domingo, 22 de septiembre de 2019

Premio Carlos Montemayor a Florencio Lugo y Francisco Ornelas, sobrevivientes de Madera

Dan Premio Montemayor a dos sobrevivientes del asalto al Cuartel Madera
Emir Olivares Alonso,
La  Jornada:
22 de septiembre de 2019.
Ciudad de México. El Comité Organizador del Premio Nacional Carlos Montemayor reivindicó a los participantes de las luchas armadas guerrilleras que se dieron en el país a partir de 1965 y hasta principios de los años 80 del siglo pasado, con la entrega de ese galardón a dos de los sobrevivientes del asalto al cuartel militar de Ciudad Madera, Chihuahua.
Florencio Lugo Hernández y Francisco Ornelas Gómez, fueron parte de los 13 combatientes del Grupo Popular Guerrillero (GPG) que el 23 de septiembre de 1965 intentaron infructuosamente tomar ese complejo militar, localizado en la sierra de Chihuahua. Como resultado del asalto, ocho guerrilleros perdieron la vida y cinco lograron escapar.
El premio también fue conferido a las llamadas Mujeres del Alba -que fueron las compañeras, madres, hermanas y demás de esos hombres- sin ellas ese ataque considerado el precedente de la lucha guerrillera en México- no hubiera sido posible; así como al cantautor Francisco Madrigal, "uno de los pioneros de la canción comprometida con el pueblo”, compositor entre otras piezas como Jacinto Cenobio.
En la ceremonia de premiación, que se realizó simbólicamente en el Centro Cultural Los Pinos, "espacio desde el que seguramente salieron las órdenes para acallar a las voces disidentes", los asistentes aseguraron que todos aquellos que participaron en las luchas guerrilleras del país "fueron valientes".
Susana de la Garza, presidenta del Comité Organizador del Premio, indicó: "Tenemos la oportunidad de reivindicar justo en este espacio a los participantes de las luchas armadas de nuestro país, en esta edición del premio honramos la memoria de Carlos Montemayor, su obra y pensamiento, contribuyendo al rescate de la memoria colectiva, y que mejor manera de hacerla otorgándola a los sobrevivientes del asalto al cuartel de Ciudad Madera, Chihuahua".
Indicó que ese movimiento guerrillero hermanó la lucha de estudiantes, maestros y campesinos y fue el precedente del inicio de las luchas guerrilleras en el país.
Florencio Lugo, uno de los sobrevivientes galardonados, enfatizó que desde las oligarquías, gubernamental y empresarial, se le restaba méritos a la lucha social y armada a fin de que no fueran ejemplo para las nuevas generaciones.
Se dijo en favor de los señalamientos que hizo el historiador Pedro Salmerón -quien en un escrito sobre el empresario regiomontano Eugenio Garza Sada, indicó que perdió la vida a manos de "valientes jóvenes" de la Liga Comunista 23 de septiembre. "Era una guerra, y en la guerra había dos bandos, debía haber bajas en ambos, no había más", señaló en entrevista al finalizar el acto.
Su ex compañero Francisco Ornelas Gómez, también sobreviviente del ataque a aquel cuartel y premiado esta mañana, refirió: "Aquí estamos y seguiremos estando en lucha".
Afirmó que esos movimientos mantuvieron al país en pie, por lo que también se pronunció a favor de las palabras de Salmerón, quien estaba al frente del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México y quien presentó su renuncia al presidente Andrés Manuel López Obrador tras el debate que su calificativo de "valientes jóvenes" generó en varios sectores políticos y empresariales.
Alma Gómez, en representación de las Mujeres del Alba, nombró a cada una de esas mujeres y la lucha que hicieron antes y después del asalto al cuartel de Ciudad Madera. Cómo reclamaron los cuerpos de los caídos, el reconocimiento de ellos y la justicia para todos.
"La guerrilla es una forma de lucha política y social, y tiene como fin último la modificación de la forma de gobierno (...) A ellos (y otros) los descalificaron, los reprimieron y violentaron sus derechos humanos", apuntó.
Durante todo el acto, en varias ocasiones, los asistentes lanzaron gritos y vivas para "los valientes que luchan". Al finalizar el acto, se cantaron varias de las piezas de Francisco Madrigal y se proyectó la película Las Armas, basada en el libro del escritor, poeta y ensayista Carlos Montemayor -en honor de quien se otorga este premio-, Las armas del Alba, referente al asalto al cuartel de Ciudad Maderas, aquel 23 de septiembre de 1965.
 “ESTÁBAMOS EN GUERRA POR LO QUE CREÍAMOS JUSTO”: David Cilia
Fabiola Martínez
Periódico La Jornada:
Domingo 22 de septiembre de 2019.
Si fuera posible retroceder el tiempo, volvería a participar en la Liga Comunista 23 de Septiembre, afirma David Cilia Olmos cuando se le pregunta acerca de lo que significó para él ser guerrillero y su opinión de la polémica desatada en días recientes.
Organismos de la iniciativa privada y legisladores pidieron la destitución del director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones en México (INEHRM), Pedro Salmerón, por haber llamado valientes a los guerrilleros involucrados en el asesinato, en 1973, del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada.
Cilia Olmos sostiene que la década de los años setenta fue un periodo de guerra. Y tan estábamos en guerra que murió Eugenio Garza Sada y murieron dos compañeros de nosotros que también son seres humanos. Estábamos en guerra. O sea, no los mató con un cortaúñas Garza Sada, traía gente armada. Y en la guerra, como en la guerra, manifestó.
Antes del escritor Carlos Montemayor -considerado referente en el estudio de los opositores armados- la única mención en la literatura y en los medios de comunicación era que los integrantes de esos movimientos eran delincuentes, facinerosos, criminales y cobardes.
Los comentarios de Cilia Olmos fueron tomados un par de horas antes de que el INEHRM diera a conocer el nombre de su nuevo titular. Al referirse a los comentarios de quienes criticaron duramente a Salmerón, adujo que quienes sostienen esa campaña rabiosa, acusando a alguien por reconocer que los guerrilleros eran jóvenes valientes, se quedaron con más de 30 años de atraso, gente que no reconoce que este país ha cambiado.
Ninguno de los que estuvimos en la lucha armada en este país desconocía lo que nos podía pasar aquí o en el Campo Militar N° 1 y los otros centros de tortura. No hubo ningún militante, de ninguna organización armada, que no supiera, en su momento, lo que le esperaba. Y también sabía que su nombre no se iba siquiera a conocer y no iba a obtener ningún beneficio personal. Y se atrevió, señaló Cilia Olmos.
Ustedes pueden tener cualquier concepción política acerca de la lucha armada de aquella época, pero nosotros sabíamos que peleábamos por lo que considerábamos justo. Ellos (los involucrados en el suceso de Garza Sada) sabían lo que les esperaba. Así que díganme si no eran jóvenes valientes, agregó.
Florencio Lugo Hernández, partícipe del asalto al cuartel de Ciudad Madera, dijo que las guerrillas han existido desde siglos anteriores y no son algo nuevo.
“Es dar desde el fondo de tu corazón, desde tus sentimientos más profundos: dar la vida sabiendo que se va a dar la vida.
De alguna manera se busca a la persona que representa la oligarquía, el grupo poderoso de Monterrey, en Chihuahua, en muchos lugares, que todavía son los más poderosos, dueños de fortunas de miles de millones de dólares. Es una lucha, y en la lucha se va a morir o vivir estos momentos”, comentó.
En un encuentro de sobrevivientes de movimientos armados, realizado en el edificio del cuartel general de la Dirección Federal de Seguridad, organismo policíaco que encabezó la represión de la protesta mediante el secuestro, la tortura y la desaparición de personas, se anunció que el Premio Nacional Carlos Montemayor de este año será para Florencio Lugo Hernández y Francisco Ornelas Gómez, acto que marcó el inicio de la lucha guerrillera en México.
El galardón se entregó la mañana de hoy en el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos.

No hay comentarios.: