martes, 23 de julio de 2019

Chiapas: En riesgo la vida de 4 presos indígenas que cumplieron 67 días en huelga de hambre

 “Nosotros estamos dispuestos a morir luchando porque ya no queremos estar secuestrados en manos del Gobierno” 
Indígenas presos injustamente en huelga de hambre por su libertad 
Fuente: Chiapas Paralelo 
Red Latina sin Fronteras, 
23 de julio de 20|9. 
 Adrián Gómez Jiménez, Juan de la Cruz Ruíz y los hermanos Abraham y Germán López Jiménez, son indígenas tzotziles, presos en el penal de San Cristóbal de las Casas. Fueron acusados de diferentes delitos, en diferentes años y en diferentes circunstancias, pero tienen en común haber sido sometidos a actos de tortura, para obligarlos firmar declaraciones inculpatorias de delitos que aseguran, no cometieron. 
Los actos de tortura denunciados por los cuatro reos, al igual que otros 62 más, forman parte del informe que en abril pasado organizaciones de la sociedad civil presentaron ante el Comité Contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas, cuyos relatores concluyeron que esta práctica se aplica de manera sistemática en México, e hicieron una serie de recomendaciones al gobierno de este país, para detenerla y resarcir los daños. 
Adrián Gómez fue detenido en 2004, cuando de manera circunstancial, transitaba cerca del lugar donde se cometió un secuestro. Policías ministeriales detuvieron el taxi en el que viajaba, porque no tenía placas. Lo llevaron a una casa de arraigo y lo sometieron a tortura para que se declarara culpable del delito. Luego lo llevaron a prisión. 
Sin embargo, al paso de los días nadie se presentó a acusarlo. Entonces tenía 22 años y sólo hablaba tzotzil, no tenía recursos para pagar un abogado. Pasaron 14 años desde entonces, sin que un juez le dictara sentencia. A inicio de 2019 la recibió, y fue condenatoria, entonces decidió iniciar la huelga de hambre. 
Juan de la Cruz fue detenido en 2007 acusado de homicidio, durante 3 días fue torturado. Tampoco hablaba español, le exigieron 80 mil pesos para liberarlo, pero su familia no logró reunir el dinero, fue sentenciado a 25 años de prisión. Germán y Abraham López Montejo, detenidos en 2011, acusados de homicidio, cuando narraron las circunstancias de su detención, encontraron que los mecanismos de tortura para inculparse, fueron los mismos que varios de sus compañeros de prisión. 
La Organización Mundial Contra la Tortura, y el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, documentaron más de sesenta casos de presos indígenas sometidos a tortura, y las faltas al debido proceso. 
Para denunciar las circunstancias que los mantienen en prisión, y exigir su libertad, un grupo de 15 de los reos iniciaron una huelga de hambre el 14 de marzo, en 4 penales de Chiapas. El 14 de abril decidieron suspenderla, cuando el gobierno del estado se comprometió a revisar los expedientes. 
Desde entonces, abogados y familiares de los reos han sostenido al menos diez reuniones con representantes del gobierno de Chiapas, sin que al momento se les haya entregado un diagnóstico de la revisión de los expedientes penales. Por ello, el 14 de mayo, Adrián Gómez Jiménez, Juan de la Cruz Ruíz y los hermanos Abraham y Germán López Jiménez ellos reiniciaron la huelga de hambre. 
Hoy estos indígenas presos cumplen 67 días sin ingerir alimento, se mantienen solo de agua y miel, por lo que su estado de salud es precario. De acuerdo al reporte de Médicos del Mundo, sus órganos podrían colapsar, además que las condiciones insalubres en las que se encuentran, y la falta de acceso a agua purificada, los coloca en mayor riesgo. 
Pese a que su estado de salud por el prolongado ayuno, el pasado jueves los reos en huelga ratificaron su decisión de continuar la huelga de hambre, por considerar que es la única vía que les queda para exigir que las autoridades revisen sus expedientes penales. 
En una carta que dieron a conocer, señalaron: “Nosotros estamos dispuestos a morir luchando porque ya no queremos estar secuestrados en manos del Gobierno”. Vía telefónica, desde el penal de San Cristóbal de las Casas, Andrés Gómez Jiménez, mencionó que la salud de cada uno de sus compañeros se deteriora y cada vez se vuelven más pesados los días. “Solicitamos el diálogo, estamos presos pero nuestras palabras están limpias y tenemos voz y voto (…) Nuestra exigencia es justa”, subrayó. 
Los familiares de los reos iniciaron a su vez un ayuno en las puertas de Palacio de Gobierno de Chiapas, para hacer un nuevo llamado al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, para que atienda esta situación. 

No hay comentarios.: