sábado, 31 de agosto de 2019

SOLIDARIDAD INTERNACIONAL CON LA COMUNIDAD GARÚFINA DE VALLECITO, HONDURAS

#DefendamosVallecito 
#SomosVallecito 
Movimiento Mesoamericano Contra el Modelo Extractivo Minero: 
PUBLICADO EN: HONDURAS, MESOAMÉRICA 
                                                                                                                  27 de agosto de 2019.  
 La población de la comunidad liberada de Vallecito/Faya y la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH) están sufriendo un agravamiento de la ya delicada situación de violencia que históricamente han enfrentado por construir y defender un modelo de vida y convivencia distinto al imperante. 
Vallecito es una comunidad situada en el municipio de Limón, a 75 kilómetros de Trujillo, en la costa atlántica de Honduras, en la que viven un centenar de personas pertenecientes al pueblo Garífuna que practican en sus tierras ancestrales un modo de vida basado en el respeto a la naturaleza y su cultura. Desde esta visión, la comunidad se opone a la explotación turística, al monocultivo de palma africana y al narcotráfico; y a través de la recuperación del cultivo ancestral del coco y de otros productos de autoconsumo evita la depredación del territorio y construye una alternativa de vida digna para decenas de familias y jóvenes. Para la defensa de su territorio, de su forma de vida y de su cultura, la comunidad, se encuentra organizada en la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH). 
A pesar que la cultura garífuna fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Organización de la UNESCO y que desde 1997 tienen un título de propiedad del territorio en que se encuentran asentados, los intentos por despojarles de sus tierras han generado que la comunidad haya tenido que enfrentar de manera constante el acoso, la intimidación y las amenazas por parte de empresas, terratenientes locales, narcotraficantes y el propio Estado hondureño. 
Esta situación de violencia se ha recrudecido durante los últimos meses, en los que tanto la comunidad como OFRANEH han sido objeto de múltiples agresiones de distinto tipo que ponen en riesgo la vida y la integridad de sus habitantes, líderes y lideresas. 
Desde OFRANEH se ha denunciado la presencia en la comunidad y sus alrededores de grupos de hombres fuertemente armados, que atemorizan a la población y que desde el pasado mes de julio han cortado en diversas ocasiones los alambres de seguridad que protegen los límites de Vallecito y que el pasado 2 de agosto incluso llegaron a disparar contra habitantes de la comunidad. 
Además, la coordinadora de OFRANEH, Miriam Miranda, quien cuenta con Medidas Cautelares de protección otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha sufrido durante el 2019 diversos actos de intimidación y acoso, por parte de funcionarios públicos, como retenciones arbitrarias por parte de fuerzas militares y policiacas, criminalización y acoso judicial. 
En atención a lo descrito, hacemos un llamado internacional de solidaridad y acuerpamiento con la comunidad garífuna de Vallecito y OFRANEH para exigir que cesen todos los ataques y hostigamientos, tanto por parte de los actores privados como del Estado, y se garantice que la comunidad de Vallecito pueda seguir construyendo en paz y con plena autonomía su proyecto de vida digna en los territorios ancestrales del pueblo garífuna. 
ACCIONES PROPUESTAS: 
  • 2.- Difundir la postal adjunta a través de redes sociales 
  • 3.- Sacarse una foto (de manera individual o en grupo) exhibiendo un cartel con los hashtags: 
#DefendamosVallecito 
y/o  
#SomosVallecito  
y compartirla en Twitter, Facebook o Instagram copiando ambos hashtags. 
 FORMULARIO DE ADHESIÓN ABIERTO - Fecha límite para suscribir la carta: Lunes 2 de septiembre de 2019, 12 pm (Hora CA) /// OPEN ADHESION FORM - Deadline to sign the letter: Monday, September 2, 2019, 12 pm (CA Time) 
*Obligatorio 
Dirección de correo electrónico * 
Tu dirección de correo electrónico 
Suscribe: * 
Como organización/colectivo/movimiento /// As an organization / collective / movement 
A título personal /// In a personal capacity 
NOMBRE DE LA ORGANIZACIÓN O DE LA PERSONA QUE SUSCRIBE (escríbalo tal y como desea que se haga público) /// NAME OF THE ORGANIZATION OR OF THE SUBSCRIBER (write it as you wish it to be made public): * 
Tu respuesta 
País / Región (si es organización de ámbito Internacional escribir "Global") /// Country / Región (if it is an international organization write "Global"): * 
Tu respuesta 
 CARTA A LAS AUTORIDADES HONDUREÑAS: Exigimos cese de ataques contra comunidad liberada de Vallecito/Faya y OFRANEH  
Las organizaciones y personas abajo firmantes nos dirigimos a usted con el fin trasmitirle nuestra preocupación por la situación de desprotección en que se encuentran la población de la comunidad liberada de Vallecito/Faya (en garífuna Faya) y la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), quienes al igual que otras personas, organizaciones y comunidades que defienden un modelo de desarrollo respetuoso con el medio ambiente y los derechos humanos, están sufriendo un agravamiento de la ya delicada situación de violencia y violaciones a derechos humanos que históricamente han enfrentado.  
En Vallecito/Faya viven un centenar de personas pertenecientes al pueblo Garífuna que practican en sus tierras ancestrales un modo de vida basado en el respecto de la naturaleza y en la búsqueda de una vida digna para sus habitantes. Desde esta visión la comunidad se opone a la explotación turística, al monocultivo de palma africana y al narcotráfico. En Vallecito/Faya se evita la depredación del territorio y se construyen una alternativa de vida digna a decenas de familias y jóvenes, a través del cultivo de productos alimenticios de autoconsumo y del cultivo ancestral del coco en más de 100 manzanas. 
Para la defensa de su territorio, de su forma de vida y de su cultura, la comunidad, se encuentra organizada en la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), la cual ha defendido y defiende los derechos del pueblo Garífuna por distintas vías, entre ellas acudiendo al Sistema Interamericano de Derechos humanos, donde se han obtenido sentencias condenatorias en contra del Estado hondureño (1).  
A pesar que la cultura Garífuna fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y que desde 1997 tienen un título de propiedad del territorio en que se encuentran asentados, los intentos por despojarles de sus tierras han generado que este pueblo haya hecho frente de manera constante al acoso, la intimidación y las amenazas.  
Han enfrentado las constantes apropiaciones ilegales de sus terrenos para su uso agroindustrial, como es el caso de la familia Facusse quien se ha apoderado ilegalmente de una parte importante de tierras Garífunas provocando un grave daño ambiental por usarlas para plantaciones de palma africana. Por otro lado, también tienen que hacer frente a grupos de narcotráfico que han construido pistas clandestinas de aterrizaje y han aprovechado la cercanía con el mar para usar la zona de corredor para el tráfico de droga (2).  
El hostigamiento que sufre la comunidad lo enfrentan de manera más intensa líderes, lideresas y/o dirigentes comunitarios e integrantes de la de Junta Directiva de la OFRANEH, a pesar de ser beneficiarios de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (3). En 2014, un grupo, fuertemente armado, vinculado al narcotráfico secuestró a la líder Garífuna Miriam Miranda y otros integrantes de OFRANEH (4). Si bien lograron escapar, hasta la fecha las investigaciones no han sido efectivas y no se ha logrado identificar ni sancionar a los responsables de estos hechos.  
Si bien la violencia y el hostigamiento han representado una constante, tanto la comunidad como OFRANEH enfrentan un recrudecimiento de la situación de violencia y han sido objeto de recientes agresiones de distinto tipo que ponen en riesgo la vida y la integridad de sus habitantes. Así se ha denunciado a la opinión pública y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la presencia constante en la comunidad y sus alrededores de grupos de hombres en motocicletas y fuertemente armados, que buscan dirigirse a la zona de la playa y que con sus actuaciones generan zozobra y miedo en la población, y ponen en riesgo la vida de sus habitantes. 
A estos grupos se responsabiliza de los siguientes hechos: 
-Solo en 2019, en más de 10 ocasiones han cortado los alambres de seguridad que protegen los límites de Vallecito/Faya.   
-El pasado 2 de agosto de 2019 hombres fuertemente armados dispararon en contra de tres habitantes de Vallecito/Faya que viven en una zona próxima al mar, y tuvieron que huir al monte para salvaguardar sus vidas. 
-El 14 de agosto, en horas de la mañana, ingresaron 2 vehículos con personas fuertemente armadas, generando zozobra entre la población de Vallecito/Faya. 
Frente a esta situación el Instituto Nacional Agrario (INA), lejos de proteger la propiedad comunitaria del territorio Garífuna ha tolerado, e incluso promovido la invasión ilegal de tierras (5).  La pasividad del INA y de otras autoridades, ha vulnerabilizado a la población de Vallecito/Faya, que se ve expuesta a la acción violenta de los grupos que buscan apropiarse de su territorio. 
Los funcionarios del sistema de justicia no son solo responsables de la impunidad que OFRANEH y la población de Vallecito/Faya enfrentan, sino que también generan o facilitan los procesos de criminalización que ha enfrentado Miriam Miranda y otros líderes de la organización. 
El otorgamiento por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de medidas cautelares a favor de Miriam Miranda (6), no ha supuesto una respuesta estatal de protección y las solicitudes concretas de prevención y protección formuladas para ella y su comunidad han sido reiteradamente desestimadas por el Comité Técnico del Mecanismo de protección para personas defensoras; y permitiendo que se sigan produciendo nuevos hechos de violencia en su contra.  
Tales medidas, ni tan siquiera han inhibido las agresiones de otros funcionarios hacia la indicada defensora y sus compañeros y compañeras. En atención a lo descrito, las organizaciones firmantes demandamos la intervención del Estado hondureño para evitar que acciones de este tipo sigan repitiéndose. Que cesen los hostigamientos por parte de integrantes de los cuerpos de seguridad del Estado y de las instituciones del sistema de justicia en contra de las lideresas y líderes de OFRANEH y que se  ofrezcan medidas que permitan garantizar la seguridad de la población de Vallecito/Faya y que las personas defensoras de derechos humanos en la región Garífuna, puedan ejercer y defender derechos, sin ver afectada su integridad personal y su vida, así como las de sus familias y sus proyectos comunitarios.  
NOTAS: (1) Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Comunidad Garífuna de Punta Piedra y sus miembros Vs Honduras. Sentencia de 8 de octubre de 2015, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Disponible en: 
y Corte IDH. Comunidad Garífuna Triunfo de la Cruz y sus Miembros Vs Honduras. Sentencia de 8 de octubre de 2015, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Disponible en: 
(2) En 2014, en la zona de Vallecito existían dos pistas clandestinas de aterrizaje, una en Farallones, zona bajo control de Miguel Facusse y otra ubicada en territorio titulado a favor del pueblo garífuna. Si bien esta pista fue dinamitada por el Ejército, meses después fue reactivada por un grupo de personas que invadían territorio garífuna, y que fueron protegidos por el INA. 
(3) La coordinadora de OFRANEH, Miriam Miranda ha sufrido durante el 2019 diversos actos de intimidación y acoso, por parte de funcionarios públicos. El 16 de enero el vehículo en el que viajaba Miriam Miranda, Coordinadora de OFRANEH, junto con otras personas integrantes de la organización, fue interceptado por elementos militares en las inmediaciones de Guapinol, lugar donde las comunidades que se mantiene en resistencia en defensa del agua están sufriendo constante represión por parte del Estado. En esta ocasión la lideresa y sus compañeras fueron retenidas por militares, quienes las “trataron como delincuentes”, pretendiendo requisar el vehículo sin la orden judicial pertinente. El 2 de marzo Miriam Miranda, recibió una citación del Ministerio Público por medio de la cual se la notificó su obligación de comparecer el 7 de marzo en las instalaciones de dicha institución en Trujillo, Colón, sin aclarar en relación a qué caso, ni en calidad de qué se la citaba. Especificando tan solo la obligatoriedad de acudir bajo amenaza de sanción penal en caso de no hacerlo. Hecho que se dio en el marco de un proceso de criminalización que Miriam Miranda enfrenta por su labor de defensa del territorio y los derechos del pueblo garífuna. El 19 de abril elementos de la Policía Nacional y la Policía Militar detuvieron el vehículo en el que viajaban las defensoras Miriam Miranda y Aurelia Arzú. Los Policías retuvieron los documentos personales de las defensoras y el equipo de OFRANEH.  
(4) Mientras integrantes de OFRANEH realizaban tareas relacionadas con las plantaciones en sus territorios, observaron que la pista clandestina de aterrizaje que habían sido inutilizada por el Ejército previamente estaba siendo reparada, lo que generó que dos hombres que portaban el rostro cubierto, chalecos antibalas y armas de grueso calibre (Ak47 y R15), interceptaran a Odilio Padilla, administrador de la OFRANEH, y a otros miembros de la organización. Les quitaran los teléfonos que llevaban, manifestando interés en las fotos tomadas de la pista, e indicando que por orden de su jefe éstas debían ser borradas. Estando bajo custodia de estos sujetos, a un integrante de OFRANEH una persona que le habló por teléfono y le indicó que iba a llegar un “negociador”, quien determinaría si los dejaban ir o no. Media hora después llegó un hombre en un auto de lujo, e indicó que no querían problemas, que solo querían evitar que se denunciara la reparación de la pista clandestina. Mientras tanto una integrante de OFRANEH que había evitado ser capturada llamó a Radio Globo alertando de la situación, lo que generó acciones de solidaridad nacionales e internacionales que evitaron que la situación se agravara y que generó la intervención del Ejército. 
(5) En los años 90, se dieron lugar a una serie de invasiones de tierra causadas   por   las   presiones territoriales   sobre   la   franja   comprendida   en   el corredor   Bonito   Oriental   Punta   Piedra. En este periodo militares   de   alto   rango   se   fueron apropiando de la zona con la complicidad del INA.

No hay comentarios.: