lunes, 26 de agosto de 2019

México sigue siendo uno de los países más mortíferos del mundo para el periodismo crítico

Además de asesinarlos, también los envían a la cárcel. Según Reporteros Sin Fronteras, este año han sido 239 encarcelados. Foto; EFE 
 El riesgo de ser periodista en México 
El Colombiano: 
26 de agosto de 2019. 
Hacer periodismo en México es sinónimo de riesgo. Para no ir muy lejos, este fin de semana fue encontrado el cadáver de Nevith Condés Jaramillo, director del portal de noticias Observatorio del Sur de Tejupilco, en el centro del país. 
Según el reporte forense, su muerte fue provocada con arma blanca, y se convierte en el décimo comunicador asesinado en lo corrido de 2019, según reporta la Agencia AFP. Aunque el caso hasta ahora se está investigando y se desconoce la razón de su muerte. 
Como periodista, Condés Jaramillo se dedicaba a reportar sucesos cotidianos de la localidad y denuncias ciudadanas y las relacionadas con los cárteles que delinquen en ese país. 
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó el crimen y exigió una investigación eficaz para detener y castigar a los culpables. “La violencia contra periodistas, en todas sus formas, es uno de los principales obstáculos para que nuestro país se consolide como una democracia”, advirtió la CNDH en un comunicado. 
Sobre esta ola de violencia contra los periodistas, el director de la Fundación para la libertad de prensa (Flip) en Colombia, Pedro Vaca Villarreal, asegura que es un fenómeno creciente en México, pues pese a que existen directivas gubernamentales que buscan proteger a los comunicadores, estas decisiones no trascienden y se quedan en el papel. 
Por otra parte, el director de la Flip destaca que, en su percepción, hay una ausencia de solidaridad y divulgación de estos casos en los otros medios. “Por ejemplo, en Colombia, si asesinan a un periodista en Arauca, EL COLOMBIANO lo publicará y visibilizará lo que pasó en Arauca, pese a que no esté en su jurisdicción, y eso, para mí, carece en México”, agrega Vaca Villarreal. 
 Un oscuro panorama 
De acuerdo con los reportes de la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF), en el mundo, durante este año, han asesinado a 29 periodistas ubicados en 14 países y, sobre México, detalla que al ser “patria de los cárteles de la droga, sigue siendo uno de los países más mortíferos del mundo para los medios de comunicación”. 
La ONG plantea este escenario, teniendo en cuenta que, si los periodistas se dedican a cubrir asuntos relacionados con la corrupción o con el crimen organizado, “padecen intimidaciones, agresiones y pueden ser asesinados”. 
Sobre el asesinato de Condés Jaramillo, la ONG recordó que había sido amenazado en noviembre de 2018 y en junio pasado, y que “por esos dos hechos había solicitado medidas de protección a periodistas”, que deben ser brindadas por el Gobierno, pero que al encontrarse con una barrera de “requisitos burocráticos”, el comunicador había desistido de ellas. 
¿Y Colombia? 
El director de la Flip, aunque reconoce que aún es evidente el riesgo para los periodistas en el país, destaca que el hecho de que haya solidaridad frente a las amenazas contra periodistas le plantea “la tarea al gobierno de que, por lo menos, diga que brindará medidas o que investigará las denuncias, que es lo que no ocurre en México”. 
Sobre Colombia, la ONG en su clasificación mundial 2019, ubica al país en el puesto 129 entre las 180 naciones, que mide con indicadores de libertad de prensa, y lo destaca con el color rojo, que equivale a riesgoso. 
Reporteros Sin Fronteras plantea que en el país hay una estigmatización hacia los medios o periodistas que publican investigaciones sobre el establecimiento, que pueden terminar, infortunadamente, en amenazas a la prensa como sucedió con las revelaciones que hizo The New York Times en marzo pasado, sobre las órdenes de letalidad del ejército colombiano que podrían poner en riesgo a civiles, y que derivaron en la salida del país del reportero Nicholas Chasey y del fotógrado Fedérico Ríos. 
“Las declaraciones que estigmatizan a los periodistas, así como intentos de intimidación, son inaceptables e indignas, y constituyen una grave amenaza para la libertad de prensa en Colombia”, dice Emmanuel Colombié, director de la oficina de América Latina de RSF, en un informe publicado en la página web de la ONG en junio pasado. 
   CONTEXTO DE LA NOTICIA 
ANTECEDENTES 
VALDEZ, UN CASO ICÓNICO EN MÉXICO 
El caso que quizás ha visibilizado más la delicada labor que realizan los periodistas en México es el de Javier Valdez, quien fue asesinado en mayo de 2017, y quien había dedicado su vida a mostrar cómo actuaba el crimen organizado en ese país. La viuda de Valdez, Griselda Triana, le dijo a EL COLOMBIANO en febrero de 2018 que “en México hoy en día no confío en nadie”, aunque resaltó que su nombre, como un desafío a la corrupción, seguirá vivo. 

No hay comentarios.: