sábado, 13 de julio de 2019

RAÚL VERA LÓPEZ, OBISPO DE SALTILLO; DENUNCIA HOSTIGAMIENTO DE MILITARES

 Comunicado del Obispo Raúl Vera López: denuncia hostigamiento militar 
COMUNICADO JRVL11719 
11 de julio de 2019. 
 El 11 de julio del 2006 en territorio diocesano sucedieron hechos de extrema violencia física y sexual contra mujeres. Los agresores identificados y ligeramente sancionados por el fuero civil, eran elementos del Ejército Mexicano. En ese contexto, con un supuesto cambio en el Gobierno Federal que recibe un país destrozado y miles de víctimas que a nivel nacional se abandonan en la impunidad, con tomas de decisiones políticas atadas a los intereses económicos neoliberales, y una Guardia Nacional que parece repetir acostumbradas redadas del vecino país del norte, 13 años después, lo militares mandan un mensaje para decir que ellos no olvidan. Fue esta Diócesis de Saltillo y su Obispo, los más interesados en que el Caso Castaños no quedara impune como tantos otros semejantes. 
El 11 de julio del 2019, pocos minutos después de las 13 horas, en la Terminal 2 del Aeropuerto de Monterrey (MTY), dos militares se acercaron a Monseñor Fray José Raúl Vera López, O.P. cuando éste, después de aterrizar de un vuelo de la Ciudad de México, caminaba al estacionamiento con su maleta, acompañado de un chofer. Lo primero que el Obispo de la Diócesis de Saltillo notó es que se dirigían hacia él, que traían cascos, uniforme militar y arma larga, que portaban al frente. 
El primer militar preguntó por el cargo, como si desconociera de rangos al interior de otra institución: “¿Es usted el padre o... algo más que un sacerdote?”. Monseñor Vera dijo: “Soy Obispo”. El segundo militar leyó de una libretita el nombre: “Raúl Vera López” y confirmó sí era él. El Obispo siguió respondiendo. Preguntaron a dónde se dirigía y el Obispo dijo que iba a Saltillo. Preguntaron también por las placas del auto en que se desplazarían, a lo que el Obispo les respondió a los militares que quizás el chofer lo sabría, pero éste refirió haber cambiado las placas recientemente. Un minuto después, en la misma libreta en que tenían registrado el nombre del Obispo, tomaron nota de la matrícula del vehículo. Monseñor Vera entonces preguntó a qué se debían todas esas interrogantes. Los militares respondieron que se trataba “sólo por su seguridad”. El Obispo de Saltillo salió del estacionamiento. Con temor y extrañeza, siguió su ruta en carretera hacia su domicilio. 
Anoche mismo se hizo contacto con autoridades federales para pedir una explicación sobre los actos que denotan un claro hostigamiento. Esta mañana, al parecer después de la reunión diaria del Consejo de Seguridad, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno Federal desestimó la delicada acción de los elementos militares al aproximarse con el Obispo, pues la información confidencial sobre pasajeros no debería ser utilizada para intimidar. El Secretario Alfonso Durazo pidió disculpas a Monseñor Vera por lo que el llamó un “error” y le dijo que no debía preocuparse. Le escribió: “Fue un lamentable error de nuestra gente. No están ahí para eso. Su función es custodiar instalaciones para garantizar su seguridad”. 
Respecto a la Secretaría de la Defensa Nacional, fue el General Jens Pedro Lohmann, Comandante de la Cuarta Región Militar con sede en Nuevo León (que abarca la Séptima Zona), quien en la misma sintonía expresó a Monseñor Vera: “Se excedieron en sus funciones”, en relación al comportamiento de los elementos del ejército que intimidaron ayer al Obispo. 
El incidente ocurrido ayer nos hace reconocer el estado de represión inminente que la población en general está viviendo en este país por parte de los elementos de las distintas corporaciones de seguridad. Reprobamos la acción de los integrantes del Ejército que se aproximan a la población para intimidar y amedrentar. Esa no es la manera en la que se va a sacar adelante a México. Lo dijimos como Diócesis de Saltillo unidos en la Basílica de Guadalupe frente a la imagen de la Virgen Morena hace dos días, es nuestro deber como bautizados trabajar por la verdad y la justicia: “Hay que salir a la calle en búsqueda de hacer el bien y promover la libertad que tanto nos hace falta”. No vamos a quedarnos callados. Sus acciones violentas nos unen más como pueblo. 
Saltillo, Coahuila a 12 de julio del 2019 

No hay comentarios.: