integran. Los estudiantes de la PPT no se sienten representados en esa descubierta y menos que los dejen al final de la movilización cuando de lejos superan en número a los grupos del FNCR. Empiezan los jalones. 
La PPT intenta encabezar la movilización con el argumento que los recientes golpes represivos han sido a su comunidad y que tiene varios presos. Nadie quiere ceder. Luis Llanos de la Corriente Socialista y de la Escuela Superior de Economía junto con y Pedro Peñaloza del Partido Revolucionario de los Trabajadores, PRT, intentan clamar a los estudiantes de la PPT.; son recibidos a gritos 
- ¡A un lado, a un lado, a un lado oportunistas, adelante, adelante marxistas leninistas! 
- ¡La lucha proletaria no es parlamentaria! 
Las consignas insisten en su estruendo y no dejan que los intermediarios sean escuchados: 
- ¡A un lado, a un lado oportunistas, adelante, adelante marxistas leninistas! 
- 10 de junio: ¡No se olvida! 
-Arturo Mireles: ¡Libertad! 
-Jaime Laguna: ¡Libertad! 
- ¡La lucha proletaria no es parlamentaria! 
- ¡La lucha proletaria no es parlamentaria! 
Los gritos de consignas por más de cinco mil jóvenes se imponen y Luis junto con Pedro se retiran; después de un intercambio de ideas con los demás integrantes del FNCR deciden salir encabezando la marcha colocándose al frente; los estudiantes de la PPT salen atrás sin dejar de insistir con sus consignas. 
La marcha llega a la Secretaría de Gobernación en donde se improvisa un mitin; los oradores son los que definió el FNCR en su reunión y no dejan que los estudiantes de la PPT tomen la palabra; se dan forcejeos cerca del templete; pero los oradores no se pueden hacer escuchar pese a que instalaron un poderosos equipo de sonido, cada orador es recibido con los mismos gritos: 
- ¡La lucha proletaria no es parlamentaria! 
- ¡A un lado, a un lado, a un lado oportunistas, adelante, adelante marxistas leninistas! 
¡Presos políticos libertad!  
¡desparecidos presentación! 
¡Presos políticos libertad! 
¡desparecidos presentación! 
¡Presos políticos libertad! 
¡desparecidos presentación! 
Los integrantes del FNCR intentan que uno de ellos hable a nombre de la PPT pero es Luis Llanos quien es abucheado, mientras los gritos siguen: 
- ¡La lucha proletaria no es parlamentaria! 
- ¡A un lado, a un lado, a un lado oportunistas, adelante, adelante marxistas leninistas! 
¡Presos políticos libertad! 
¡desparecidos presentación! 
¡Presos políticos libertad! 
¡desparecidos presentación! 
¡Presos políticos libertad! 
¡desparecidos presentación! 
El mitin termina en el caos total y los asistentes van dispersándose, dejando solos a los oradores. Los siguientes días serían de fuertes enfrentamientos físicos entre ambos sectores. 
Me convertí en el último detenido de la Liga que es conducido a prisión. Al recordar aquellos años, me sorprende la temeridad con la que procedíamos, sólo entendible a partir de la fuerza de la convicción con la que abrazamos nuestra causa, sólo así puede entenderse; en este camino. Se perdieron muchas Vidas, pero además, florecieron muchos sentimientos, muchas emociones que son invaluables pues se vivieron en situaciones límite. 
A veces la forma que tiene el olvido de oscurecer el recuerdo es ocultar las causas de los desaparecidos; las banderas; las ideas; los motivos. Se habla de los desaparecidos y se esconden las ideas que los llevaron a la desaparición; como si el Estado no tuviera lógica y detuviera sin ton ni son. Detuvo y torturó en el caso de la Liga a los que decidieron enarbolar la lucha comunista revolucionaria. No llamamos a votar o a confiar en la legalidad burguesa; el llamado fue a organizarse en forma independiente de los aparatos del Estado. No fue por “libertad” o “democracia”, así escritas, sin adjetivos sino por libertad y democracia socialistas.  
A los años el acceso a los expedientes y fichas depositadas en el Archivo General de la Nación, AGN, revelan la infiltración y, lo que es más grave, que algunas de sus determinaciones tenían la marca de los servicios secretos del Estado Mexicano . 
Algunos de los que nos enfrentaron desde la izquierda en esos años más tarde llegaron a ocupar puestos destacados en oficinas gubernamentales que en otro tiempo afirmaron enfrentar. 
Me queda el orgullo de que la Orga hubiera publicado nuestros nombres como militantes; es el mayor reconocimiento en mi vida. 

No hay comentarios.: