lunes, 26 de agosto de 2019

CCH-SUR: AUTORIDADES ORQUESTAN PERSECUCIÓN CONTRA ACTIVISTAS ESTUDIANTILES

 EL PROCESO ARTERO CONTRA CUATRO ESTUDIANTES DEL CCH SUR 
 Actualidad con renovada violencia anti-juvenil de la caza de  
“El espantajo negro y rojo”  
Parte I, a propósito del 23 de agosto 
“… dándose cuenta un profesor de los que estábamos ahí que cuatro anarquistas cubiertos con paliacates habían saltado la reja del estacionamiento…, es oportuno manifestar que entre el grupo de anarquistas se reconocieron a los alumnos:...” 
Y de ahí arranca el “testimonio” de una “profesora”, que “compareció de forma voluntaria y sin coacción alguna” para acusar directamente, en uno de los últimos procesos en negro, a uno de los cuatro estudiantes de CCH Sur que resultaron expulsados recientemente. 
Más adelante, en la construcción del instrumento acusatorio que contiene los “testimonios voluntarios, libres de coacción”, se lee: 
“… que el día… recibí un mensaje de whatsapp para que me presentara urgentemente en las instalaciones del CCH SUR, y ya en el lugar me encontré con el maestro… , la maestra… que se encontraban acompañados de otras personas con el Director del Plantel, por lo que se nos ordenó quedarnos en la explana principal, toda vez que en el edificio… había un grupo de los denominados anarquistas… en ese momento aparece una anarquista del sexo femenino y arenga a sus compañeros para que insulten al grupo de profesores… por lo que los profesores y yo no nos enganchamos en las ofensas… y un maestro de los que se encontraba con nosotros observa que cuatro anarquistas esbozados (sic) con paliacates se saltan la reja… entre los anarquistas se observan a los alumnos:… Posteriormente cuando se retiraron los anarquistas, nos ordenaron hacer un recorrido por el plantel…” 
Luego, el mismo “profesor” afirma que el “anarquista” contra el cual testifica estaba “intoxicado” con el “estupefaciente denominado marihuana”. Y contra el mismo “anarquista estudiante”, testifica otro “profesor” que afirma: 
“Que el día de hoy…  me encontraba dentro del cubículo que se encuentra dentro de la dirección de este plantel, en la computadora revisando las diferentes redes sociales… encontrando en esos momentos un video… de las pintas… y quien las estaba grafitado es el alumno:” 
Asombrosamente en la construcción en contra del mismo estudiante, compuesta de varias cuartillas que recoge los testimonios de cargo de 5 “maestros” y de otra persona que dice ser “estudiante” y afirma “haber sido agredido en la calle”, “afuera del plantel”, yendo por la calle en compañía de “un amigo del cual no recordó su nombre” pero sí en cambio recordó plenamente, con nombre y apellido completo, al mismo “anarquista estudiante” contra el cual depone junto a estos destacados “docentes”. Seis “testimonios” vertidos el mismo día en la dirección del plantel, que hablan de por lo menos cuatro diferentes días, de diferentes meses y diferentes años, con supuestos hechos que se presentaron, según estos testigos, en horarios y sitios diferentes, pero que hacen conexión en un punto: el nombre que identifica “plenamente” al “anarquista estudiante”. 
Presentaremos, a partir de esta entrega, una serie documental del caso de los cuatro estudiantes expulsados del CCH Sur, que fueron hostigados y cercados por la dirección del plantel y sus colaboradores, a partir de su actividad política estudiantil frente a la agresión porril en rectoría el 3 de septiembre de 2018, y de ahí hasta la actualidad. 
Muy importante destacar en principio, el peculiar papel que juega un grupo de maestros adeptos a la dirección del plantel al lado del departamento de psicopedagogía, coordinados siempre por Alejandro Díaz Méndez y Geovanna Merari Calixto Rojas junto con Luis Aguilar Almazán, jurídico y director del plantel, aspirante a suceder a Benjamín Barajas en la Coordinación General de los CCHs. Así como la peculiar manera en que “ejercen la docencia”, este grupo de “maestros” cercanos al primer círculo de Aguilar, consistente en entregar a estudiantes ante el jurídico para que éste despliegue un perverso juego de presiones junto con los “psicopedagogos”, para expulsarles de la UNAM. No dudamos que, como regalías, este selecto grupo de “maestros” obtengan “estímulos al salario” y otros emolumentos. 
Lo curioso del asunto, es que los estudiantes, respecto de estos maestros, se quejan y demandan, entre otras cosas:  
1) La notoria ausencia de los maestros frente a grupo, 2) El problema de las múltiples denuncias por acoso resguardadas sin trámite en las oficinas de la dirección que encabeza Aguilar. 
Pero, sobre este grupo de “maestros” adeptos a la dirección del plantel, hay que decir, además, que: 
Primero. Su conducta, no representa el comportamiento de la inmensa mayoría de profesores de asignatura del CCH Sur, y de la UNAM en general, quienes son pobremente remunerados y no gozan de las prerrogativas que disfrutan estos “maestros delatores”. 
Segundo. Pretenden ser un “súper grupo de especialistas en múltiples disciplinas”, por ejemplo, en materia médico legista, se creen con capacidad para “valorar” e “identificar” positivamente y a simple vista, “desórdenes mentales”, “problemas conductuales”, “patologías diversas” y “grados y naturaleza de una intoxicación”.   
Y, tercero. No presagian, ni les preocupa, el juicio de los estudiantes y de sus propios pares de maestros, al exhibirse con nombres -que también lo tienen al igual que el joven “anarquista estudiante”-, además de rostros perfectamente identificables. 
Nosotros, Blanca y Jorge, madre y padre de Benjamín, también tenemos nombre y rostro y no pretendemos ocultarlo como tampoco retrocederemos; desmontaremos paso a paso, con la solidaridad de las organizaciones y compañeros de lucha, la alevosa maquinación del director del CCH Sur en contra de los jóvenes, entre los que se encuentra nuestro hijo. 
Ciudad Universitaria, a 23 de agosto de 2019. 
 BLANCA GONZÁLEZ y JORGE MARTÍNEZ 
Ex huelguistas del CGH 1999-2000, FCPyS, UNAM 

No hay comentarios.: